Los secretos que esconde la Feria de Santa Llúcia

Nos tenemos que remontar a 1736 para tener constancia por primera vez de la existencia de la Feria de Santa Llúcia. Ni una calamidad como la terrible epidemia de fiebre amarilla que sufrió Barcelona en 1860 nunca ha estropeado el acontecimiento.

 

Detalles curiosos sobre el mercado hay un montón. Antiguamente, por ejemplo, a la Feria de Santa Llúcia se la conocía como “la feria de las chicas”, porque iban muchas mujeres solteras y se creía que era un buen lugar para concertar un matrimonio. Las chicas de los pueblos aledaños, acompañadas por sus madres, iban muy bien vestidas y con joyas a hacerse ver y conseguir pretendientes.

Tal como recuerda el historiador Joan Amades, en el siglo XIX el mercado se organizaba en solo tres días y en espacios diferentes del núcleo histórico de la ciudad: para la Purísima y para Santa Llúcia, en la plaza de la Catedral; y para San Tomás, en la plaza del Pi, en la plaza de Sant Josep Oriol y en la plaza del Born. En estas ferias se vendían figuras, casetas y otras construcciones para el pesebre, como fuentes, pozos o molinos. En cambio, los elementos naturales, como el musgo o el corcho, se vendían en la conocida como Feria del Verde, que estaba situada en las escaleras de la catedral. La pasión por el pesebre hizo que ambas crecieran tanto que se acabaran fusionando.

La Feria de Santa Llúcia, que se celebra entre el 25 de noviembre y el 23 de diciembre, ha cambiado mucho su fisonomía y hoy en día reúne cerca de 270 paradas. Sin embargo, a causa de la pandemia, el número se ha tenido que reducir en la mitad. Años atrás, las paradas se instalaban sobre una tarima de madera con dos estanterías y un pequeño entoldado. Ahora, son todas construcciones de madera mucho más equipadas. Sin duda, la Feria de Santa Llúcia es una de las tradiciones más arraigadas en la ciudad.

La gran afición de los pesebres en Cataluña ha dado un buen número de artesanos de renombre, algunas obras de los cuales se muestran al Museo de Historia de Barcelona y al Museo de Olot. Otras figuras las encontramos en colecciones privadas o han desaparecido con el paso del tiempo y de las guerras. En este tipo de ferias, es habitual que las familias compren una figura o un elemento natural o de paisaje cada año y, poco a poco, van completando su particular pesebre.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

El origen del calendario de adviento

2min lectura

Ya ha llegado el tiempo invernal, y con él damos la bienvenida al

Cultura

En busca del ‘tió’

3min lectura

Todo el mundo en Cataluña conoce al famoso personaje de la Navidad de nuestro país, y no

Cultura

Avanzar las compras navideñas

3min lectura

Este 2021, el primer año comercial tras la pandemia



En un abrir y cerrar de ojos, nos hemos plantado en Navidad. Si te gusta pasear por las calles guarnecidas de pueblos y ciudades, la agente Càrol Rafales hace un resumen de las principales ferias de Navidad que se pueden disfrutar en Cataluña.

 

Hemos escogido las más emblemáticas: la Feria del abeto de Espinelves, la de Santa Llúcia, la de Caldes de Montbui, el Mercado medieval de Vic y la Feria del Pesebre de Olot. Pero en todo el territorio se celebran muchas más. ¡Búscalas y disfruta en familia!

  1. Feria del abeto de Espinelves. Es una de las más singulares que hay en Cataluña y ya hace 35 años que se celebra. En este pequeño pueblo del macizo del Montseny, y durante más de una semana, entre el 3 y el 11 de diciembre, podrás comprar el abeto natural o el ‘tió’ que decorará tu hogar estas fiestas. Además, Espinelves tiene el encanto de un pueblo pequeño, con sus calles empedradas.
  2. Feria de Santa Llúcia. El más conocido de toda Cataluña, se celebra en la plaza de la Catedral de Barcelona y se alarga cerca de un mes. En ella, podemos encontrar todo tipo de objetos navideños, pero sobre todo pesebres, abetos y artículos artesanales. Cuenta con 233 años de historia desde que se tiene constancia y este año se celebra entre el 25 de noviembre y el 23 de diciembre.
  3. Feria de Navidad y Mercado de artesanos de Caldes de Montbui. Esta feria celebra más de 30 años de historia. Cada año, el municipio recibe miles de visitantes y prepara su tradicional caldo de Navidad en la olla más grande de toda Cataluña, de un metro y medio de diámetro y con una capacidad de 1.600 litros de caldo. También se organizan otras actividades y espectáculos navideños en el núcleo histórico.
  4. Mercado medieval de Vic. Durante el primer fin de semana de diciembre, entre el 8 y el 11 de diciembre, el centro histórico del municipio vuelve a la edad media. También hay un montón de paradas con decoraciones de Navidad, manjares típicos y bebida artesanal. Y se celebran muchos espectáculos.
  5. Feria del Pesebre de Olot. Entre el 3 y el 6 de diciembre, Olot organiza su particular feria, donde se distribuyen casetas de madera que homenajean estas fiestas navideñas y recrean escenas del pesebre. También se celebra el mercado de artesanía y se pueden encontrar muchas paradas con decoración de Navidad.

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

En busca del ‘tió’

3min lectura

Todo el mundo en Cataluña conoce al famoso personaje de la Navidad de nuestro país, y no

Cultura

Avanzar las compras navideñas

3min lectura

Este 2021, el primer año comercial tras la pandemia

Economía

¿Cómo evitar las compras impulsivas?

3min lectura

Ahora que llega el Black Friday y Navidad, más vale que nos



Desde hace tiempo, la historia nos devuelve a un viejo debate aún no resuelto: ¿qué es exactamente España? Una pregunta difícil que ha tenido que afrontar un puñado de generaciones. Por el camino ha habido toda clase de debates, promesas, triunfos y derrotas. Y, a pesar de todo, todavía estamos lejos de encontrar una respuesta. Lo analizamos con el historiador y agente 11Onze Oriol Garcia.

 

Después de la larga noche franquista, a España se le plantearon nuevos retos a partir de 1975. El Estado tenía que encontrar el equilibrio entre la reforma que proponía el gobierno franquista y la ruptura que pedía parto de la oposición. La solución pactada fue la de transitar juntos hacia un nuevo régimen fundamentado en una nueva Carta Magna. La Constitución Española de 1978 se dividió en diez títulos y 169 artículos. En el texto, el término “nación” aparece tan solo en dos ocasiones, mientras que el término “Estado” contiene 90 entradas.

La primera y más importante mención a la “nación” es la que abre el Preámbulo. “La nación española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de todos los que la integran, en uso de su soberanía…”, empieza el texto fundacional, tal como si la misma nación redactara el que se leerá. Más adelante, esta “nación” autoproclamada expresa la voluntad de “constituirse en un Estado social y democrático de derecho”, el cual desplegará todos sus órganos y funciones. 

 

La “nación”, objeto de litigio

Según parece, la alusión a “los que la integran” se refiere a los individuos. En efecto, el artículo 2 fundamenta la Constitución en “la indisoluble unidad de la nación española, patria común e indivisible de todos los españoles”, la cual “reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y las regiones que la integran y la solidaridad entre todas ellas”. Justamente este artículo es objeto de continuo litigio. 

Este famoso artículo 2, en realidad, parece que nos está diciendo que no son los individuos quienes deciden o desean una cosa, sino la nación. Porque la nación es quien ostenta la soberanía, no el pueblo. Y quien hace esta proclamación de la soberanía tampoco es el pueblo, sino que está personificada en la figura del Rey de España. Por lo tanto, todo aquello que integra la nación resulta confuso.

El reino de las “nacionalidades”

Ciertamente, la alusión a las nacionalidades y a las regiones apunta a la vieja idea de la división territorial del reino. Esta palabra —“reino”— no se menciona en ninguna parte en la Constitución. Cosa extraña, dado que España se configura, en su forma, como reino. Reino de España, en singular. Pero entonces, ¿qué son las nacionalidades? ¿Qué esconde el término para referirse a estas entidades orgánicas etnoculturales?

Parece evidente que se trata de un expediente púdico para aludir, sin denominarlos, a los antiguos reinos de Hispania, además de Castilla, formados por: Cataluña, Valencia, Mallorca, Aragón, Navarra, Galicia, el País Vasco, Andalucía (y Portugal). Por lo tanto, ¿cuál es el sentido y la función de las nacionalidades y de las regiones? Imposible saberlo, puesto que estos conceptos no vuelven a aparecer en todo el redactado de la Constitución.

 

Todo gira en torno a la “reconquista”

Contra el discurso repetido como un mantra dentro del sistema escolar franquista, el aprendizaje de España se articuló en función del concepto de “reconquista”. Se trata de un término historiográfico —empleado todavía en los currículums de secundaria de Castilla— que describe el proceso de recuperación del mundo feudal por encima del mundo musulmán y judío, porque se entiende que los musulmanes no eran los legítimos propietarios de la geografía hispánica…

Este proceso arrancó al poco de la llegada de los árabes a la península Ibérica en el siglo VIII y finalizó con los Reyes Católicos en el siglo XV, los cuales acabarían unificando “España” como un Estado integral. Esta Reconquista acabaría forjando “el espíritu español”. O sea, argumentos históricos para justificar el nacionalcatolicismo impuesto después de la Guerra Civil. 

Aun así, no parece que haya existido nunca ‘de facto’ una “nación española”, es decir, integradora de nacionalidades y regiones, como nos quiere hacer creer la Constitución actual. Ni siquiera es seguro que se haya consolidado nunca como Estado-nación, en el sentido moderno. ¡Lo vemos a continuación!

“No parece que haya existido nunca ‘de facto’ una ‘nación española’, es decir, integradora de nacionalidades y regiones, como nos quiere hacer creer la Constitución actual”

De la confederación al absolutismo

El Estado dinástico, iniciado por los Reyes Católicos, como hemos afirmado, acabó convirtiéndose en un Estado absolutista. Antes de serlo, había tenido que restringir el poder de la nobleza, forzar la adscripción a la religión católica y cohesionar todo el poder en una devoción leal al Rey. En contra de lo que piensan algunos, la lengua quedó al margen de este esquema de poder. Por lo tanto, no fue nunca un elemento unificador hasta principios del XVIII, aunque el franquismo intentara falsear la historia una vez más.

El poder se fue organizando alrededor de cinco Consejos de Estado: Castilla, Aragón, Italia, los Países Bajos, Portugal (1580-1640) y las Indias Occidentales. Por lo tanto, los diferentes territorios que configuraban la geografía de la Corona de Hispaniae —plural de Hispania— mantenían la administración, la moneda y las leyes propias. En este sentido, se trataría de un tipo de confederación de nacionalidades, las cuales conservaban sus peculiaridades, fueros y tradiciones.

El predominio de Castilla (que aglutinaba a Galicia, Asturias y León) sobre los otros reinos existentes de la península Ibérica cada vez fue más evidente, por extensión y población y, sobre todo, después de incorporar a las Indias Occidentales en el reino castellano, que lo hizo a título de “descubrimiento”, con todo lo que significó. De este modo, la progresiva traslación de la economía del mediterráneo hacia el atlántico comportó un cambio de paradigma en las relaciones entre los diferentes territorios que configuraban la Corona Hispánica.

Esta pluralidad, no sin sobresaltos, fue derivando hacia una mayor centralización del poder. Pero el salto definitivo se produjo después de la guerra de Sucesión y la subsiguiente entronización de la dinastía borbónica al trono castellano. Entre 1707 y 1716, el nuevo rey Felipe V fue promulgando los conocidos Decretos de Nueva Planta por los diferentes territorios de la corona de Aragón como castigo por su rebelión y como derecho de conquista. En cambio, esta pérdida de autonomía no afectó nunca ni a Navarra ni a las Provincias Vascas, dado que estos territorios habían sido fieles a la causa borbónica. 

Fue entonces cuando Castilla se transformó en la España borbónica: una monarquía absoluta y fuertemente centralizada. Prueba de este proceso, Felipe V escribía el 1717: “He juzgado por conveniente […] reducir todos mis Reinos de España a la uniformidad de unas mismas leyes, usos, costumbres y tribunales, gobernándose todos igualmente por las leyes de Castilla”. Así, como resultado de una represión y por derecho de conquista, una España castellanizada a la fuerza se empieza a configurar como un moderno Estado (de importación francesa) nacional (de exportación castellana). Naturalmente, la ilusión duró muy poco.

“De las nueve constituciones españolas contemporáneas, todas tienen en común una misma afirmación: son una constitución de la monarquía y de confesión católica”

La ilusión fallida de la “república federativa”

El ilustrado y escritor José Marchena (1769-1821), exiliado en Bayona para escapar de la Inquisición, escribió en 1792 un revelador informe para Jacques Pierre Brissot, un girondino y ministro de asuntos exteriores de la República Francesa, sobre las dificultades de implantar en España una constitución parecida a la francesa de 1791. Sus palabras son bastante reveladoras: “Francia ha adoptado ahora una constitución que hace de esta vasta nación una república unida e indivisible. Pero en España, las diversas provincias de las cuales tienen costumbres y usos muy diferentes y a la cual se tiene que unir Portugal, solo tendría que poderse formar una república federativa”.

En un sentido similar, en 1808, en Cádiz, el célebre político gerundense, Antonio de Campmany escribió, apenas empezada la Guerra del Francés, en la famosa publicación ‘El Sentinella’: “… En Francia, pues, no hay provincias ni naciones; no hay Provenza ni provenzales; ni Normandía ni normandos. Todos se borraron del mapa de sus territorios e incluso sus nombres […]. Todos se llaman franceses”. Y más adelante detalla: “Entonces, que sería ya de los españoles si no hubiera habido Aragoneses, Valencianos, Murcianos, Andaluces, Asturianos, Gallegos, Extremeños, Catalanes, Castellanos? Cada uno de estos nombres inflama el orgullo de estas pequeñas naciones, las cuales configuran la gran nación”.

Década detrás década, de las nueve constituciones españolas redactadas durante la edad contemporánea (1812-1978), todas tienen en común —con pequeños matices—, una misma afirmación: son una constitución de la monarquía y de confesión católica, la religión del Rey y de la nación. Por lo tanto, la unidad de la nación es la unidad de la monarquía. 

¿Existe, pues, una nación de naciones?

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Desencuentros Cataluña-España

11min lectura

La economía ha sido una de las grandes protagonistas de la

Cultura

La industrialización que hicimos en un siglo

3min lectura

En nuestra memoria perdura intensamente la fecha de 1714.

Cultura

La mejor publicidad de nuestra historia

6min lectura

Cataluña es un país con una sólida tradición publicitaria.



Las monedas de inversión, también conocidas como monedas bullion, están acuñadas en metales preciosos, generalmente oro y plata. Hay varias monedas de oro de inversión disponibles en el mercado, pero las Britannia y Krugerrand son de las más populares y codiciadas del mundo. Te explicamos su historia y que las hace especiales.

 

Krugerrand

La Krugerrand se acuñó por primera vez el 3 de julio del 1967 para comercializar a lo largo del mundo la gran cantidad de oro producido en Suráfrica. La Krugerrand fue pionera al establecer el nuevo concepto de la medida de moneda de una onza bullion, un estándar que ahora es reconocido mundialmente. Además, fue la primera moneda de oro, de curso legal, emitida después de la Segunda Guerra Mundial, en buena parte, asentando las bases para la creación de las monedas de oro que posteriormente emitieron otros países.

En el anverso de la moneda encontramos el busto de Paul Kruger, presidente de la República Sudafricana desde el 9 de mayo del 1883 hasta el 31 de mayo del 1902. Su apellido, Kruger, y “rand”, la unidad monetaria sudafricana, se combinan para dar nombre a la moneda. Una gacela, el animal nacional de Suráfrica, está grabada al dorso, bajo la cual encontramos la leyenda: “una onza de oro fino”, en inglés y afrikáans, una lengua derivada del neerlandés hablada, sobre todo, en Suráfrica.

A pesar de que las monedas Krugerrand son de oro de 22 quilates, es decir, tienen una pureza de 91,67%, difiriendo de la mayor parte de las monedas de una onza emitidas por otros países, que suelen ser de oro puro en un 99,99%, 24 quilates, las Krugerrand compensan esta menor ley con más peso (1,09 onzas).

Se trata de una moneda extremadamente popular que atrae una gran cantidad de inversores de oro. Gracias a esto, la Krugerrand suele tener una prima menor sobre el precio del oro que otras monedas de 1 onza o, de hecho, cualquier producto de oro de similar tamaño.

 

Britannia

La Britannia de oro nació en Europa el 1987, y fue la primera moneda de oro de inversión que se acuñó en los cuatro tipos de peso (1, ½, ¼, 1/10 de onza de oro). Recibe su nombre del latín, cuando en el siglo II una figura femenina, blandiendo una lanza en una mano y un escudo en la otra, apareció en las monedas acuñadas en el sur de la Gran Bretaña durante la ocupación del Imperio Romano.

Este diseño se mantuvo igual hasta el 2000, con el anverso de la moneda mostrando la imagen de la reina Isabel II y el valor nominal en libras esterlinas, un diseño común a todas las monedas de oro de la Commonwealth. Posteriormente, “The British Royal Mint” introdujo un nuevo diseño de la figura femenina para los años nones, manteniendo el anterior para los años parejos. Más variaciones con la imagen acompañada de un león, o la Britannia sentada, fueron acuñadas en posteriores ediciones.

La comercialización de esta moneda de oro de 24 quilates es tan popular en el Reino Unido como el resto del mundo. Gran parte de las ediciones de las monedas Britannia son fáciles de conseguir, pero la compra de una Britannia de un año específico puede tener un precio bastante elevado a causa de su escasez. Por lo tanto, comprar una edición actual esperando ver como aumenta el valor más allá de la posible fluctuación al alza del oro, es un factor nada descartable.

 

Hasta ahora, con Preciosos 11Onze se podían hacer compras de lingotes de oro. A partir de ahora, también ofrecemos la opción de comprar monedas de oro Krugerrand y Britannia. Para el día de mañana, regala oro.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

11Onze

Un regalo para el día de mañana

3min lectura

11Onze pone en marcha la venta de monedas de oro para

Ahorros

El valor del oro ante la incertidumbre económica

5min lectura

Aunque los grandes organismos económicos internacionales

Invertir

¿Tendrías que invertir en oro?

2min lectura

La incertidumbre económica persistente y una inflación que



La concienciación de la sociedad en la importancia de cuidar el medio ambiente está cambiando nuestras prioridades en muchos aspectos, también en la industria del turismo, que se está transformando para ofrecer experiencias de viaje más sostenibles. Detallamos algunos de los mejores lugares para hacer ecoturismo en Europa, más allá de nuestras fronteras.

 

Países Bajos

Con 11 «puntos verdes» en los Países Bajos, este país es un excelente destino para los viajeros con conciencia ecológica. Ámsterdam fue votada como la quinta ciudad más respetuosa con el medio ambiente de Europa por el European Green City Index. La mejor manera de moverse por esta capital holandesa es en bicicleta, y el alquiler de bicicletas abunda en todo el país.

Con más de 15.000 km de carriles bici, Holanda es un paraíso para los amantes de la bicicleta. Además, muchas ciudades holandesas también son fáciles de recorrer a pie, como Utrecht, Delft y Rotterdam. Y si quieres recorrer distancias más largas, el sistema ferroviario holandés està libre de CO₂. Tanto si decides caminar, montar en bicicleta o tomar el tren, puedes desplazarte de forma sostenible por los Países Bajos. Además, asegúrate de disfrutar de las numerosas atracciones de este país, como sus molinos de viento, o de un paseo por los idílicos canales de muchas de sus bellas vías, o de explorar sus pintorescas playas. 

Hoteles con certificación ecológica recomendados: Dutch Design Hotel – Amsterdam, Bilderberg Parkhotel – Rotterdam.

 

Suecia

Suecia ha facilitado el disfrute de los viajes sostenibles con su etiqueta «Nature’s Best» para operadores turísticos. La primera etiqueta ecológica de Europa garantiza la calidad de cientos de viajes realizados por operadores turísticos con certificación ecológica en todo el país. El turismo sostenible sueco ofrece una gran variedad de excursiones sostenibles, como una experiencia de safari en el Outback de Estocolmo, la construcción de una balsa de troncos para una aventura de rafting en Varmland, y la fiesta en el Festival Cultural de Gotemburgo, uno de los mayores festivales sostenibles de Suecia. Gotemburgo, por cierto, ha sido nombrado el destino más sostenible del mundo durante los últimos cuatro años en el Índice Global de Destinos Sostenibles

Hoteles con certificación ecológica recomendados: Hotel Freys – Estocolmo, Hotel Birger Jarl – Estocolmo

 

Dinamarca

Dinamarca es una nación marítima de islas, puentes y transbordadores. Las energías renovables y la vida sostenible ocupan un lugar destacado en la agenda pública, lo que convierte a Dinamarca en una gran opción para unas vacaciones ecológicas. Dinamarca es líder en energía eólica, ya que alrededor de la mitad de la energía del país procede de turbinas eólicas.

El país es un lugar de vacaciones ideal para los amantes del mar y los ciclistas. Las ciudades danesas están repletas de una innovadora arquitectura sostenible que se puede disfrutar en bicicleta o dando un tranquilo paseo. Copenhague es la mayor ciudad verde del mundo, que planea ser completamente neutra en carbono para 2025. Aventúrate fuera de la Dinamarca urbana y encontrarás una red bien elaborada de rutas en bicicleta, tren y ferry que conducen a un interior salpicado de restos vikingos, casitas medievales, magníficos castillos, granjas ecológicas y playas maravillosamente salvajes.

Hoteles con certificación ecológica recomendados: Adina Apartment Hotel – Copenhague, Hotel Christian IV – Copenhague

 

Finlandia

Más del 70% de Finlandia son zonas boscosas, la mayoría de las cuales están protegidas para evitar la deforestación y la alteración de la vida silvestre. Alberga 40 parques nacionales, tiene una población de casi 200.000 renos, más de 1.000 especies de plantas con flor, y está clasificado como el país más boscoso de Europa. La ciudad de la bahía de Oulu es la puerta de entrada a la campiña virgen y a las pequeñas islas.

Laponia es también un país de maravillas invernales donde se pueden ver auroras boreales y practicar el esquí de fondo. Alójate en Helsinki, que es un ejemplo de innovación sostenible. Explore la capital finlandesa en bicicleta o a pie, o sube al excelente sistema de transporte público que incluye barcos a las islas y trenes a otros destinos de Finlandia.

Hotel recomendado con certificación ecológica: Hotel Helka – Helsinki

 

Portugal

Portugal cuenta con una incomparable variedad de paisajes y espacios naturales protegidos, una gran cantidad de actividades de ocio y un abrumador patrimonio cultural en el que se mezclan lo tradicional y lo moderno. Su gastronomía, sus buenos vinos y su gente hospitalaria lo convierten en un gran destino para el viajero responsable.

En 2019, Portugal ganó el Premio a lo Mejor de Europa en turismo sostenible en la ITB de Berlín, la principal feria de turismo del mundo. Nueve destinos de Portugal están comprometidos con el turismo sostenible. Participan en los programas de Destinos Verdes y Costa de Calidad. Son Águeda, Alto Minho, Azores, Cascais, Lagos, Serras do Socorro e Archeira, Sintra, Torres Vedras y la Región Oeste.

Hoteles con certificación ecológica recomendados: Sé Boutique Hotel, Hotel Meira

 

Suiza

Suiza es uno de los principales destinos para los viajeros ecológicos, con impresionantes vistas de lagos enclavados en los Alpes, pintorescos pueblos alpinos y ciudades rebosantes de arte y cultura. Con sus interminables rutas de ciclismo y senderismo, tanto en la ciudad como en la montaña, la mejor manera de conocer este hermoso país es en bicicleta o a pie.

Para los menos activos, pero respetuosos con el medio ambiente, puedes optar por viajar en tren. La red ferroviaria está prácticamente electrificada en su totalidad, con un nivel de emisiones casi nulo que llega a los mejores lugares de interés del país. Suiza también ha puesto en marcha una ruta para vehículos eléctricos, con 300 estaciones de recarga que recorren 1.970 km a través de algunos de los paisajes más impactantes de Europa.

Hotel recomendado con certificación ecológica: Tschuggen Grand Hotel

 

¿Te encanta viajar? Con 11Onze Viatges puedes reservar alojamiento al mejor precio, sin asfixiar a la industria turística.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Escapadas por el Reino Unido

5min lectura

Los apasionados de los viajes no suelen pasar más de unos

Cultura

Los mejores mercados de navideños de Europa

5min lectura

La temporada festiva ya ha llegado, y con la Navidad a la

Cultura

Destinos europeos para los amantes del esquí

2min lectura

Los aficionados a este deporte de montaña conocemos de



Las dos grandes potencias mundiales, China y Estados Unidos, saben que tendrán que afrontar una inminente crisis global de deuda, pero cada una ha decidido tomar caminos opuestos. Mientras que Pekín necesita continuar estimulando la economía de los países emergentes, Washington considera que hay que subir los tipos de interés para controlar la inflación. Detrás de estas dos estrategias divergentes, hay motivos geopolíticos de peso. En 11Onze hacemos una radiografía de ello.

 

Entre las bambalinas de la economía se esconden siempre motivos políticos que a menudo desconocemos. Si Xi Jinping y Joe Biden quieren que las condiciones económicas se estabilicen es, no solo para salvaguardar la economía de sus países respectivos, sino porque los dos tendrán que encarar en otoño de 2022 reválidas a su liderazgo político. Para conseguirlo, saben que se deben tomar decisiones importantes en cuanto a los tipos de interés. Aun así, cada uno afronta este reto desde perspectivas y estrategias muy diferentes.

Mientras que Estados Unidos (EE. UU.) —como también le pasa a Inglaterra y la Unión Europea— está preocupado por una economía presionada por el alta inflación y las limitaciones en los suministros, que ha disparado los precios y ha hecho caer en picado el poder adquisitivo de la ciudadanía; a China la inquieta que una subida de los tipos de interés perjudique la deuda soberana de las economías emergentes con quienes tiene tratos comerciales —y no son pocas, como veremos—, hecho que podría desencadenar una crisis mundial sin precedentes. ¿Cuál de las dos economías hegemónicas saldrá vencedora de este pulso?

 

Estados Unidos: controlar la inflación para aguantar el embate

Así es como, en una punta del planeta, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, tendrá que afrontar en noviembre las elecciones para renovar el Congreso. Si esta contienda no favorece a los demócratas, perderá capacidad para gestionar la crisis inflacionista, en un contexto en que su popularidad no deja de caer. Por eso, Biden está convencido de que hay que contentar la opinión pública atacando el incremento desmesurado de los precios de los productos básicos de consumo por culpa de la inflación.

En este sentido, y haciendo caso a los movimientos clásicos de la economía, considera una estrategia imprescindible subir los tipos de interés. Y esta tarea, está claro, recae en la Reserva Federal de Estados Unidos. De hecho, los principales analistas económicos dan por seguro que la Reserva Federal quiere empezar a subir los tipos de interés en marzo.

Además, EE. UU. no está solo a la hora de abordar este incremento desmesurado de la inflación. La decisión está en sintonía con lo que quiere hacer el Banco de Inglaterra. Y, así mismo, está para ver qué decisión tomará finalmente el Banco Central Europeo, que ha decidido, de momento, dejar los tipos de interés al 0%. A pesar de ello, cada vez está más presionado para que los aumente al menos al 0,5% para demostrar que la eurozona también tiene suficiente determinación.

Pero los equilibrios de la economía son precarios: si se actúa para bajar la inflación en un momento en que la mayoría de países, sobre todo de los mercados emergentes, tienen una deuda soberana fuera de límite, esto puede provocar una crisis de deuda de dimensiones bíblicas. Tal y como hemos explicado en 11Onze, analistas como Bill Dudley en ‘Bloomberg’ alertan que, a medida que la Reserva Federal empiece a endurecer su política monetaria, “los costes de financiación aumentarán y habrá menos crédito disponible”. Esto es así porque los tipos de interés reducen el incentivo de los inversores a la hora de buscar el tipo de rentabilidad que ofrecen estos países emergentes.

Y todo ello tiene que suceder al mismo tiempo que se acaba la moratoria del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial pactada con los países del G-20 durante la pandemia. Dudley propone que el FMI deje el grifo abierto de las ayudas, para que los países emergentes puedan asumir su deuda soberana y no continúen subyugados a los prestamistas privados y a los grandes prestamistas como China.

China: los riesgos de colonizar el mercado emergente

En la otra punta del mundo, Xi Jinping necesita que la Reserva Federal de los Estados Unidos y el Banco Central Europeo continúen su política monetaria blanda, que ha estimulado la economía mundial durante toda la pandemia. Y lo necesita, primero, porque quiere llegar a la Asamblea Popular Nacional de otoño por la puerta grande, puesto que es el acontecimiento político que tiene que refrendar su liderazgo para un tercer mandato de cinco años. Y, segundo, porque la economía colonizadora del gigante asiático se tambalea.

“Si las principales economías frenan su trayectoria o dan un giro de 180 grados a sus políticas monetarias, se producirán graves repercusiones negativas y supondrán un reto para la estabilidad económica y financiera mundial. Los países emergentes se llevarán la peor parte”, aseguraba el líder chino en la pasada conferencia de Davos.

De hecho, si el PIB de China ha mostrado síntomas de recuperación después de la pandemia, ha sido solo gracias a las exportaciones, que han aumentado un 30% durante todo el 2021. En cambio, las ventas mayoristas y minoristas dentro del mismo país no superan el 1,7% y el 3,9% respectivamente, en relación con el 2020, año en que se paró de golpe el crecimiento del líder asiático por los efectos de la Covid-19.

Así las cosas, a China le interesa mucho más seguir exportando sin problemas que controlar la inflación. Y tiene razones de peso para quererlo. Según un informe elaborado por la Universidad William & Mary, China ha colonizado literalmente el mercado emergente los últimos años. Como muestra la gráfica de arriba, cerca de 70 países en vías de desarrollo han contraído deudas con China que superan el 5% de su PIB.

Si una acción combinada de la Reserva Federal de los Estados Unidos, el Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra incrementa los tipos de interés, esto amenaza la solidez de estas economías emergentes, que se verán con serios problemas para devolver la deuda soberana, tal y como explica Dudley. En este contexto, quién saldrá perdiendo es principalmente China, que ha concedido muchas de estas deudas.

 

Una crisis en cadena de dimensiones desconocidas

Los expertos avisan que los primeros efectos de esta crisis de deuda en cadena arrastrarán a todo el sector inmobiliario chino, que ya ha dado buenas muestras de tensión los últimos meses con la quiebra del segundo gran grupo inmobiliario del país, Evergrande, por unas políticas financieras dudosas que han dado alas a la deuda soberana —y, ahora, la ponen en riesgo.

Según vaticina el Banco Mundial, “los riesgos y costes potenciales de un contagio por el fuerte descalabro de las grandes empresas, especialmente en el sector inmobiliario —con pasivos dentro y fuera de las fronteras que ascienden a casi el 30% del PIB y con fuertes vínculos con varias partes de la economía mundial—, superan con creces cualquier daño potencial derivado de la quiebra de una gran empresa industrial típica”. 

Sea como fuere, y siempre que se confirmen las decisiones de política monetaria del Occidente capitalista, vienen meses complicados, tanto para las economías emergentes como para el gigante asiático —y, por ende, para todo el planeta—. Si las predicciones más pesimistas se cumplen, tendremos que empezar a tomar medidas para afrontar esta crisis de deuda que ya parece inevitable.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

La inevitable crisis de deuda

6min lectura

Todos los índices de previsión económica indican que nos

Economía

2022: el año de la gran crisis

6min lectura

El escenario con el que nos encontraremos en 2022 puede

Economía

El mapa del poder

5min lectura

La economía mundial está valorada en 94 billones de dólares.



Los aficionados a este deporte de montaña conocemos de sobra las pistas catalanas y andorranas, pero quizás no estamos tan familiarizados con la oferta de estaciones de esquí que hay en Europa. Hagamos una breve compilación de las más conocidas y de otras no tan típicas.

Suiza

Conocida por tener las mejores estaciones de esquí del mundo, las impresionantes vistas son suficientes para calmar los nervios de un primerizo. Para los que no son tan amantes del esquí, también hay mucho que hacer: explorar el Matterhorn, hacer rafting o recorrer las montañas en tren.

Polonia

Las montañas polacas, fronterizas con Eslovaquia, Chequia y Alemania, son famosas por sus pistas de esquí. Relájate en el cómodo sofá del vestíbulo de tu chalet con una taza del famoso vino caliente de la región, conocido como grzaniec Galicyjski, y unos sabrosos pierogi. Para los curiosos, no todo son pistas: hay muchos baños termales, excursiones en quad y excursiones únicas.

Italia

Las pistas de esquí italianas están entre las mejores del mundo, especialmente si se trata de complacer a los amantes de las vacaciones al sol y a los esquiadores aventureros. En lo alto de las montañas de Italia, el sol suele brillar. Claro que puede hacer frío, pero para eso están los jacuzzis de los balnearios.

Francia

Los Alpes son la cordillera montañosa más alta y extensa que se encuentra enteramente en Europa. Si eres aficionado al cine, reconocerás algunos lugares por las películas de James Bond. Al pie de algunos de los picos más altos encontrarás algunos tesoros inesperados, como la delicada comuna del Valle de Chamonix o la ciudad balneario Aix-les-Bains.

 

¿Te encanta viajar? Con 11Onze Viatges puedes reservar alojamiento al mejor precio, sin asfixiar a la industria turística.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Los mejores mercados de navideños de Europa

5min lectura

La temporada festiva ya ha llegado, y con la Navidad a la

Cultura

Escapadas de fin de semana por el Reino Unido

5min lectura

Los apasionados de los viajes no suelen pasar más de unos

Cultura

Las mejores escapadas de otoño por Francia

5min lectura

El otoño es la estación ideal para disfrutar de los tesoros de



El mundo de la gastronomía celebró, ayer martes 22 noviembre, la esperada gala de la Guía Michelin 2023 en la ciudad de Toledo. Detallamos los ganadores y el listado completo de los restaurantes de Cataluña que pueden presumir de estrellas Michelin.

 

Lluvia de estrellas Michelin en Cataluña, convirtiéndose en la Comunidad con más nuevos restaurantes galardonados, todos ellos concentrados en Barcelona. Destacan los hermanos Torres, Sergio y Javier, que consiguen su tercera estrella, y que junto con ABaC, de Jordi Cruz, y Lasarte, de Martín Berasategui y Paolo Casagrande, convierten en la capital catalana en la ciudad con más restaurantes tri-estrellados del Estado.

La ciudad condal también triunfa con 5 restaurantes que obtienen su primera estrella: Aleia, de Rafa de Bedoya y Paulo Airaudo; COME, de Paco Méndez; Enigma, de Albert Adrià; Mont Bar, de Fran Agudo; y el establecimiento Slow & Low, de Nicolás de la Vega y Francesc Beltri, han sido galardonados con una estrella Michelin.

Sin llegar a ser una estrella, los restaurantes barceloneses BaLó y Nairod, así como La Xarxa de Tarragona, han recibido el prestigioso premio Bib Gourmand, denominado de este modo en honor a la mascota oficial del fabricante de neumáticos. Un galardón en reconocimiento a los establecimientos de restauración que sirven cocina de calidad a precios contenidos.

Finalmente, Michelin también premia la sostenibilidad de dos restaurantes catalanes: Les Moles, de Ulldecona, y Casa Nova, de Sant Martí Sarroca, obtienen una estrella verde en reconocimiento a su gastronomía sostenible.

 

Restaurantes de Cataluña con estrellas Michelin

⭐⭐

  • ABaC (Barcelona)
  • El Celler de Can Roca (Girona)
  • Lasarte (Barcelona)

Nueva entrada

  • Cocina Hermanos Torres (Barcelona)

⭐⭐ 

  • Angle (Barcelona)
  • Bo.TiC (Corçà, Girona)
  • Cinc Sentits (Barcelona)
  • Disfrutar (Barcelona)
  • Enoteca (Barcelona)
  • Moments (Barcelona)
  • Miramar (Llançà, Girona)
  • Les Cols (Olot, Girona)

⭐ 

  • Atempo (Sant Julià de Ramis, Girona)
  • Alkimia (Barcelona)
  • Aürt (Barcelona)
  • Caelis (Barcelona)
  • Can Jubany (Calldetenes, Barcelona)
  • Ca l’Enric (La Vall de Bianya, Girona)
  • Can Bosch (Cambrils, Tarragona)
  • Castell Peralada (Peralada)
  • Deliranto (Salou)
  • Dos Palillos (Barcelona)
  • Els Casals (Sagàs, Barcelona)
  • Els Tinars (Llagostera, Girona)
  • Emporium (Castelló d’Empúries, Girona)
  • Fogony (Sort, Lleida)
  • Hisop (Barcelona)
  • Hofmann (Barcelona)
  • Koy Shunka (Barcelona)
  • L’Aliança 1919 d’Anglès (Anglès, Girona)
  • L’Antic Molí (Ulldecona)
  • La Boscana (Bellvís)
  • La Cuina de Can Simón (Tossa de Mar, Girona)
  • La Fonda Xesc (Gombrèn, Girona)
  • Les Magnòlies (Arbúcies, Girona)
  • Les Moles (Tarragona)
  • L’Ó (Sant Fruitós de Bages, Barcelona)
  • Lluerna (Santa Coloma de Gramenet, Barcelona)
  • Malena (Lleida)
  • Massana (Girona)
  • Oria (Barcelona)
  • Quatre Molins (Cornudella de Montsant, Tarragona)
  • Rincón de Diego (Cambrils, Tarragona)
  • Sala (Olost, Barcelona)
  • Tresmacarrons (El Masnou, Barcelona)
  • Villa Retiro (Xerta, Tarragona)
  • Via Veneto (Barcelona)
  • Xerta (Barcelona)

Nuevas entradas

  • Aleia (Barcelona)
  • COME, de Paco Méndez (Barcelona)
  • Enigma (Barcelona)
  • Mont Bar (Barcelona)
  • Slow & Low (Barcelona)

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Productos catalanes que se comen el mundo

3min lectura

Nuestra hiperconexión va mucho más allá del terreno

Cultura

Buil & Giné: dar a conocer lo que tenemos

5min lectura

Lo impulsó el hecho de querer compartir un estilo de vida

Cultura

Viajar con la comida

5min lectura

La comida es una parte esencial de cualquier viaje.



El turismo es una de las industrias que mueve más capital en todo el mundo. Según el informe de la Organización Mundial del Turismo (UNWTO), en el año 2019 se registraron 1.400 millones de turistas internacionales y se contabilizan entre 100 y 120 millones de puestos de trabajo vinculados.

 

Es un sector, por lo tanto, con un peso innegable en la economía mundial y, más particularmente, con una afectación directa a prácticamente todos los habitantes del planeta, ya sea de forma activa como viajeros o pasiva como locales.

 

El sector turístico pide regulación y responsabilidad

Dada su importancia, desde hace años son cada vez más los organismos, empresas y colectivos que piden un sistema de turismo sostenible que sea capaz de mantenerse en el tiempo y favorecer a la población. Todo apunta a que la industria seguirá creciendo en los próximos años y, si no cambia el modelo, aumentará al mismo ritmo el impacto negativo que genera. Actualmente todos estamos familiarizados con el concepto de sostenibilidad e incluso hemos adoptado ciertas conductas diarias que contribuyen a respetar el medio ambiente. Una actitud que cambia en mayor o menor medida cuando viajamos: dejar luces encendidas, reciclar, cuidar el espacio público, utilizar métodos de transporte más ecológicos, gastar el agua necesaria, utilizar menos plástico… Acciones que nos pueden pasar por alto cuando estamos de vacaciones y que, por sí solas, no generan impacto, pero que pueden suponer una gran problemática cuando las multiplicamos por 1.400 millones de personas.

En este contexto, y con la urgencia de cambiar el modelo turístico hacia una perspectiva más responsable, aparece el concepto de turismo sostenible, entendido como aquel que «satisface las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para satisfacer sus propias necesidades», como se describe en el informe Brundtland. Se tratará, pues, de minimizar el impacto negativo que genera el sector actualmente y maximizar los beneficios, principalmente desde tres grandes pilares: medioambiental, sociocultural y económico.

 

Reducir el impacto medioambiental para preservar el futuro

El turismo depende de la calidad del medio ambiente para sobrevivir y evolucionar, pero paradójicamente, es una de las principales actividades que lo perjudica. Construcción de infraestructuras como aeropuertos y carreteras, sistemas de transporte altamente contaminantes por tierra, mar y aire, creación de equipamientos y complejos turísticos como restaurantes, tiendas, campos de golf o zonas deportivas son ejemplo del impacto negativo que supone para cualquier región. Todo esto también pone en peligro la fauna y flora de la zona y en los últimos años ha agravado la situación de cientos de especies, especialmente marinas, que no han soportado los cambios que la contaminación humana ha provocado en su hábitat natural.

Paralelamente, ha sido gracias al turismo que algunas zonas naturales se han convertido en espacios protegidos o bien se tiene un cuidado especial orientado a la preservación del espacio para el futuro. Este es el impacto positivo por el que debe apostar el turismo sostenible, conseguir el mantenimiento y cuidado de los espacios, tanto naturales como urbanos, por parte de los organismos gobernantes y favorecer así tanto a los ciudadanos locales como a los futuros visitantes.

 

Controlar el impacto sociocultural y apostar por la riqueza de la diversidad

La voluntad de viajar a menudo viene motivada por la inquietud de conocer otros países, con todo lo que ello implica: cultura, lengua, comida y costumbres. Se busca la diversidad dentro de la globalidad, y esto impulsa el respeto, la tolerancia y el conocimiento por ambas partes, pero especialmente desde el punto de vista visitante. Para el turismo sostenible es indispensable esta preservación cultural, pero sobre todo lo es el respeto por esta. Garantizar una experiencia de valor, en este sentido, debe suponer garantizar la riqueza sociocultural.

Un turismo no planificado, más allá de ser una molestia para los habitantes locales, puede provocar consecuencias nefastas en su vida y calidad de vida, un hecho que algunas zonas de Cataluña ya han vivido de primera mano en términos de gentrificación, es decir, un aumento desmesurado de los precios de las viviendas y terrenos que obligan a los ciudadanos a buscar alternativas más económicas, dejando paso a aquellos que pueden invertir. Un hecho que en algunas ocasiones puede no tener relación directa con el turismo, pero que sin duda ha agravado la situación.

El aumento de los precios de los productos en zonas turísticas es otra de las causas que desestabiliza a los locales, obligándolos a asumir unos precios muy por encima de los estándares que podrían encontrar en cualquier otra calle de la ciudad no transitada por turistas. En el caso de Barcelona, ​​la crisis del coronavirus obligó a muchos restaurantes de zonas turísticas a rebajar los precios hasta equipararse a los del resto de la ciudad, mostrando así la guerra de precios que supone la industria del turismo. Evitar esto a través de políticas reguladoras no solo protegería a los ciudadanos locales, sino que también aseguraría a los turistas que se está pagando el precio justo por el producto.

 

Impacto económico positivo: invertir en las personas

Desde un punto de vista económico, es lógico que, como industria, el turismo debe proporcionar beneficios a la zona en cuestión, pero el reto es hacerlo de forma equitativa y sostenible. De nada servirá mejorar la facturación si esto no crea un impacto positivo en la zona de acogida. Es decir, para que tenga un beneficio real, debe suponer una ventaja para todas las partes implicadas, y si se gestiona de forma eficiente y controlada, el turismo puede tener el gran poder de enriquecer a la población a través de la creación y mantenimiento de puestos de trabajo, sean directos o indirectos.

Contrariamente, algunas multinacionales, lejos de aplicar un sistema de turismo sostenible optan por hacer todo lo contrario, la llamada «fuga». Son modelos de negocio donde el dinero generado no se queda en el país de acogida ni suponen un beneficio para este, por ejemplo en el caso de hoteles con un régimen de todo incluido, en el que los clientes no se mueven del recinto, con lo cual no generan impacto positivo en la economía de la zona. Sí que generan impacto, sin embargo, de carácter negativo en cuanto a impuestos, ya que las infraestructuras necesarias para acoger el turismo a menudo se financian a través de esta vía. Habrá, pues, que poner en la balanza el impacto que genera el turismo en la zona y el coste que supone para la población. Si no existe este equilibrio, seguramente nos encontramos ante un sistema poco sostenible y que, por tanto, habrá que remodelar.

El turismo, al fin y al cabo, es responsabilidad de todos, ya que todos en algún momento hemos estado implicados. Hay acciones que dependen únicamente de la responsabilidad y el compromiso individual de apostar por un modelo de vida sostenible, también cuando viajamos. La otra parte de la gestión, y la de más impacto, corresponde a las organizaciones privadas y organismos públicos que deberán planificar el turismo de los próximos años con una premisa clara: una apuesta por la sostenibilidad será una apuesta por el futuro.

 

¿Te encanta viajar? Con 11Onze Viatges puedes reservar alojamiento al mejor precio, sin asfixiar a la industria turística.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

¿Pagarías más por un turismo sostenible?

4min lectura

El turismo sostenible o ecoturismo es el sector turístico

Cultura

El enoturismo resiste a la pandemia

5min lectura

En estos tiempos tan convulsos y difíciles para el sector turístico

Turismo espacial

1min lectura

¿Turismo espacial… ecológico? ¿Criterios científicos? ¿Investigación?



La temporada festiva ya ha llegado, y con la Navidad a la vuelta de la esquina, es ese momento del año en el que todos tenemos que empezar a pensar en un regalo para nuestros seres queridos. ¿Por qué no hacer que este año sea muy especial y llevar a tu familia, a uno de los increíbles mercados navideños que hay en Europa?

 

Hay muchos para elegir. Podrás pasearte por mercados donde te guiará el espíritu navideño. Podrás escoger entre regalos locales y artesanales, o podrás disfrutar de deliciosos platos y delicias navideñas.

Sea cual sea tu preferencia, solo o acompañado, seguro que disfrutarás del ambiente. Vamos a enumerar algunos de los mercados navideños más antiguos y bonitos.

Estrasburgo – Francia

En Estrasburgo, al este de Francia, se encuentra uno de los mercados navideños más antiguos de Europa. La primera edición de este famoso mercado tuvo lugar en 1570 y aún hoy sigue en pie. Después de 448 años, puedes estar seguro de que saben lo que hacen. Con 10 ubicaciones y 300 puestos, se trata de un mercado navideño que requiere más de un día para ser explorado.

Si quieres darte un capricho y disfrutar de verdad, te sugerimos una escapada de fin de semana largo. De este modo, podrás aprovechar las festividades, comprar nuevos adornos para el árbol y probar el vino alsaciano local.

Las estrellas de este mercado son el «mercado rural de invitados» y el coloso árbol de Navidad que deja en evidencia al Rockefeller Centre de Nueva York. El mercado navideño abre el 21 de noviembre y termina el 23 de diciembre de este año. Hoteles recomendados:  Maison Rouge Strasbourg Hotel & Spa, Voco Strasbourg Centre – The Garden, Holiday Inn Express.

Mercado navideño vienés – Viena – Austria

Con el primer mercado que apareció en 1928, Viena ha perfeccionado todos los elementos mágicos que componen el mercado navideño perfecto. Si es la primera vez que visitas un mercado navideño, te recomendamos encarecidamente que vayas al Mercado de Navidad de Viena.

Situado frente al ayuntamiento, el mercado vienés consta de más de 150 puestos. Con todo tipo de productos, desde ponches navideños hasta salchichas austriacas, el mercado también cuenta con una pista de hielo, paseos en reno para los niños (y los adultos aventureros, tal vez) y, por supuesto, el clásico belén. Y si eres deportista, quizás puedas probar el ‘curling’. Este año, el evento se celebra del 19 al 26 de diciembre. Hoteles recomendados: Spiess & Spiess, Bassena Wien Meser Prater, K + K Hotel Maria Theresia.

Plaza de la Ciudad Medieval – Cracovia – Polonia

El mercado navideño de Cracovia tiene fama de ser uno de los mejores. La plaza principal (Rynek Główny) de Cracovia es la mayor plaza medieval de Europa. Rica en historia, ofrece el escenario perfecto para el mercado navideño.

Aquí se alinean las tradicionales cabañas de madera, que ofrecen multitud de regalos artesanales y adornos para el árbol o la casa. La comida es abundante. Encontrarás los tradicionales Pierogi (albóndigas) polacas, un plato nacional, una estupenda salchicha polaca asada a la parrilla y, sin duda, un vino caliente o una cerveza caliente para acompañarlo todo. Este año, el evento se celebra del 25 de noviembre al 26 de diciembre. Hoteles recomendados: Puro Hotel, Hotel Indigo, Qubus Hotel.

Plaza de la Vieja Ciudad – Praga – República Checa

En Praga hay dos mercados. Está el mercado principal, en la Plaza de la Vieja Ciudad, y otro, a solo cinco minutos a pie, en la Plaza de Wenceslao. Puedes explorar fácilmente ambos en una excursión de un día entero.

Cada uno de los mercados cuenta con las tradicionales casetas de madera del mercado de Cracovia y de otros similares en Europa, pero lo que hace que el mercado checo destaque son las golosinas. Puedes probar una klobása (salchicha checa) y regarla con una Pilsner Urquell. Cada año, ambos mercados abren desde el comienzo de la temporada festiva, a finales de noviembre, hasta el 6 de enero, incluyendo el día de Navidad. Hoteles recomendados: The Grand Mark, Cosmopolitan, Michelangelo Grand Hotel.

Maravillas de invierno – Bruselas – Bélgica

Se conoce como el mercado de Navidad o el festival de Navidad. Creo que esto último sería una mejor descripción. Hay más de 200 paradas en las que se sirve todo lo que te puedas imaginar, incluido glühwein, cervezas belgas y gofres.

El festival abarca una zona enorme. A través de la Bourse, la Place de la Monnaie, la Grand Place, la Place Sainte Catherine y la Marche aux Poissons. Hay patinaje sobre hielo, una noria, numerosos espectáculos de luces y, como es de esperar, un enorme árbol de Navidad. Todos los años abre del 25 de noviembre al 1 de enero. Hoteles recomendados: Ramada by Wyndham Brussels Woluwe, Hotel Le Plaza, Vintage Hotel.

 

¿Te encanta viajar? Con 11Onze Viatges puedes reservar alojamiento al mejor precio, sin asfixiar a la industria turística.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Escapadas por el Reino Unido

5min lectura

Los apasionados de los viajes no suelen pasar más de unos

Cultura

Las mejores escapadas de otoño por Francia

5min lectura

El otoño es la estación ideal para disfrutar de los tesoros de

Cultura

Los mejores destinos europeos este otoño

3min lectura

Con el otoño los días se hacen más cortos y las noches más



App Store Google Play