¿Por qué los bancos centrales acumulan tanto oro?

Los bancos centrales de todo el mundo han estado comprando cantidades récord de oro desde principios de 2022. El ritmo y la regularidad con que estas entidades financieras estatales están acumulando oro no tiene precedentes. ¿Qué hay detrás de esta nueva fiebre del oro?

 

No es ningún secreto que el oro es un activo refugio estratégico que ejerce un papel clave en la diversificación de las carteras de inversión. A lo largo de la historia se ha consolidado como el depósito de valor por excelencia, precisamente porque mantiene o aumenta su precio durante periodos de incertidumbre económica.

Dicho esto, en los últimos años, y especialmente desde el 2022, el precio y la demanda de oro han logrado máximos históricos y no dan señales de decaer. Esta tendencia al alza se ha visto impulsada por la acumulación de oro por parte de los bancos centrales, que han estado comprando cantidades récord del metal dorado y lo siguen acaparando a un ritmo frenético.

Según datos del Consejo Mundial del Oro (WGC), durante el primer trimestre de este año los bancos centrales añadieron 290 toneladas a sus reservas, un 1% más interanual y un 69% más que la media trimestral de los últimos cinco años. Se trata del inicio de año más fuerte de la serie histórica del WGC, que se remonta al año 2000.

 

De vendedores netos a compradores netos

Después del desmantelamiento del patrón oro durante la década de los 70, según el cual el valor de las divisas está sostenido por su convertibilidad al oro, este metal precioso perdió gran parte del interés de los bancos centrales y su lugar en el centro del sistema monetario internacional.

Cincuenta años más tarde, la crisis financiera global del 2008 significó un cambio de paradigma en cuanto a la percepción del oro como valor refugio por parte de estas instituciones financieras estatales. La eclosión del “quantitative easing” (QE) o expansión cuantitativa que tiene como objetivo aumentar la oferta de dinero a través de establecer tipos de interés más bajos, esencialmente una política monetaria de imprimir más dinero, preocupó en los bancos centrales que tenían grandes cantidades de reservas en dólares y bonos del tesoro.

En este contexto, diversificar sus reservas con la compra de oro era una obviedad, convirtiéndolos en compradores netos desde 2009 después de décadas de ser vendedores. Aun así, este resurgimiento en el interés por la acumulación de oro se ha visto acelerado significativamente en los últimos tres años

 

Riesgos geopolíticos en un mundo multipolar

El oro ofrece una alternativa estable a las políticas monetarias expansivas que han alimentado la creciente desconfianza en las divisas fiduciarias y que han devaluado su precio, pero también es un activo clave por los países que buscan reducir su dependencia del dólar norteamericano mediante el proceso de desdolarización.

Se trata de una tendencia que está ganando fuerza debido a la militarización del dólar y del sistema monetario internacional a través de las sanciones económicas impuestas por los Estados Unidos a cualquier país que represente una amenaza a su hegemonía. Esta estrategia de desdolarización es particularmente evidente en países como Rusia y China, que han aumentado significativamente sus reservas de oro en los últimos años, especialmente desde que los EE. UU. y sus estados clientelares en la UE congelaran más de 300.000 millones de euros en activos del banco central ruso.

El aumento de las reservas de oro también refleja cambios en el equilibrio de poder económico global. A medida que las economías emergentes ganan peso en la escena internacional, están buscando maneras de consolidar su posición y estabilizar sus divisas ante la inestabilidad de los mercados o, como fue el caso de Rusia, donde la convertibilidad temporal del rublo al oro a un precio fijo se convirtió en una herramienta clave para recuperar y estabilizar el valor del rublo después de la caída experimentada por las sanciones.

Es evidente que las consecuencias de estas tensiones geopolíticas y unas políticas monetarias que alimentan una deuda desbocada y devalúan las divisas pueden ser desastrosas para la economía global. Por lo tanto, no es de extrañar que los bancos centrales y muchos inversores consideren al oro como la única alternativa segura para proteger su capital.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado esta noticia, te recomendamos:

Economía

Desdolarización: una tendencia al alza

5min lectura

La hegemonía del dólar como moneda de referencia en...

Ahorros

El valor del oro ante la incertidumbre económica

5min lectura

Aunque los grandes organismos económicos internacionales...

Economía

¿Estamos a las puertas de un nuevo orden mundial?

5min lectura

Los imperios surgen y desaparecen de manera...



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Jacint TexidoJacint Texido says:
    Jacint

    Excel·lent article!!

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Moltes gràcies, Jacint, celebrem que t’hagi agradat!

      Hace 3 semanas

Deja una respuesta

App Store Google Play