IA: Tecnología para salvar vidas

La inteligencia artificial genera admiración y rechazo a partes iguales. Las ventajas de un mundo digitalizado chocan con el anhelo de no perder prácticas tradicionales. El miedo, principalmente, es perder la parte humana, pero ¿y si la tecnología nos ayudara a potenciarla?

 

En los últimos años, la investigación en ámbitos científicos se ha visto reforzada gracias a la incorporación de la IA, la inteligencia artificial. Universidades, empresas y proyectos unen esfuerzos para avanzar y mejorar tanto en diagnóstico de enfermedades como en tratamiento, poniendo especial énfasis en mejorar la calidad de vida de los pacientes, tan física como psicológicamente.

La inteligencia artificial llega al ámbito de la salud mental y se sitúa en esta cruzada, entre terapeutas y pacientes, para agilizar el proceso de diagnóstico, facilitar su reconocimiento y mejorar la precisión de cada tratamiento.

 

Algoritmos para prevenir enfermedades

En todo lo que afecta a la salud mental, el factor de la prevención es clave. Por eso, entidades, empresas y organizaciones unen esfuerzos -cada vez más sofisticados- para poner al alcance de la población herramientas que faciliten el proceso de pedir ayuda. De este primer paso dependerá el diagnóstico, el tratamiento y la recuperación.

Países como los Estados Unidos han puesto manos a la obra y cada vez más centros de investigación se orientan hacia la IA. encontramos proyectos como The Trevor Project, que a través de IA ha creado un espacio seguro para el colectivo LGBTIQ+, especialmente como apoyo para los más jóvenes. La razón es tan sencilla como preocupante: calculan que solo en los Estados Unidos, 1,8 millones de jóvenes se plantean el suicidio cada año, y al menos un joven intenta suicidarse cada 45 segundos. Si ampliamos estas cifras, calculadas solo en relación con el colectivo LGBTIQ+, entre el total de la población, las cifras aumentan considerablemente.

En Cataluña también se han desarrollado proyectos de investigación y empresas orientados a la IA para la salud mental. Por ejemplo, el Proyecto STOP, liderado desde la Universitat Pompeu Fabra, está orientado a detectar la depresión y prevenir el suicidio y los desórdenes alimentarios. Lo hacen gracias a un algoritmo que actúa enfocado en las redes sociales, un espacio donde los usuarios son especialmente vulnerables. Gracias a las últimas campañas llevadas a cabo, el proyecto ha conseguido aumentar un 60% las llamadas al Telèfon de l’Esperança, una fundación que acompaña a todas aquellas personas que se sienten solas o pueden necesitar ayuda.

 

Las palabras adecuadas pueden salvar vidas

La IA ha permitido dar un paso adelante, y empresas de diferentes ámbitos están creando algoritmos para contribuir. La primera ventaja que suponen las herramientas digitales es la accesibilidad, que permite tener a mano recursos terapéuticos desde cualquier lugar y en cualquier momento. Una ventaja clave, a pesar de que puede minimizar su efecto en perfiles de personas poco tecnológicas o sin recursos.

La sofisticación de los sistemas de IA es tal que son capaces de analizar el comportamiento del paciente, las expresiones faciales, el tono de voz o el lenguaje que utiliza. Con todos estos datos, la radiografía de un paciente puede ser mucho más realista, y el diagnóstico más esmerado. Dos factores claves en salud mental, y más si tenemos en cuenta que la mitad de los pacientes recibe diagnósticos erróneos, según ha calculado Aimentia, una empresa catalana que desarrolla herramientas digitales para los profesionales del ámbito de la salud mental.

Otros algoritmos van más allá y analizan las conversaciones entre pacientes y terapeutas con el objetivo de proporcionar a los profesionales un enfoque más preciso a la hora de comunicarse con el paciente. La meta de todos estos proyectos está clara: conseguir que los problemas de salud mental, que según la OMS afectan una de cada cuatro personas, lleguen a tratarse y curarse.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut en Android y Apple. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Los algoritmos hacen de economistas

3min lectura

La automatización del trabajo está creando una metamorfosis

Sostenibilidad

Desarrollo sostenible

6min lectura

La inteligencia artificial facilita el cumplimiento del 79% de los objetivos de desarrollo

Bienestar

Terapia financiera

2min lectura

Igual que vamos al psicólogo cuando no sabemos explicar qué nos pasa, podemos pedir



Equip Editorial Equip Editorial
  1. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Que la IA sigui capaç de millorar ,la prevenció, diagnòstic i tractament de les malalties de Salut mental,es per felicitar i un bri d’esperança important
    El cervell es el gran desconegut i aquesta eina farà avançar en el coneixement
    Gràcies per la informació

  2. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:
    Manel

    Tot l’avenç per un bon diagnostic, benvingut sigui.

  3. Pere SorianoPere Soriano says:
    Pere

    Bon article. Gràcies.

  4. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    «analitzar el comportament del pacient, les expressions facials, el to de veu o el llenguatge». Si això és cert benvinguda la IA, perquè sempre el gran problema és el diagnòstic, tant en la salut mental com en les demències.
    En qualsevol malaltia directament relacionada amb el cervell, pocs metges tenen ull clínic per derivar el malalt a l’ especialista adequat.

    • AlbertAlbert says:
      Albert

      Ben cert, Mercè! Oimés si tenim en compte que, com diu l’article, la meitat dels pacients rep diagnòstics erronis.
      Gràcies per la teva reflexió!

      Hace 4 meses

Deja una respuesta

App Store Google Play