Granjas Bitcoin, las minas de criptomonedas

El elevado aumento que experimenta el precio y la rentabilidad de las criptomonedas, con el Bitcoin al frente, ha originado una auténtica fiebre del oro. Pero en este caso, las minas son de moneda digital.

 

A diferencia del sistema monetario tradicional, donde los Gobiernos imprimen dinero en función de sus necesidades, en el caso de los Bitcoin, la creación monetaria está limitada. Cada diez minutos se ponen en circulación bitcoins y aproximadamente cada cuatro años, el software disminuye a la mitad los bloques de moneda emitidos, en un proceso conocido como “halving”. Se prevé que hacia 2140 se habrán puesto en circulación un total de 21 millones de *Bitcoin.

Cómo funcionan las “minas” de Bitcoin

Los bitcoins no se emiten y quedan disponibles para quien quiera o quien llegue primero a cogerlos. No, se ponen en circulación en bloques encriptados que tienen que ser descifrados. Y aquí es donde entra el concepto de la minería de las criptomonedas: con cada emisión, cada diez minutos, los mineros conectados a la red reciben un nuevo algoritmo para resolver, un problema matemático que una vez solucionado, les da la recompensa de nuevos bitcoins o de comisiones para la transacción; los mineros validan el bloque y lo añaden a la cadena de blockchain.

La competencia cada vez más fuerte por hacer este trabajo ha llevado a la creación de las Granjas Bitcoin en todo el mundo, donde se dice que se cultivan las criptomonedas. Estas granjas responden a la necesidad de construir auténticos superordenadores añadiendo a la red unos a otros, que sean capaces de descifrar los algoritmos cada vez más complicados, lo más rápido posible, para hacerlo antes que los incontables competidores.

Estas estructuras generan un consumo de electricidad tan elevado que lo más frecuente es que se instalen en países donde esta energía es más económica y con climatologías frías, que permitan evitar el sobrecalentamiento de ordenadores y equipos. Pero también han llevado a la demanda intensiva de componentes informáticos imprescindibles para crear estas redes, como las tarjetas gráficas, hasta el punto de que algunas cadenas de venta en línea las han sacado de su catálogo abierto para evitar que se agoten.

En Cataluña, un problema de consumo eléctrico

En Cataluña la implantación de Granjas Bitcoin no es ilegal, pero topa principalmente con el elevado coste de la energía que sufrimos los consumidores en general, y que en el caso de estas instalaciones, pone la factura eléctrica por las nubes. Esto ha llevado a que, en algunos casos, sus propietarios optasen por pinchar la luz o conectarse fraudulentamente. Las consiguientes denuncias han llevado a los Mossos a abrir investigaciones, en la mayoría de los casos con la sospecha errónea de que se trataba de plantaciones de marihuana.

Es de este modo, han ido saliendo a la luz casos como el conocido de Cambrils en 2018, una gran “mina” en un hotel en remodelació de esta localidad costera, o esta misma semana, el descubrimiento en un piso de Sant Adrià de Besòs a la que antes nos referíamos. De momento son casos más bien aislados y semi clandestinos, pero que todo indica que pueden ir aumentando, a la vez que aumenta la rentabilidad de las criptomonedas y la fiebre de sus mineros por obtenerlas.

Por eso, de vez en cuando van apareciendo noticias como  cobreixen, per error, una mina de criptomonedes a… El consum elevat d’electricitat havia fet obrir una investigació…”. Las Granjas Bitcoin y el afán por las presumibles ganancias también han llegado a Cataluña.

Pisos, sótanos o almacenes semi clandestinos, llenos de ordenadores conectados a la red “cultivando criptomonedas” o “minando bitcoins”, expresiones utilizadas para definir la extracción y obtención de monedas digitales. Puede parecer difícil de entender, pero todo esto tiene un sentido dentro de su sistema de emisión.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Tecnología

Barcelona

4min lectura

Uno de los grandes hubs tecnológicos de la UE

Economía

Cataluña

5min lectura

Líder en empresas innovadoras

Sostenibilidad

Autoconsumo fotovoltaico

3min lectura

Tendencia tras el adiós al impuesto al sol



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
  2. Jordi Sabaté GambúsJordi Sabaté Gambús says:
    Jordi

    No avalareu les multes dels presos polítics, un banc tant compromés amb Catalunya

  3. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Será difícil tal i com heu explicat fer una mina de cripto, aquí
    Mentre tinguem el problema de l’energia no surt a compte

  4. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    De pel.lícula. Vejam com acaba o es recondueix, perquè aquí tothom va per ell

  5. Francesc Rossell EliasFrancesc Rossell Elias says:
    Francesc

    Jo crec que això és insostenible. Tant des del punt de vista econòmic com mediambiental. Crec que s’està creant una gran bombolla amb les criptomonedes.

    • Albert Chic GiménezAlbert Chic Giménez says:
      Albert

      Francesc, hi ha milers de criptomonedes diferents i, entre elles, algunes amb molt menys consum energètic. A 11Onze també ho estem estudiant. Gràcies pel teu comentari!

      Hace 2 meses
  6. Jordi FerréJordi Ferré says:
    Jordi

    El meu cunyat treballava al Banc Santander i sempre em parlava molt malament de les criptomonedes. Jo pensava que era perque es como una competencia. El que en sorpren es que vosaltres no Ho mireu així.

  7. Miquel Pérez CorralMiquel Pérez Corral says:
    Miquel

    Interessant!

Deja una respuesta