¿Cómo conseguir la independencia económica?

“Independencia económica es que no dependes de nadie ni de nada para poder vivir”. Simple y llanamente. Así de claro lo tiene nuestro director financiero, Oriol Tafanell. Seguimos, paso a paso, sus consejos, y respondemos cómo la comunidad 11Onze hará camino para llegar a ella.

Antes, sin embargo, es necesario que nos preguntemos por qué es tan importante que nos empoderemos. “La independencia económica te permite decidir qué quieres hacer en la vida y esto, aunque a menudo separemos el corazón del cerebro, te hace estar más fuerte emocionalmente”, resume Tafanell nada más empezar. Con independencia económica, nos olvidamos de las tensiones, de los nervios, de no dormir por las noches y de la angustia. La independencia económica, pues, la construimos, primero, individualmente; y, después, luchamos para alcanzarla colectivamente. ¡Vamos a verlo!

 

Tres consejos para emanciparse individualmente

  1. Hazte un presupuesto. Nuestro director financiero es conciso: “Lo más básico es hacerse un presupuesto, saber qué ingresos obtienes y qué gastos generas”, nos dice. Si los ingresos no son suficientes para pagar todos los gastos, lo más lógico es rebajar estos últimos. Y pone un ejemplo: “Si has hecho un presupuesto pensando que pagarás un alquiler de 1.000 euros al mes, pero después añades la ropa, la comida, los suministros, y no te da, quizás tienes que ver si el alquiler que tienes es demasiado alto. Si te obcecas o sabes que no puedes reducir el gasto de ninguna manera, tienes que ver cómo obtener más dinero”. Para Tafanell, es importantísimo saber cuánto dinero tenemos, cómo lo gestionamos y, por eso, considera imprescindible una aplicación como la que tendrán los clientes de 11Onze, El Canut: “La gente tendrá la posibilidad de ver dónde y cómo están su dinero, aprenderá a gestionarlos, a moverse financieramente. Es una herramienta”, resume.
  2. Oblígate a ahorrar. Aunque hayas conseguido un equilibrio estable entre ingresos y gastos, Tafanell recomienda que los ingresos siempre sean superiores a los gastos, por un sencillo motivo: la incertidumbre. “Tienes que poder enfrentar las sacudidas, y en la vida las hay continuamente: porque te quedas sin trabajo, porque se te estropea la nevera… Cualquier situación puede causar un descalabro. Por eso, lo que realmente te hará independiente económicamente es que los ingresos te permitan ahorrar”, asevera. 
  3. Detalla en qué tienes que gastar el dinero. Por último, nuestro director financiero recuerda que cada etapa de la vida tiene que marcar unas prioridades de ahorro. “Así, de joven, si estudias gracias a la familia, es importante trabajar para ahorrar. Después, vives en pareja, tienes hijos o te construyes una trayectoria profesional, y los ahorros sirven para poder pagar el que te viene encima. Y, al final, cuando ya estamos viejos, tenemos que invertir los ahorros en un buen plan de pensiones, en la jubilación”, repasa Tafanell. La clave, según él, es ir haciendo “un poco cada día, mantener una disciplina durante toda la vida”

 

Los cinco objetivos para el empoderamiento colectivo

  1. Reducir la deuda. “Hoy en día, con la situación económica que tenemos, si eres joven, estudia y trabaja, ahorra. Ahora, hay que currar. En ciudades como Barcelona, pagar un alquiler es prácticamente imposible. Esto debe cambiar, está claro. ¿Una renta universal? En un país como el nuestro, a pesar de que ya la querríamos, nos tenemos que olvidar de ella”, admite nuestro jefe financiero. Y nos recuerda que “España es un país altamente deficitario”. “Si la independencia económica colectiva es mantener los gastos y los ingresos de un país, no nos podemos endeudar. Y en el Estado el endeudamiento crece y crece, todo se va a pagar intereses”, detalla.
  2. Solidaridad quiere decir pagar impuestos. Por eso, es imprescindible, según Tafanell, “ser muy solidario”. “Eso significa que nadie trabaje en negro y que todo el mundo pague impuestos”, resume. A gran escala, implica evitar las evasiones de impuestos, los paraísos fiscales. “Es insolidario, y lo único que hace es hundir la economía colectiva del país”. De hecho, cuanto más gente pague impuestos, explica Tafanell, menos impuestos tendremos que pagar. 
  3. Seguir educando al mundo. “Hay demasiado capital que no paga dinero. Esto se tiene que acabar”, espeta, y el comentario le lleva, inevitablemente, a hablar de la cultura empresarial de los países mediterráneos y que resume con la dicha: “Hecha la ley, hecha la trampa”. “No puede ser que lo primero en lo que pensemos sea en cómo escabullirnos, en cómo aprovecharnos al máximo del sistema. Todo el mundo hace mil y una martingalas”, apunta nuestro director financiero con su talante apacible. La picaresca, dice, hace que la tasa de paro haya llegado al 25%, como ha pasado durante la pandemia, y no haya una revuelta. Por eso, considera imprescindible la reflexión y el debate que la comunidad 11Onze propone en La Plaza. “Y a partir de aquí, seguir educando. Nosotros podemos ayudar, seguro. Para eso hemos creado una comunidad financiera”, asevera. 
  4. Rehacer el tejido económico. Precisamente, la comunidad que 11Onze teje con paciencia es la clave para rehacer un tejido económico catalán que, confiesa Tafanell, “ya no existe prácticamente”. “En Cataluña estábamos muy orgullosos de ser un país de emprendedores, pero las segundas y terceras generaciones de directivos vendieron todas las empresas exitosas a las multinacionales, a quienes no les importa si la sede está en Cataluña o Mozambique”, se lamenta el director financiero. Además, en lugar de invertir el dinero de estas ventas en innovación y desarrollo, se han destinado al sector inmobiliario, a la especulación. 
  5. Definir nuestra colectividad. El último objetivo para lograr la independencia económica es, pues, definir muy bien cuál es nuestra colectividad. “Si es solo el territorio de Cataluña, y no tenemos que arrastrar el déficit de toda España, el poder que tenemos para construirnos económicamente es impresionante”, asegura. Y concluye: “La independencia de Cataluña es un sueño, sí, pero yo creo que es realizable. Tenemos que preparar a la gente para cuando sea posible. ¿Cómo? Menos palabras. Hemos de pisar la calle”.

 

¿Quieres una cuenta de 11Onze? Pide tanda en Haz Cola. Con el código que te daremos, podrás abrir una cuenta el 1 de octubre.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

Vivir bien sin ser millonario

4min lectura

¿Podemos vivir bien sin tener que hipotecar nuestra vida y

11Onze

«Un nuevo banco catalán.»

3min lectura

El doctor Xavier Palet se hizo empresario a los 50 años

11Onze

“Porque es un banco catalán…”, Mercè Comas

5min lectura

Entrevista a una de las 148 personas fundadoras de 11Onze.



El nuevo proyecto de Ley de Seguridad Nacional abre la posibilidad de que el gobierno español pueda embargar dinero y bienes de la ciudadanía en caso de crisis económica. ¿Pero esta y otras leyes estatales pueden condicionar los ahorros en cuentas europeas? Hablamos con Aina Ansó, del departamento legal de 11Onze.

Uno de los rasgos diferenciales de El Canut es la posibilidad de abrir y gestionar cuentas con un IBAN europeo, no solo español. Una función que otorga a la persona el control sobre sus ahorros, y ofrece un amplio abanico de posibilidades que pueden favorecer la gestión diaria de las cuentas, pero también la seguridad y la liquidez de los ahorros. Aina Ansó, del departamento legal de 11Onze, nos da las claves para entender en qué nos afecta el hecho de tener cuentas corrientes en países europeos.

 

Nuestros ahorros, ¿fuera del alcance español?

La primera incógnita a resolver es si tener una cuenta en el extranjero supone que queda fuera del alcance de España. Ansó explica que, efectivamente, “sí que supone quedar fuera del alcance del Estado en el ámbito fiscal, siempre que la cuantía de esta cuenta no supere los 50.000 euros”. Por encima de esta cifra, sí que habrá que rendir cuentas de la fiscalidad del dinero situado fuera de España.

En este caso, se deberá informar a la Agencia Tributaria mediante la presentación del modelo 720. Asimismo, si las transacciones con el exterior exceden el millón de euros, será necesario comunicarlo también al Banco de España mediante la Encuesta sobre Transacciones Exteriores. Esto es de aplicación tanto para personas físicas como para entidades residentes en España”, detalla Ansó. Para gestionar bien nuestro patrimonio y desvanecer dudas, la experta legal también nos recomienda buscar asesoramiento. En cualquier caso, se superen o no los 50.000 euros, la ciudadanía seguirá haciendo la declaración de la renta en el país donde reside fiscalmente.

 

En busca de protección europea

El debate sobre la protección de nuestros ahorros es complejo, y la clave de esta cuestión recae en quien tiene el poder. En este sentido, crece la preocupación de la ciudadanía española frente al anteproyecto que aprobó el Consejo de Ministros el pasado 22 de junio y que reforma la Ley 36/2015 del 28 de septiembre de Seguridad Nacional.

“El objetivo inicial, tal y como se tenía que hacer desde el año 2016, era especificar qué recursos puede utilizar el gobierno español ante una situación de interés para la seguridad nacional. Es decir, qué intervención específica puede llevar a cabo el Estado en caso de crisis, entendida como una situación que compromete la seguridad del país”. Una intervención que, como remarca Ansó, todavía no se puede concretar en firme: “Para poder saber si finalmente se podrá embargar una cuenta europea o no, habrá que esperar a tener el texto definitivo, aunque, observando los antecedentes, el redactado definitivo podría ser tan ambiguo que no nos permita conocer su alcance real”.

Sin embargo, en declaraciones a 11Onze, el abogado Arcadi Sala-Planell sí que se atreve a predecir que “esta ley no sería de aplicación si el cliente tiene el dinero en un banco extranjero, porque España no tiene competencias fuera de su territorio, y esta es una ley estatal. Por lo tanto, para intervenir el banco central [de otro país] debería ser una ley europea”. “Sería escandaloso”, remacha.

El control de nuestros ahorros

Teniendo en cuenta el anteproyecto, está claro que tener el dinero fuera de España puede asegurarnos más protección para nuestros ahorros. ¿Pero por qué nos protege más? ¿Qué diferencia a España de otros países europeos? Ansó señala que “si tenemos en cuenta el funcionamiento del resto de países de la Unión Europea en relación con cuestiones de seguridad nacional, es cierto que gran parte de estos países reclaman un riguroso control Parlamentario y, en cambio, en el caso de España será únicamente el Consejo de Seguridad nacional quien decida”.

Por cierto, un Consejo de Seguridad formado por el presidente del Gobierno, el vicepresidente, algunos ministros y otras autoridades, como el jefe de Estado Mayor de la Defensa, el secretario de Estado de Seguridad, el director del Centro Nacional de Inteligencia, el director del Gabinete de la Presidencia del Gobierno y el secretario de Estado de Exteriores, según el anteproyecto de Ley al que tuvo acceso El País.

 

Amparados por la legislación europea

El sistema de protección del dinero en las fintech se rige por la Directiva de 2015/2366, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de noviembre de 2015, sobre servicios de pago en el mercado interior. Esta normativa, desgrana Ansó, “obliga a que los fondos de los clientes estén separados de la empresa de dinero electrónico y se depositen en una cuenta separada de una entidad de crédito”.

Ahora bien, tal y como señala la experta legal, “este dinero también se podría utilizar para invertir en activos seguros, líquidos y de bajo riesgo”. “Así mismo, también hay que tener en cuenta que la empresa de dinero electrónico tiene la obligación de contratar un seguro, u otra garantía que se pueda comparar, para cubrir el importe equivalente a los fondos, por si la empresa de dinero electrónico quebrara”, añade.

Esta directiva europea, de hecho, está en sintonía con la legislación que deben cumplir las entidades de crédito para asegurar hasta 100.000 euros por depósito, que busca garantías legales para los clientes en relación con sus ahorros.

 

¿Quieres una cuenta de 11Onze? Pide tanda en Haz Cola. Con el código que te daremos, podrás abrir una cuenta el 1 de octubre.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

11Onze

¿Sabes lo qué es El Canut?

3min lectura

¿Qué era un “canut”? ¿Por qué brindamos diciendo “Salut i

Finanzas

¿Peligran nuestros bienes y libertades?

4min lectura

El anteproyecto para la reforma de ley de seguridad nacional

Finanzas

Los bancos no quieren nuestros depósitos

4min lectura

Ahora mismo tener dinero en la cuenta corriente se ha



La super app de 11Onze permitirá a los usuarios abrir cuentas en otros países europeos, una operación rápida y funcional que aporta múltiples beneficios. ¿Por qué es importante escoger en qué país tenemos el dinero?

 

Hace años que Europa ha buscado construir un mercado común, también en lo que se refiere a los pagos en euros. Lo ha conseguido, finalmente, gracias a la SEPA, el área única de pagos en euros, y el IBAN, el número de cuenta internacional. Estos dos sistemas hacen posible que la ciudadanía pueda hacer pagos, transferencias y domiciliaciones desde cualquier país de la Unión Europea (UE), sin que importe el país de origen de tu cuenta corriente. Es por ello que en 11Onze queremos que nuestra comunidad pueda escoger dónde abre sus cuentas.

Otro motivo por el cual creemos que es importante que nuestros usuarios puedan elegir el IBAN tiene que ver, sin duda, con la seguridad de los ahorros. En concreto, en el Estado español, el Fondo de Garantía de Depósitos de Entidades de Crédito protege hasta 100.000 euros por cliente. Pero hay que ir más allá para comprobar si, en caso de necesidad, realmente todos los clientes podríamos recuperar ese dinero.

Cómo se calcula la solvencia de un país a la hora de proteger los depósitos de los clientes es difícil de explicar. Por eso, lo simplificaremos a partir de una idea clave: quién asegura nuestro dinero es el banco central del país donde tengamos el IBAN. Así, por ejemplo, si nuestro dinero se encuentra en el Estado español, el Banco de España tendría que tener suficientes reservas, en caso de urgencia, para cubrir todas las cuentas corrientes del país. 

En este sentido, el Banco Central Europeo recoge los datos sobre los países que poseen los bancos centrales más solventes, es decir, los que ofrecen más protección en caso de quiebra de uno o más bancos. Si la entidad bancaria donde tengo depositados los ahorros quiebra, quien debe responder de ello es el banco central de ese país, pero, ciertamente, muchos no tienen suficiente solvencia para afrontar una situación así. Por este motivo, la ley obliga a las entidades a tener seguros complementarios.

El índice que usa el Banco Central Europeo para construir esta clasificación, que se asemeja al llamado coeficiente de caja, es una fórmula que pone en relación las reservas líquidas con los depósitos y se expresa en un porcentaje. Si observamos los datos de la gráfica de abajo, que muestra la ratio de equidad comuna de las instituciones de crédito, España se encuentra muy por debajo del ranking que encabezan países como la República Checa, Luxemburgo o Bulgaria, entre otros.

Buscar mejoras en los servicios financieros

Además de la existencia de países mucho más solventes que España para abrir una cuenta corriente, hay que tener presente que, a pesar de que el Estado español es uno de los países que aprobó las normas PSD —en 2007; luego firmó las normas de la SEPA en 2012; y, en 2014, los acuerdos que dieron inicio al uso del IBAN—, en la práctica, aparte de incumplir los acuerdos que firma, sus entidades bancarias tampoco han mejorado los servicios financieros que ofrecen a los clientes. Por todo ello, buscar alternativas es una buena solución.

Además, la realidad es que, desde 2014, empresas e instituciones españolas han practicado lo que se conoce como la discriminación del IBAN y que consiste en no aceptar pagos o domiciliaciones a cuentas que no incluyan dentro de su numeración las letras ES, es decir, que no se correspondan con un banco español. De este modo, contravienen la normativa europea. Esta práctica no es legal y beneficia sobre todo a la banca tradicional española.

 

¿Cómo denunciar la discriminación del IBAN?

Poco después de que se detectara esta práctica discriminatoria —especialmente extendida en España, pero también en Francia—, se presentaron las primeras denuncias por parte de clientes. Pero, sobre todo, quién encabezó esta lucha judicial fue la nueva banca emergente en Europa, liderada por neobancos y fintechs que han aparecido como alternativa a la banca tradicional. Empresas como Revolut, N26, Finextra, Monito o Wise son ejemplos de ello. 

Algunos de estos nuevos bancos, con sede en varios países de Europa y, por lo tanto, con un IBAN extranjero, ponen al alcance de los clientes las herramientas para denunciarlo, en primera instancia a la entidad causante y, si no rectifica, al Banco de España. En último término, se puede escalar a instancias europeas. La mayoría de estos juicios acaban dando la razón a las personas afectadas. La Comisión Europea es muy consciente de ello, como demuestran sus pronunciamientos e informes y, por eso, tiene un estudio de medidas punitivas sobre la mesa. Incluso algunos diputados han denunciado y presentado preguntas formales en el Parlamento Europeo

Clientes, nuevos bancos e instituciones europeas velan por la resolución de esta discriminación y vuelven a poner el foco en las múltiples ventajas que supone la libre elección del IBAN, especialmente para los clientes. Con todo, se trabaja para que en un futuro próximo la discriminación del IBAN acabe siendo historia.

 

¿Quieres una cuenta de 11Onze? Pide tanda en Haz Cola. Con el código que te daremos, podrás abrir una cuenta el 1 de octubre.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Discriminación del IBAN

1min lectura

Este video repasa qué es el IBAN, International Bank Account Number, y explica

11Onze

Aprende con 11Onze

2min lectura

Uno de los objetivos de 11Onze es poner al alcance de todo el mundo conocimientos

Finanzas

¿Es seguro pagar en línea?

6min lectura

Está claro que las compras en línea están cada vez más



Con una comunidad fuerte, una estructura compartida y una tecnología líder, operar en todo el mundo con una sola cuenta puede ser una realidad. El jefe de productos de 11Onze, Jordi Sánchez, nos explica en que nos hemos inspirado para cambiar el mundo de la banca.

 

¿Te imaginas que con un solo gesto pudiéramos hacer transacciones, solicitar préstamos o mover nuestros ahorros por todo el planeta? Los expertos de la nueva banca digital hace meses que se hacen la misma pregunta, una y otra vez, y han encontrado respuesta alrededor de un concepto que ha hecho fortuna: el universal bank account (cuenta bancaria universal). Aseguran que, si cada persona tuviera una única cuenta universal, el sector de la banca sería más eficiente, y haría la vida más fácil a los clientes

“Hay muchas cosas en 11Onze que ya se asemejan a este ideal de cuenta bancaria universal”, nos revela Sánchez. Actualmente, España es un ejemplo paradigmático de cómo el sector de la banca tiende a la concentración, a que unos pocos controlen todo el mercado y, por lo tanto, ofrezcan productos al precio que quieran. En cambio, bajo la inspiración de esta universal bank account, las nuevas entidades bancarias, mediante la tecnología blockchain, pueden compartir información, servicios y estructura. 

La comunidad de 11Onze se inspira en esta utopía, y ha hecho de ella una filosofía de trabajo. “Por un lado, desde el punto de vista del sector, reduce costes y hace más competitivo el mercado. Por otro lado, desde el punto de vista del cliente, permite que todo el mundo pueda tener una cuenta básica para operar de forma más libre”, resume nuestro jefe de producto. En definitiva, 11Onze está construyendo una experiencia bancaria única en el mundo.

Una única tarjeta para múltiples transacciones

Así, de entrada, si en la utopía de la cuenta bancaria universal, se asignaría un número virtual a cada cliente, un tipo de identificación con la que podríamos operar desde cualquier punta del planeta, en 11Onze también asignamos a cada persona un código que le permitirá, a través del Fem Cua, descargar nuestra aplicación de primer nivel, El Canut, y empezar a operar. Además, los clientes dispondrán de una sola tarjeta para gestionar transacciones distintas, un monedero digital que cumple a rajatabla la normativa PSD2 (Payment Services Directive).

A su vez, en 11Onze cuidaremos de toda nuestra comunidad mediante una central KYC (Know Your Costumer [Conoce a tu cliente]). Estos procesos aseguran que la entidad financiera cumple de forma estricta una serie de criterios para conocer, reconocer y monitorizar todas las cuentas corrientes que tiene a su cargo. En La Plaça ya os hemos explicado cómo la aplicación de 11Onze protegerá a todos los clientes gracias a la última tecnología en reconocimiento biométrico. 

“A pesar de que una operación bancaria, como puede ser una transferencia o solicitar un préstamo, sí que necesita una contraseña para validar la operación, un KYC uniforme ahorra la duplicidad de procesos cuando el cliente se registra o tiene que hacer trámites burocráticos, ya que todas las entidades financieras compartirán una base de datos y tendrán un procedimiento común”, amplía Sánchez.

 

El hub financiero: mucha oferta para una fintech

Por último, y más importante: todo este sistema de nueva generación que viene a revolucionar la banca tradicional permitirá, a través del código de acceso a 11Onze, que el cliente escoja dónde quiere abrir su cuenta bancaria universal. “En 11Onze concentramos mucha oferta de IBAN en una sola fintech. Esto quiere decir que podrás escoger, de entre varias entidades bancarias europeas, dónde abrir tus cuentas. Queremos ser un hub financiero y que el cliente pueda operar con diversidad y seguridad”, reafirma nuestro jefe de producto.

Como toda fintech líder, 11Onze ha creado una red compartida con otras financieras que mejora la eficiencia, comparte estrategias, tecnología y servicios, y reduce costes estructurales. Al mismo tiempo, hace posible que el cliente pueda prescindir de cuentas múltiples desligadas entre ellas, que entorpecen actuar con libertad en el mercado global. Ya somos la primera comunidad fintech de Cataluña. Preparaos, ahora, para ser la punta de lanza de todas las fintech del mundo. El mundo cambia. El dinero, también. Evoluciona con 11Onze.

 

¿Quieres una cuenta de 11Onze? Pide tanda en Haz Cola. Con el código que te daremos, podrás abrir una cuenta el 1 de octubre.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

11Onze

¿Sabes lo qué es El Canut?

3min lectura

¿Qué era un “canut”? ¿Por qué brindamos diciendo “Salut i

Economía

Préstamos entre particulares

3min lectura

Cuando necesitamos encontrar financiación, lo primero que

Economía

Lo que hay que saber sobre la nueva banca

4min lectura

¿Todavía te preguntas qué es una fintech?



¿Todavía te preguntas qué es una fintech? ¿Qué la distingue de la banca tradicional? ¿Qué gana el cliente? Recopilamos toda la información clave para entender cómo funciona la banca del futuro.

 

En los últimos meses, en 11Onze Magazine hemos publicado varios artículos acerca de las fintech y las nuevas tendencias bancarias. El universo alrededor de estos conceptos es complejo, pero La Plaça ha conseguido acercarnos a nociones de economía que ni siquiera sabíamos que existían. Recopilamos los conceptos clave sobre el mundo fintech para recordar sobre qué bases se construye la llamada banca del futuro.

  • Fintech

El concepto está compuesto por dos sustantivos clave: finanzas y tecnología. El resultado de esta unión se materializa en entidades financieras que, a través de aplicaciones móvil u operativa en línea, permiten gestionar las finanzas particulares con un solo clic. El abanico de productos que puede ofrecer la fintech es igual o superior al de los bancos tradicionales, desde cuentas corrientes, tarjetas o transferencias, hasta productos de inversión u operaciones de crédito. 

  • Tecnología al servicio de las personas

En general, la digitalización busca facilitar la experiencia del cliente y, usar la inteligencia artificial nos ayuda a predecir y organizar las finanzas personales. En el caso de 11Onze, a este factor se suma otro igual de importante: empoderar al usuario para ofrecerle el control de sus finanzas, aportándole todo el conocimiento necesario para que tome la decisión que más se adapte a sus necesidades. 

  • Flexibilidad y agilidad

Estos son dos de los requisitos indispensables para los clientes de banca. Y son también dos pilares básicos en la experiencia del cliente para las fintech. La tecnología facilita parte de este trabajo gracias a una metodología a partir de la cual, operar resulta de lo más sencillo.

  • La atención personalizada

Pero, ¿qué pasa si no domino las nuevas tecnologías? ¿O si necesito asesoramiento personalizado? En este punto no existe una respuesta uniforme del sector, y habrá que investigar qué ofrece cada entidad en cuanto a experiencia de usuario. En el caso de 11Onze, la fintech traspasa la pantalla para llegar al usuario de la forma más personalizada y próxima posible. Desde el chat hasta la atención telefónica, la atención al cliente será de tú a tú. En 11Onze marcaremos un precedente poco común en el sector fintech. 

  • Un mundo de posibilidades

Las fintech rompen con las fronteras territoriales para ofrecer una plataforma financiera de alcance prácticamente mundial. En el caso de Europa, aparecen varios sistemas generalizados, como el SEPA (la zona única de pagos en euros), que permite hacer transferencias, domiciliaciones y pagos con tarjeta en cualquier país miembro de forma rápida y sencilla. Actualmente, tener cuentas corrientes en otros países miembros no afecta a la ciudadanía en el momento de hacer sus gestiones diarias o contrataciones, puesto que las fintech permiten hacerlo de forma segura y con un solo clic.

  • Valores y compromiso social

Es una tendencia en casi todos los sectores económicos: crece el interés de los clientes por las empresas con valores. Contribuir al desarrollo social, tomar conciencia y actuar para frenar el impacto medioambiental, o aportar transparencia sobre el destino de los ingresos que genera la empresa son algunos de los puntos que valoran los usuarios. La nueva banca, aquella que evoluciona a partir del sistema bancario tradicional, tendrá que tener en cuenta este compromiso que exigen los usuarios si quiere ser l’alternativa y no limitarse a seguir los pasos de los bancos tradicionales.

 

¿Quieres una cuenta de 11Onze? Pide tanda en Haz Cola. Con el código que te daremos, podrás abrir una cuenta el 1 de octubre.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

Primer «round»

3min lectura

La revolución Fintech, espoleada por la crisis del 2008 y la pandemia global de la Covid-19

Fintech vs Banca Tradicional

1min lectura

En este vídeo explicamos qué son las Fintech y cómo se

Economía

Las fintech, el futuro de la banca es ahora

4min lectura

Cada vez son más las empresas que fusionan tecnología y



Cuando necesitamos encontrar financiación, lo primero que pensamos es en pedir dinero al banco. Pero hay otras formas de conseguir un préstamo. Muchas veces por desconocimiento no usamos una de las herramientas más cercanas: el préstamo entre particulares.

 

Si el interés que te quiere cobrar el banco por un préstamo te parece excesivo, y ya has descartado las financieras, porque, a pesar de ser más rápidas, son aún más caras, hay otra opción: los préstamos entre particulares.

Esta fórmula de financiación comunitaria puede ser una buena manera de que ambas personas, tanto la prestadora como la prestataria, ganen algo. Por una parte, la prestadora obtiene una rentabilidad por su dinero; y, por la otra, la prestataria consigue un tipo de interés inferior al de mercado.

El contrato por escrito, clave para evitar malentendidos

La mejor forma de evitar malentendidos es dejar constancia del acuerdo por escrito. En este contrato privado entre quien presta dinero y quien lo recibe es importantísimo que consten:

  • La fecha y lugar de la firma del contrato. 
  • Los datos personales de las partes implicadas (prestadora y prestataria).
  • El importe que se deja.
  • El plazo de devolución. 
  • Los intereses del crédito.
  • La liquidación de las cuotas (mensuales, trimestrales, anuales, al vencimiento…).

Una vez firmado el contrato entre la prestadora y la prestataria, es necesario que el acuerdo quede registrado y, por eso, la prestataria deberá pagar el Impuesto sobre las Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados (ITP), en la oficina liquidadora de la Agencia Tributaria de Catalunya, mediante la presentación del formulario 600 en el plazo máximo de un mes. Si el crédito es entre un padre y un hijo o entre dos amigos, no se deberán pagar impuestos, porque los préstamos entre particulares son operaciones sujetas al impuesto, pero exentas de tributación.

A pesar de que la prestadora no se debe hacer cargo de pagar dicho impuesto, la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas sí recoge que, cuando se ha acordado un préstamo entre particulares, se puede obligar al prestador a declarar los intereses. El interés legal es del 3%. Ahora bien, cabe la posibilidad que, si ambas partes lo acuerdan, no se aplique este tipo de interés y, por tanto, la prestadora no deba tributar por ello. Al final, todo queda en la comunidad.

 

¿Quieres una cuenta de 11Onze? Pide tanda en Haz Cola. Con el código que te daremos, podrás abrir una cuenta el 1 de octubre.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Los préstamos privados

1min lectura

El propósito de este clip es dar a conocer una de las posibilidades de obtener financiación

Economía

La hipoteca inversa

4min lectura

Los propietarios de una vivienda, cuando llegan a la edad de la jubilación, pueden

11Onze

Aprende con 11Onze

2min lectura

Uno de los objetivos de 11Onze es poner al alcance de todo el mundo conocimientos



El pasado agosto, en Cataluña, se han suprimido 556 kilómetros de peajes después de 52 años de funcionamiento, y la pregunta, ahora, es obligada: ¿Cómo pagar su mantenimiento? Os explicamos cuánto han recaudado las carreteras catalanas y cómo conservan su red viaria otros países europeos.

 

A partir de ahora, el Estado español tendrá que conservar sin ayuda gran parte de la red viaria catalana, que tiene un coste de 60.000 euros por kilómetro, unos 33 millones anuales. Cómo hacerlo no tiene una respuesta fácil. A pesar de que los peajes en Cataluña han sido un negocio extraordinario, que ha generado 537 millones el año, ha beneficiado concesionarias y accionistas por encima de lo que han invertido. Por otro lado,  ha financiado 132 municipios a través del Impuesto sobre Bienes inmuebles (IBI). A pesar de ello, España está a la cola de los países europeos, tanto en inversión como en recaudación. 

De hecho, el Estado español no tiene un modelo claro para conservar sus carreteras, la mayoría de las cuales son gratuitas para los usuarios, lo que ha provocado un agujero de 8.000 millones de euros en las arcas públicas. Para revertir este déficit, el gobierno español ha propuesto peajes en las autovías y un sistema de pago por uso para las vías de alta capacidad, dentro del plan de recuperación postcovid con fondos europeos. 

 

Portugal, el espejo en el que reflejarse

Con esta propuesta, el Estado se inspira en el modelo de Portugal, que tiene un sistema de cobro adicional que incluye autovías. En el país luso, como también pasa en Polonia, los vehículos deben estar registrados y se les cargan importes mediante unos arcos con cámaras que han instalado en las carreteras.

Otro modelo de pago es el que tienen un gran número de países centroeuropeos, como Austria, Suiza, Chequia, Eslovaquia, Eslovenia o Hungría, con el llamado sistema de viñeta, en el que el conductor paga un precio cerrado por circular por las carreteras. En el caso austríaco, por ejemplo, son 80 euros anuales. Cataluña quería implantar este modelo, pero finalmente ha aceptado compartir sistema con toda la red viaria española.

A su vez, Francia conserva un modelo mixto parecido al que tiene actualmente el Estado español y, de forma completamente opuesta, Italia tiene casi todas las carreteras gestionadas por empresas privadas de peaje. Por el contrario, en Alemania, Bélgica, Países Bajos o Dinamarca, toda la red viaria es libre y financiada con los presupuestos estatales, con pequeñas excepciones, como por ejemplo los vehículos pesados, que sí deben pagar por circular.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

¿Dónde vivir si me voy de Barcelona?

3min lectura

Barcelona encabeza el listado de las poblaciones catalanas

Economía

Economía azul

4min lectura

El 70% de la superficie del planeta está cubierta por agua, y el volumen de negocio que

Economía

Ecología y economía, objetivo sostenible

4min lectura

Cada vez se va estableciendo un consenso más general en



La hegemonía del dólar como moneda de referencia en el comercio global y como instrumento de liquidez monetaria ha aforado poder y privilegios en EE.UU. durante décadas, pero los últimos años se ha evidenciado un proceso por el que un número creciente de países están desvinculando sus economías de esta dependencia con el dólar. Analizamos los motivos que hay detrás de la desdolarización.

 

El pasado 15 de agosto se cumplieron 50 años desde que el presidente Richard Nixon reunió a su equipo a Camp David para anunciar que suspendía la convertibilidad del dólar con el oro. El principio del fin de los Acuerdos de Bretton Woods, hecho efectivo el año siguiente cuando Nixon la formalizó como una decisión permanente.

El dólar pasó de ser una moneda que basaba su valor en la existencia de una contrapartida en oro, a ser una moneda fiduciaria, dinero fiado, con un valor que deriva de la relación entre la oferta y la demanda y la estabilidad del gobierno emisor. Un valor que, a diferencia de la moneda garantizada, está basado en la fe de la gente en la moneda, y que corre el riesgo de perder este valor debido a la inflación, o incluso convertirse en inoperante en caso de hiperinflación.

Un nuevo marco monetario que sustituyó el valor intrínseco otorgado por la demanda de oro, principalmente del sector de la joyería, con la creación del sistema de petrodólar, ergo estableciendo el dólar como, de facto, moneda de transacción del petróleo, y forzando a cualquier país que quisiera comprar petróleo, a convertir su moneda en dólares. Un sistema que crea excedentes de dólares que deben ser reciclados, en gran parte, invirtiendo en la compra de bonos y letras del tesoro del gobierno estadounidense, y consecuentemente, creando una demanda de deuda del país emisor casi ilimitada, que permite a los Estados Unidos imprimir gran cantidad de dinero sin consecuencias. Lo que viene a ser una tarjeta black gubernamental.

Abusando de una posición de privilegio

Esta demanda del dólar otorga a los Estados Unidos la capacidad de asumir una deuda perpetua gracias a que los déficits de cuenta corriente no son un problema, debido a la facilidad para refinanciar con la seguridad de que los inversores seguirán comprando unos activos que se consideran seguros.

Sin embargo, el control que EE.UU. tiene del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM), dos organismos nacidos del Acuerdo de Bretton Woods, así como de SWIFT (Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication), sumado a la hegemonía del petrodólar, les confieren un poder de negociación, intimidación y castigo que es a menudo utilizado por intereses económicos propios y a expensas de los intereses de otros países.

La extensa aplicación de sanciones económicas por parte de administraciones americanas, especialmente bajo el mandato de Trump, no son solo contra países considerados enemigos de los intereses de EE.UU., sino también en países aliados que se niegan a obedecer las órdenes provenientes de Washington. Esto está provocando que muchos estados no solo cuestionen esta hegemonía, sino que tomen medidas para crear un sistema financiero multilateral para blindar sus economías.

 

Rusia y China se desmarcan del dólar

Durante la pasada década, Rusia y China han iniciado programas y firmado acuerdos de desdolarización para proteger y blindar sus economías ante las sanciones del gobierno de los EE.UU. y el Fondo Monetario Internacional (FMI). En el año 2020 menos de la mitad de las transacciones comerciales bilaterales entre estos dos países se hicieron con dólares, y este año Rusia ha anunciado que todos sus Fondos Nacionales de Inversión dejarán el dólar, por denominaciones en euro u oro.

No es de extrañar que otros países como Venezuela, Turquía, Pakistán o Irán también estén en proceso de desdolarización, pero quizás no era tan previsible que la Unión Europea firmara acuerdos comerciales similares y promoviera, como estos países, su propia moneda digital para diversificar sus opciones y disminuir el riesgo ante un posible cambio de paradigma.

El dólar no está en peligro de perder su estatus como divisa mundial, pero su supremacía como divisa comercial, y como herramienta de negociación, puede ser seriamente erosionada si Estados Unidos sigue abusando de su posición de poder.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Desdolarización de la economía

1min lectura

Una breve explicación sobre la desdolarización de la economía

Economía

El euro digital, ¿El final del dinero físico?

4min lectura

El dinero digital ha llegado para quedarse aunque para muchos

Invertir

Las criptomonedas en 5 ideas clave

6min lectura

Las monedas digitales son cada vez más habituales, pero



El Gobierno ha aprobado con fecha 24 de agosto de 2021 una primera reforma de las pensiones que traerá algunos cambios en la jubilación para todos los trabajadores.

 

La sostenibilidad de las pensiones de jubilación es un tema recurrente, del cual se habla mucho, y el Gobierno del Estado y los agentes sociales hacía mucho tiempo que trabajaban en una reforma, que a partir de ahora ha aprobado un primer paquete de medidas.

En este primer bloque los objetivos son garantizar la revalorización de las pensiones y el poder adquisitivo de los pensionistas, así como alargar la edad de jubilación, incentivando al trabajador que alargue su vida laboral y penalizando las jubilaciones anticipadas. Revisamos las principales medidas que se han aprobado.

 

¿Cuáles son las principales medidas aplicadas?

  • Para garantizar su revalorización y el poder adquisitivo de los pensionistas, las pensiones quedan ligadas al IPC (Indice de precios al consumo) registrado en el año anterior. Así, se incrementarán automáticamente a partir del día 1 de enero de acuerdo con la inflación.
  • Se penalizan las jubilaciones anticipadas, aumentando los coeficientes reductores que las calculan. Este coeficiente de reducción se incrementa, por ejemplo, del 16% al 21% para trabajadores con menos de 38 años y 6 meses cotizados que quisieran anticipar su jubilación dos años.
  • Se eliminan las cláusulas de jubilación forzada, que obligan a los trabajadores a jubilarse cuando llegan a la edad legal prevista y que solo podrá mantenerse en los convenios ya firmados y en actividades donde las mujeres representen menos del 20% de los trabajadores.
  • Incentivos a los trabajadores que alarguen la jubilación más allá de la edad legal prevista, consistente en una subida de la pensión del 4% por cada año que se continúe trabajando, un pago único equivalente o bien una combinación de las dos opciones.
  • Mejora del sistema de financiación para garantizar la sostenibilidad, estableciendo una transferencia anual de los Presupuestos Generales del Estado a la Seguridad Social.

Un segundo paquete de reformas pendiente

Así pues, se tiene como objetivo a corto plazo la adecuación de la edad de jubilación en la edad real, alargando la vida laboral de los trabajadores y, por lo tanto, sus años de cotización y contribución al sistema. Paralelamente, el Gobierno del Estado está trabajando en una reforma laboral que dé mayor estabilidad, donde propondría una reducción de los contratos temporales, perseguiría la subcontratación o recuperaría los convenios sectoriales, entre otros puntos para aplicar.

En este mismo sentido, de momento han quedado fuera algunas otras medidas previstas en el Anteproyecto de Ley, como por ejemplo el atraso de la edad de jubilación hasta los 67 años, el aumento de los años de cálculo que forman la base reguladora de la pensión o la reforma de las pensiones máximas. Medidas, pero, que se prevé que el Gobierno mirará de aprobar en un futuro y que supondrán nuevos cambios en la jubilación de los trabajadores.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Management

Encontrando trabajo más allá de los cincuenta

3min lectura

Según el Idescat, este mes de junio de 2021 había 445.862

Cultura

Estudios vs. oferta laboral

5min lectura

Formación y oferta laboral parece que anden

Ahorros

Un hábito responsable para tus hijos

4min lectura

Un informe de PISA avala que nuestro país está en la décima



Denuncian las malas prácticas de las grandes distribuidoras del sector alimentario, que ajustan los precios de la materia prima hasta el punto que, a los mismos productores, ya no les sale a cuenta producir.

 

El clamor de Unió de Pagesos está claro: precios justos para los productores. Una problemática que en los últimos meses ha afectado especialmente al negocio vacuno de leche, pero que se extiende a otros muchos sectores de la agricultura y la ganadería. En la raíz del problema sitúan las malas prácticas de las grandes distribuidoras, y a partir de aquí surgen nuevas problemáticas que describen la crítica situación de este sector en nuestro país.

La agricultura aporta 2.307 millones de euros al PIB de Cataluña (2020), siendo el sector económico con menos impacto al PIB, y muy lejos de los 153.039 millones que genera el sector de los servicios. Aun así, no deja de ser un sector estratégico para el conjunto de la sociedad, y solo por el hecho de ofrecer la materia prima de los principales alimentos, se convierte en uno de los principales que hay que mantener y desarrollar. La cuestión, pero, es qué precio estamos dispuestos a pagar para mantenerlo, o mejor dicho, cuál sería el precio justo que habría que pagar.

 

El sector primario decae en los últimos años

El sector de la alimentación ha visto, en los últimos años, un cambio irreversible en el modelo de negocio: las cadenas multinacionales llenan de grandes superficies los pueblos y ciudades de Cataluña, con unos precios tan bajos que dejan fuera del mercado a centenares de pequeños y medianos negocios. Una situación que ha afectado de forma directa y significativa al estado de salud del sector agricultor, que tal y como denuncian sindicatos, patronales y ayuntamientos, vive una situación crítica histórica. El año 2020, Cataluña registraba un total de 454 explotaciones de vacuno de leche. Para hacernos una idea, en 2010 estas cifras se situaban en 813 explotaciones y, todavía más atrás, en el 1991 se encontraban 4.329.

Actualmente, la media que se paga es de 33,28 céntimos de euro el litro. Esta es la cantidad que llega al productor, una cifra alejada del umbral de rentabilidad que se sitúa a unos 37,31 céntimos de euro el litro, y en algunos casos incluso más. No se cubren, por lo tanto, los gastos mínimos de producción, y esto sitúa a los productores en una situación económica crítica que explicaría la disminución de explotaciones.

 

En riesgo la soberanía alimentaria de Cataluña

Se entiende como soberanía alimentaria el derecho de los pueblos y países a crear políticas que les permitan producir alimentos según sus características y necesidades. Incluye, por lo tanto, no solo el derecho a la alimentación, sino el derecho a producir alimentos y que esta producción sirva para mantener el conjunto de la comunidad. Así lo recoge la Declaración política del Foro de ONG/OSCO para la Soberanía Alimentaria.

Cataluña podría ver afectada su soberanía alimentaria en caso de que no mejore la situación económica de los ganaderos. Si no pueden competir con los precios de las distribuidoras, y tal como alerta la Unió de Pagesos, no pueden ganarse la vida, muchos de ellos finalizarán su actividad, que en los últimos años ha disminuido de forma progresiva pero sustancial. La afectación a la sociedad se acabaría palpando en casi todos los ámbitos.

 

Una problemática donde cada acción cuenta

Una pérdida de actividad en el sector primario conduciría a una demanda de importaciones mucho más elevada, cosa que podría afectar tanto a la calidad como al precio de los productos básicos. Por otro lado, una falta de producción conduciría a los consumidores a renunciar a los productos de kilómetro cero y de proximidad, que al disminuir la oferta podrían, también, ver encarecidos sus precios.

Para que la situación se pueda llegar a controlar, y antes de llegar a un punto de difícil retorno, la principal problemática que hay que abordar pasa por pagar un precio justo a los productores. Así pues, el apoyo de la administración será clave en este proceso, y la gestión de las distribuidoras será clave para determinar el futuro del sector primario. Más allá, el consumidor final también tiene en sus manos el poder de contribuir al cambio, en su caso escogiendo. El reto será que, conscientes de la situación, esta elección se haga de acuerdo con criterios sostenibles y que avalen un precio justo para toda la cadena de producción.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Economía y biodiversidad

7min lectura

Un estudio demuestra que los beneficios de la biodiversidad

Sostenibilidad

Gestión del territorio y los incendios forestales

5min lectura

Siempre que hay incendios forestales empieza el debate

Comunidad

Las compras de proximidad

3min lectura

Pequeños comercios abren tiendas virtuales de productos