El argot de la bolsa estigmatiza la salud mental

“Psicosis en la bolsa”. “Wall Street enloquece”. “El mercado entra en depresión”. ¿Cuántas veces hemos leído en la prensa expresiones que comparan la economía con los trastornos de salud mental? Entidades como Obertament consideran que el argot de la economía estigmatiza y que hay que ponerle remedio. 

 

“Las he visto de todos los colores. Incluso un catedrático de economía, en un artículo de opinión, decía ‘economía esquizoide’, porque, según él, ‘la economía entraba en una disociación entre dos tendencias simultáneas y contradictorias’”. Lo denuncia sin tapujos Dani en el blog de Obertament, en el que la entidad hace pedagogía sobre lenguaje inclusivo con centenares de testigos en primera persona. La queja se repite una y otra vez.

Fue precisamente el uso habitual de las palabras “psicosis” y “esquizofrenia” como metáforas peyorativas lo que hizo saltar todas las alarmas. Desde entonces, Obertament ha elaborado hasta cinco informes con la ayuda del Grup Barnils, con sus campañas y con jornadas formativas por todo el territorio para concienciar sobre el estigma que arrastra la salud mental en los medios y, específicamente, en las informaciones de internacional, opinión, política y economía. “La personalidad esquizoide no tiene nada que ver con la economía. ¡No mezcle peras con manzanas!”, remacha Dani.

Sin duda, el primer agravio es usar metáforas que consolidan el estigma sin tener presente qué implica tener un trastorno de salud mental. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cuatro personas tiene o tendrá un trastorno a lo largo de la vida, y pueden aparecer en cualquier momento, desde la infancia hasta la vejez. Según el último informe de Obertament, por ejemplo, la OMS calcula que cerca de 300 millones de personas en el mundo han tenido una depresión, un 4,4% de la población global.

Y, a pesar de todo, estas personas se sienten a menudo discriminadas en su entorno familiar y laboral. De hecho, según un estudio publicado por la Universitat Autònoma de Barcelona y Spora Sinergies, el 80,1% de las personas con un problema de salud mental en Cataluña ha sufrido discriminación y estigma, y el 54,9% han sido discriminadas muy frecuentemente.

 

Los trastornos, nada que ver con la violencia

Por eso, cuando los medios o los profesionales de la economía y la política vinculan la salud mental con conflictos, crisis o contextos de dificultad refuerzan todavía más esta discriminación. El segundo agravio, efectivamente, es vincular los trastornos de salud mental con la violencia. En este sentido, el Consell de l’Audiovisual de Catalunya (CAC) advierte en una guía que “se exagera el riesgo de agresividad, se favorece el miedo y la desconfianza y se ensancha el vacío de desconocimiento sobre los temas de la salud mental”. 

Así, reproducimos sin querer un discurso que describe la economía como un entorno agresivo, en el que la competición inmoral campa a sus anchas y las suspicacias mueven los hilos del mercado. ¿Es realmente esta la imagen que tenemos de cómo funciona la economía? El CAC también recuerda que usar términos como “esquizofrénico”, “bipolar”, “psicosis”, “depresivo” para describir situaciones caóticas, irracionales, extravagantes o para descalificar al adversario; emplear una adjetivación negativa; u optar por afirmaciones alarmantes y morbosas, “perpetúa falsas creencias y estereotipos”. 

 

Estereotipos que son casi insultos

Y, claro, el tercer agravio es el estereotipo, tal como denuncia Obertament. A menudo usamos expresiones que, de tan normalizadas, no percibimos como despectivas. Así, por ejemplo, a menudo se relacionan temas de actualidad económica que son irreversibles con la salud mental, que se asocia erróneamente con una enfermedad incurable que impide a las personas “llevar una vida normalizada”.

De este modo, a menudo se confunde un trastorno mental con una discapacidad psíquica o una demencia. Las entidades también alertan que, pensando que hacemos un ejercicio de empatía, caemos en “un tono paternalista y compasivo”. Esta idea, además, se refuerza con ilustraciones que despiertan rechazo, tristeza o un abismo interior oscuro y desesperado. Nada más alejado de la realidad. Al final, tal como denuncia Obertament, acabamos convirtiendo la salud mental en “un cajón de sastre”.

Por eso, por el contrario, las entidades recomiendan usar expresiones como “Una persona que tiene o ha tenido…”, emplear adjetivos y recursos que no hagan referencia a la salud mental, contextualizar bien los trastornos de salud mental, escuchar y respetar más las personas que tienen este diagnóstico, poner en valor las historias de superación y evitar el sensacionalismo

Todos estos consejos, al final, hacen que no se ponga el foco sobre la persona, sino sobre la sociedad que provoca trastornos tan habituales como la ansiedad o la depresión. Si venimos a cambiar colectivamente la economía y construir una banca más justa, más honesta y ética, en vez de reproducir prejuicios, quizás deberíamos darle la vuelta a todo. Empecemos por la lengua.

 

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Comunidad

Una vejez digna después de la jubilación

3 min read

En un país donde las pensiones cuelgan de un hilo y las crisis

Cultura

Las ciudades de 15 minutos son ya realidad

4 min read

¿Te imaginas tener todo aquello que necesitas en un radio de 15

Bienestar

Las empresas felices son más rentables

5 min read

El razonamiento es sencillo y potente a la vez: el activo más



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Xavier SantiagoXavier Santiago says:
    Xavier

    Canviem les coses desde la base. Gràcies per l article

  2. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Heu fet diana amb aquest article. Abans les malalties mentals eren estigmatitzades, amagades i incompreses. Ara que hi ha més saber, a més a més són ridiculitzades i banalitzades. En aquest sentit crec que les xarxes socials hi ajuden.

    • AlbertAlbert says:
      Albert

      Sí, Mercè, jo penso també que les xarxes socials funcionen com un amplificador. I, és clar, pel bo i pel dolent.

      3 meses ago
  3. Laura CarlúsLaura Carlús says:
    Laura

    Gràcies per encetar aquesta temàtica tant important per la nostra societat sovint alienadora, les persones no sóm xxx, tenim xxx.

    • AlbertAlbert says:
      Albert

      Crec, Laura, que la teva reflexió és el nucli de la qüestió: “tenir”, no pas “ser”. Gràcies per ressaltar-ho!

      3 meses ago
  4. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc

    M’ha agradat l’article que tracta d’un tema tan important com és el llenguatge com a expressió social. Cal tenir-ho molt en compte

    • AlbertAlbert says:
      Albert

      Certament, Francesc; sovint sembla que no som conscients del poder que té com ens expressem, i de les seves conseqüències.

      3 meses ago
  5. Miquel Pérez CorralMiquel Pérez Corral says:
    Miquel

    Bon article, està bé no barrejar conceptes, cal dir les coses pel seu nom, gràcies per l’aclariment.

  6. Josefina PicasJosefina Picas says:
    Josefina

    Hi ha molt a treballar encara en ser plenament conscients del llenguatge que fem servir. Molt interessant.

  7. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Us agraeixo molt aquest article feia falta
    Gràcies

    • Mireia Sitjà LópezMireia Sitjà López says:
      Mireia

      Molt contents que t’agradi Alícia! Ens veiem per la Plaça

      3 meses ago
  8. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:

Deja una respuesta

App Store Google Play