¿Qué son los mercados Bull y Bear?

La terminología que se usa en los mercados financieros a menudo está basada en expresiones inglesas que pueden confundir a los nuevos inversores. Te explicamos el significado de dos palabras ampliamente utilizadas en el mundo financiero para marcar la tendencia que siguen los mercados.

 

A pesar de que los mercados financieros pueden experimentar una alta volatilidad, también tienen periodos continuados de fuertes bajadas o subidas generalizadas. Los términos Bull/Bullish market y Bear/Bearish market describen las tendencias del mercado, o sectores del mercado, al alza o a la baja, respectivamente. Se desconoce la etimología exacta de las expresiones, pero popularmente se asocia una tendencia bajista al oso erguido que se arpa hacia abajo para atacar y una tendencia alcista al toro que embiste hacia arriba con los cuernos.

 

Bull/Bullish market

Hablamos de un mercado Bull, del toro, cuando los precios de los activos suben de manera generalizada o se espera que lo hagan en un futuro próximo. Dicho de otra manera, que un mercado sea Bullish quiere decir que tiene una tendencia alcista, o que una gran cantidad de inversores tienen posiciones compradas porque prevén que los precios de sus activos suban pronto.

Se trata de una tendencia marcada por la confianza y optimismo de los inversores, a causa de la estabilidad política y por la recuperación económica después de una crisis. Los Bull markets acostumbran a ser más frecuentes y prolongados que los Bear markets. Así mismo, tienen mayores porcentajes gananciales que las pérdidas que acompañan a los mercados bajistas.

 

Bear/Bearish market

El término Bear market, mercado del oso, es todo lo contrario al Bull market, porque se refiere a un mercado con tendencia bajista. En este contexto, el conjunto de las acciones pierden más del 20% de su valor en bolsa durante un periodo prolongado, generalmente de más de dos meses, respecto a su precio máximo más reciente, y las expectativas de futuro también son negativas. Esto pasa porque los inversores venden más activos de los que compran, por lo tanto, reduciendo la capitalización de las empresas del mercado bursátil.

En este caso, una crisis económica, un conflicto geopolítico, el colapso de una burbuja financiera o la inestabilidad gubernamental caracterizan las posiciones cortas de los inversores y una percepción a la baja del mercado futuro. Ante esta coyuntura, las inversiones se tienen que hacer con mucha prudencia o buscar rentabilidad con valores refugio como el oro, puesto que, de lo contrario, es probable que se incurra en pérdidas.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Ahorros

El valor del oro ante la incertidumbre económica

5min lectura

Aunque los grandes organismos económicos internacionales

11Onze

Un regalo para el día de mañana

3min lectura

11Onze pone en marcha la venta de monedas de oro para

Cultura

La bolsa estigmatiza la salud mental

5min lectura

“Psicosis en la bolsa”. “Wall Street enloquece”.



El buitre es un pájaro rapaz que se alimenta principalmente de carroña. Un término que también sirve como una declaración de intenciones a la hora de definir un tipo de fondo de inversión que adquiere deuda de empresas o Estados a punto de quebrar. Laura Bunyol, agente de 11Onze, nos explica el origen de los fondos buitre y de quien hay detrás de ellos.

 

Los fondos buitre son fondos de inversión de alto riesgo que tienen como objetivo comprar títulos de deuda, públicos y privados, de empresas o de países que tienen su solvencia seriamente comprometida. A diferencia de las aves carroñeras que les dan nombre, estos fondos no ejercen una tarea sanitaria imprescindible y beneficiosa, más bien lo contrario, de hecho, han sido catalogados como usura moderna y una amenaza para los derechos humanos.

Su modelo de negocio se basa en comprar activos al menor precio posible y, a corto o medio plazo, venderlos a otros inversores para conseguir altas rentabilidades. Hasta aquí todo parece un concepto de inversión perfectamente normal y lógico. Ahora bien, ¿a quién se le compran estos activos tan bien de precio? Y ¿quién paga las consecuencias?

Cuando las malas prácticas son legales

Como explica Bunyol, “el 2008 el Estado creó el ‘banco malo, FROB, para absorber los activos deteriorados de los bancos”, es decir, el Estado compró los activos tóxicos de los bancos con dinero público, por después venderlos a precio de saldo, entre un 20% y un 30% de su valor nominal, a los llamados fundes buitre.

Por otro lado, en medio de la crisis inmobiliaria española, los fondos buitre se focalizaron en comprar de forma masiva créditos hipotecarios a bancos. Después de presionar a deudores que no podían asumir la deuda, estos fondos procedían a denunciar y posteriormente iniciar el proceso de ejecución hipotecaria.

Una práctica que no siempre era posible porque muchos de estos activos inmobiliarios eran pisos de protección oficial que no se podían reconvertir. Por lo tanto, las gestoras de estos fondos optaron para cambiar los contratos de alquiler “para duplicar el precio original de los alquileres”, asfixiando a los arrendatarios, apunta el agente de 11Onze.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

Derecho de retracto

4min lectura

Si descubres que tu entidad financiera ha cedido la hipoteca de tu vivienda a un fondo buitre

Finanzas

Asesoramiento adecuado

5min lectura

Solo un 13% de los clientes reciben asesoramiento

Invertir

Alquiler o compra

5min lectura

Todo el mundo se encontrará o se ha encontrado en algún momento de su vida con la



Se ha confirmado lo que muchos sospechaban: el Black Friday es en realidad una gran campaña de marketing para que los comercios hagan su agosto en noviembre. Los descuentos casi nunca reflejan la realidad y los precios en productos de electrónica y electrodomésticos son de media un 3 % más caros que el más bajo registrado en los 30 días anteriores, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

 

Un 85 % de los consumidores tenía previsto comprar algo en el último Black Friday, según una encuesta de Tandem Up. Y es que cada vez más personas avanzan las compras de Navidad para aprovechar las supuestas rebajas de esta campaña. Sin embargo, la realidad es que los descuentos anunciados que encontraron fueron casi siempre cuentos, según un estudio de la OCU.

Esta investigación ha comparado la evolución de 16.000 precios online a lo largo de más de un mes, sobre todo de productos de electrónica y electrodomésticos, pero también de otras áreas. Su principal conclusión es que el 99 % de las rebajas anunciadas no son reales. De hecho, el teórico descuento medio del 25 % etiquetado para el Black Friday se transforma en una subida media del 3 % respecto al precio mínimo registrado en el último mes.

 

Incumplimiento de la normativa

En la mayoría de los productos, los comercios en línea no toman como referencia el precio más bajo de los últimos 30 días para hacer la comparativa de ahorro, sino cualquier otro precio registrado durante ese periodo o incluso el precio de venta recomendado, lo cual supone un incumplimiento de la normativa vigente.

Hay que tener en cuenta que la Ley 7/1996 de Ordenación del Comercio Minorista, recientemente modificada para adaptarla a las directivas europeas, establece en el artículo 20.1 que siempre que se oferten artículos con reducción de precio “deberá figurar con claridad el precio anterior junto al precio reducido” y que “se entenderá por precio anterior el menor que hubiese sido aplicado en los treinta días precedentes”.

Por suerte, si consideras que se han vulnerado tus derechos, puedes presentar una reclamación en la Agencia Catalana del Consumo, en una Oficina Municipal de Información al Consumidor o en alguna de las Juntas Arbitrales de Consumo.

 

Cataluña no es una excepción

Las malas prácticas en el Black Friday parecen generalizadas si tenemos en cuenta una investigación sobre la anterior campaña del Black Friday en Reino Unido que llega a conclusiones muy similares a las de la OCU.

Tras comprobar 214 ofertas en siete de los principales comercios de hogar y tecnología en Reino Unido (Amazon, AO, Argos, Currys, John Lewis, Richer Sounds y Very) durante la campaña del Black Friday de 2021, se descubrió que el 86 % de estos artículos se habían ofertado más baratos o al mismo precio en algún momento durante los seis meses anteriores al Black Friday. 

Está claro que no nos podemos fiar del etiquetado de descuentos del Black Friday, por lo que la única alternativa si buscas gangas es hacer un seguimiento de la evolución de los precios de los productos que te interesen. Solo así te asegurarás que los adquieres en el momento adecuado.

 

Si quieres que tu negocio dé un gran salto, utiliza 11Onze Business. Nuestra cuenta para empresas y autónomos ya está disponible. ¡Infórmate!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

¿Cómo evitar las compras impulsivas?

3min lectura

Ahora que llega el Black Friday y Navidad, más vale que nos

Finanzas

Consejos para evitar robos en la tarjeta

3min lectura

A las tarjetas de crédito o de débito se las conoce como el

Economía

¿En enero vacas flacas?

4min lectura

Poco después de comernos las uvas hablamos de ‘la cuesta de enero’, una expresión muy



La ‘letra pequeña’ de cualquier relación contractual a menudo pasa desapercibida para el consumidor a la hora de contratar un servicio o adquirir un producto. Un hecho que algunas empresas aprovechan para introducir cláusulas con pactos abusivos. La ley dice que los contratos tienen que estar escritos de manera clara y comprensible, pero, aun así, las trampas de la ‘letra pequeña’ se repiten. ¿Por qué? Jordi Coll, agente de 11Onze, nos lo explica.

 

Si hablamos de medidas, la ‘letra pequeña’ ya no existe, al menos en referencia a la contratación de servicios. Desde el 1 junio de este año, la ley obliga a bancos, aseguradoras y a cualquier otra empresa de servicios, a redactar los contratos que ofrecen a los consumidores con caracteres de una medida mínima de 2,5 milímetros.

La nueva normativa pretende evitar los perjuicios causados a clientes como consecuencia de la ilegibilidad de los contratos, imposibles o más difíciles de leer a causa de la letra pequeña. El escándalo de las participaciones preferentes y las obligaciones subordinadas que afectaron especialmente aparte de la población más vulnerable, como la gente mayor, puso de manifiesto la urgente necesidad de reformar la normativa.

Como explica Coll, “a menudo las empresas utilizan la letra pequeña con contratos que no son negociables, y con el fin de que lleguen a pasar desapercibidos por los consumidores”, y continúa, “incluso se usan para introducir cláusulas con pactos abusivos”.

El tamaño no lo es todo

¿Cambiará algo esta nueva normativa? La anterior ley ya marcaba una medida mínima de la letra pequeña, así como pedía claridad y transparencia en los contratos. Pero todo y las sentencias judiciales favorables a los clientes, condenando a las empresas implicadas, los abusos se repetían. ¿Por qué? Porque es un buen negocio. El porcentaje de clientes afectados que se quejan es ínfimo, por lo tanto, teniendo en cuenta que los beneficios son considerables, sale a cuenta pagar las multas, sanciones y juicios sin cambiar nada.

A pesar de que; como apunta Coll, “la normativa vigente permite que los consumidores soliciten la no aplicación de estas cláusulas cuando no se hayan redactado con lo adecuada claridad y transparencia, o bien se declare su nulidad cuando son abusivas”, las malas prácticas no se han eliminado.

La excusa de las entidades bancarias, para justificarse, cuando les piden explicaciones por los contratos abusivos de tarjetas de crédito o productos bancarios como las preferentes, es pasar la pelota al cliente, afirmando que había de haber leído el contrato. Realmente, ¿la medida de la letra marcará la diferencia? O ¿es la redacción de las cláusulas y la integridad ética de las entidades lo que también se tendría que corregir?

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

11Check

La supuesta inclusión de CaixaBank

5min lectura

La vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia

Finanzas

Derecho de retracto

4min lectura

Si descubres que tu entidad financiera ha cedido la hipoteca de tu vivienda a un fondo

Economía

Multas para los bancos

3min lectura

Está previsto que la Autoridad de Defensa del Cliente Financiero proyectada por el



Algunos conceptos son fundamentales para entender por qué estamos al borde de una recesión, hacia dónde se encamina el nuevo orden económico mundial y quiénes serán sus grandes protagonistas. 

 

El “Gran Reinicio” es el nombre de una iniciativa del Foro Económico Mundial que pretendía repensar el modelo económico capitalista una vez superados los estragos provocados por la pandemia. La realidad es que a la crisis sanitaria se han sumado una crisis de deuda y una crisis inflacionaria que nos han situado al borde de la recesión.

En el contexto actual, el “gran reinicio del capitalismo” que reclamaba este organismo internacional se hace más necesario que nunca. Repasamos algunos conceptos clave para entender cómo hemos llegado a una situación cercana al colapso y qué factores condicionarán el futuro próximo de la economía. 

 

Asia

El eje de la economía global se está desplazando de Europa y Estados Unidos hacia Asia. Según un estudio de la consultora McKinsey, en 2040 el continente asiático supondrá más de la mitad del producto interior bruto mundial y un 40 % del consumo. La pérdida de protagonismo de Europa es evidente y el FMI prevé que al menos la mitad de los países de la eurozona entrarán en recesión en los próximos meses.

 

Cambio climático

El calentamiento global ha obligado a dejar atrás la idea de un crecimiento ilimitado a expensas de agotar los recursos naturales y ha dado paso a la idea de la economía circular, con oportunidades en el campo de la economía “verde”. Como ha puesto de manifiesto la COP27, ahora falta definir hasta qué punto los países industrializados van a asumir el coste económico del cambio climático que han generado y qué medidas están dispuestos a adoptar para ralentizar el calentamiento en un contexto de crisis económica.

 

Descentralización

Las nuevas tecnologías están permitiendo la aparición de productos y servicios que escapan al control de los Estados y las grandes corporaciones. Como apuntaba James Sène, presidente de 11Onze, en una sesión de Fintech Talks, nos encontramos ante una “transición del modelo antiguo, totalmente dominado por unos pocos, a un nuevo modelo que llega a más gente y está descentralizado”. La descentralización de la creación monetaria, por ejemplo, ha sido uno de los grandes pilares de las criptomonedas. 

 

Desigualdad

Los datos del informe “World Inequality Report 2022” muestran que el 10 % de la población más rica del planeta ha acumulado desde mediados de los años noventa el 76 % de la riqueza generada en el mundo. De hecho, el 38 % se concentró en las manos del 1 % de la población mundial. Y la mitad de la población más pobre se ha tenido que conformar con las migajas: apenas el 2 % de la riqueza generada durante estas últimas décadas. Por desgracia, esta brecha entre los superricos y el común de los mortales no ha hecho más que ensancharse durante la pandemia. Y los expertos coinciden en que esa creciente desigualdad supone un freno para el desarrollo económico mundial.

 

Deuda pública

La deuda pública en el mundo se ha disparado en los últimos años y estrangula el crecimiento económico. Aunque el límite que establece el Tratado de Maastricht para los Estados de la Unión Europea es del 60 % de su PIB, el conjunto de países de la zona euro ya lleva más de un año por encima del 100 %, según datos de Eurostat. La situación fuera de Europa no es mejor, ya que el Fondo Monetario Internacional estima que, a finales de 2021, la deuda pública global también representaba el 100 % del PIB mundial. Además, los niveles de deuda podrían empeorar si la crisis se acentúa.

 

Estanflación

Desde marzo de 2021, los precios han subido con fuerza y de forma casi ininterrumpida. La inflación en Cataluña, que llegó a superar en verano el 10 % interanual, se situó en octubre cerca del 7 %. La situación más allá de nuestras fronteras no es mejor, ya que la inflación de ese mismo mes en el conjunto de la zona euro alcanzó el 10,7 %. Se espera que las sucesivas subidas de los tipos de interés contribuyan a controlar unos niveles de inflación desconocidos desde los años ochenta del siglo pasado. El precio a pagar será un mayor estancamiento de la economía, que llevará a la recesión de las grandes economías.

 

Impresión de moneda fiat

Se estima que el total de dinero en circulación en el mundo, incluyendo billetes, monedas, cheques y pagarés, supera los 60 billones de euros. El problema es que una parte considerable de esos billetes se han puesto en circulación en los últimos años. Por ejemplo, solo en 2020 la oferta monetaria de Estados Unidos aumentó un 24 %. La mayoría de los bancos centrales se han dedicado a imprimir moneda para hacer frente a una deuda pública galopante. Y ese aumento de moneda fiat ha sido el principal responsable de la actual inflación.

 

Monedas digitales

Ante el avance de las criptodivisas, que plantean un modelo monetario totalmente descentralizado, los Estados trabajan a contrarreloj en el desarrollo de monedas digitales controladas por los bancos centrales (CBDC) para mantener un sistema financiero centralizado. En China, más de 260 millones de personas ya han utilizado el yuan digital (e-CNY). En Europa, la Comisión Europea prevé que la regulación sobre el euro digital esté lista a principios de 2023 y que esta moneda digital entre en funcionamiento en 2025. El objetivo en un primer momento es que el euro digital, gestionado y supervisado por el Banco Central Europeo, no sustituya al dinero en efectivo, sino que lo complemente. 

 

Poder corporativo 

Las grandes multinacionales tienen un poder creciente frente a la menguante capacidad de influencia de los Estados. Muchas de estas corporaciones supervisan enormes cadenas de suministro, venden sus productos en todo el mundo y tienen unos ingresos superiores a los de muchos gobiernos. De hecho, si fuera un país, Walmart sería el décimo por nivel de ingresos. La globalización ha invertido las relaciones de poder y en muchos casos las grandes corporaciones se permiten eludir el pago de impuestos con total impunidad.

 

Suscripción

Como señalábamos en un artículo de La Plaça, está surgiendo un nuevo modelo mutualista, más comunitario y basado en la compartición de bienes y servicios, como alternativa al modelo de compra y uso individual. En los modelos de negocio de suscripción cada cliente paga cuotas que le permiten el acceso prolongado a un bien o servicio en lugar de realizar un gran pago por adelantado para poseer ese bien o servicio. Este modelo de negocio cada vez es más frecuente en la industria informática, el entretenimiento o la automoción.

 

Tipos de interés elevados

Tras 11 años sin aumentos, el Banco Central Europeo inició en julio la escalada de los tipos de interés en Europa. De momento, ya alcanzan el 2 % y la previsión es que sigan incrementándose en los próximos meses para enfriar aún más la economía y frenar la inflación. El BCE se ha alineado con la mayoría de bancos centrales del mundo, que también están incrementando sus tasas de interés para combatir la escalada de precios. Esta medida repercutirá directamente en el bolsillo de muchos ciudadanos, ya que las cuotas de las hipotecas y de los préstamos con interés variable resultarán cada vez más elevadas.

 

Virtualidad

No vivimos en un mundo virtual, pero sí virtualizado, ya que “lo que pasa en el mundo digital tiene un impacto real en nuestra vida”, como advertía James Sène en una sesión sobre la actual situación económica. En este sentido, el presidente de 11Onze vaticinaba que el metaverso, cuya economía depende de la autentificación de las propiedades digitales, jugará un papel clave a la hora de digitalizar nuestras identidades.

 

Si quieres que tu negocio dé un gran salto, utiliza 11Onze Business. Nuestra cuenta para empresas y autónomos ya está disponible. ¡Infórmate!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

11Onze

«Un mundo del todo virtualizado»

4min lectura

Las monedas digitales de los bancos centrales y nuestra

Ahorros

El oro, factor clave en el Gran Reinicio económico

4min lectura

En su reunión anual en Davos, el Foro Económico Mundial

Ahorros

La escalada del oro, inmune a los bancos centrales

5min lectura

A pesar de las maniobras de los bancos centrales para evitar



En 11Onze no estamos creando solo una fintech. Estamos forjando una comunidad que será clave para lograr la soberanía financiera, individual y colectiva. “Si nos juntamos, tendremos más fuerza”, defiende el presidente de 11Onze, James Sène. Repasamos con él qué entendemos por fincom y cómo es clave para empoderarnos.

 

Nos hemos inventado un nuevo término porque estamos haciendo una cosa nueva, que no existía hasta ahora: una comunidad financiera. “La palabra fincom nace de la contracción de fintech y comunidad. Estamos inaugurando un nuevo modelo, pero no lo estamos haciendo solos”, empieza Sène. La idea, sigue explicándonos, se inspira en un tipo de bancos que nacen alrededor de una comunidad, sobre todo en los Estados Unidos, donde son habituales para reunir a una cierta colectividad, como la afroamericana.

Inspirada por estas iniciativas financieras, sin embargo, la comunidad de 11Onze ha ido más allá. La diferencia, detalla Sène, se encuentra en la propiedad de la entidad financiera. “Ninguno de estos proyectos comunitarios son impulsados por la misma comunidad. En cambio, en 11Onze expandimos hasta el máximo la propiedad de la entidad. Tenemos más de 150 inversores y estamos luchando para llegar al máximo de gente. Todos ellos serán los propietarios de 11Onze. Y esto es muy importante. En Cataluña compartimos una lengua, una vida, una cultura y, ahora, queremos ayudar a hacer que esta comunidad construya su soberanía financiera”, resume.

Una colectividad que aprende a aprender

El modelo es pionero y necesario. En un mundo globalizado, que está experimentando cambios que en los próximos años modificarán los polos de influencia mundiales, la ciudadanía tiene que aprender a construir un tejido social y cultural fuerte, también económico. “Hasta ahora, había habido un liderazgo muy claro de los Estados Unidos, pero todo esto empieza a tambalearse con la competencia de China y de los países asiáticos. Europa está quedando en medio. No hay países independientes los unos de los otros. Nos necesitamos para poder proteger a nuestras comunidades. Por eso la gran pregunta que nos hacemos en 11Onze: ¿de quién queremos depender y cómo queremos depender de él?”.

Si Cataluña quiere responder a esta pregunta, afirma Sène, primero necesita ejercer la libertad, el derecho, a escoger “qué queremos ser y cómo queremos serlo”. Y esto, en consecuencia, tiene que ver con cómo gestionamos nuestro dinero, con cómo logramos nuestra soberanía financiera. Por eso, si 11Onze quiere ser una herramienta útil, tiene que construir una comunidad que se anime a aprender cómo funciona el mercado y a moverse financieramente. Es en este sentido que hemos creado La Plaça, que hay un equipo de agentes 11Onze que atenderán a los usuarios las 24 horas del día y que hemos creado la aplicación El Canut. Todo sirve al mismo objetivo.

Sène lo resume sin tapujos: “Nosotros tenemos un plan al servicio de una visión que tiene que servir para atender las necesidades de ahora, pero también para dar respuesta a lo que esperamos que suceda en el mundo de aquí a cinco años. Por eso, pensamos en la comunidad, en la aplicación financiera y en un marketplace, un lugar donde la gente no solo intercambie ideas, sino que, al final, también pueda intercambiar productos”. En definitiva, sentencia Sène, “si tenemos un nexo financiero, esto nos hará más competitivos, individual y colectivamente”.

 

Revolucionar la banca de abajo a arriba

Así, afirma el presidente de 11Onze, “cuando tengamos beneficios, una parte de estos beneficios volverán a la comunidad y la otra parte irá a los inversores o miembros de esta comunidad”. Para hacerlo posible, es imprescindible, dice Sène, “tener el control absoluto de nuestras finanzas, es decir, del dinero, pero también de los activos, sean acciones, metales preciosos o criptomonedas”. Es por ello que El Canut es una nueva tecnología creada para revolucionar la banca tradicional. “Ahora, todo el mundo tiene todos estos activos disgregados en diferentes cuentas. Y nosotros hemos creado un monedero de monederos que permitirá gestionar todas las finanzas en un solo espacio. Se tiene que poder gestionar de forma ágil, fácil y segura”, apunta Sène.

Ante la expectación que ha generado El Canut, el presidente de 11Onze, sin embargo, hace un llamamiento a la calma. En 11Onze somos muy conscientes que la mayoría de la comunidad no es experta en banca y que tendremos que ir aprendiendo, poco a poco y de forma conjunta, cuál es la mejor manera de dar rentabilidad al dinero de cada cual. Por eso, El Canut irá anunciando y ampliando sus servicios lentamente. “No se espera que el 1 de octubre, cuando abramos las primeras 5.000 cuentas, todo el mundo pueda operar de golpe en un mercado financiero desconocido. Tenemos que tener paciencia”, argumenta Sène.

“Venimos a asegurar el bienestar financiero de los Países Catalanes y a promover la cultura catalana. Venimos a dar independencia financiera individual para lograr la colectiva”, se reafirma el presidente de 11Onze. En definitiva, ha llegado la hora que la gente aprenda a gestionar sus bienes de la mejor manera posible. 11Onze es la herramienta para hacerlo, es uno de los pilares para ejercer todas las libertades.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

11Onze

Cataluña tiene una peculiaridad

20min lectura

James Sène, en su bienvenida a los 50 primeros agentes de

Episodio 4 | La fintech comunitaria

1min lectura

11Onze no es una Fintech normal, sino que es la primera

Economía

Independencia económica

6min lectura

“Independencia económica es que no dependes de nadie ni de



La actividad bancaria tiene un papel fundamental en la inflación. Cuando el crédito no se dedica a la economía productiva, a la generación de nuevos productos o servicios, aumenta artificialmente la capacidad de compra, lo cual rompe el equilibrio entre oferta y demanda e impulsa el incremento de los precios.

 

El negocio bancario no funciona exactamente como la mayoría de la gente cree. Tendemos a pensar que los bancos son simples intermediarios financieros que reciben dinero de parte de sus clientes en forma de depósitos para prestarlo a otros clientes en forma de créditos. Y se supone que sus beneficios provienen del diferencial entre los intereses que pagan por el dinero depositado y los intereses que cobran por el dinero prestado.

La realidad es mucho más compleja. Lo que llamamos “depósitos” no son tales porque no se mantienen bajo custodia, sino que deberíamos considerarlos préstamos que hacemos al banco. A su vez, los créditos que concede una entidad bancaria no son en realidad préstamos tal como los entendemos.

Cuando firmamos un préstamo, lo que hace el banco es comprar nuestro compromiso de devolución del importe nominal concedido, lo que sería un pagaré. No existe necesariamente una transferencia de dinero físico del banco a nuestra cuenta porque lo que denominamos “depósito” no es más que el apunte contable de un importe que el banco adeuda al titular de esa cuenta.

Así es como los bancos comerciales crean dinero artificialmente, como explica el propio Banco de España. De hecho, la inmensa mayoría de los depósitos se generan a partir de la nada cuando los bancos conceden créditos, sin que estén respaldados por dinero real. 

 

¿Crédito productivo o improductivo?

Cuando esta creación ficticia de dinero sirve para financiar la economía productiva, haciendo posibles inversiones que generan nuevos bienes y servicios, se mantiene el equilibrio entre oferta y demanda. Existe más dinero nominal, pero también más productos y servicios que se pueden adquirir, con lo que no aumenta la inflación.

Sin embargo, si el banco genera artificialmente dinero para el consumo y esto no va acompañado de un aumento en el volumen de productos y servicios disponibles en el mercado, se rompe el equilibrio entre oferta y demanda. Al haber más dinero disponible para comprar el mismo volumen de productos y servicios, se genera inflación. Y, por desgracia, la mayoría de los préstamos no son productivos, sino que se dedican a transacciones financieras que simplemente permiten la transmisión de derechos de propiedad.

De ahí la conveniencia de que la regulación contemplara una categorización del crédito para evitar un exceso de préstamos especulativos que disparen la inflación. Si la mayor parte del crédito bancario se dedicara a fines productivos, tendríamos un sistema financiero más estable y una economía sana y sin inflación.

El marco normativo actual hace aguas porque se basa en la premisa de que los bancos son simples intermediarios financieros, cuando en realidad crean dinero artificialmente y provocan una espiral inflacionaria, que muchas veces acaba en el estallido de las lógicas burbujas financieras. 

 

Una posible solución

Algunos países han conseguido evitar este problema gracias a sistemas financieros dominados por los bancos comunitarios, que no priorizan la especulación financiera sino el crédito productivo. En Alemania, por ejemplo, este tipo de bancos pequeños dominan el mercado y destinan la mayor parte de sus créditos a las pymes.

Sin duda, gran parte del éxito económico alemán de los últimos 200 años se debe a su sistema financiero, que nunca ha necesitado dinero público para rescatar a alguno de sus bancos ni ha hecho perder depósitos a sus clientes. 

Para estabilizar y mejorar nuestra economía, sería conveniente romper con la actual lógica de nuestro sistema financiero e impulsar la creación de bancos comunitarios que prioricen la financiación de la economía productiva.

 

Si quieres que tu negocio dé un gran salto, utiliza 11Onze Business. Nuestra cuenta para empresas y autónomos ya está disponible. ¡Infórmate!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Prensa

Comunidades fintech: ¿el futuro de la banca?

7min lectura

The Fintech Times, publicación de referencia de noticias para

Economía

Lo que hay que saber sobre la nueva banca

4min lectura

¿Todavía te preguntas qué es una fintech?

Economía

La revolución bancaria

5min lectura

Sea por la pandemia a raíz del covid-19, o por el hecho de reinventarse en cuanto a



¿Estás convencido de que tus decisiones financieras siempre se guían por la razón? Sentimos desilusionarte. Se han identificado unos 180 sesgos que pueden condicionar nuestro análisis de la realidad y nuestras elecciones. Desde 11Onze, te presentamos once de los más comunes.

 

Aunque a todos nos gusta pensar que somos racionales y que nuestra lógica es infalible, lo cierto es que nuestras decisiones están constantemente expuestas a la influencia de los sesgos cognitivos y a algunos atajos mentales que distorsionan el análisis de la realidad. Su influencia puede condicionar las elecciones que tomamos cada día si no tomamos consciencia de su peso, también en el terreno financiero.

La literatura científica ya se han identificado unas 180 trampas de nuestra mente que pueden llevarnos a juicios equivocados. Algunas son bastante obvias y puede que las reconozcas en ti mismo o en otros. Pero otras son tan sutiles que resultan casi imposibles de detectar.

Hay que tener en cuenta que la atención es un recurso limitado, así que no podemos evaluar todos los detalles y posibilidades al tomar una decisión. Por ello, a menudo nos dejamos llevar por las emociones y opiniones subjetivas, o recurrimos a atajos mentales que aceleran nuestra capacidad para emitir juicios y pueden inducirnos al error. Desde 11Onze, te presentamos once de estas trampas y cómo evitarlas.

 

  • Confirmación

Este sesgo hace que tendamos a prestar más atención a la información que confirma nuestras creencias que a la que las cuestiona. ¿A quién no le gusta demostrar que tiene razón? Sobrevalorar los datos que confirman nuestros prejuicios inhibe nuestra capacidad crítica y nos impide considerar todos los hechos de forma lógica y racional.

Por eso, si pensamos que invertir en un activo concreto puede ser una buena inversión o que cambiarnos de compañía eléctrica nos ayudará a ahorrar, no debemos limitarnos a buscar información que respalde esa decisión. Siempre conviene escuchar las voces críticas. Solo contrastando los datos a favor y en contra y ponderándolos de forma objetiva podremos tomar una decisión bien fundamentada. 

 

  • Anclaje

Somos propensos a dejarnos influir excesivamente por la información inicial que recibimos, que tomamos como un punto de referencia. Así, la primera cifra que aparece en una negociación de precios suele convertirse en un punto de anclaje para las negociaciones posteriores. Está demostrado que incluso escuchar una cifra al azar puede influir en nuestras estimaciones sobre un tema completamente ajeno.

Es un sesgo a tener en cuenta cuando, por ejemplo, negociamos el precio de una vivienda. Si nos piden un precio muy alto y conseguimos rebajarlo un poco, es posible que acabemos aceptando el trato con la sensación de haber negociado bien aunque el importe final siga por encima del precio de mercado. Pero en realidad nuestra contraoferta seguramente estaba muy condicionada por el primer precio solicitado. De ahí la importancia de informarse bien y evitar las prisas a la hora de tomar la decisión.

 

  • Disponibilidad

Este atajo mental está diseñado para ahorrarnos tiempo cuando intentamos determinar el riesgo. Nos lleva a estimar la probabilidad de que algo ocurra basándonos demasiado en la información más accesible en nuestro cerebro, como la cantidad de ejemplos que nos vienen a la mente.

Tendemos a sobrestimar la probabilidad de que algo ocurra basándonos en la facilidad con la que recordamos que ocurrió algo similar. Esto hace que, por ejemplo, en muchos casos decidamos contratar o no un seguro de hogar en función de si alguno de nuestros conocidos sufrió recientemente un percance doméstico serio. Por ello siempre conviene ampliar nuestra información con datos externos y más globales, que den una imagen más realista de las probabilidades de que algo suceda.

 

  • Familiaridad

Este sesgo, muy vinculado al de disponibilidad, se resume en el refrán “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”. Y es que tendemos a confiar en lo conocido y desconfiar de lo ajeno.

Es una de las grandes causas de que muchas personas prefieran invertir en activos nacionales en lugar de extranjeros, aunque la rentabilidad de los segundos pueda ser bastante superior.

 

  • Optimismo exagerado

Tendemos a sobrestimar nuestras capacidades y la probabilidad de que nos ocurran cosas buenas, mientras que infravaloramos la probabilidad de nos afecten las negativas. Este sesgo tiene sus raíces en el atajo mental de disponibilidad, ya que tendemos a acumular más recuerdos de las cosas negativas que les ocurren a otras personas y de las buenas que vivimos nosotros. De ahí que nos parezca más probable que los acontecimientos negativos afecten a los demás.

Lo bueno de esta tendencia al optimismo es que nos serve de motivación para perseguir nuestros objetivos, pero conviene ser humildes y no relativizar los riesgos que asumimos. Si la situación económica a nuestro alrededor empeora, es una temeridad darle la espalda al ahorro pensando únicamente que a nosotros no nos va a afectar la crisis.

 

  • Representatividad

Pensamos que la probabilidad de que dos cosas ocurran es mayor cuando se parecen o son similares entre sí. Nuestros prejuicios nos llevaba crear estereotipos que sirven de base a la hora de juzgar. Si hemos tenido buenas experiencias con productos caros, es fácil que demos por hecho que un producto es de buena calidad por el simple hecho de tener un precio elevado y no siempre es así. Nunca está de más escuchar la opinión de otros usuarios antes de adquirirlo.

 

  • Efecto halo

La impresión inicial que nos genera una persona influye en lo que pensamos de ella en general. Por eso tendemos a creer que las personas atractivas son también más inteligentes, amables y divertidas. Y, en el plano financiero, que los productos comercializados por este tipo de personas son también más valiosos.

Un factor que puede influir en el efecto halo es nuestra tendencia a querer acertar. Si nuestra impresión inicial de alguien fue positiva, tenderemos a buscar pruebas que confirmen la primera impresión. De ahi la importancia de mantener siempre el espíritu crítico. 

 

  • Sesgo retrospectivo

Este sesgo nos lleva a ver los acontecimientos, incluso los aleatorios, como más predecibles de lo que son en realidad. Sí, es el típico “ya lo sabía” por el que tantas personas dicen haber visto venir una crisis cuando ya se está inmerso en ella. Se produce por una combinación de razones, entre ellas nuestra capacidad de “recordar mal” predicciones anteriores y la tendencia a ver los acontecimientos como inevitables.

Lo cierto es que hacemos predicciones todo el tiempo, así que algunas seguro que se cumplen. Nuestra mala memoria sobre las que fallamos hace que fácilmente caigamos en un exceso de confianza sobre nuestras dotes adivinatorias. Y esto nos puede llevar a veces a asumir riesgos imprudentes. Los antídotos son la prudencia y la humildad.

 

  • Falacia del jugador

Esta falsa creencia describe nuestra tendencia a pensar que algo sucederá porque todavía no ha sucedido. Por ejemplo, si jugamos a la ruleta y las últimas veces la bola ha caído en rojo, podríamos suponer erróneamente que la probabilidad de que el siguiente resultado será negro es mayor. Sin embargo, estos eventos son independientes entre sí, por lo que no existe relación entre la probabilidad de ambos resultados. Es algo que deberíamos tener en cuenta cuando encadenamos malas inversiones. Cada una debe ir acompañada de un análisis específico.

 

  • Efecto marco

Como explicamos en otro artículo, este sesgo cognitivo hace que una misma información, planteada de diferente manera, pueda llevarnos a conclusiones dispares. Por ejemplo, es más probable que accedas a una operación financiera si te dicen que hay un 60 % de probabilidades de que salga bien que si te advierten que tienes un 40 % de que salga mal.

Se trata de un sesgo muy relevante a la hora de tomar decisiones que afecten a tus finanzas. Debes valorar muy bien la información que te facilitan sobre cualquier propuesta que te hagan, ya que seguramente está planteada para conseguir sus objetivos, y reformular los datos de manera que sean lo más asépticos posible.

 

  • Aversión a las pérdidas

Nuestro miedo a perder suele ser más fuerte que el placer que experimentamos cuando ganamos. Cuando perdemos una cantidad de dinero nuestra sensación de decepción es mayor que la alegría que nos proporciona ganar esa misma cantidad. Esa es la razón por la que, ante probabilidades similares de éxito o fracaso, tendamos a elegir la opción conservadora.

 

Reglas básicas frente a los sesgos

Como la lista de sesgos cognitivos es muy larga, conviene aplicar cuatro reglas básicas que te ayudarán a evitar la mayoría de ellos:

Reflexiona sobre decisiones pasadas. Si has pasado por una situación similar antes, reflexiona sobre los resultados de las decisiones tomadas para evitar repetir ciertos sesgos. Por ejemplo, como tendemos a subestimar la cantidad de dinero que necesitamos, puedes hacer un seguimiento de tus gastos durante los últimos meses para saber cuánto dinero debes presupuestar.

Cuestiona tu punto de vista. Intenta ver los puntos débiles de tu lógica, por intrascendentes que te parezcan, en lo que ayudan las listas de pros y contras. Podrás estar más convencido de tu decisión si soporta un escrutinio serio y crítico.

No tomes decisiones bajo presión. Las prisas no son buenas compañeras. Aunque no lo parezca, muy pocos casos exigen decisiones inmediatas. 

Incluye puntos de vista externos. Una segunda opinión nunca va mal, por lo que conviene consultar con alguien que sea objetivo y no tenga intereses en la decisión. Así podrán aportar puntos de vista diferentes, cuestionar tus opiniones y detectar tus sesgos cognitivos.

 

Si quieres que tu negocio dé un gran salto, utiliza 11Onze Business. Nuestra cuenta para empresas y autónomos ya está disponible. ¡Infórmate!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Management

Efecto Marco

2min lectura

El efecto marco, conocido en inglés como ‘framing effect’, es un sesgo cognitivo según el

11Onze

¿Qué has aprendido este año?

2min lectura

Con esta pregunta retomábamos el ciclo de charlas

Finanzas

¿Cómo protegernos de las estafas en línea?

5min lectura

Cada año hay millones de personas en todo el mundo que



Las criptomonedes han revolucionado el sistema financiero mundial, pero como toda nueva tecnología genera muchas preguntas. Hemos preparado un pequeño glosario de los términos básicos que tendrías que entender para iniciarte en el mundo de las criptodivisas.

 

Las criptomonedas, también conocidas como criptodivisas o monedas digitales, son una divisa alternativa que se puede definir como un activo digital que usa un cifrado criptográfico para garantizar su titularidad, asegurar la integridad de las transacciones, y controlar la creación de unidades adicionales. Dicho esto, hay unos conceptos clave que hay que tener claros a la hora de entender el funcionamiento de las criptomonedas.

 

Blockchain

El ‘blockchain’, o cadena de bloques en castellano, es una tecnología que permite realizar transacciones entre dos o más personas sin la necesidad de intermediarios. Viene a ser el libro de contabilidad donde se guardan todas las operaciones distribuidas en ordenadores, que pueden estar en cualquier parte del mundo, interconectados a través de una red Peer-To-Peer (P2P), de igual a igual, y sin la necesidad de un servidor central. Se trata de una tecnología que facilita la descentralización de aplicaciones financieras y cualquier otro registro digital. Además, se considera muy segura porque solo se puede modificar el registro de todo lo que ha pasado en la red si todas las partes están de acuerdo.

 

Minería

Mientras que en el sistema monetario tradicional, los Gobiernos imprimen dinero en función de sus necesidades, la creación monetaria en el ecosistema de las criptomonedas más populares, como por ejemplo el Bitcoin, está limitada. Además, las criptomonedas no se emiten y quedan disponibles para todo el mundo, se ponen en circulación en bloques encriptados que tienen que ser descifrados. De aquí viene el concepto de la minería de las criptomonedas, un proceso computacional mediante el cual un conjunto de ordenadores, los mineros conectados a la red, reciben un nuevo algoritmo para resolver un problema matemático, que, una vez solucionado, se recompensa con una comisión por la emisión de una nueva unidad de la criptomoneda, que se añade a la cadena de bloques.

Fintech Talks – Criptomoneda

Monederos

Los monederos de criptomonedas o ‘wallets’ son monederos virtuales que nos permiten gestionar nuestras criptomonedas. La principal diferencia con otros monederos virtuales que podemos encontrar en muchos bancos reside en la seguridad que ofrece su software, permitiendo un control absoluto de las claves públicas y privadas para firmar transacciones y operaciones ejecutadas con criptomonedas a través de la red blockchain. El uso de estos monederos es indispensable a la hora de administrar monedas digitales basadas en la criptografía, y que no existen en el mundo físico.

 

Staking y Hodling

El concepto de ‘staking’ consiste al adquirir criptomonedas y mantenerlas bloqueadas en un monedero con el fin de apoyar a la seguridad y funcionamiento de la cadena de bloques. A cambio recibiremos una ganancia, o recompensa, en forma de criptomonedas adicionales. El ‘hodl’ es un proceso similar, pero en este caso los activos no están bloqueados y los puedes utilizar libremente. Se trata de una opción que usan inversores que quieren mantener sus activos durante un largo periodo de tiempo con la esperanza que se revaloren.

 

Tokens

A pesar de que los conceptos de token y criptomoneda se pueden considerar como sinónimos, la distinción está en el hecho que las criptomonedas tienen una cadena de bloques propia, mientras que los tokens se emiten en otra cadena de bloques, como por ejemplo Ethereum. Un token es una unidad de valor emitida por una persona o por una empresa privada con la cual puedes representar diferentes objetos dentro de una cadena de bloques. Es un valor transferible dentro de la red de blockchain, pero que no tiene un valor real fuera de ella, parecido a lo que nos pasaría si tuviéramos fichas de un casino o puntos de una aerolínea. Por lo tanto, un token puede tener diferentes finalidades: desde dar acceso a más funcionalidades en un juego en línea, a poder ser intercambiado por objetos reales, coleccionismo, participar en un acontecimiento …

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Granjas Bitcoin

4min lectura

El elevado aumento que experimenta el precio y la rentabilidad de las

11Onze

“Con las criptomonedas el dinero es tuyo”

3min lectura

Si has oído hablar del ‘blockchain’, seguro que sabes

Tecnología

“Es posible comprar pan con criptomonedas”

2min lectura

Poco a poco, las criptomonedas van ganando espacio en nuestro



Hemos realizado un estudio de los costes de los seguros del hogar a través de una encuesta a los miembros de nuestra comunidad que son propietarios de una vivienda, con el objetivo de analizar la competitividad del producto que ofrecemos desde 11Onze Segurs.

 

La encuesta ha sido realizada por 11Onze desde nuestro canal de Telegram con la participación de 279 usuarios que respondían a la pregunta: “¿Cuánto te cuesta anualmente tu seguro del hogar?”. Se daba opción a elegir entre un abanico de precios que iban desde 60 € anuales, hasta más de 400 €.

Los datos finales recogen que el 56% de los usuarios pagan entre 200 y 400 € anuales por su seguro del hogar, mientras que el 22% tienen un gasto entre 100 y 200 € por año. Además, un 18% pagan más de 400 € por año. Unos resultados que concuerdan con el precio medio anual de los seguros del hogar en España, que se encuentra alrededor de los 301 euros anuales.

 

¿Cuánto te cuesta el seguro del hogar?

Una alternativa más competitiva

Desde 11Onze Segurs pensamos que se puede reducir el coste del seguro del hogar optimizando los procesos y personalizando las coberturas. Es por eso que tenemos una plataforma totalmente digitalizada, donde prescindimos de los contratos en papel, las gestorías físicas, los gastos de gestión, de cancelación y de cambio de contrato, lo cual ya te supone un ahorro considerable, pero además, te permitimos modificar y adaptar las coberturas a tus necesidades en cualquier momento, antes y después de firmar el contrato.

De este modo te podemos ofrecer un seguro del hogar desde 5 € al mes. Nuestra póliza está pensada para que no pagues de más por tu seguro, ofreciendo una cuota mensual o anual, sin permanencia, entre un 15%-20% más barata que con las aseguradoras tradicionales. ¿Cuál es el coste mensual de tu seguro del hogar actual? ¿Quieres saber cuando te podrías ahorrar? Prueba nuestro simulador de precios introduciendo algunos datos básicos, y tendrás tu presupuesto sin compromiso al momento.

 

Si quieres conocer un seguro justo para tu hogar y para la sociedad, descubre 11Onze Segurs.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Ahorros

¿Qué puedes pagar con 5 €?

3min lectura

La subida de los precios de los alimentos ha logrado máximos

Finanzas

Los mejores seguros de hogar

4min lectura

Todo el mundo está de acuerdo que un buen proveedor de

Tecnología

El futuro de los seguros

3min lectura

Del mismo modo que las fintech han provocado un cambio de paradigma en el sector bancario



App Store Google Play