Consumo consciente, clave para cambiar el mundo

Podemos cambiar el mundo? Cuál es nuestra capacidad real de impacto sobre el entorno que nos rodea? Lara de Castro, HR Business Partner de 11Onze, explica qué es el consumo consciente y como podemos contribuir a la sostenibilidad del planeta con nuestras decisiones de compra cotidianas.

 

A menudo subestimamos el impacto que nuestros actos individuales tienen sobre el entorno que nos rodea. Pero todas las acciones, por pequeñas que sean, contribuyen a modelar el mundo. Lara de Castro lo deja claro en el siguiente video con un ejemplo muy evidente.

Cómo ella misma advierte, hay muchas personas que piensan que un acto individual a menudo “es demasiado débil” para tener un impacto significativo en el entorno, “pero no es así”. Cada acción cuenta y tiene consecuencias que se pueden acumular a las del resto de la comunidad. La realidad es que “nuestras decisiones más cotidianas son relevantes, por pequeñas que sean”. En este sentido, es muy evidente el papel que juegan todas las decisiones de compra si somos consumidores conscientes.

Qué es el consumo consciente?

Los consumidores conscientes son personas que escogen los productos y los servicios con criterios que van “más allá de la relación calidad-precio”, puesto que incluyen el impacto ambiental y social como un elemento decisorio en sus hábitos de compra. Una consecuencia es la apuesta por el comercio de proximidad, que “es una manera de apoyar a los productores locales y evitar el impacto económico y ambiental del transporte”, como explica Lara de Castro.

Otro ejemplo de consumo consciente lo encontramos en el agua. Si queremos reducir la contaminación en el planeta, podemos sustituir el consumo de agua embotellada, “con todas las consecuencias que sabemos que tiene el plástico”, por agua del grifo tratada con filtros sostenibles.

Como indica Lara de Castro al final del video, si todos somos más conscientes “en los pequeños detalles de la vida cotidiana” la realidad es que “sí que podemos cambiar el mundo”. La decisión es nuestra.

 

Si quieres descubrir cómo beber la mejor agua, ahorrar dinero y ayudar al planeta, entra en Imprescindibles 11Onze.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

La fuerza de los consumidores

2min lectura

No somos suficientemente conscientes del poder que

Economía

Economía sostenible, ¿qué es?

6min lectura

La economía sostenible busca aumentar el bienestar social a la

Tecnología

Obsolescencia programada

5min lectura

La vida útil de los productos se acorta cada vez más y nos



No somos suficientemente conscientes del poder que tenemos como consumidores para incidir en la economía. Pero nos lo tenemos que empezar a creer: la ciudadanía puede cambiar el mercado y hacer que el comercio de proximidad y sostenible sea todavía más importante.

 

La pandemia nos ha hecho redescubrir la importancia de la comunidad y de la proximidad. Las restricciones en la movilidad nos han hecho dar cuenta que depender de productos que vienen de la otra punta del mundo no tiene ningún sentido. De hecho, todavía estamos sufriendo retrasos en los suministros y el comercio de productos por culpa del confinamiento global que hemos vivido y de los líos geopolíticos, que no se detienen nunca. 

Cuando hablamos de productos de proximidad, a menudo solo pensamos en los productos alimentarios, pero también hay que pensar en los servicios: la telefonía, la atención sanitaria, la energía, las finanzas… Todos estos servicios los acostumbran a ofrecer grandes corporaciones que tienen sus sedes fuera de Cataluña y, por lo tanto, no invierten sus beneficios en la ciudadanía de Cataluña. 

En cambio, si contratamos los servicios en compañías, empresas o cooperativas de Cataluña, los beneficios que se obtienen sí que se invierten en nuestra comunidad, y también contribuyen a dar trabajo a miles y miles de personas.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

If you liked this article, we recommend you read:

Cultura

Apuesta por el mercado catalán y compra en línea

3min lectura

Durante las fiestas navideñas es probable que recurramos...

Comunidad

Por una compra consciente, regalos solidarios

3min lectura

Que si tiene de todo, que si es de su talla, que si le gustará…

Sostenibilidad

“Compra la ropa que te guste, pero que dure”

3min lectura

La industria de la moda es una de las más contaminantes...



Te presentamos una recopilación de diferentes apps para vender o comprar todo tipo de productos de segunda mano. La moda sostenible de comprar productos de segunda mano ha llegado para quedarse.

 

El mundo está en constante evolución, al mismo tiempo que también cambia la manera de consumir de las personas. De aquí nace la tendencia Recommerce: La venta de artículos de segunda mano, basánda en la economía circular: Reducir, reutilizar y reciclar. Esto hace que al reducir el consumo de productos nuevos, las personas ahorren dinero a la vez que se minimiza el impacto medioambiental. Esta predisposición a comprar productos de segunda mano se ha extendido mucho entre las personas preocupadas por la sostenibilidad, donde su responsabilidad a la hora de consumir les lleva más allá de buscar el producto más económico. Hoy queremos invitaros a descubrir el mundo del recommerce, con diferentes apps donde podéis encontrar todo tipo de productos de segunda mano, desde bicicletas, ropa y coches hasta productos tecnológicos. Bienvenidos a la nueva era de la economía sostenible:

  • Backmarket: Esta aplicación está haciendo mucho ruido en la red. En esta app podéis comprar productos tecnológicos reacondicionados por profesionales con descuentos de hasta un 70% de su precio original. Smartphones, aparatos informáticos, televisores, cámaras fotográficas, drones, pequeños electrodomésticos. La aplicación también ejerce de garantía, además de hacer de conector entre vendedores y clientes.
  • Letgo: Aplicación para vender todo aquello que ya no necesitas, o para comprar aquello que quieres, de una manera muy sencilla y cómoda. La diferencia de esta app con las otras de compra y venta de artículos de segunda mano, es que esta aplicación tiene reconocimiento de imagen e inteligencia artificial para poder etiquetar y catalogar los artículos que se ponen a la venta. En esta aplicación puedes vender y comprar libros, coches, material deportivo, moda, artículos para el hogar…
  • Wallapop: Es, sin duda, la aplicación por excelencia de compraventa de productos de segunda mano, con más de 15 millones de usuarios. También del estilo de Letgo, donde puedes comprar todo tipo de productos. Un punto de encuentro entre vendedores y compradores, donde por medio de una conversación, se formaliza la compraventa del producto.
  • Coches: En esta app se pueden comprar y vender coches de segunda mano, de Km0, e incluso también nuevos. Más de la mitad de sus vehículos en venta ofrecen garantía, y puedes encontrar autocaravanas, coches sin carné o furgonetas. En definitiva, la aplicación líder del motor.
  • Vinted: Una comunidad para vender ropa de segunda mano, por medio de videos o de imágenes que suben los vendedores para ofrecer sus prendas de ropa. Una manera sostenible y divertida, tanto para hacer un hueco en nuestro armario como también para renovarlo.
  • Milanuncios: Catalogada como de las más veteranas, esta aplicación nunca pasa de moda. Con un diseño sencillo, desde su creación en 2005 siempre ha sabido mantenerse al frente de los anuncios clasificados. Aquí puedes encontrar desde trabajo, ropa, y muebles, hasta alquiler y venta de pisos…
  • Bkie: Con el ciclismo tan de moda, no podía faltar una aplicación de compraventa de bicicletas y de productos del mundo del ciclismo. Una aplicación de compraventa como cualquier otra, pero con la particularidad de que está enfocada en la comunidad ciclista.

Esperamos que el concepto de recommerce, seguido de las apps que te hemos sugerido, te hayan gustado. Y no dudes en poner en práctica las tres R de la economía circular: Reducir, Reutilizar y Reciclar, también en tus compras.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Marketplace, el centro comercial en tu casa

3min lectura

Igual que un centro comercial, un marketplace describe la

Tecnología

Tarjetas virtuales para compras seguras

4min lectura

Las tarjetas virtuales son el principal método de pago en

Finanzas

¿Cómo protegernos de las estafas en línea?

5min lectura

Cada año hay millones de personas en todo el mundo que



La marca catalana de detergentes ecológicos presenta nuevas fragancias y un friega suelos con olor a jazmín. ¡Sorteamos 3 lotes entre las personas que comenten esta noticia!

 

La colaboración de 11Onze y Natulim continúa con el objetivo de ofrecer productos útiles para la gente de La Plaça. Ahora, la empresa que lideran David Weiss y Lluís Montull, presenta nuevas fragancias para lavar la ropa y un producto que la clientela reclamaba: un limpia tierras.

Así, los detergentes pueden ser sin perfume, con olor floral o con olor a lavanda. El friega suelos, está disponible con olor a jazmín y permite limpiar 100 metros cuadrados con sólo una tira soluble de jabón, que se pone directamente en el cubo. El producto está pensado para todo tipo de suelos, incluso madera y mármol.

 

¿Qué puedes ganar en La Plaça?

Entre todas las personas que comenten este artículo, sortearemos 3 lotes Natulim que incluirán:

-2 Natulim detergente natural.

-2 Natulim detergente floral.

-2 Natulim detergente lavanda.

-2 Natulim limpiasuelos jazmín.

En total: ropa y suelos limpios por bastante tiempo, la verdad.

 

¿Cómo participar?

Lo único que tienes que hacer es comentar este artículo explicándonos qué es lo que más te gusta de Natulim o lo que menos te gusta.

Entre todos los participantes haremos un sorteo y le contactaremos para hacerle llegar su lote de Natulim. Habrá 3 ganadores y tienes tiempo para participar hasta el próximo 3 de agosto.

Evidentemente, para participar es necesario estar registrado en La Plaça, así es que si conoces a alguien que le pueda interesar esta promoción, ¡hazle saber! Si quieres registrarte en La Plaça, pincha aquí.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

Natulim

3min lectura

Natulim es un detergente deshidratado que se pone en la lavadora con la ropa y, una vez

Sostenibilidad

5 consejos para reducir el consumo de plástico

3min lectura

Todos somos conscientes de la necesidad de reducir el

Sostenibilidad

El impacto ambiental de los detergentes

3min lectura

Los detergentes que utilizamos para hacer tareas cotidianas



¿Sabes qué cantidad de agua estás bebiendo? ¿Cuánto podrías ahorrar con un filtro de agua? Pequeños cambios en nuestros hábitos de consumo pueden comportar un ahorro importante. Amadeu Vilaginés, del equipo de producto de 11Onze, nos explica cómo ahorrar centenares de euros el año sustituyendo la compra de garrafas de agua por un filtro en el grifo.

 

A menudo pensamos que ahorrar significa privarnos de lujos que requieren gastos importantes, como ir de vacaciones o tener un móvil de última generación. Aun así, hay gastos recurrentes, más pequeños, en productos o servicios que consumimos diariamente, que podemos reducir con el simple hecho de cambiar nuestros hábitos de consumo. El resultado puede ser una considerable cantidad de ahorro al final del año.

Cómo explica Amadeu Vilaginés, “el agua es un bien básico, esencial para nosotros, pero no lo vemos como un producto de lujo, puesto que nuestras viviendas disponen de agua corriente”. Pero el agua del grifo no siempre tiene buen gusto o nos da suficiente confianza, así que mucha gente acaba comprando agua embotellada. Se trata de una de los llamados gastos hormiga, que acaban teniendo un efecto significativo para nuestro bolsillo.

Reducir un coste recurrente, también para el medio ambiente

El hecho que en todos los supermercados podemos encontrar botellas y garrafas de agua a precios asequibles nos puede hacer pensar que nuestro gasto en agua embotellada es relativamente insignificante. Pero, como apunta Vilaginés, “se trata de un coste recurrente, que nos puede parecer muy pequeño cuando lo miramos de forma individualizada, pero que, una vez los agregamos todos, se ve claramente la diferencia”.

Una familia de cuatro personas que consuma la cantidad diaria de agua recomendada, 2 litros al día, en botellas o garrafas de agua, acumula 45 kg de residuos plásticos al final del año, y un gasto mediano de 700 euros al año. Por otro lado, Vilaginés detalla que consumiendo agua del grifo, el coste total, al final del año, para esta familia seria de solo 2 euros. Y para las personas preocupadas por el mal sabor del agua del grifo o las sustancias químicas que pueda llevar, los filtros de agua son una solución igualmente sostenible para el medio ambiente y nuestro bolsillo.

 

Si quieres descubrir cómo beber la mejor agua, ahorrar dinero y ayudar al planeta, entra en Imprescindibles 11Onze.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Ahorros

Microgastos

3min lectura

Son pequeños gastos cotidianos que, al final del año, suponen un impacto

Ahorros

Ahorrar agua de la manera más sencilla

4min lectura

Utilizamos el agua prácticamente en todos los

Sostenibilidad

Agua, el líquido más preciado

3min lectura

El Día Mundial del Agua nos recuerda que más de dos mil



El turismo es una de las industrias que mueve más capital en todo el mundo. Según el informe de la Organización Mundial del Turismo (UNWTO), en el año 2019 se registraron 1.400 millones de turistas internacionales y se contabilizan entre 100 y 120 millones de puestos de trabajo vinculados.

 

Es un sector, por lo tanto, con un peso innegable en la economía mundial y, más particularmente, con una afectación directa a prácticamente todos los habitantes del planeta, ya sea de forma activa como viajeros o pasiva como locales.

 

El sector turístico pide regulación y responsabilidad

Dada su importancia, desde hace años son cada vez más los organismos, empresas y colectivos que piden un sistema de turismo sostenible que sea capaz de mantenerse en el tiempo y favorecer a la población. Todo apunta a que la industria seguirá creciendo en los próximos años y, si no cambia el modelo, aumentará al mismo ritmo el impacto negativo que genera. Actualmente todos estamos familiarizados con el concepto de sostenibilidad e incluso hemos adoptado ciertas conductas diarias que contribuyen a respetar el medio ambiente. Una actitud que cambia en mayor o menor medida cuando viajamos: dejar luces encendidas, reciclar, cuidar el espacio público, utilizar métodos de transporte más ecológicos, gastar el agua necesaria, utilizar menos plástico… Acciones que nos pueden pasar por alto cuando estamos de vacaciones y que, por sí solas, no generan impacto, pero que pueden suponer una gran problemática cuando las multiplicamos por 1.400 millones de personas.

En este contexto, y con la urgencia de cambiar el modelo turístico hacia una perspectiva más responsable, aparece el concepto de turismo sostenible, entendido como aquel que «satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades», como se describe en el informe Brundtland. Se tratará, pues, de minimizar el impacto negativo que genera el sector actualmente y maximizar los beneficios, principalmente desde tres grandes pilares: medioambiental, sociocultural y económico.

 

Reducir el impacto medioambiental para preservar el futuro

El turismo depende de la calidad del medio ambiente para sobrevivir y evolucionar, pero paradójicamente, es una de las principales actividades que lo perjudica. Construcción de infraestructuras como aeropuertos y carreteras, sistemas de transporte altamente contaminantes por tierra, mar y aire, creación de equipamientos y complejos turísticos como restaurantes, tiendas, campos de golf o zonas deportivas son ejemplo del impacto negativo que supone para cualquier región. Todo esto también pone en peligro la fauna y flora de la zona y en los últimos años ha agravado la situación de cientos de especies, especialmente marinas, que no han soportado los cambios que la contaminación humana ha provocado en su hábitat natural.

Paralelamente, ha sido gracias al turismo que algunas zonas naturales se han convertido en espacios protegidos o bien se tiene un cuidado especial orientado a la preservación del espacio para el futuro. Este es el impacto positivo por el que debe apostar el turismo sostenible, conseguir el mantenimiento y cuidado de los espacios, tanto naturales como urbanos, por parte de los organismos gobernantes y favorecer así tanto a los ciudadanos locales como a los futuros visitantes.

 

Controlar el impacto sociocultural y apostar por la riqueza de la diversidad

La voluntad de viajar a menudo viene motivada por la inquietud de conocer otros países, con todo lo que ello implica: cultura, lengua, comida y costumbres. Se busca la diversidad dentro de la globalidad, y esto impulsa el respeto, la tolerancia y el conocimiento por ambas partes, pero especialmente desde el punto de vista visitante. Para el turismo sostenible es indispensable esta preservación cultural, pero sobre todo lo es el respeto por esta. Garantizar una experiencia de valor, en este sentido, debe suponer garantizar la riqueza sociocultural.

Un turismo no planificado, más allá de ser una molestia para los habitantes locales, puede provocar consecuencias nefastas en su vida y calidad de vida, un hecho que algunas zonas de Cataluña ya han vivido de primera mano en términos de gentrificación, es decir, un aumento desmesurado de los precios de las viviendas y terrenos que obligan a los ciudadanos a buscar alternativas más económicas, dejando paso a aquellos que pueden invertir. Un hecho que en algunas ocasiones puede no tener relación directa con el turismo, pero que sin duda ha agravado la situación.

El aumento de los precios de los productos en zonas turísticas es otra de las causas que desestabiliza a los locales, obligándolos a asumir unos precios muy por encima de los estándares que podrían encontrar en cualquier otra calle de la ciudad no transitada por turistas. En el caso de Barcelona, ​​la crisis del coronavirus obligó a muchos restaurantes de zonas turísticas a rebajar los precios hasta equipararse a los del resto de la ciudad, mostrando así la guerra de precios que supone la industria del turismo. Evitar esto a través de políticas reguladoras no solo protegería a los ciudadanos locales, sino que también aseguraría a los turistas que se está pagando el precio justo por el producto.

 

Impacto económico positivo: invertir en las personas

Desde un punto de vista económico, es lógico que, como industria, el turismo debe proporcionar beneficios a la zona en cuestión, pero el reto es hacerlo de forma equitativa y sostenible. De nada servirá mejorar la facturación si esto no crea un impacto positivo en la zona de acogida. Es decir, para que tenga un beneficio real, debe suponer una ventaja para todas las partes implicadas, y si se gestiona de forma eficiente y controlada, el turismo puede tener el gran poder de enriquecer a la población a través de la creación y mantenimiento de puestos de trabajo, sean directos o indirectos.

Contrariamente, algunas multinacionales, lejos de aplicar un sistema de turismo sostenible optan por hacer todo lo contrario, la llamada «fuga». Son modelos de negocio donde el dinero generado no se queda en el país de acogida ni suponen un beneficio para este, por ejemplo en el caso de hoteles con un régimen de todo incluido, en el que los clientes no se mueven del recinto, con lo cual no generan impacto positivo en la economía de la zona. Sí que generan impacto, sin embargo, de carácter negativo en cuanto a impuestos, ya que las infraestructuras necesarias para acoger el turismo a menudo se financian a través de esta vía. Habrá, pues, que poner en la balanza el impacto que genera el turismo en la zona y el coste que supone para la población. Si no existe este equilibrio, seguramente nos encontramos ante un sistema poco sostenible y que, por tanto, habrá que remodelar.

El turismo, al fin y al cabo, es responsabilidad de todos, ya que todos en algún momento hemos estado implicados. Hay acciones que dependen únicamente de la responsabilidad y el compromiso individual de apostar por un modelo de vida sostenible, también cuando viajamos. La otra parte de la gestión, y la de más impacto, corresponde a las organizaciones privadas y organismos públicos que deberán planificar el turismo de los próximos años con una premisa clara: una apuesta por la sostenibilidad será una apuesta por el futuro.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

¿Pagarías más por un turismo sostenible?

4min lectura

El turismo sostenible o ecoturismo es el sector turístico

Cultura

El enoturismo resiste a la pandemia

5min lectura

En estos tiempos tan convulsos y difíciles para el sector turístico

Turismo espacial

1min lectura

¿Turismo espacial… ecológico? ¿Criterios científicos? ¿Investigación?



Es en verano cuando más personas nos acercamos al mar y a la montaña, e inconscientemente nos ponemos nuevamente a prueba como sociedad en cuanto a la manera de relacionarnos con la naturaleza. Analizar nuestro civismo nos ayudará a mantener el espíritu autocrítico necesario para crecer en clave personal y colectiva. Si la naturaleza lo es todo, el civismo también.

 

Sea por prácticas de ocio o por actividad industrial, en Cataluña en las últimas décadas han desaparecido un 54% de especies que viven en ríos y lagos, un 30% de zonas agrícolas y prados y un 10% de bosques y matorrales. Las conclusiones de este estudio, realizado por el Departament de Territori i Sostenibilidat, señalan actuaciones humanas como la alteración de los hábitats naturales, la explotación del suelo y el cambio climático, pero la realidad es que todos podemos contribuir si llevamos a cabo comportamientos incívicos o irrespetuosos al visitar espacios naturales.

 

La huella del ser humano

Sea de vacaciones o paseando por nuestro entorno, seguramente todos habremos presenciado comportamientos incívicos que ponen en riesgo el medio natural e, incluso, la seguridad de las personas. Nos referimos a actitudes como hacer ruido, ensuciar el entorno, dejar residuos, molestar o perjudicar a la fauna, estorbar la tranquilidad otras personas, y especialmente de los residentes locales, o comportamientos de riesgo como fumar o encender fuego en zonas con riesgo de incendio.

Nuestro deseo, como turistas, es buscar lugares de tranquilidad y donde disfrutar de la naturaleza, pero no siempre irá de acuerdo con las intenciones del resto de visitantes. Y si bien cada cual puede tener conceptos diferentes de excursión, de pícnic o de tranquilidad, hay límites como los residuos o el ruido que cruzan la línea del civismo en estos espacios.

Normas de convivencia en los Parques Nacionales

En los últimos años, prácticamente todos los parques naturales de Cataluña han creado códigos de conducta o recomendaciones cívicas que todos los visitantes tienen que cumplir con un solo objetivo: preservar el territorio. Es el caso del Parc Nacional d’Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, que acoge anualmente a más de medio millón de visitantes. Un número tan elevado de visitantes puede poner en riesgo la biodiversidad de la zona, e incluso la misma seguridad de los excursionistas, si no se toman las medidas correctas. Así pues, ¿qué hay que tener en cuenta?

 

Antes de la excursión

  • En primer lugar informarnos de donde vayamos, como es la zona, qué temperatura hará o qué recorrido queremos seguir. Llevar el equipo adecuado será clave para disfrutar de una buena experiencia.
  • Preparar las comidas en función de la durada de la excursión y siempre teniendo en cuenta los residuos que podremos generar, puesto que los tendremos que llevar con nosotros hasta que podamos reciclarlos adecuadamente.
  • Si llevamos animales, llevarlos atados y cuidar su hidratación.
  • Si accedemos hasta el parque con vehículo propio, respetamos los límites de velocidad y sin hacer más ruido de la cuenta. A la hora de aparcar, procuramos hacerlo en las zonas habilitadas y señalizadas.
  • Utilizar transporte público para acceder al parque siempre que sea posible.

Durante la excursión

  • No salir del recorrido marcado, así evitaremos perdernos, pero sobre todo, evitaremos pisar zonas que no están pensadas para visitantes y que pueden afectar a la fauna y la flora.
  • Mantener la distancia de seguridad, tanto entre peatones como entre ciclistas.
  • No está permitido bañarse en ríos y estaños, puesto que a pesar de parecer una actividad de lo más natural, la realidad es que puede alterar y contaminar las aguas.
  • Comer en las zonas habilitadas. Y si el recorrido no lo permite, procurar hacerlo sin dejar residuos.
  • Prohibido encender fuego. Una medida que se extrema en ciertas zonas o periodos de sequía, pero que es aplicable a todas las zonas naturales. Por lo tanto, ni gas combustible, ni encender cigarrillos está permitido.
  • No llevarnos nada que no nos corresponda. Ni piedras, ni plantas, ni mucho menos hacer actividades de caza. Si visitamos el espacio, es para disfrutar de tal como es.

Ética y civismo, una apuesta personal

En definitiva, cumplir los estándares previamente descritos no es más que un acto de civismo que, en caso de no salir de un mismo, se tendrá que cumplir para acatar la regulación vigente. Os recomendamos leerEducar la convivència. La pràctica del civisme” del filósofo Francesc Torralba, un documento breve que profundiza y nos hace reflexionar sobre la relación entre civismo y ética.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

Per la Mar Viva

4min lectura

Per la Mar Viva es una organización sin ánimo de lucro de origen menorquín con un

Economía

Economía y biodiversidad

7min lectura

Un estudio demuestra que los beneficios de la biodiversidad

Sostenibilidad

¿Pagarías más por un turismo sostenible?

4min lectura

El turismo sostenible o ecoturismo es el sector turístico



Ahora que se especula con un corte definitivo del suministro de gas ruso a Europa, merece la pena contemplar varias alternativas ecológicas que nos permitirán reducir la dependencia y ahorrar en nuestras facturas de gas y electricidad.

 

La crisis energética provocada por la guerra en Ucrania ha puesto en evidencia que “las energías renovables y la eficiencia energética no solo nos ayudan a frenar el cambio climático”, como explica la agente de 11Onze Marifé Fariñas, sino que también contribuyen a reducir la dependencia energética de otros países.

A diferencia de los combustibles fósiles, una gran ventaja de las energías renovables es que son ilimitadas. Además, ayudan a reducir el cambio climático, puesto que la utilización de combustibles fósiles como el petróleo, el gas natural o el carbón genera dióxido de carbono que contribuye al calentamiento global.

Alternativas ecológicas

Te presentamos cinco opciones que permiten reducir la dependencia energética y ahorrar en tus facturas de gas y electricidad:

Energía solar. La instalación de paneles solares para aprovechar la radiación solar puede permitir que el hogar sea incluso autosuficiente energéticamente.

Geotermia. Se trata de una energía que permite regular la temperatura del hogar y producir agua caliente gracias a la temperatura constante del subsuelo.

Aerotermia. La bomba de calor extrae la energía del aire de un lugar y la traslada a otro. Este sistema se utiliza como fuente de energía alternativa para calefacción y aire acondicionado.

Bioetanol. Las estufas y chimeneas de bioetanol pueden resultar alternativas muy eficientes. Un litro de este combustible ofrece un rendimiento de entre tres y seis horas y equivale a un radiador de 3.000 vatios.

Biomasa. Es un combustible que aprovecha recursos naturales como huesos de olivas, trozos de frutos secos o cáscaras. Su combustión no produce emisiones tóxicas, por lo cual es respetuosa con el medio ambiente, y se trata de un producto de ciclo corto.

Cómo explica Marifé Fariñas, a pesar de que los gastos iniciales pueden ser superiores cuando instalamos energías alternativas, merece la pena apostar por ellas si tenemos en cuenta “la eficiencia energética y la rentabilidad de la inversión”.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

Energías renovables en nuestro hogar

2min lectura

Las desorbitadas subidas del precio de la luz, del gas y de la

Sostenibilidad

¿Qué está pasando con la energía mundial?

7min lectura

El precio de la luz y del gas está batiendo récords.

Sostenibilidad

Fusión nuclear

4min lectura

La fusión nuclear hace muchos años que promete ser la fuente de energía del futuro



Todos somos conscientes de la necesidad de reducir el consumo de plástico para mitigar su impacto sobre el planeta. Por eso es importante que seamos proactivos al introducir pequeños cambios en nuestros hábitos que permitan eliminar o hacer un mejor uso de los plásticos.

 

Los enormes problemas medioambientales causados por los plásticos de un solo uso están muy documentados. Cada año tiramos millones de toneladas de residuos plásticos en los mares y océanos, que acaban formando, literalmente, extensas islas de basura no biodegradable que se acumulan gracias a las corrientes marinas.

Los gobiernos, las corporaciones y las grandes marcas de supermercados están implementando cambios para reducir su consumo y mitigar el impacto ambiental de los desechos plásticos generados. Aun así, nosotros podemos aprovechar el poder que tenemos como consumidores para espolear un cambio de paradigma que no puede esperar más.

Así pues, proponemos cinco opciones que podemos incluir en nuestra rutina habitual para reducir fácilmente la cantidad de plástico que utilizamos.

 

Utiliza bolsas de tela

A pesar de que la prohibición de la entrega gratuita de bolsas de plástico entró en vigor en Cataluña el marzo del 2017 y que a partir del 1 de enero del 2021 se establecía la prohibición de la entrega de las bolsas de plástico ligeras que se ofrecen a los consumidores, todavía usamos bolsas que, si bien son compostables, contienen una gran cantidad de plástico. Llevar bolsas de tela, una cesta o un carro de la compra nos ahorra un consumo innecesario de plástico.

 

Compra alimentos a granel

La compra a granel elimina envases innecesarios y promueve un consumo responsable porque nos permite llevarnos de la tienda únicamente aquello que consumiremos. Nuestras bolsas y envases, preferiblemente de vidrio, se pueden reutilizar muchas veces.

 

Usa detergentes ecológicos

Algunos de los ingredientes más comunes en los detergentes convencionales pueden ser altamente perjudiciales para el medio ambiente. Afortunadamente, hay productos de limpieza elaborados con criterios ecológicos, como las tiras de detergente biodegradables de Natulim, que no generan residuos medioambientales y evitan el uso del plástico en su envasado.

Elimina los productos de un solo uso

Los envases y productos desechables, como pueden ser los cubiertos, platos, vasos, pajitas y maquinillas de afeitar de plástico, pueden ser prácticos, pero crean grandes cantidades de residuos que podríamos evitar fácilmente sustituyéndolos por productos hechos de vidrio, metal u otros materiales.

 

Evita o recicla las cápsulas de café

Es evidente que comprar café molido y hacerlo con una cafetera tradicional resulta mucho más ecológico que consumir cápsulas de café. Dicho esto, no todo el mundo tiene el tiempo o la paciencia para hacer un café como los de siempre una vez acostumbrados a las cápsulas monodosis. Por suerte, algunos fabricantes de cápsulas ofrecen planes de reciclaje para aprovechar este residuo y darle una segunda vida.

 

Si quieres lavar la ropa sin ensuciar el planeta, 11Onze Recomienda Natulim.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

El impacto ambiental de los detergentes

3min lectura

Los detergentes que utilizamos para hacer tareas cotidianas

Sostenibilidad

Los microplásticos llegan a la sangre

3min lectura

Una investigación científica ha demostrado por primera vez

Sostenibilidad

La lucha contra los océanos de plástico

3min lectura

Los residuos plásticos forman ya ingentes islas en el mar y han



Precio, sostenibilidad, ubicación y conciencia. Factores que hay que tener en cuenta a la hora de decidir donde alojarnos cuando estamos de viaje. Las posibilidades son muchas y muy variadas, pero, ¿cuál es la que más se adapta a tus necesidades?

 

Ya han llegado las vacaciones de verano. Sin duda, una buena oportunidad para llevar a cabo uno de los hobbies que más se echa de menos cuando el trabajo nos obliga a quedarnos en casa: viajar. Lejos, cerca, montaña, playa… el objetivo es desconectar durante unos días. Es aquí, probablemente, cuando entra en juego la pregunta más recurrente y una de las principales dicotomías a la hora de viajar: ¿alojarse en un apartamento o en un hotel?

 

¿Hotel, apartamento, camping, caravana… donde alojarse?

Es innegable que plataformas como Airbnb o Booking ofrecen precios muy competitivos que colocan al sector hotelero en una clara situación de desventaja. Lo pueden hacer, precisamente, porque se trata de páginas web donde cualquier persona puede poner a disposición del público una de sus propiedades y, por lo tanto, cada cual marca el precio.

En este tipo de alojamiento no encontrarás servicios propios de los hoteles que hacen que tu experiencia sea más confortable, pero dispondrás de un espacio habilitado para vivir unos días. Así pues, no tendrás la opción que te lleven el almuerzo a la cama, pero sí que puedes hacértelo tú mismo y ahorrar un dinero.

Los campings y las caravanas son formas de viaje más baratas que a raíz del coronavirus y sus restricciones se volvieron a poner mucho de moda. De hecho, fueron muchas las familias que decidieron alquilar una caravana y viajar por el país descubriendo nuevos espacios más cerca de casa. Conociendo esta información, propietarios de campings y locatarios de caravanas han puesto a disposición del público precios muy competitivos. Eso sí, ¡vale más reservar con tiempo porque el verano pasado las plazas se agotaron muy pronto!

 

Viajar con conciencia

Un estudio sobre ecologismo realizado por Airbnb el 2016 ya reveló que alojarse en apartamentos, o como ellos lo denominan ‘Home Sharing’ (compartir alojamiento), es más ecológico que no hacerlo en hoteles. Para llegar a esta conclusión, observaron que se gastaba un 48% menos de agua y un 78% menos de energía respecto a los hoteles. Añadían, además, que los propietarios inculcaban a sus huéspedes el reciclaje y así podían mantener la sostenibilidad del espacio. Pero, como siempre, todo tiene su parte positiva y negativa.

El aumento de oferta en cuanto a los apartamentos turísticos ha generado una turistificación y, por consecuencia, una gentrificación imparable. De hecho, Barcelona es una de las ciudades que más ha sufrido este efecto: la expulsión de residentes de sus pisos de alquiler para transformarlos en un alojamiento turístico. Asociaciones de diferentes barrios barceloneses expusieron sus quejas explicando que cada vez había menos espacio para vivir en su propia ciudad. Un hecho derivado de la facilidad de poner a disposición del turista un lugar para pasar las vacaciones, aunque esto comporte la expulsión de un residente.

A partir de aquí, es cuestión de valorar preferencias y hacer de tus días libres una auténtica experiencia. Cada opción aporta diferentes ventajas y depende del tipo de viaje que quieras llevar a cabo: relajado, más autónomo, aventurero… está en tus manos. ¡Y una vez escogida tu alojamiento, solo te queda disfrutar de las esperadas vacaciones!

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

Civismo en la naturaleza

5min lectura

Es en verano cuando más personas nos acercamos al mar y a la montaña, e

Cultura

Turismo sostenible

7min lectura

El turismo es una de las industrias que mueve más capital en todo el mundo.

Economía

Economía y biodiversidad

7min lectura

Un estudio demuestra que los beneficios de la biodiversidad



App Store Google Play