Qué es la deflación y como afecta la economía

Al contrario de la inflación, la deflación es un fenómeno económico caracterizado por una caída generalizada y sostenida de los precios de bienes y servicios. Aunque de entrada puede parecer una buena noticia para los consumidores porque aumenta su poder adquisitivo, puede tener consecuencias negativas para la economía.

 

La inflación es un concepto económico vinculado a la evolución del Índice de Precios de Consumo (IPC) que prácticamente todo el mundo sabe qué significa, ¿pero qué sabemos de la deflación? Contrariamente a la inflación, la deflación o inflación negativa es un descenso generalizado y sostenido —como mínimo dos semestres— de los precios de bienes y servicios.

Una deflación suele estar asociada a crisis y recesiones económicas. Se produce cuando la oferta de bienes y servicios en una economía es superior a la demanda, provocando que las empresas se vean obligadas a reducir precios para poder vender la producción y evitar acumular grandes cantidades de stocks.

De buen principio, una bajada generalizada de precios nos puede parecer una cosa positiva, puesto que se producirá un ajuste de precios que favorecerá a los consumidores. Es decir, si se mantienen los sueldos, aumenta el poder adquisitivo de las personas. Pero también puede generar un círculo vicioso de bajada de precios, provocando una reducción del gasto y haciendo que el consumo y la inversión se estanquen, lo cual supondría un menor crecimiento económico y un aumento del paro.

Efectos negativos de una deflación en la economía

Una deflación puede desincentivar el consumo: si pensamos que el precio de un producto continuará bajando, pospondremos nuestra decisión de compra esperando un mejor precio. Por lo tanto, si esta creencia se mantiene en el tiempo y todos los consumidores posponen sus decisiones de compra, las empresas se verán forzadas a seguir bajando los precios de sus productos por la carencia de ventas. Este efecto es el que se conoce como espiral deflacionista.

Esto comportará menos beneficios por las empresas, que tendrán que reducir costes, por lo cual tenderán a rebajar los salarios de sus empleados o, despedir trabajadores, provocando un aumento de la desocupación. Así pues, una deflación puede crear o empeorar una recesión, desencadenando crisis económicas de larga duración.

Por otro lado, los precios de los activos, como las acciones y los inmuebles, también pueden caer durante periodos de deflación, afectando negativamente el patrimonio neto de los individuos y las empresas. Este efecto puede provocar que sea más difícil hacer frente a las deudas, al aumentar la carga real de estas, lo cual podría llevar a familias y empresas a no poder hacer frente a sus obligaciones.

Es por eso que los bancos centrales se marcan como objetivo la estabilidad de precios en su política monetaria y con el control de la oferta de dinero, buscando una inflación en torno al 2%. Medidas que ponen en práctica a fin de mitigar la posibilidad que se produzca una deflación y así evitar que se tenga que inyectar dinero en la economía para aumentar la oferta monetaria, reduciendo el valor del dinero, para que suban los precios.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Ni letras ni depósitos compensan la inflación

3min lectura

La poca rentabilidad que todavía ofrecen los depósitos...

Economía

La deuda pública, gran estímulo de la inflación

3min lectura

En las próximas tres décadas la deuda pública de Estados...

Economía

“Diverflación”: ¿el nuevo “carpe diem”?

3min lectura

El confinamiento a raíz de la pandemia sanitaria y dos...



Un estudio demuestra que los beneficios de la biodiversidad equivale al doble del PIB mundial. 

 

Ningún país ha conseguido los objetivos marcados en términos de diversidad fijados en el Convenio sobre la Diversidad Biológica, con fecha límite de 2020. Ahora, nos enfrentamos a un déficit de financiación de más de 700 mil millones de dólares hasta el año 2030, ha advertido el secretario general de la ONU. 

Por eso, 2021 debía de ser el año para la reconciliación entre la humanidad y la naturaleza. Hasta ahora hemos estado destruyendo nuestro planeta, hemos abusado de él como si tuviésemos uno de repuesto, nuestro consumo de recursos actuales requiere casi dos planetas, pero solo tenemos uno. Si comparamos la historia de la tierra con un año natural, hemos usado un tercio de esos recursos naturales en los últimos 0.2 segundos.  

Acciones como la contaminación del aire, la tierra y el agua han provocado un contraataque por parte de la naturaleza que se evidencia en temperaturas récord, el colapso de la diversidad, la propagación de los desiertos y en los numerosos y cada vez más peligrosos fenómenos extremos como incendios, inundaciones y huracanes.

Un planeta para la biodiversidad 

La biodiversidad o diversidad biológica es, según el Convenio Internacional sobre la
Diversidad Biológica
, el término por el que se hace referencia a la amplia variedad de seres vivos sobre la Tierra y lo que sucede con los patrones naturales que la conforman. Son el resultado de miles de millones de años de evolución según procesos naturales y también de la influencia creciente de las actividades del ser humano. La biodiversidad comprende igualmente la variedad de ecosistemas y las diferencias genéticas dentro de cada especie que permiten la combinación de múltiples formas de vida y cuyas mutuas interacciones con el resto del entorno fundamentan el sustento de la vida sobre el mundo.

La biodiversidad es una base esencial de nuestro bienestar económico. Si bien la actividad empresarial es actualmente una de las principales causas de las presiones sobre la biodiversidad, como el uso de la tierra, la sobreexplotación o la contaminación, las empresas de todos los sectores también pueden ser las principales promotoras de la conservación de la biodiversidad. Ahora es necesario que todas las partes interesadas colaboren para integrar el valor de la biodiversidad en nuestra toma de decisiones y desarrollar soluciones que armonicen la naturaleza y el crecimiento económico.

Biodiversidad en la empresa 

Muchas empresas no están dispuestas a que el crecimiento de la compañía sea a costa de las personas y del planeta. Por esta razón, se están cambiando la forma en que se hacen los negocios. Por ello, se han creado planes internos, para ayudar a crear un mundo en el que todos podamos vivir bien dentro de los límites naturales del planeta. Mediante el uso de recursos para abordar problemas como la salud y la higiene, la igualdad de género, el cambio climático y los desechos de envases plásticos, se están generando beneficios a largo plazo y a corto plazo para la sociedad. 

Hay compañías que empezaron en 2010 a tener conciencia sostenible y el impacto que han hecho todos estos cambios es muy significativo: se han disminuido costes y también riesgos, y por supuesto uno de los valores más importantes es generar la confianza con el consumidor. 

Danone, por ejemplo, actúa contra el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la escasez de agua. Así, está reduciendo su huella de carbono con la finalidad de lograr ser cero emisiones en 2050. Más allá de sus centros productivos, trabaja estos objetivos en áreas en las que comparte responsabilidad, especialmente en la agricultura; a la vez que impulsa la agricultura regenerativa, buscando la protección del suelo, el agua y la biodiversidad, promoviendo el bienestar animal y empoderando a una nueva generación de agricultores.

También tiene políticas y herramientas propias que tienen como objetivo el fomento de la biodiversidad:

  • Ejemplo de ello es su política forestal, en la que hace una declaración de intenciones para eliminar la deforestación de su cadena de suministro y contribuir a la reforestación.
  • O el fondo dedicado a impulsar sus ecosistemas locales, el Fondo Danone Ecosystem, que apoya a proyectos de la compañía que tengan, además, una finalidad social. Este es el caso de Renueva, un sistema de gestión y revalorización de residuos de Danone Aguas que, junto con otros colaboradores, trabajan para el reciclaje de los envases de consumo fuera del hogar, y cuentan con una planta en Barcelona Montcada i Reixac.

17 objetivos para transformar el mundo

Naciones Unidas ha creado 17 objetivos para transformar nuestro mundo. Los objetivos de desarrollo sostenible son el plan maestro para conseguir un futuro sostenible para todos. Se interrelacionan entre sí e incorporan los desafíos globales a los que nos enfrentamos día a día, como la pobreza, la desigualdad, el clima, la degradación ambiental, la prosperidad, la paz y la justicia. 

Para no dejar a nadie atrás, es importante que logremos cumplir con cada uno de estos objetivos para 2030:

  1. Fin de la pobreza,
  2.  Hambre cero, 
  3. Salud y bienestar,  
  4.  Educación de calidad, 
  5. Igualdad de género, 
  6. Agua limpia y saneamiento, 
  7. Energía asequible y no contaminante, 
  8. Trabajo decente y crecimiento económico, 
  9. Industria, innovación e infraestructuras, 
  10. Reducción de las desigualdades, 
  11. Ciudades y comunidades sostenibles, 
  12. Producción y consumo responsables, 
  13. Acción por el clima, 
  14. Vida submarina, 
  15. Vida de ecosistemas terrestres, 
  16. Paz, justicia e instituciones sólidas, 
  17. Alianzas para lograr los objetivos.

Y este es nuestro objetivo diario y el de las empresas. Probablemente, habrá muchas compañías que lo pondrán en práctica de forma anónima, en otras aparecerá en su página web los planes de desarrollo y todos estos cambios que han hecho y que están realizando. Algunos ejemplos son: Cepsa, Decathlon, Ferrovial, San Miguel Mahou, Iberdrola, Unilever, Danone, entre otras. 

La biodiversidad forma parte del progreso

Tenemos que conseguir desmitificar que la biodiversidad es sinónimo de agrandar los gastos, si no todo lo contrario, y que junto con la economía van cogidos de la mano. Gracias a estos gestos y a estos cambios, no solo vamos a conseguir disminuir los costes, sino que también tendremos una vida más sana, duradera y mejor para las próximas generaciones. 

Un documental para no perderse es “David Attenborough: Una vida en nuestro planeta”, en que el prestigioso naturalista reflexiona tanto sobre los momentos decisivos de su vida como sobre los cambios devastadores que ha presenciado. La película está disponible en la plataforma Netflix y aborda algunos de los retos de la vida en nuestro planeta. Constata todo el terreno que ha perdido la naturaleza global en menos de un siglo, atestigua el cambio que ha visto en la naturaleza en sus más de 50 años de trabajo y constata que el mundo es una maravilla única y espectacular. Además, Attenborough lanza un mensaje de esperanza a las generaciones futuras cuando revela las soluciones para salvar a nuestro planeta del desastre.

Podemos empezar por las famosas 7 R’s: Reciclar, Reutilizar, Reducir, Rediseñar, Reparar, Renovar y Recuperar. Entre todos, podemos conseguirlo, ¿Quieres formar parte de este cambio? 


¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica
aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

Inteligencia artificial

6min lectura

El gran aliado del desarrollo sostenible

Economía

Productos de proximidad

7min lectura

La opción preferente de los catalanes a raíz de la pandemia

Sostenibilidad

Innovate4Climate

4min lectura

Cita mundial contra el cambio climático



Durante mucho tiempo el sudeste asiático ha observado de reojo la expansión de los BRICS, pero en los últimos meses cada vez más países de la ASEAN están considerando la posibilidad de unirse al grupo en busca de nuevas oportunidades comerciales y como cobertura frente a los riesgos geopolíticos.

 

El acrónimo inglés BRICS, de Brasil, Rusia, India, China y Suráfrica, fue supuestamente acuñado por un economista de Goldman Sachs para referirse a las economías emergentes. Inicialmente como BRIC, con la “S” añadida más tarde cuando Suráfrica se unió formalmente al grupo el 2010.

De estos cinco miembros originales, la organización intergubernamental se ha ido ampliando hasta conformar diez miembros, añadiendo Egipto, Etiopía, Irán, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes al grupo que ahora se conoce como BRICS+. Los diferentes países miembros ejercen la presidencia de manera rotativa durante un año, siendo el país que preside el encargado de dirigir la cumbre anual.

La popularidad de esta fuerza multipolar que pretende redefinir el orden político y económico internacional, hasta ahora dominado por las organizaciones creadas por las potencias occidentales que a menudo han velado por sus propios intereses y han descuidado las necesidades de las economías en vías de desarrollo, se ha visto reflejada en los más de 40 países que han manifestado su interés para unirse a la agrupación.

Durante muchos años, los países del sudeste Asiático, una región vital del sur global, han sido los grandes ausentes de los BRICS. Una coyuntura que está a punto de cambiar después de observar de cerca como la asociación se ha convertido en el bloque de producto interior bruto (PIB) más grande del mundo, contribuyendo con un 31.5% al ​​PIB mundial.

Diversificación y nuevas oportunidades de comercio

Más allá del PIB, los BRICS+ representan el 45% de la población mundial, el 25% del comercio mundial y una gran oportunidad para las economías en vías de desarrollo que quieren diversificar sus alianzas económicas y políticas en un mundo cada vez más multipolar.

Malasia y Tailandia son las últimas naciones del sudeste asiático que han presentado una solicitud de adhesión al grupo ampliado de los BRICS, mientras otras naciones como Myanmar, Laos, Camboya, Vietnam e indonesia también han manifestado su interés en unirse a esta asociación de economías emergentes.

China es el mayor socio comercial de Malasia y Tailandia desde hace más de una década, por lo tanto, que estas naciones formen parte de los BRICS es una progresión natural de sus buenas relaciones con el gigante asiático. Según James Chin, profesor de Estudios Asiáticos de la Universidad de Tasmania, “tanto Tailandia como Malasia son vistas como potencias medianas. Es mejor que se unan a grupos como el de los BRICS para tener más voz en la escena internacional. Pero el beneficio más grande será el comercio.”

Por otro lado, el creciente antagonismo de Washington con el uso de sanciones económicas contra China, Rusia o cualquier otro país que desafíe su hegemonía económica y geopolítica, está provocando que la opinión pública se gire en contra de los Estados Unidos. Según la última encuesta sobre el Estado del Sudeste Asiático 2024 del Instituto Yusof Ishak (SSEA), la mayoría de los encuestados concluye que, si se vieran obligados a elegir, preferirían que el ASEAN se alineará con China antes de que con los Estados Unidos.

Esto supone una inversión de las tendencias de años anteriores, en los cuales se observó un mayor apoyo regional a la alineación con los Estados Unidos. Cuando menos, es un claro ejemplo que los BRICS no son solo un grupo puramente económico, como afirman algunas de las partes, sino que se han convertido en un actor importante del juego de ajedrez geopolítico global, donde China y Rusia cada vez tienen más influencia en detrimento de los poderes establecidos occidentales.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si e ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

El poder creciente de los BRICS

4min lectura

Los cinco estados emergentes que forman el grupo de los...

Economía

El futuro de la Nueva Ruta de la Seda

4min lectura

Una década después de que la República Popular...

Economía

La futura moneda de los BRICS

4min lectura

El grupo de los BRICS, que agrupa a las dos grandes...



La poca rentabilidad que todavía ofrecen los depósitos bancarios y los bajos intereses que se han pagado en la última subasta de letras del Tesoro no son suficientes para contrarrestar una inflación que en Cataluña se ha mantenido en el 3,6% durante el mes de junio. ¿Qué otras opciones existen para compensar la subida de precios y proteger nuestros ahorros?

 

Después de experimentar una tercera subida consecutiva de precios, la inflación en Cataluña se estanca en junio y se mantiene en el 3,6%, según los datos publicados el pasado viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de la misma variación interanual que se registró el mes de mayo y dos décimas por encima de la media del Estado.

En este contexto, el entusiasmo por comprar letras del Tesoro experimentado desde diciembre de 2023 por parte de los inversores minoristas que buscaban contrarrestar la inflación y rentabilizar sus ahorros por encima de la baja remuneración que ofrece la gran banca por los depósitos, no se está viendo compensado cómo se esperaba.

En la última subasta de letras del Tesoro, que tuvo lugar a principios de mes, el Tesoro Público ha pagado un tipo de interés medio del 3,4% por las Letras en un año y del 3,3% por la referencia a seis meses. Además, hay consenso entre los expertos es que la rentabilidad de las letras bajará todavía más en los próximos meses, según se vaya reduciendo el precio oficial del dinero.

Por otro lado, la banca española sigue sin ofrecer depósitos con unos intereses que compensen la subida de precios. Para encontrar los pocos bancos europeos con cuentas de depósitos que igualan o superan la inflación tenemos que mirar más allá del Estado español. Es el caso del banco Lituano, Mando Bank (3,66%), o BluOr Bank de Letonia (3,65%).

Grandes rendimientos manteniendo un bajo riesgo

Por norma general, las inversiones que ofrecen grandes rendimientos vienen acompañadas de un alto riesgo, mientras que las inversiones de bajo riesgo ofrecen rendimientos más estables, aunque potencialmente más bajos. Ahora bien, desde 11Onze hemos demostrado que no tiene por qué ser siempre así.

El ahorro con 11Onze siempre parte de una máxima: tienen que ser propuestas seguras. Por eso hemos apostado decididamente por el oro, por su histórico papel como reserva de valor. Este metal precioso no solo representa una vía útil y efectiva para diversificar nuestros ahorros e inversiones, sino que nos puede ayudar a obtener liquidez en caso de necesidad.

Desde Preciosos 11Onze te ofrecemos lingotes de oro en dos formatos: Oro Patrimonio y Oro Semilla. Teniendo en cuenta que el oro ha duplicado su valor en los últimos cinco años y que su precio subió un 15% durante el 2023, se ha consolidado como una opción excelente para hacer frente a la inflación.

Ganar dinero a costa de los bancos

La justicia social no tiene por qué estar reñida con generar beneficios por tus ahorros. Gracias a Financia Litigios puedes ayudar a otras personas que han sufrido abusos por parte de la banca o de la Administración, mientras consigues rendimientos de entre el 9% y el 11% por tu dinero.

Se trata de un producto que ha sido estructurado exclusivamente para los miembros de la comunidad 11Onze, ofreciendo dos maneras de participar: una opción que te devuelve el capital y posibles beneficios después de un año, u otra opción en que tu capital trabaja durante unos años y que te proporciona un retorno mensual en el jefe de seis meses.

Casi el 100% de los clientes de Finanza Litigios han reinvertido su dinero en el mismo producto. Teniendo en cuenta que el capital está asegurado al 100% y que ha tenido una tasa de éxito del 100% de los litigios desde su puesta en marcha hace poco más de un año, ¡no tienes excusa para tener tus ahorros parados!

Preciosos 11Onze te lo pone fácil para que puedas comprar oro al mejor precio y con total seguridad. Llámanos y habla sin ningún compromiso con uno de nuestros agentes para aclarar cualquier duda que puedas tener y protégete de la inflación con el valor refugio por excelencia: Oro físico!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Como los hogares españoles afrontan la inflación

4min lectura

La escalada de la inflación de los últimos dos años ha...

Economía

¿Por qué no rentabilizamos nuestros ahorros?

4min lectura

España es el segundo país de la Unión Europea...

Economía

¿Sale a cuenta invertir en Financia Litigios?

4min lectura

Se ha cumplido un año desde el lanzamiento de Financia...



A pesar del aumento de la presión fiscal, la Agencia Tributaria ha recaudado un 55% menos de lo que tenía previsto ingresar y un 34% menos que en el ejercicio anterior. ¿Qué explica el resultado final y la discrepancia entre las previsiones?

Aunque se han presentado un total de 24.013.000 millones de declaraciones, un 4,9% más que el año pasado, la Agencia Tributaria ha recaudado menos de la mitad de lo que tenía previsto al inicio de la Campaña de la Renta del 2023.

Según el análisis de los datos oficiales hecho por elEconomista de los datos oficiales, un total de 16,2 millones de declaraciones han dado un resultado a devolver de 13.576 millones de euros, frente a los 11.650 millones que se había previsto. Por lo tanto, teniendo en cuenta la menor recaudación y el incremento de la cantidad a devolver, la recaudación limpia será de 3.216 millones de euros, un 55% menos de los 7.258 millones que se preveían ingresar este año y un 34% inferior en los 4.900 millones ingresados en la Renta de 2022.

Se trata de unos datos que pueden parecer contradictorios cuando tenemos en cuenta el incremento de la presión fiscal y que la economía española creció un 2,5% durante el 2023, cinco veces por encima de la media de la eurozona. Concretamente, la demanda nacional equivalió a 1,7 puntos del crecimiento el 2023, mientras que la externa correspondió al 0,8% restante. Entonces, ¿cómo se explica esta bajada de ingresos frente al crecimiento del PIB y la subida de impuestos?

 

¿Se han manipulado los datos?

Marc Vidal, divulgador tecnológico y analista económico, ha examinado los resultados y apunta que las previsiones del gobierno no son fiables, puesto que se basan en datos que no reflejan la realidad: “La tendencia a manipular los datos para que parezcan más favorables genera distorsiones graves, y este es un ejemplo claro.”

Por otro lado, Vidal no descarta que el aumento de impuestos esté asfixiando los ciudadanos. “Es posible que la presión fiscal más elevada y el incremento de tributos estén reduciendo la capacidad de los españoles para generar riqueza o invertir, cosa que a la vez disminuye la recaudación final.” Un hecho confirmado por el último informe presentado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE), según el cual, el esfuerzo fiscal en España es casi 18% superior a la media de la Unión Europea. Esto sitúa en el Estado español entre las economías de la OCDE con una fiscalidad más elevada, en la posición 31 de los 38 países analizados.

Esta situación puede acabar incidiendo negativamente en la actividad económica, de forma que los ingresos y devoluciones fiscales no se gastan en bienes, servicios o inversión, sino para sobrevivir. Cómo avisa el analista: “Un gobierno que no sabe reducir el tamaño de la administración y que cree que todo se soluciona subiendo impuestos, solo amplificará esta desconexión entre aquello que se quiere recibir y aquello que realmente se puede dar.”

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado esta noticia, te recomendamos:

Economía

Injusticias de la Hacienda española

3min lectura

El 90% del dinero que recauda el estado procede del IRPF,...

Economía

¿Cuánto dinero puedo tener en el extranjero?

3min lectura

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha tumbado...

Economía

Los catalanes pagamos más impuestos que nunca

3min lectura

Sí, el Estado español logró una recaudación récord...



Hemos escuchado muchas veces que los sueldos de los directivos se encuentran por encima de lo que sería razonable y justo. Que, de hecho, las diferencias entre el que cobra más en una empresa y el que cobra menos no pueden ser infinitas. Y de hecho deberían ser muy finitas y acotadas. No es razonable pensar que en una empresa tenga que haber alguien que tenga una responsabilidad infinitamente más alta que la del resto de los trabajadores. Pero si miramos la realidad veremos que aceptamos que sea al contrario. ¿Y eso es bueno?

 

Si miramos las empresas que han quebrado, sobre todo por las acciones irresponsables de unos pocos, veremos que en general no se les puede hacer devolver lo que se han llevado, o reparar lo que han estropeado. En algunos casos se pueden perseguir ciertas responsabilidades de manera penal, pero son los mínimos, dado que el lucro o la avaricia excesivos no parece que estén contemplados como delito en el código penal. De hecho, ser avaricioso (pero diciéndole ambicioso), es una conducta que se anima de manera bastante general en las empresas.

Pero no siempre el directivo negligente se mueve por avaricia cuando toma conductas que pueden llevar al desastre. Y muchas veces estas conductas y decisiones de personas que se encuentran en el cargo de situaciones de mucho riesgo, no pueden ser detectadas a tiempo, para evitar las consecuencias indeseables. Podríamos encontrar casos recientes, como lo serían por ejemplo aquellos donde peligra el futuro económico de personas que tenían ahorros para la jubilación (casos de quiebra de bancos) o aún más importantes, aquellos casos en que se pueden perder vidas humanas.

 

Más control… ¿Menos problemas?

Nos preguntamos como puede ser que se deje en manos, a veces, de una sola persona cuestiones tan cruciales, y que pueda ser la negligencia de una sola persona (por un exceso de avaricia o por una posible dejadez), la única causa de una desgracia que no se ha podido evitar. Estos casos nos hacen pensar en cómo se podría resolver la situación para poder evitar tan nefastas consecuencias. ¿Se podrían poner controles que hicieran posible evitar estas consecuencias? ¿Y qué controles deberían ser estos? Pero aún más importante, ¿tiene sentido que determinadas decisiones, acciones y conductas se encuentren en manos de pocos directivos? ¿Es esta la manera más eficaz de ejercer el control con el fin de evitar lo que no se quiere de ninguna manera?

Parece claro que en un sistema donde el que tiene responsabilidad se le premia de manera demasiado generosa, y se le hace responsable e infalible, no es bueno para nadie. A largo plazo, ni por el directivo mismo, aunque a corto plazo pueda parecer que sí. Crea una falsa motivación aspiracional, del tipo pirámide, donde todo el mundo quiere llegar arriba. Pero cuando llega debe ser infalible: cero defectos y ninguna posibilidad de fallar. En caso de que no tenga mala fe puede terminar muy mal, si las consecuencias de su acción u omisión son desastrosas.

Y a pesar de actuar de mala fe, si mide bien las consecuencias de la acción, y no son punibles, puede acabar con el bienestar de mucha gente y resultar impune. E incorporar controles formales no resulta factible, dado que crear controles que puedan preverlo todo no es posible. ¿Cómo lo podemos hacer entonces? Parece que una manera sería fomentar la cultura de la corresponsabilidad. Todos podemos ser avariciosos, pero si entre todos tenemos que llegar a un objetivo, y nos debemos apoyar los unos con los otros, las tentaciones son menores. Del mismo modo, los errores humanos se compensan porque que una persona pueda ser negligente o tener un exceso de confianza es posible, pero que todos lo tengamos al mismo tiempo, ya parece más complicado. La presión disminuye, el control de unos a otros nos hace más cautelosos, y además, y muy importante, tenemos que compartir el mérito cuando las cosas van bien. Esto nos ayuda a ser realistas de que uno solo llega mucho menos lejos que un equipo bien avenido.

 

Compartir para explotar el potencial de las personas

Las organizaciones funcionan mejor cuando las personas dan el máximo de sí mismos y lo hacen motivadas más allá del sueldo percibido o del estatus que obtienen en el trabajo. Y hacen su trabajo sin seguir la letra grande y pequeña de su contrato laboral, y, por tanto, tienen una implicación que va más allá de sus obligaciones contractuales.

En momentos de dificultad, las empresas pueden salir adelante si los trabajadores tienen motivaciones internas que hacen que vayan más allá de sus obligaciones, aportando aquella calidad que no se puede medir, pero que es clave para crear un clima laboral favorable a la colaboración y donde trabajar puede aportar satisfacción a todo el mundo. Parece utópico decir esto, pero muchos empresarios tienen claro que sus empresas funcionan cuando las personas están valoradas en el lugar de trabajo y pueden realizarse profesionalmente. Y, por lo tanto, fomentan de manera activa este ambiente de confianza donde los trabajadores tengan ganas de aportar ese plus que no se encuentra ni remunerado económicamente ni especificado en un contrato laboral.

La solidaridad tiene una naturaleza espontánea y voluntaria. Fomentarla se debe hacer desde el reconocimiento de que el trabajador lo hace porque quiere, y que tiene mérito, precisamente, porque lo hace así. Lo que es espontáneo por parte del trabajador puede ser reconocido. Pero debe ser reconociendo su naturaleza espontánea, nunca a través de un incentivo asociado al cumplimiento de un objetivo. Hay que tenerlo presente para no perder esa calidad tan especial que requiere un reconocimiento auténtico, sin forzar que esté.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Management

¿Eres emprendedor?

5min lectura

Las ideas innovadoras son vitales para hacer evolucionar la economía de un país...

Cultura

Educar a los jóvenes a ser empresarios

6min lectura

Los jóvenes también deben tener vocación empresarial...

Economía

Conseguir la independencia económica

6min lectura

“Independencia económica es que no dependes de nadie ni de...



A principios de año, Arabia Saudí “amenazó” de vender deuda europea como represalia si el G-7 confiscaba los 300.000 millones de dólares en activos rusos congelados por la Unión Europea y los Estados Unidos, según fuentes consultadas por Bloomberg.

 

No es ningún secreto que los países que se encuentran fuera de la esfera occidental hace tiempo que están observando atentamente el uso de sanciones económicas contra Rusia, en medio de la preocupación que estas mismas herramientas de guerra económica puedan ser utilizadas contra ellos.

Se trata de un asedio económico ideado para atacar a la economía rusa en todos los frentes –castrando su capacidad de financiación y requisando las reservas extranjeras– que se ha convertido en el ejemplo más evidente de cómo el sistema económico global dirigido por los Estados Unidos se utiliza para aislar y castigar a cualquier país que suponga una amenaza para la hegemonía estadounidense.

Este hecho está provocando que muchos estados no solo cuestionen esta hegemonía, sino que tomen medidas para crear un sistema financiero multilateral para blindar sus economías. Así mismo, está impulsando un proceso de desdolarización para desvincular sus economías de la dependencia del dólar.

 

La importancia de la deuda

Más allá de la desdolarización, el principal motivo por el cual el dólar está en peligro es debido al gran déficit fiscal que sufren los Estados Unidos. Esto ha generado un endeudamiento masivo, el cual es sostenible mientras el mundo continúe confiando en la capacidad de los Estados Unidos para pagar sus obligaciones.

Si esta confianza se pierde, los inversores y los países que ahora compran su deuda a través de Bonos del Tesoro podrían buscar otras alternativas para diversificar sus reservas monetarias, provocando el colapso de la economía de los EE. UU. De aquí viene la alarma que se generó a raíz de la posibilidad que Arabia Saudí diera la espalda al petrodólar.

Los países de la Unión Europea se encuentran en una situación todavía peor porque, a diferencia de los Estados Unidos, no tienen el ‘su’ petrodólar y, por lo tanto, no pueden imprimir dinero sin consecuencias. Dicho de otra manera, los Estados Unidos tienen el equivalente de una “tarjeta black” con la que, al menos mientras se siga vendiendo el petróleo en dólares, pueden mantener un nivel de endeudamiento que sería insostenible para la Unión Europea.

 

Arabia Saudí mueve ficha

Dejando de lado la posible ilegalidad de confiscar las reservas rusas, utilizar estos fondos, no solo sería ilegal, sino que puede generar una mayor crisis de confianza en el sistema bancario internacional dominado por occidente, que no va precisamente sobrado de credibilidad. Si los países que se sienten amenazados retiran sus reservas, se produciría un cambio de paradigma de consecuencias globales.

En este contexto, no es sorprendente que el artículo publicado ayer por Bloomberg saque a la luz que el ministro de Finanzas de Arabia Saudí comunicó a sus homólogos del G7 (Alemania, Canadá, EE. UU., Francia, Italia y Japón) que el Reinado vendería parte de su deuda europea como represalia si se confiscaban los 300.000 millones de dólares en activos rusos congelados por la Unión Europea y los Estados Unidos. La postura saudí se consideró como una “amenaza velada”, apuntan las fuentes anónimas consultadas por Bloomberg.

Según Bloomberg, es probable que el aviso de Arabia Saudí haya galvanizado la oposición de algunos estados miembros de la UE en contra de un enfoque más contundente, a pesar de las presiones de los Estados Unidos y el Reino Unido a favor de una confiscación directa. En todo caso, parece que la advertencia funcionó, aguando las peticiones iniciales de adoptar medidas más contundentes.

Por su parte, un representante de Riad ha negado los hechos descritos por las fuentes anónimas, declarando en Bloomberg que no era el estilo de su Gobierno hacer tales amenazas. Aun así, explicando que posiblemente se indicó a los países del G7 el probable impacto de cualquier confiscación contra Rusia.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Por qué han fracasado las sanciones contra Rusia

4min lectura

La clase política occidental y sus medios de comunicación...

Economía

¿Arabia Saudí da la espalda al petrodólar?

4min lectura

La noticia que Arabia Saudí ha decidido no renovar un...

Economía

a UE trilera: intermediarios para vender en Rusia

4min lectura

La retórica europea es diáfana desde hace dos años...



A diferencia de las divisas fiat, el Bitcoin es una moneda digital descentralizada que no está sometida al control de un gobierno o banco central. Su valor no está definido por una entidad, sino que se deriva de la confianza del consumidor. Pero, ¿en qué se fundamenta esta confianza?

 

Todo y las diferencias, las criptomonedas como el Bitcoin comparten algunas similitudes con las monedas fiduciarias tradicionales a las cuales todos estamos acostumbrados. Por lo tanto, es importante entender que da valor al dinero fiat antes de analizar por qué hay un gran número de personas que ven al bitcoin como un depósito de valor.

Lejos queda un sistema monetario según el cual el valor de las divisas está sostenido por su convertibilidad al oro. Desde que el presidente Richard Nixon reunió su equipo en Camp David para anunciar que suspendía la convertibilidad del dólar con el oro. El dólar pasó de ser una moneda que basaba su valor en la existencia de una contrapartida en oro, a ser una moneda fiduciaria, dinero fiat, con un valor que deriva de la relación entre la oferta y la demanda y la estabilidad del gobierno emisor.

Así pues, los gobiernos y los bancos centrales pueden crear dinero para ampliar su oferta monetaria y estimular el gasto a través de mecanismos económicos sin preocuparse de tener suficientes reservas de oro, al menos esto es la teoría. Por lo tanto, a pesar de que estas monedas fiduciarias no están sostenidas por activos tangibles, su valor viene dado por la confianza colectiva en las divisas. Como contrapartida, las políticas monetarias de los gobiernos y banco centrales, así como la evolución de la economía, pueden hacer fluctuar esta confianza y el valor de la moneda.

 

Descentralización, seguridad y oferta limitada

El ecosistema monetario del Bitcoin está totalmente descentralizado, es decir, ninguna autoridad central regula la base monetaria, eliminando la necesidad de intermediarios y otorgando a los usuarios más control sobre sus transacciones financieras. Al eliminar las autoridades centrales, se democratiza la creación de moneda, dando más poder y libertad a la comunidad de usuarios.

La creación de Bitcoins sigue unas reglas detalladas en un protocolo muy estricto que se basa en la tecnología blockchain. Esta tectonología de cadena de bloques utiliza algoritmos criptográficos y la hace más seguras que las monedas físicas y altamente inmune a crisis. Además, si el usuario quiere hacer una transferencia o un pago, tiene total libertad, ni el banco, ni VISA, ni Mastercard lo tienen que autorizar. Estas características y el hecho miles de comerciantes ya aceptan Bitcoin como pago por bienes y servicios, le han dado un valor de utilidad.

Por otro lado, desde su introducción, se estableció un límite máximo de 21 millones de monedas que se pueden minar, lo cual introducía un elemento de escasez intrínseco que también contribuye a darle valor, cuando tenemos en cuenta la relación entre precio y escasez. Es por eso que mucha gente considera el Bitcoin como reserva de valor, todo y su volatilidad. La regulación global de los criptoactivos y la competencia con otras monedas digitales marcarán el futuro del Bitcoin, pero en última instancia, será la confianza de la gente la que asegurará, o no, su existencia.

 

11Onze Recomienda Bitvavo, las criptomonedas de manera fácil, segura y a bajo precio.

Si te ha gustado esta noticia, te recomendamos:

Invertir

Bitvavo: perfil empresarial

3min lectura

Registrada en el Banco Central de los Países Bajos y con...

Invertir

Las criptomonedas en 5 ideas clave

6min lectura

Las monedas digitales son cada vez más habituales...

Ahorros

¿Qué activos se consideran depósitos de valor?

5min lectura

Se consideran depósitos de valor aquellos activos, divisas y...



Los últimos datos de la Agencia Tributaria muestran que el Estado español no había tenido nunca tantos ciudadanos ultrarricos. La inflación, los precios de los alquileres disparados, los salarios estancados y la precariedad laboral no afectan las rentas más altas, que crecen un 25% y baten un nuevo récord, superando los 15.000 contribuyentes.

 

El número de ciudadanos con unos ingresos anuales superiores a los 601.000 euros ha aumentado un 25% hasta frotar los 15.200 individuos, una cifra récord que supera los 12.200 logrados el 2021. Estas son los datos que se desprenden del último informe sobre las declaraciones de IRPF correspondientes al ejercicio del 2022 que ha publicado este mes la Agencia Tributaria.

A pesar de que estos datos solo equivalen al 0.07% del total de declarantes del IRPF desde el inicio de la crisis económica en 2007, la cantidad de contribuyentes que han declarado ingresos superiores a 601.000 euros ha crecido un 43,5% desde los 10.580 ciudadanos que tenían estas rentas hace más de una década.

Esta realidad está muy alejada de la mayoría de los contribuyentes, la mayor parte de los cuales (el 21,27% o 4,9 millones de personas), declararon entre 30.000 y 60.000 euros anuales, y 4,8 millones más, rendimientos de entre 12.000 y 21.000 euros (21,02% del total).

En la otra cara de la moneda encontramos 1,4 millones de contribuyentes (el 6,18% del total) que se situaron al tramo más bajo, entre 0 y 1.500 euros para todo el año, mientras que un total de 1,2 millones de declaraciones, el 5,61% del total, registró un resultado de la declaración de 0% o negativo, y aquí se incluyen los perceptores del Ingreso Mínimo Vital (IMV).

Las grandes fortunas crecen en un 5,6%

Según el Informe sobre la Riqueza Mundial 2024 del Instituto de Investigación Capgemini publicado el pasado viernes, el número de personas con un elevado patrimonio neto y su capital aumentaron hasta niveles sin precedentes el año pasado, impulsados por una recuperación de las perspectivas económicas globales.

Concretamente, el estudio se fija en el número de personas en el mundo que tienen al menos un millón de dólares en activos invertibles, sin incluir su vivienda principal ni objetos de colección. En total, su riqueza se ha visto incrementada en un 4,7% en el ámbito global, hasta lograr los 86,8 billones de dólares.

En el caso del Estado español, 250.600 personas disfrutan de un elevado patrimonio neto, un 5,6% más que el 2022, situando en España en el lugar 15 de 25 del ranking de países por población millonaria. Estadísticas que confirman que todo y turbulencias económicas, cada vez hay más ricos y continúa aumentando la diferenciación entre clases sociales.

Financia las demandas contra los bancos. Haz justicia y consigue rendimientos por tus ahorros por encima de la inflación gracias a las indemnizaciones que tendrán que pagar los bancos. Encontrarás toda la información sobre Financia Litigios en 11Onze Recomienda.

Si te ha gustado esta noticia, te recomendamos:

Economía

Los ricos más ricos y los pobres más pobres

3min lectura

El último informe sobre la desigualdad publicado por...

Economía

¿Existe una alternativa al sistema extractivo?

3min lectura

La teoría evolutiva es mucho más compleja que una...

Economía

Los empresarios más ricos de los Países Catalanes

3min lectura

Como cada año, la revista ‘Forbes’ ha publicado la lista...



La deuda pública acumulada de la zona euro, primero por el rescate bancario y después a consecuencia de estimular unas economías golpeadas por la pandemia sanitaria, sigue a un nivel insostenible. España se mantiene entre los países más endeudados de Europa, con una ratio de deuda sobre el PIB que se vio incrementada en 1,2 puntos respecto al ejercicio anterior en el primer trimestre del año.

 

La deuda pública es el volumen de dinero que un Estado ha tomado prestado de forma directa o a través de los mercados financieros o, dicho de otra manera, todas las obligaciones de pago no resueltas. Es una herramienta de gobierno para diferir sus gastos en el tiempo y así poder cumplir las funciones en que se ha comprometido.

Por sí mismo, la deuda soberana no es necesariamente una cosa mala, puede servir como lubricante para estimular el buen funcionamiento de una economía estancada o en recesión. A menudo se utiliza en un primer nivel para frenar una desaceleración en situaciones excepcionales a través de ayudas y estímulos fiscales que eviten la destrucción de tejido productivo.

Es lo que pasó durante la crisis sanitaria, cuando gobiernos de todo el mundo se vieron obligados a inyectar grandes cantidades de dinero a sus economías, incrementando de manera exponencial su deuda soberana para evitar un colapso total del tejido productivo.

Ahora bien, por norma general, esta inversión tiene que venir acompañada de unas reformas estructurales que busquen mejorar la eficiencia y competitividad de la economía. De otra manera, el déficit público se puede descontrolar, perpetuando una deuda soberana que puede acabar siendo insostenible.

Dicho esto, no es lo mismo endeudarse para hacer una inversión que generará valor a la economía, que pedir financiación para cubrir un gasto descontrolado. Así mismo, hay que tener en cuenta que hay algunos países que son capaces de afrontar niveles altos de deuda porque los mercados financieros confían en su capacidad de pago, gracias a la estabilidad de sus economías o de su moneda nacional.

 

El peso de la deuda sobre el PIB

Aunque se tienen en cuenta otras variables, la ratio de deuda pública sobre el PIB es una métrica fundamental en el análisis de la sostenibilidad de la deuda de un país. En este sentido, los países de la eurozona a duras penas sanearon sus cuentas públicas en 2023.

Según un análisis del Banco de España que consolida las operaciones que guardan entre sí las diferentes capas del sector público, el Estado español ha pasado de tener una deuda pública de 384.662 millones de euros el 2007 a los más de 1.668.440 millones de este año. Se trata de una cifra equivalente al 114,1% del PIB, que supera en casi 7 puntos el dato oficial dado por el Gobierno (107,7% del PIB, un incremento de 1,2 puntos respecto al ejercicio anterior) y sobrepasa de largo la media observada en la UE para este mismo indicador (95,9% del PIB).

En peor situación se encuentran países como Grecia, Italia y Francia, en parte gracias al buen comportamiento de la economía española, que creció un 2,5% el 2023 y superando con creces la media de la zona euro. Esto contribuyó al hecho que la ratio de deuda pública sobre PIB se redujera en 3,9 puntos porcentuales a lo largo de 2023.

 

Unos desequilibrios fiscales demasiados elevados

En sede último informe presentado el pasado miércoles, el Consejo Fiscal Europeo equivalente a la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) alerta que en los últimos años, el gasto público se ha acelerado significativamente en muchos países de la eurozona, mucho más allá de las medidas temporales adoptadas en respuesta a la crisis de la Covid-19 y la posterior subida de los precios de la energía.

En este sentido, prevé que los déficits fiscales durante el 2024 resulten superiores al que se había previsto y recomendado anteriormente. Y añade que es probable que la zona del euro tenga que entrar el 2025 con un nivel de apoyo presupuestario superior a las previsiones anteriores.

Además, el organismo avisa que España se mantiene entre los países más endeudados de Europa y que más han aumentado su deuda a raíz de la crisis sanitaria. Por lo tanto, tendrá que hacer ajustes de 7.000 millones en el año a partir de 2025, y reclama en el Gobierno español un “esfuerzo extra” de ajuste antes de llegar a este escenario.

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gusatdo esta noticia, te recomendamos:

Economía

La deuda pública global se acerca al 100% del PIB

5min lectura

El FMI pronostica que deuda pública mundial superará...

Economía

La deuda récord que amenaza la economía mundial

5min lectura

La deuda global alcanzó un nuevo récord el 2023,...

Economía

España casi cuadruplica su deuda en 15 años

5min lectura

España ha pasado de una deuda pública de 384.662...



App Store Google Play