Por qué baja la Bolsa si sube el precio del dinero

La historia muestra que la Bolsa normalmente se resiente a corto plazo cuando los bancos centrales deciden incrementar los tipos de interés. Diversas son las causas que explican este fenómeno.

 

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) subió en marzo la tasa de interés del dinero un cuarto de punto, con lo que se situó entre el 0,25 % y el 0,50 %. Aunque la medida no sorprendió a nadie por la necesidad de controlar la elevada inflación, supuso un giro en la política de la Fed, que había mantenido el precio del dinero casi a cero desde el inicio de la pandemia.

Este incremento no será el único a lo largo de 2022. La propia Fed estimaba en marzo que los tipos acabarían el año en el 1,9 %, frente a una previsión inicial del 0,9 %. Pero seguramente esta nueva previsión se quedará corta. El presidente del Banco de la Reserva Federal de Saint Louis, James Bullard, ha defendido públicamente que la tasa de interés a final de año alcance el 3,5 %. Y los mercados de futuros ya anticipan que se situará entre el 2,5 % y el 2,75 %.

Por su parte, el Banco Central Europeo de momento se resiste a subir los tipos de interés, pero ya es una opción que baraja si la inflación sigue desbocada.

Está claro que los bancos centrales a uno y otro lado del Atlántico ya han empezado a retirar los enormes estímulos monetarios desplegados para paliar los efectos de la covid-19 sobre la economía. ¿Cuáles pueden ser las consecuencias de subir el precio oficial del dinero?

 

Un frágil equilibrio

La economía es un juego de equilibrios entre diferentes variables. El dinero barato estimula las transacciones económicas, pero también da pie a un incremento de la inflación, que puede acabar comprometiendo el crecimiento económico. Por su parte, unos intereses elevados enfrían la economía y frenan la inflación, pero también pueden estrangular el crecimiento.

Cuando se producen burbujas económicas o se dispara la inflación, los bancos centrales se ven obligados a subir los tipos de interés para estabilizar el sistema. La dificultad está en hacerlo sin asfixiar la economía. Si bien en los últimos años los bancos centrales han financiado a los Estados a precio de saldo y el sector privado ha contado con dinero barato para afrontar inversiones, la inflación obliga a un cambio de política monetaria. Las hipotecas nos saldrán más caras, así como el resto de préstamos que soliciten empresas y particulares. 

Por desgracia, la historia nos enseña que las consecuencias de una política monetaria restrictiva llegan en cascada. Unos créditos más caros se traducen en un descenso de la inversión, que ralentiza la economía y puede hacer que asome el fantasma del paro.

 

¿Por qué se resiente la Bolsa?

En general, el encarecimiento del dinero es una mala noticia para la rentabilidad de las empresas por diversas razones.

  1. Para empezar, el acceso al crédito por parte del consumidor es más caro, por lo que tiende a reducirse la demanda, algo que perjudica la cuenta de resultados de las empresas.
  2. El dinero también se encarece para las empresas, por lo que baja la rentabilidad de sus inversiones a crédito, algo que limita sus beneficios.
  3. En caso de un elevado nivel de endeudamiento, el incremento de tipos incluso puede poner a las empresas en serias dificultades financieras, al tener que hacer frente a unos intereses superiores a los previstos.
  4. Además, el aumento de tipos de interés se traslada a los depósitos bancarios y al mercado de bonos y obligaciones. Y una mayor rentabilidad de estos productos atrae a una parte de la volátil inversión en Bolsa hacia la renta fija, lo cual puede hacer bajar el precio de las acciones.

 

Un mal negocio a corto plazo

Lo cierto es que en cuatro de las últimas siete ocasiones en que la Fed subió los tipos de interés (1994, 1999, 2004 y 2015), la rentabilidad del índice S&P 500, que incluye 500 grandes empresas cotizadas en Estados Unidos, fue negativa a los tres meses de la medida. Solo se recuperó a más largo plazo. 

Además, el incremento de tipos tiende a perjudicar especialmente a los valores menos estables. Sectores como el de las materias primas o compañías consolidadas, que suelen ofrecer dividendos, tienden a salir mejor parados ante esta medida.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Bolsa ¿Qué es?

1min lectura

En este video hablamos de la bolsa, qué es, cuáles son las que mueven más dinero y cómo

Ahorros

Diversifica el ahorro

6min lectura

El reconocido economista Robert Kiyosaki ha pronosticado “una crisis histórica”.

Invertir

Tendencias de inversión de 2022

2min lectura

La pandemia que hemos vivido los últimos dos años ha sido



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Jordi MorenoJordi Moreno says:
    Jordi

    Bona pregunta, si puja el valor del diner deuria pujar la borsa, però jo crec que el fet d’alertar d’una futura crisi es tan atípic que els inversors atípicament s’estan preparant per a la crisi recollint beneficis de la borsa venent els seus valors provocant una baixada general de la borsa previa a l’anunciada crisi.📊

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Molt probablement és així, Jordi, i moltes gràcies pel teu comentari!!!

      Hace 5 días

Deja una respuesta

App Store Google Play