Montserrat Roig y la recuperación de la memoria

Lo intentaron, pero no pudieron blanquear la Historia. La memoria del pasado tiene que perdurar para aprender de los errores y no caer en las mismas trampas. Los vencedores se emperraron a alterar la realidad histórica y mantener el ‘yo’ por encima del ‘tú’. Pero, vientos del norte ayudaron a cambiar la situación que, con voluntad, perseverancia y con la valentía de muchas mujeres, consiguieron poner las cosas en su lugar. Seguimos con el ejercicio histórico que nos está planteando el agente de 11Onze e historiador, Oriol Garcia Farré, sobre la aproximación a la Historia de la Mujer contemporánea.

 

La implantación de la ultraconservadorismo dentro de la sociedad española -después de la Guerra Civil- solo supuso una efervescencia momentánea falta de soluciones reales. La legitimación internacional obtenida por el régimen, materializada a finales de los cuarenta y que había descolocado a la oposición, no aportó ninguna mejora sustancial respecto a la estabilidad económica, ni tampoco en cuanto a las mejoras estructurales que necesitaba España. En cambio, la represión sí que permitió lograr un estricto control sobre las reivindicaciones, en todos los ámbitos.

Pero, pasados veinticinco años desde el final de la Guerra Civil, al franquismo se le presentará una segunda oportunidad para transformarse. La potencia que le ofrecieron la entrada masiva de capitales extranjeros -con la supervisión del Fondo Monetario Internacional-, permitieron al régimen transitar desde la autarquía hacia un crecimiento económico sin precedentes. Fue a través de la implantación de los famosos planes de estabilización iniciados a finales de los cincuenta que España entró en el siglo XX.

Y para conmemorar aquella efeméride -el final de la guerra-, el Franquismo lanzó una amplísima campaña propagandística con el sarcástico eslogan: “XXV Años de Paz”. El acontecimiento serviría para exaltar y legitimar internacionalmente el régimen como garante de la paz, el orden, el progreso y la estabilidad. Cegados por el “desarrollismo”, la dictadura franquista aprovechó para difundir su extraordinario oxímoron político: la democracia orgánica -actualmente evolucionada a monarquía parlamentaria- que le permitiría sobrevivir unas cuántas décadas más. ¡Muchas más!

Aun así, no dejaba de ser un lavado de cara de puertas afuera, dado que puertas adentro las mejoras sociales y políticas todavía estaban para venir. Entonces, sin saberlo -o si-, el “milagro económico” favoreció la aparición de la sociedad de consumo que contribuiría a una mayor movilidad de la población, la cual le daría acceso a una diferente tipología de información. Todo ello desembocaría en una pérdida progresiva de influencia de la Iglesia -sobre todo en el ámbito doméstico- y la aparición de nuevos hábitos sociales y sexuales.

 

El modelo progresista europeo hace evolucionar el régimen

Las modas y costumbres -llegadas de Europa- produjeron un cambio significativo en la mentalidad de la generación de los años sesenta. A pesar de todo, el aperturismo -siguiendo los cánones europeos- obligará el régimen a aceptar el retorno de la mujer al mundo laboral que, conjuntamente con la llegada de las turistas extranjeras y el resurgimiento del feminismo, provocará que el modelo de mujer franquista -sumisa, doméstica y católica- se vaya desmenuzando progresivamente.

No obstante, el Franquismo combatió esta injerencia social foránea hasta el final. Desde las ondas de radio, el régimen apoyó el programa radiofónico del ‘Consultorio de Elena Francis’, el cual aconteció un auténtico fenómeno sociológico durante décadas. Por lo tanto, la dictadura -a través de la ‘Sección Femenina’- utilizó este medio para continuar transmitiendo su ideología y moral ultraconservadora hacia la mujer.

El ‘Consultorio de Elena Francis’ recomendaba a las mujeres abnegación, resignación, mirar a otro lado, hacer la vista gorda, tener paciencia, esperar que las cosas cambiaran o sacrificarse por los hijos y la familia. Realmente, el trasfondo que escondía la cotidianidad femenina a través del formato radiofónico era otro: amas de casa solas, relegadas al hogar y a las tareas domésticas, una sexualidad ligada a la maternidad, una homosexualidad ignorada o rechazada, un matrimonio indisoluble y una culpabilidad siempre atribuible a la mujer. ¡Un drama!

Ofuscados al pivotar el discurso oficial hacia el “desarrollismo”, el bienestar y el progreso de España, el régimen buscaba incansablemente dejar atrás todos los ecos que llevaran a recuperar la memoria sobre la Guerra Civil. Por este motivo -y de manera intencionada-, durante décadas se van yendo silenciando las voces de miles de personas que habían tenido que atravesar la frontera en enero de 1939. Miles de exiliados habían sido rechazados de forma oficial por la Dictadura y forzados a convertirse en apátridas.

“Españoles, Franco ha muerto”

Después de la muerte del dictador, surgieron muchas preguntas inquietantes dentro de la sociedad española. Una de las primeras fue: ¿Qué había sido de los exiliados? Montserrat Roig y Fransitorra (1946-1991) la respondió.

La obra ‘Els catalans als camps nazis’ (1977) de Montserrat Roig, mostró una realidad escondida por el franquismo y desconocida por buena parte de las generaciones nacidas a partir de los años cuarenta. Puso cara y dio voz a toda aquella generación que tuvo que exiliarse por estar en las antípodas de los vencedores de la guerra. Roig consiguió deshacer el miedo que impedía hablar a muchos de los protagonistas del exilio y el holocausto. Recuperó del anonimato a mujeres tan impactantes y con una vida tan intensa como, por ejemplo, la de Neus Català la cual daría a conocer el relato de su vida de resistente en Francia y estancia en el campo de concentración nazi de Ravensbrück.

El eco de este documento de testimonio sobre la vida de los exiliados en los campos de concentración nazis fue tan inmenso, que aportó a Roig una gran notoriedad dentro de la sociedad de finales de los setenta. Pocos años más tarde, ampliaría la historia de los deportados en la tercera parte de su novela ‘L’hora violeta’ (1980). Antes de trabajar sobre el exilio olvidado, la autora -premio Sant Jordi por la novela ‘El temps de les cireres’ (1976)- le había buscado un sentido a la vida -desde la mirada femenina de Natàlia- en la Barcelona tardofranquista. Por todo ello, Montserrat Roig se convertiría en una de las escritoras más leídas y admiradas de la literatura catalana contemporánea. De hecho, ¡su áurea todavía perdura!

Pero, a partir de aquí, la narrativa de Montserrat Roig cambiará progresivamente, dado que ella experimentará un profundo desencanto con la nueva realidad política que se estaba construyendo. Por un lado, su mirada sobre el incipiente Estado democrático –aquello que han definido como la ‘Transición modélica’- la llevará a tener problemas serios de censuras y prohibiciones con el ente público que la había contratado para realizar una serie de entrevistas televisivas. El escándalo fue tan mayúsculo que incluso llegó al Congreso y al Senado español. Y por el otro, la imposición de la visión pujolista sobre cómo tenía que ser Cataluña -la cual no compartía-, la llevarán centrarse más en la literatura, en la investigación de su voz, única e intransferible. Poco antes de morir -por cierto, de cáncer de mama- se publicará una compilación de artículos con el sugerente título ‘Digues que m’estimes encara que sigui mentida’’, en el que reflexionará sobre su universo personal -de mujer y narradora-, y analizará la sociedad cultural en que se inscribe.

En el ensayo ‘Digues que m’estimes encara que sigui mentida’’, Montserrat Roig nos habla de la literatura como coartada para fijar el tiempo que huye inclemente. Nos habla de las manipulaciones de la memoria y de los medios de comunicación. Nos enseña a ver Barcelona a través de una ventana por donde se aboca la mirada de una mujer, autora, en un mundo dominado por los cánones de creación masculina. Y, por encima de todo, nos confiesa una serie de reflexiones que nos suenan terriblemente próximas, porque nos explican cosas de las geografías personales y las patrias colectivas que nos ha tocado compartir.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Maria Aurèlia Capmany

7min lectura

Continuamos con el ejercicio histórico que nos propone Oriol Garcia Farré, agente de 11Onze e

Cultura

Francesca Bonnemaison

7min lectura

Emprendemos un recorrido por la historia con el primero de seis artículos sobre la lucha de la

Cultura

Carme Karr

7min lectura

De la mano del agente de 11Onze e historiador Oriol Garcia Farré, proseguimos con la



Antes de salir de viaje muchos nos preguntamos si tenemos que llevar dinero en efectivo o usar las tarjetas. Y si viajamos a un país que no tiene el euro como moneda oficial, nos surge la duda de cuál es la opción más adecuada para obtener el mejor tipo de cambio. Sara Casals, responsable de producto junior de 11Onze, responde a estas preguntas.

 

La costumbre y la facilidad de pagar con tarjeta o directamente desde el móvil forman parte de nuestro día a día gracias a la revolución digital de los últimos años. Aun así, no todos los países siguen el mismo ritmo de desarrollo que nuestro sistema financiero, y nos podemos encontrar que el país al que viajamos no tenga una red extendida de cajeros automáticos, o las mismas facilidades para pagar con tarjeta en todos los establecimientos comerciales.

Cómo apunta Sara Casals, “hay que tener en cuenta que en muchos países, el pago con tarjeta no está tan extendido, y no encontraremos un cajero en cada esquina”. Por otro lado, también hay un tema de seguridad, “la práctica del robo de datos de tarjetas bancarias está muy extendido según el país”, afirma Casals.

Antes de hacer un cambio de moneda, tienes que tener en cuenta que no es lo mismo hacer el cambio sacando dinero de tu banco que en un cajero en el país de destino, o cambiar divisas en el aeropuerto. Cómo explica Casals, “el tipo de cambio que nos ofrecen nuestros bancos es extremadamente abusivo, y lo mismo pasa si cambiamos en las casas de cambio del aeropuerto de salida”.

Por lo tanto, lo más recomendable es cambiar dinero en el país de destino. Pero, ¿dónde lo cambio? La responsable de producto de 11Onze recomienda “evitar las casas de cambio del aeropuerto” y buscar establecimientos que ofrezcan un tipo de cambio más favorable y con menos comisiones. Aun así, nos avisa que algunas casas de cambio anuncian que no tienen comisiones, pero después nos ofrecen un tipo de cambio menos favorable.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Tecnología

Tarjetas virtuales para compras seguras

4min lectura

Las tarjetas virtuales son el principal método de pago en

11Onze

Las mil y una funciones de El Canut

2min lectura

Abrir cuentas con IBAN europeos, diversificar los

Cultura

Turismo sostenible

7min lectura

El turismo es una de las industrias que mueve más capital en todo el mundo.



La inflación no cesa y el Gobierno del estado mantiene su compromiso de actualizar las pensiones de acuerdo con el IPC, un hecho que choca directamente con la demanda de control del presupuesto de la Comisión Europea, situado en un máximo del 3,3% actualmente, y con un nuevo factor que puede ser decisivo: la jubilación prevista del 50% del funcionariado en 2023.

 

El escenario inflacionario que vivimos desde hace meses sitúa la economía de la mayor parte de países de la UE en una posible fase de estanflación que inevitablemente puede conducir a una inminente recesión que, hasta el momento, se ha conseguido contener. La Comisión Europea plantea que la solución pasa por el control del presupuesto: mantener el déficit público por debajo del 5% el 2023, y del 3,9% en el 2024, y lograr que el gasto no aumente más del 3,3%, entre otras medidas.

Nos situamos en España, donde este control del gasto público no puede superar el 3,3%, y deja el país con un margen de unos 20.000 millones para el gasto de la Administración Pública. Una cifra insuficiente que irá orientada a cubrir las pensiones casi de forma íntegra. A la alta cifra de gasto que suponen, por si, las pensiones, se suman dos factores clave: la intención del Gobierno de actualizar las pensiones de acuerdo con el IPC y el aumento previsto de personas jubiladas de cara en el próximo año.

 

Las pensiones crecen al ritmo del IPC

Este es el escenario que contempla el Gobierno de España, con un aumento previsto de las pensiones equiparable al crecimiento de la inflación, y así no caer en el empobrecimiento de este gran parte de la sociedad. Una acción que supone todo un reto, teniendo en cuenta que en caso de finalizar el año con un porcentaje del 10,8%, como el del mes de julio, la partida destinada a las pensiones también tendría que crecer con este margen. Con esta medida, el desembolso previsto para las pensiones, que suponen un tercio del gasto total de la administración, podría ascender a 17.000 millones de euros.

Un coste elevado que se puede disparar si crece el número de pensionistas, que hoy en día se sitúa en unos 8,99 millones de personas, según datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social del diciembre de 2021. España ya sufrió una situación similar en el 2020, durante la pandemia, cuando más de 10.500 funcionarios pidieron la prejubilación voluntaria ante la incertidumbre que provocó el traspaso de la gestión de jubilaciones de Hacienda a la Seguridad Social. Esto hizo incrementar las peticiones un 22% respecto a los años anteriores.

 

El 50% del funcionariado prevé jubilarse en el 2023

La situación actual prevé que en el 2023 podemos situarnos de nuevo en un escenario con un alto porcentaje de funcionariado que prevé jubilarse de forma anticipada. La edad de jubilación por el funcionariado es de 65 años para los que son anteriores al 2011 y de 66 para los que entraron posteriormente. Igual que el resto de asalariados, estos tienen que haber cotizado 15 años para recibir una prestación. Existe otro caso, más preocupante para el Estado, como es la jubilación anticipada, a la cual se pueden acoger las clases pasivas, y que permite a los funcionarios una jubilación anticipada a partir de los 60 años, siempre que hayan cotizado un mínimo de 30 años.

La prestación mediana para los funcionarios se suele situar en 2.300 euros, según la estadística de pensiones que elabora mensualmente el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, un 64% más alta que la que reciben los jubilados del Régimen General de la Seguridad Social, situado en 1.400 euros de media, también en este primer trimestre del año.

Actualmente, la plantilla de funcionariado asciende a unos 2,6 millones de personas, de las cuales más de un millón tienen entre 50 y 59 años, hecho que prevé un aumento en el flujo de jubilaciones puede precipitarse en los próximos años. En un intento de frenar este escenario, el Ministerio de Seguridad Social estudiará implementar incentivos para que los funcionarios de clases pasivas alarguen su vida laboral más allá de los 60 años. La propuesta del CSIF, lo mayor sindicato del colectivo de trabajadores públicos, pasa por un incentivo del 5% anual acumulable.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Comunidad

La verdad sobre el sistema de pensiones

4min lectura

¿Es sostenible el sistema de pensiones?

Economía

Deuda pública

6min lectura

La deuda pública en el mundo se ha disparado en los últimos años y sus cifras ya son

Economía

Recortes y reformas

5min lectura

¿Qué precio tendrá el rescate del Banco Central Europeo para evitar que se dispare la prima



¿Cómo se manifiesta el machismo en el mundo socioeconómico y en el consumismo de nuestra sociedad? ¿Somos suficientemente conscientes de los micromachismos que nos encontramos en nuestro día a día? ¿Qué tiene que hacer la mujer para incorporarse y desarrollarse plenamente en el mercado laboral? En un nuevo episodio de La Plaça de Territori 17, Lara de Castro, del equipo de Recursos Humanos de 11Onze, y Gemma Vallet, directora de 11Onze District, nos responden a todas estas preguntas.

 

Afortunadamente, las ideas, actitudes y prácticas basadas en una atribución cultural aprendida de la superioridad del hombre cada vez son menos presentes en nuestra sociedad. No obstante, todavía queda camino para llegar a eliminar las actitudes machistas y micromachismos del día a día. Mirar al hombre si compras un coche, o a la mujer si compras un aspirador, son prácticas de comportamiento que tenemos asumidas, pero que cada vez rechinan más ante una sociedad que sigue evolucionando hacia la igualdad de género en todos los ámbitos socioculturales.

Cómo apunta de Castro, “todo esto es tan cotidiano, nos entra tan normal, incluso a las mujeres, que hasta que todo esto no se corte de raíz, no podremos avanzar”. Aun así, también tiene que haber un cambio de actitud por parte de las mujeres, “iremos aceptando más nuestro cuerpo, nuestra edad, nuestras arrugas y el hecho de ser mujeres. Que nosotras también somos capaces de gestionar según qué cosas que hasta ahora solo habían gestionado los hombres”.

Brecha salarial de género, una asignatura pendiente

Según un informe emitido por CCOO, la brecha salarial de género se ha reducido, pero el salario medio de las mujeres tendría que crecer un 24% para equipararse al de los hombres. Cómo explica Lara de Castro, “La brecha salarial es inmensa. Pero todo pasa por la confianza, no solo la confianza que me confiere el mundo a la hora de ganar dinero, sino que es la confianza que tengo yo misma a la hora de crear este dinero” y sigue, “cuando yo gano el dinero, esto me empodera y me hace cambiar la mentalidad”.

El marketing publicitario no ha facilitado este empoderamiento de la mujer, al contrario, ha ayudado a reforzar la actitud machista de la sociedad, aun así, y como apunta Gemma Vallet, “la publicidad, al final, es un espejo de la sociedad. Y es un espejo que amplifica. Pero a medida que vayamos adoptando nuevos comportamientos, la publicidad tendrá que reflejar estos nuevos comportamientos”.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Mujeres y empresa

5min lectura

La brecha salarial entre hombres y mujeres es del 12,1% en Cataluña.

Cultura

Carme Karr

7min lectura

De la mano del agente de 11Onze e historiador Oriol Garcia Farré, proseguimos con la

Cultura

Edadismo

4min lectura

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el edadismo, la discriminación por motivo de



Los últimos datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) apuntan que en julio los precios subieron un 10,8% interanual. Una tasa de inflación que no se veía desde el año 1984. Pero, ¿qué pasaría si los precios siguieran aumentando rápidamente y sin control? Joan Benedicto, agente 11Onze, nos explica qué es la hiperinflación y nos detalla algunos ejemplos históricos.

 

Antes de entender qué es la hiperinflación tenemos que tener claro qué es la inflación, como explica Benedicto, “la inflación se define como el aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios de un país en un periodo determinado de tiempo”. Aun así, cuando se produce “una subida de precios descontrolada, excesivamente elevada, y de como mínimo un 1.000%”, podemos hablar de hiperinflación.

La rápida subida de precios, junto con la pérdida del valor real de la moneda, provoca una gran reducción del patrimonio monetario de la población. Cómo detalla el agente de 11Onze, “si compro una barra de pan, y en mi país hay una inflación del 1.000%, esta barra de pan, después de un año, costará 11 € en vez de 1 €”.

Además, hay que tener en cuenta que en casos reales de hiperinflación a lo largo de la historia, las subidas de precios han sido mucho más desmesuradas que en el ejemplo anterior. Así mismo, las consecuencias sociales y económicas de estas hiperinflaciones todavía siguen afectando de manera importante a la economía mundial.

Hiperinflaciones a lo largo de la historia

El caso reciente de hiperinflación más paradigmático es, posiblemente, el de Venezuela, que el 2018 “pasó a tener una inflación aproximada del 130.000%”, apunta Benedicto. A pesar de que su economía ha mostrado una significativa recuperación, con “una inflación por debajo del 700% en 2021”, y el fin de la espiral inflacionaria en el 2022, el efecto de esta larga crisis se refleja en la realidad cotidiana de los venezolanos, que ven como una parte significativa de la población continúa sufriendo el riesgo de pobreza extrema e inseguridad alimentaria.

Otro caso es el del 1923 en la República de Weimar, la actual Alemania. Después de la Primera Guerra Mundial, el país estaba gravemente tocado en el ámbito económico y sin reservas de oro para poder hacer frente a los pagos del Tratado de Versalles. El marco se devaluó y, como explica el agente de 11Onze “cinco años después de la guerra, llegaron a una inflación de 665 millones por ciento”.

No podemos concluir esta breve compilación de hiperinflaciones a lo largo de la historia sin hablar de la hiperinflación de Hungría del 1946. Después de la devastación de la Segunda Guerra Mundial, la economía quedó tan malograda que los precios se duplicaban cada día y, como puntualiza Joan Benedicto, “la hiperinflación llegó a unos máximos de 41.900 billones por ciento, sin duda, el peor caso de hiperinflación que se haya conocido nunca”.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Macroeconomia vs. microeconomia

1min lectura

En este video hablamos sobre el análisis y comportamiento

Ahorros

La inflación que nos atenaza

2min lectura

La inflación es una palabra que se ha colado en nuestro día a

La inflación, la enemiga de nuestros ahorros

1min lectura

La inflación, este término que tanto oímos últimamente y que



En 11Onze nos hemos animado y hemos recopilado algunos de los libros que se han escrito en catalán sobre la avaricia. ¿Cómo se ha construido esta mala fama que dice que los catalanes tenemos un deseo excesivo de adquirir riquezas para guardarlas?

 

A través de todos estos personajes avaros, patéticos, miserables y ególatras, los escritores catalanes han retratado, no solo la tacañería de la burguesía catalana y la mezquindad del ‘lumpen’ que intenta sobrevivir a toda costa, sino la sociedad de su tiempo en su conjunto, tan patológicamente enferma como todos aquellos que la habitan.

  • L’escanyapobres’ (1884), de Narcís Oller. El escritor Narcís Oller (1846-1930) ha dejado a la literatura catalana algunas obras maestras. En ‘L’escanyapobres’, que a menudo es lectura obligatoria de bachillerato, abandona el romanticismo y se sumerge de pleno en el realismo y el naturalismo. La novela narra las desventuras de Oleguer, el avaro que vive en la masía de la Coma y que, por culpa de su carácter arisco, se enemista con todos los campesinos de la comarca. Oleguer siempre muestra dos facetas: de cara afuera, el hombre trabajador que mantiene la masía; y, de cara adentro, el hombre obsesionado con el dinero que humilla a sus subalternos. Además de ‘L’escanyapobres’, es obligatorio mencionar ‘La febre d’or’ (1890-1892), porque es la gran novela de la Barcelona del siglo XIX, donde la burguesía crece sin freno gracias a una especulación malsana. La obra es un retrato de un momento crucial de la historia de Cataluña.
  • Terra Baixa’ (1897), de Àngel Guimerà. En Cataluña, sobre todo durante las primeras décadas del siglo XX, nos han apasionado los dramas rurales y la obra teatral de Àngel Guimerà (1845-1924) es posiblemente la que mejor lo ejemplifica. ‘Terra Baixa’ muestra de forma descarnada el conflicto entre las imaginarias tierra alta y tierra baja. A partir de una historia de amor posesiva, el drama trata las miserias de la vida en el campo, las penurias de los hogares catalanes de la época y la estructura jerárquica de las sociedades rurales.
  • Drames rurals’ (1904), de Víctor Català. También narra los dramas rurales de la Cataluña de principios de siglo XX nuestra Víctor Català (1869-1966), el pseudónimo con qué publicó Caterina Albert. Club Editor recopila en tres volúmenes los cuentos de esta gran autora catalana, que representa con una sensibilidad sin precedentes la cara más oscura de la vida rural, y que a menudo se ensaña con las mujeres.
  • La Xava’ (1905), de Juli Vallmitjana. Rescatado del olvido no hace mucho, el escritor Juli Vallmitjana (1873-1937) retrató los ambientes más pobres de la Barcelona de principios del siglo XX. En ‘La Xava’, como también hace en ‘La ciutat vella’, muestra el habla de la calle en los barrios de Montjuic, la lucha descarnada por sobrevivir y cómo los señoritos de Barcelona, avaros y narcisistas, usaban la pobreza más negra para construir su bohemia de oro. Sus obras, llenas de historias pequeñas, narran también los grandes acontecimientos colectivos de la época, y el combate de las clases proletarias y la burguesía.
  • L’auca del senyor Esteve’ (1907), de Santiago Rusiñol. La obra de Rusiñol (1861-1931), también de principios del siglo XX, narra la confrontación y la reconciliación entre el señor Esteve, un comerciante arquetípico de la pequeña burguesía, y su hijo, un artista modernista que no quiere heredar el negocio familiar. La obra va resiguiendo la vida del protagonista, un hombre prudente y práctico, que ya de pequeño quiere dedicarse exclusivamente a su mercería, La Puntual, y que se casa con Tomaseta, una mujer del mismo talante. De fondo, se adivina Barcelona como una ciudad en proceso de modernización.
  • Vida Privada’ (1932), de Josep Maria de Sagarra. Después de años de prosperidad de la burguesía catalana a expensas de la explotación de los más pobres, quien narra como nadie su decadencia es Sagarra (1894-1961). Lo hace a través de la historia familiar de los Lloberola, que ve cómo todo su patrimonio se desvanece en manos de los más jóvenes de la casa. Sagarra retrata con ironía el proceso de degradación social y moral de la familia y hace un retrato de la alta y la baja sociedad, a través de las reuniones en salones, salas de juntas y burdeles. De Sagarra también hay que mencionar otras obras suyas, como ‘La rambla de les floristes’ (1935), ‘El cafè de la Marina’ (1933) o ‘L’hostal de la Glòria’ (1931), porque hacen un retrato caleidoscópico de los avaros y los miserables que pueblan la historia de Cataluña del siglo XX.
  • El carrer de les Camèlies’ (1966), de Mercè Rodoreda. Quién retrata los años de la Guerra Civil y la posguerra es Rodorera (1908-1983) en ‘El carrer de les Camèlies’. La novela repasa la vida de Cecília, una superviviente, que empieza su vida miserable en La Rambla. Después, vive enjaulada en un piso del Eixample y acaba vendiéndose en unas barracas del Carmel. Rodoreda retrata una sociedad consumida por la avaricia de los años anteriores, un viaje a la oscuridad. Esta tristeza gris será una constante en las obras de Rodoreda, como por ejemplo en ‘Aloma’ (1936) o en la famosa ‘La plaça del diamant’ (1962). También rendirá cuentas con el pasado con la novela ‘Mirall trencat’ (1974), un retrato de la decadencia burguesa al estilo de Sagarra. 
  • Feliçment soc una dona’ (1969), de Maria Aurèlia de Capmany. Como hace Rodoreda en ‘El carrer de les Camèlies’, Capmany (1918-1991) retrata la sociedad de su tiempo a través del personaje de Carola, que ha vivido intensamente y ha sido víctima de los claroscuros de una ciudad avara que crece de manera desordenada. La protagonista comienza, al principio, un viaje en busca de la felicidad, pero toma el camino equivocado que le hará perder toda la inocencia. Capmany también retrata esta ciudad vencida por los años avaros en ‘Betúlia’ (1974).
  • Benzina’ (1983), de Quim Monzó. La efervescencia avariciosa de los felices años ochenta del siglo XX la retrata Monzó a través de la historia de Heribert. El personaje, que ha triunfado en el mundo del arte después de una ardua conquista, vive una vida condescendiente y aburrida hasta que se da cuenta que sus amores lo engañan con hombres extravagantes.
  • El cau del conill’ (2011), de Cristian Segura. Ya en el siglo XXI, Segura retrata la plácida existencia del empresario Amadeu Conill: las partidas de tenis al mediodía, las demostraciones de popularidad en la tribuna del Barça, los vermuts en el Turó Park o las tardes de compras en la Illa Diagonal. ‘El cau del conill’ relata las tribulaciones de un prohombre de la burguesía barcelonesa en caída libre y el relevo generacional de una clase social en una decadencia felizmente conseguida en pleno mundo globalizado.
  • Tsunami’ (2020), de Albert Pijuan. Finalmente, encontramos a los tres primos de Pijuan, hijos de los tres hermanos fundadores de un grupo turístico con hoteles en todo el mundo. A los dieciocho años, disfrutan como nunca y como nadie durante la inauguración del nuevo hotel en Sri Lanka: fiestas, alcohol, submarinismo, paisajes exóticos, lujo asiático… Pero las cosas cambiarán drásticamente cuando una alerta de tsunami se difunde por todos los rincones del océano Índico.

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Libros catalanes para viajar sin salir de casa

5min lectura

La pandemia nos ha quitado la libertad de viajar físicamente

Cultura

Desencuentros históricos

11min lectura

La economía ha sido una de las grandes protagonistas de la

Cultura

Libros imprescindibles para este verano

3min lectura

Planear las vacaciones, hacer la maleta y coger un libro.



El sol se puso. Una larga noche, fría y decadente, se extendió por toda la geografía española durante casi cuarenta años. Finalmente, las armas habían impuesto el “yo por encima de ti”. Pero la convicción y tenacidad de muchas mujeres permitió cambiar la situación a medida que avanzaba el siglo. Continuamos con el ejercicio histórico que nos propone Oriol Garcia Farré, agente de 11Onze e historiador, sobre la historia de la mujer contemporánea con la aportación de Maria Aurèlia Capmany.

 

El drama aumentó cuando unas 500.000 personas atravesaron la frontera con Francia entre las postrimerías del 1938 y enero de 1939, huyendo del horror. De hecho, hacía meses que se intuía que eso pasaría. La victoria del fascismo en el Estado español fue una realidad a partir de abril de 1939, cuando se truncaron definitivamente las esperanzas e ilusiones de una mayoría social que había trabajado para crear una sociedad más justa e igualitaria. A partir de entonces, la paz se impondría bajo la amenaza constante de prisión por los disidentes hacia el nuevo orden.

El régimen impuesto a través de las armas se fundamentaba en el nacionalsindicalismo, pero después de la Segunda Guerra Mundial se vio obligado a transitar hacia otra concepción del poder con el fin de garantizar su supervivencia. El mundo surgido a partir de 1945 ya no sería el mismo que el del final de la Guerra Civil Española, dado que la realidad histórica se construiría a partir del enfrentamiento de los bloques capitalista y comunista.

Fue entonces cuando el franquismo apostó decididamente por el nacionalcatolicismo como articulación social. La retórica católica sería más asumible por los aliados occidentales, ganadores del conflicto bélico mundial. Y la manifestación más visible de esta concepción del poder seria volver a otorgar la hegemonía a la Iglesia, la cual controlaría todos los aspectos de la vida pública y privada de la sociedad. El Estado pondría en la nómina a los clérigos y dotaría a la Iglesia de una amplia exención de impuestos y, lo más importante, le volvería a otorgar la absoluta libertad en la gestión de la educación.

 

Involución del papel de la mujer

La dictadura franquista destruiría todos los logros conseguidos durante la República. La Iglesia legitimaría la redefinición del papel de la mujer dentro de la sociedad. Así, el franquismo frenaría todas las conquistas femeninas del periodo anterior arguyendo un discurso antifeminista, en el cual la mujer se percibiría como un ser inferior al hombre, tanto espiritualmente como intelectualmente.

Con este pretexto, el nuevo régimen relegaría a la mujer a las tareas del hogar, como madre y como esposa. Muchas mujeres sufrirían la represión del régimen, sobre todo en el periodo 1939-1945. Alimentar, socorrer o curar combatientes republicanos fue considerado un delito por el cual muchas mujeres fueron encarceladas, enviadas a campos de concentración o incluso fusiladas. Otras, condicionadas por el miedo, silenciaron su participación en los campos de batalla, convirtiéndose en un recuerdo puramente privado.

Aun así, el régimen legitimó dos organizaciones juveniles, la Sección Femenina y el Frente de Juventudes, las cuales fueron constituidas para adoctrinar a todos los jóvenes en los principios del ‘movimiento’. De este modo, se pretendía construir una nueva sociedad articulada obligatoriamente por los nuevos valores que fundamentaban el franquismo.

 

Nuevo giro político

Hacia finales de la década de 1950 algo empezó a cambiar. El fracaso de la autarquía y la tensa situación internacional, con la guerra fría de fondo, llevarán al régimen hacia una obligada reorganización de fuerzas en las familias de poder. Los falangistas, grandes dominadores de la escena política hasta entonces y garantes de la simbología y retórica fascista, serán sustituidos por jóvenes políticos tecnócratas vinculados al Opus Dei.

Este cambio permitirá al régimen generar un nuevo discurso ideológico y proyectar una imagen social más moderna hacia el exterior. De este modo, el ‘desarrollismo’ favorecerá el crecimiento de una clase media española que sustentará el régimen durante unas décadas más, pero también le causaría la aniquilación. Este aperturismo controlado, por ejemplo, tolerará la edición de obras en catalán, pero también permitirá rescatar de las buhardillas de la memoria las reivindicaciones sobre la igualdad social de género.

La mujer en Cataluña

En este contexto fue en el que Maria Aurèlia Capmany i Farnés (1918-1991) publicó su famoso ensayo ‘La mujer en Cataluña’ (1966), una de las obras capitales para la recuperación de las reivindicaciones del feminismo en Cataluña. Era hija del folclorista Aureli Capmany i Maria Farnés, y nieta del periodista y político catalanista Sebastià Farnés. Desde pequeña, Maria Aurèlia Capmany manifestó una habilidad innata para la escritura y las actividades literarias en general. El impacto que supuso su ensayo le permitió dejar la docencia para dedicarse íntegramente a las actividades literarias y el teatro.

La tesis principal que plantea Maria Aurèlia Capmany en ‘La mujer en Cataluña’ pivota sobre la idea de que no se puede avanzar en el problema del género si antes no se arreglan los problemas sociales y políticos de Cataluña. Y esto lo escribe una persona que era mujer, catalana y socialista. O sea, ¡el demonio para el Régimen!

 

Un problema palpable

Para Capmany, el problema de género existe y es palpable dentro de la sociedad. Su ensayo manifiesta dos problemáticas importantes: por un lado, la definición de las mujeres como alteridad y dependencia; y, por otra, las desigualdades sociales y el acceso de las mujeres al mundo público. [Recordémoslo, controlado por la Iglesia.] Y, en este sentido, la conclusión a la cual llega Maria Aurèlia Capmany es muy clara: las mujeres tienen el mismo estatus social que los hombres, pero solo en apariencia, porque la realidad es que todas tienen conciencia de su falta de integración, del estado de evolución y de la inestabilidad de su inserción en la sociedad en que viven.

La mujer que trabaja puede descubrir fácilmente las condiciones objetivas de su marginación, puesto que trabaja igual que un hombre, estudia las mismas asignaturas, obtiene los mismos títulos que un hombre, pero con estos títulos hará un trabajo de segunda. Por lo tanto, si una mujer quiere dedicarse a una actividad más allá de las paredes de su casa, lo tendrá que hacer discretamente y sin dar importancia.

En consecuencia, Capmany volverá a plantear la tesis de los años treinta, que defiende enconadamente el “yo igual que tú”. Aun así, a lo largo de su dilatada carrera, primero como escritora y después como política, trabajará incansablemente para la igualdad y la integración de la mujer dentro de la sociedad. Combatirá el ultraconservadorismo rancio del régimen franquista a través de su prolífica obra, llegando a la conclusión que la palabra clave por la liberación de la mujer es la emancipación. Cómo dice su canción de ‘Teatro de cabaré’, fue una mujer emancipada que tuvo que pensar y decidir, suela y sensata, y lo hizo desde la libertad y el diálogo.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Francesca Bonnemaison

7min lectura

Emprendemos un recorrido por la historia con el primero de seis artículos sobre la lucha de la

Cultura

Carme Karr

7min lectura

De la mano del agente de 11Onze e historiador Oriol Garcia Farré, proseguimos con la

Management

Liderazgo femenino

5min lectura

Las mujeres ocupan tan solo un 34% de los cargos directivos en España.



Planear las vacaciones, hacer la maleta y coger un libro. El verano es sinónimo de desconexión y la lectura es la gran protagonista. Os traemos una recomendación de libros para que viajen con vosotros este verano.

 

Recientemente, un estudio constataba que leer nos hace ser más empáticos. Con la única condición de que sea literatura de calidad, los investigadores constataron que las personas que leen son capaces de reconocer el estado emocional de los personajes y mejoran la imaginación y la agilidad mental. 

Y no solo esto, también se dice popularmente que leer nos hace atractivos; de hecho, sería como la gimnasia cerebral: estimula la actividad mental, la concentración, nos desconecta de problemas y angustias, y nos permite viajar a nuevos mundos. Son muchos los beneficios de la lectura, y todos explican la importancia de fomentarla desde muy pequeños. Así que apunta los títulos que no te puedes perder este verano y ¡empieza a entrenar el cerebro!

21 lecciones para el siglo XXI de Yuval Noah Harari

En esta nueva entrega, el autor de Sapiens y Homo Deus nos describe las lecciones fundamentales para vivir en este siglo. Con sus teorías nos invita a la reflexión, dibujando escenarios que describen los principales retos actuales. Repasa cuestiones sociales, políticas y existenciales, y alerta de los peligros tecnológicos, desde un punto de vista cotidiano que define el impacto de todo esto en nuestra vida, presente y futura.

 

Fake You: Fake news y desinformación de Simona Levi

El fenómeno de las noticias falsas cuestiona la salud informativa de medios, partidos políticos, gobiernos o empresas. A menudo, controlarlo pasa para recortar libertad de expresión y de información a los ciudadanos. Simona Levi cuestiona esta legislación, basada en romper derechos fundamentales, en una obra que se convierte en un arma para luchar contra la manipulación, la mentira y la falsificación.

 

La vegetariana de Han Kang

No trata el vegetarianismo, aunque la historia comienza cuando la protagonista deja de comer carne. Una decisión individual que se convierte en un reto social, un símbolo de rebeldía contra lo que es convencional. Abandonar la sumisión y hacer frente al sistema. Un relato conmovedor e incómodo para describir qué ocurre cuando cuestionas lo que está aceptado y te saltas las normas, y hasta dónde llega la capacidad humana para llevarlo a cabo hasta las últimas consecuencias.

 

Las uvas de la ira de John Steinbeck

Narra el derrumbe del sueño americano a raíz de la Gran Depresión. Un contexto de crisis económica y financiera que aboca la familia protagonista a emigrar e iniciar una investigación vital para asegurarse el trabajo, la dignidad y el futuro. Un relato más actual que nunca donde se confronta el poder, la igualdad y la justicia en los Estados Unidos.

 

El hambre de Martín Caparrós

Desperdiciar comida y pasar hambre son los principales conceptos que repasa Caparrós en este libro que lo ha llevado a viajar por países de todo el mundo donde el hambre es la gran protagonista. Un libro que repasa la comida desde todos los puntos de vista, desde los que especulan hasta los que la necesitan, para explicar y denunciar una problemática mundial en la que todos estamos implicados.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Las mejores series sobre el mundo financiero

7min lectura

En este artículo nos hemos interesado por las que están

Cultura

¿Operación Biquini? ¡No, gracias!

2min lectura

El año 1946 el ingeniero francés Louis Réard diseñó el bañador

Comunidad

Las vacaciones de los catalanes

3min lectura

La temporada de verano 2021 viene marcada por menos



El turismo es una de las industrias que mueve más capital en todo el mundo. Según el informe de la Organización Mundial del Turismo (UNWTO), en el año 2019 se registraron 1.400 millones de turistas internacionales y se contabilizan entre 100 y 120 millones de puestos de trabajo vinculados.

 

Es un sector, por lo tanto, con un peso innegable en la economía mundial y, más particularmente, con una afectación directa a prácticamente todos los habitantes del planeta, ya sea de forma activa como viajeros o pasiva como locales.

 

El sector turístico pide regulación y responsabilidad

Dada su importancia, desde hace años son cada vez más los organismos, empresas y colectivos que piden un sistema de turismo sostenible que sea capaz de mantenerse en el tiempo y favorecer a la población. Todo apunta a que la industria seguirá creciendo en los próximos años y, si no cambia el modelo, aumentará al mismo ritmo el impacto negativo que genera. Actualmente todos estamos familiarizados con el concepto de sostenibilidad e incluso hemos adoptado ciertas conductas diarias que contribuyen a respetar el medio ambiente. Una actitud que cambia en mayor o menor medida cuando viajamos: dejar luces encendidas, reciclar, cuidar el espacio público, utilizar métodos de transporte más ecológicos, gastar el agua necesaria, utilizar menos plástico… Acciones que nos pueden pasar por alto cuando estamos de vacaciones y que, por sí solas, no generan impacto, pero que pueden suponer una gran problemática cuando las multiplicamos por 1.400 millones de personas.

En este contexto, y con la urgencia de cambiar el modelo turístico hacia una perspectiva más responsable, aparece el concepto de turismo sostenible, entendido como aquel que «satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades», como se describe en el informe Brundtland. Se tratará, pues, de minimizar el impacto negativo que genera el sector actualmente y maximizar los beneficios, principalmente desde tres grandes pilares: medioambiental, sociocultural y económico.

 

Reducir el impacto medioambiental para preservar el futuro

El turismo depende de la calidad del medio ambiente para sobrevivir y evolucionar, pero paradójicamente, es una de las principales actividades que lo perjudica. Construcción de infraestructuras como aeropuertos y carreteras, sistemas de transporte altamente contaminantes por tierra, mar y aire, creación de equipamientos y complejos turísticos como restaurantes, tiendas, campos de golf o zonas deportivas son ejemplo del impacto negativo que supone para cualquier región. Todo esto también pone en peligro la fauna y flora de la zona y en los últimos años ha agravado la situación de cientos de especies, especialmente marinas, que no han soportado los cambios que la contaminación humana ha provocado en su hábitat natural.

Paralelamente, ha sido gracias al turismo que algunas zonas naturales se han convertido en espacios protegidos o bien se tiene un cuidado especial orientado a la preservación del espacio para el futuro. Este es el impacto positivo por el que debe apostar el turismo sostenible, conseguir el mantenimiento y cuidado de los espacios, tanto naturales como urbanos, por parte de los organismos gobernantes y favorecer así tanto a los ciudadanos locales como a los futuros visitantes.

 

Controlar el impacto sociocultural y apostar por la riqueza de la diversidad

La voluntad de viajar a menudo viene motivada por la inquietud de conocer otros países, con todo lo que ello implica: cultura, lengua, comida y costumbres. Se busca la diversidad dentro de la globalidad, y esto impulsa el respeto, la tolerancia y el conocimiento por ambas partes, pero especialmente desde el punto de vista visitante. Para el turismo sostenible es indispensable esta preservación cultural, pero sobre todo lo es el respeto por esta. Garantizar una experiencia de valor, en este sentido, debe suponer garantizar la riqueza sociocultural.

Un turismo no planificado, más allá de ser una molestia para los habitantes locales, puede provocar consecuencias nefastas en su vida y calidad de vida, un hecho que algunas zonas de Cataluña ya han vivido de primera mano en términos de gentrificación, es decir, un aumento desmesurado de los precios de las viviendas y terrenos que obligan a los ciudadanos a buscar alternativas más económicas, dejando paso a aquellos que pueden invertir. Un hecho que en algunas ocasiones puede no tener relación directa con el turismo, pero que sin duda ha agravado la situación.

El aumento de los precios de los productos en zonas turísticas es otra de las causas que desestabiliza a los locales, obligándolos a asumir unos precios muy por encima de los estándares que podrían encontrar en cualquier otra calle de la ciudad no transitada por turistas. En el caso de Barcelona, ​​la crisis del coronavirus obligó a muchos restaurantes de zonas turísticas a rebajar los precios hasta equipararse a los del resto de la ciudad, mostrando así la guerra de precios que supone la industria del turismo. Evitar esto a través de políticas reguladoras no solo protegería a los ciudadanos locales, sino que también aseguraría a los turistas que se está pagando el precio justo por el producto.

 

Impacto económico positivo: invertir en las personas

Desde un punto de vista económico, es lógico que, como industria, el turismo debe proporcionar beneficios a la zona en cuestión, pero el reto es hacerlo de forma equitativa y sostenible. De nada servirá mejorar la facturación si esto no crea un impacto positivo en la zona de acogida. Es decir, para que tenga un beneficio real, debe suponer una ventaja para todas las partes implicadas, y si se gestiona de forma eficiente y controlada, el turismo puede tener el gran poder de enriquecer a la población a través de la creación y mantenimiento de puestos de trabajo, sean directos o indirectos.

Contrariamente, algunas multinacionales, lejos de aplicar un sistema de turismo sostenible optan por hacer todo lo contrario, la llamada «fuga». Son modelos de negocio donde el dinero generado no se queda en el país de acogida ni suponen un beneficio para este, por ejemplo en el caso de hoteles con un régimen de todo incluido, en el que los clientes no se mueven del recinto, con lo cual no generan impacto positivo en la economía de la zona. Sí que generan impacto, sin embargo, de carácter negativo en cuanto a impuestos, ya que las infraestructuras necesarias para acoger el turismo a menudo se financian a través de esta vía. Habrá, pues, que poner en la balanza el impacto que genera el turismo en la zona y el coste que supone para la población. Si no existe este equilibrio, seguramente nos encontramos ante un sistema poco sostenible y que, por tanto, habrá que remodelar.

El turismo, al fin y al cabo, es responsabilidad de todos, ya que todos en algún momento hemos estado implicados. Hay acciones que dependen únicamente de la responsabilidad y el compromiso individual de apostar por un modelo de vida sostenible, también cuando viajamos. La otra parte de la gestión, y la de más impacto, corresponde a las organizaciones privadas y organismos públicos que deberán planificar el turismo de los próximos años con una premisa clara: una apuesta por la sostenibilidad será una apuesta por el futuro.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

¿Pagarías más por un turismo sostenible?

4min lectura

El turismo sostenible o ecoturismo es el sector turístico

Cultura

El enoturismo resiste a la pandemia

5min lectura

En estos tiempos tan convulsos y difíciles para el sector turístico

Turismo espacial

1min lectura

¿Turismo espacial… ecológico? ¿Criterios científicos? ¿Investigación?



¿Quieres descubrir contenidos interesantes en Twitch? Te recomendamos 11 canales en catalán que puedes encontrar en la red social de moda. Se han ganado la popularidad hablándonos de todo tipo de temas, no solo videojuegos.

 

Twitch es una red social cada vez más relevante en el mundo, y Cataluña no es una excepción. La espontaneidad del directo atrae a un número creciente de seguidores. A pesar de que los canales de videojuegos son en general los que acumulan más público, hay espacio para contenidos muy diversos. Desde 11Onze, te presentamos 11 propuestas para disfrutar de esta red social en catalán.

 

LopezNorman44

Norman López es uno de los ‘streamers’ en catalán más populares, con cerca de 10.000 seguidores. Produce contenidos de videojuegos en general, aunque se centra sobre todo en simuladores de carreras. Le gusta el humor y no rehuye la polémica, puesto que se declara fan de la tortilla de patatas sin cebolla y dice que prefiere el invierno al verano.

 

LauzetaFolk

Tras un periodo de inactividad en Twitch, LauzetaFolk han vuelto con su violín y su guitarra para ofrecer música folk y buen rollo desde Lleida a sus 7.500 seguidores. Joan y Núria, una pareja de músicos que tocan juntos desde 2010, se unieron a esta red social en marzo de 2020.

 

Magori_cat

Casi 2.000 personas siguen este canal de pago centrado sobre todo en manga, anime y ‘Bola de dragón’. En sus directos, MagoriArt acostumbra a dibujar mientras charla con sus invitados. En ‘La noche friki’ intervienen actores de doblaje en catalán. Por ejemplo, recientemente participó Victòria Pagès, que había interpretado el personaje de la Nets en el Club Super 3.

 

JacintCasademont

El canal de Jacint Casademont ofrece podcasts, tertulias y entrevistas, con secciones como ‘Terrors nocturns’ para comentar temas de miedo y ‘Enigmes pendents’ para hablar de crímenes. Ya cuenta con 1.400 seguidores.

 

EdCaballer

Canal de cocina donde la idea es pasar un buen rato mientras Ed Caballer prepara la comida y va hablando un poco de todo: series, juegos, actualidad, política… La cocina es el camino para que sus cerca de 1.000 seguidores pasen un buen rato y aprendan a defenderse ante los fogones. ¡Qué aproveche!

 

El_raco_del_manga

Un canal en catalán sobre manga, anime y cultura japonesa con un ‘stream’ casi por semana. Encontrarás charlas, entrevistas, análisis, especiales, sorteos… Ya lo siguen más de 900 personas.

 

xEikNaga

El canal de xEikNaga y sus amigos, que ya reúne más de 700 seguidores, apela a los espíritus más creativos. Maquetas, artesanía y creaciones diversas para aquellos a quienes los gusta hacérselo todo ellos mismos. No falla el directo de maquetas el fin de semana por la mañana.

 

JaumeFibla

Casi cada día, Jaume Fibla, más conocido como Jau en Twitch, ofrece “números musicales con un toque ‘friqui’”, como él mismo reconoce, y entrevistas. En su canal tienen cabida desde la interpretación muy libre de canciones traducidas al catalán hasta comentarios sobre cultura, cine o videojuegos. Ya reúne a casi 700 seguidores.

 

EnricBautista

Enric Bautista, que vive en Inglaterra, se evade del Brexit tocando su guitarra acústica y cantando en catalán. Y, de vez en cuando, entrevistando a algún invitado. Puedes disfrutar de su música y sus comentarios todos los lunes, miércoles y sábados por la noche. Ya cuenta con más de 600 seguidores.

 

GranCarles

De lunes a viernes, este actor, periodista y guionista despierta a sus cerca de 500 seguidores cada mañana a las 8 con el programa ‘Quiquiriquic’. Carles interactúa con la audiencia sin tapujos.

 

Motor_Esport

Toda la actualidad del mundo de los rallies analizada en catalán por Nacho Mateo, Eduard Bota, Aitor Domingo, David Rovira y sus colaboradores. El canal no derrapa y ya cuenta con más de 400 seguidores.

¿Conoces algún canal de Twitch en catalán que no nos debemos perder? Añádelo en los comentarios.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Comunidad

Los 11 mejores tiktokers en catalán

4min lectura

Os presentamos una recopilación de los 11 mejores

Cultura

Instagramers catalanas

4min lectura

Hay cientos, y en 11Onze hemos seleccionado solo una quincena.

Cultura

‘Youtubers’ catalanes

4min lectura

El compromiso con la lengua tiene que expandirse por todos los canales posibles.



App Store Google Play