¿Guardar dinero en casa es seguro?

Toda la vida hemos oído que tener dinero en efectivo es clave, Cash is king en inglés. Pero aunque pueda haber cierta verdad en este dicho, es posible que guardar todos nuestros ahorros en casa ya no sea la mejor opción.

 

Desde que se inventó la moneda, el pensamiento predominante en nuestra sociedad ha sido pensar que cuanto más dinero, mejor. La acumulación de billetes y monedas ha sido una constante a lo largo de la historia. La gente ahorraba por si vendían malos tiempos, guardaba dinero en épocas de vacas gordas para poder disponer de él en épocas de vacas flacas, por si se necesitaba el dinero para una urgencia o simplemente para asegurar un futuro mejor para sus hijos. Evidentemente no todo el mundo ha tenido la suerte de poder permitirse apartar una cantidad importante de su dinero regularmente, pero quien más y quien menos ha tenido pequeños ahorros guardados en una mesilla de noche, dentro de una caja fuerte escondida, o, aunque parezca un tópico de otros tiempos, debajo del colchón. 

 

Seguridad, la razón del cambio de hábitos

Con el paso del tiempo, la cantidad de dinero guardado en casa se ha ido reduciendo poco a poco. Y no es casualidad. El desarrollo del sistema financiero y las ventajas que ofrece le ha permitido tener un rol protagonista en cuanto a la captación de los ahorros, relegando las cajas fuertes particulares a un cierto ostracismo. Pero, ¿por qué se ha producido este cambio de hábitos tan drástico? El principal factor es la seguridad, y es que no deja de ser un hecho que, por muy bien escondidos que podamos dejar nuestros ahorros, siempre existe la posibilidad de que sean robados.

El otro punto a tener en cuenta es la fiscalidad, ya que guardar el dinero en efectivo en casa, actualmente, puede conllevar ciertos riesgos de cara a Hacienda. Nos lo explica el agente Mireia Cano.

¿El dinero perderá valor?

La otra variable a tener en cuenta es la inflación y sus efectos en el nivel de precios generales. La razón es muy simple: el dinero que guardamos en la caja fuerte o bajo el colchón, dentro de un año, dos, o diez, seguirá siendo el mismo: no se habrán multiplicado. Sin embargo, los productos básicos, como por ejemplo el café que tomamos en el bar de la esquina, habrá pasado de costar un euro y pico a costar un euro y medio o incluso dos euros. Son los efectos de la inflación, o aumento sostenido de los precios.

Es por eso que el dinero guardado en casa puede acabar perdiendo valor a lo largo de los años si la inflación durante este periodo es elevada. En cambio, la gente que haya decidido invertir parte de sus ahorros, o ponerlos en un depósito o en algún lugar que le den un interés a cambio, posiblemente no se habrá visto perjudicada por la inflación, y quizás incluso habrá aumentado su dinero.

Así pues, ¿cuál es la mejor opción? La decisión será personal, puesto que cada cual tiene su forma de organizarse con el dinero y presenta más o menos tolerancia al riesgo. Pero sea cual sea la opción escogida, hay que ser consciente de las ventajas y riesgos que esto puede comportar, para evitar que el ahorro, que con tanto esfuerzo se ha conseguido, se pueda ver comprometido.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

Los bancos no quieren nuestros depósitos

4min lectura

Ahora mismo tener dinero en la cuenta corriente se ha

Finanzas

Cuatro básicos para gestionar el dinero

4min lectura

¿Qué es el dinero y qué papel juega en nuestras vidas?

Cultura

Refranes catalanes sobre el dinero

5min lectura

La lengua catalana está llena de refranes donde la sabiduría



Un informe de PISA avala que nuestro país está en la décima posición de los 15 países de la OCDE analizados, según informa Price Water House (PwC),  sobre conocimientos financieros en niños de entre 13 y 15 años. Es decir, que en materia escolar, España dedica a los contenidos financieros un número de horas muy inferior en comparación con otros países a pesar de contar con la jornada escolar más larga.

La educación financiera se podría definir como la capacidad de una persona de entender cómo funciona la economía y tomar decisiones a partir de ese entendimiento. Este tipo de información nos permite desarrollar habilidades que finalmente se van a traducir en un mayor bienestar económico y por lo tanto, estar mejor preparados para momentos de crisis económica como los que estamos viviendo ahora.

Si desde pequeños educamos a los niños en el concepto de ahorro, en el buen uso del dinero, se encontrarán mejor preparados para próximas crisis que se puedan producir. El uso responsable y la planificación económica es básico para las futuras generaciones. Un ejemplo de ello es la fundación Inspiring Girls, que ha puesto en marcha el Club Financiero Inspiring Girls con el objetivo de que adolescentes y jóvenes aprendan a gestionar sus propias finanzas y conozcan las nuevas tendencias y el mercado financiero de una forma sencilla. Se apoyan y cuentan con la experiencia de mujeres reales que trabajan en compañías de prestigio.

  • La literatura también nos puede ayudar

BAPI, es un libro escrito por Pilar Mellado, técnico de la CNMV, integrada en el programa voluntarios de Educación Financiera, y su objetivo es llevar la educación financiera a los más pequeños. La autora tuvo la idea de crear este libro, para difundir conceptos a través del protagonista, BAPI, un elefante imaginario que protagoniza un libro infantil para que los niños aprendan conceptos financieros básicos, como “hucha”, “banco”, “gasto”, “ahorro” o “deuda” de una manera divertida. 

Mellado afirma que “es importante que los niños se empapen de historias que les trasladen a un universo de superhéroes, príncipes y princesas, animales fantásticos u objetos que cobran vida”. Estas historias además de ser entretenidas para ellos, pueden acompañarse de lo que llamó píldoras educativas, y ese es el objetivo de BAPI, divertir repartiendo píldoras financieras. 

  • El impacto de las redes sociales en el consumo

Es cierto que hoy en día, es difícil hacer este ejercicio, vivimos en una sociedad consumista, donde todo se muestra. Las redes sociales no ayudan a que los más pequeños se conciencien de lo que cuesta ganar dinero y mucho menos ahorrar. 

En esta red social, muchos influencers patrocinados por grandes marcas, muestran un sinfín de productos y servicios. Aquí es donde recae el trabajo de los más mayores, explicar que no todo lo que vemos y queremos se puede comprar. 

Si queremos que los más pequeños sean personas educadas, con valores y de éxito, tenemos que conseguir inculcar el sacrificio que conlleva el ahorro con el esfuerzo para conseguir las cosas que quieren. 

Uno de los primeros pasos que podemos hacer, es regalarles una hucha desde pequeños. A partir de ese momento, en su próximo cumpleaños o fecha señalada si reciben algún regalo económico, tendrán que depositarlo en su hucha. En este caso, una práctica para tener conciencia del dinero, es contarlo y poner ejemplos, es importante explicarles que con el dinero que llevan ahorrando desde hace X tiempo, se podrían comprar eso que quieren, pero que si lo gastan todo volverán a cero.

Más adelante también se puede proponer realizar actividades para ganar dinero. Crea un calendario con objetivos semanales de tareas del hogar. Que sean sencillas, pero que requieran la inversión de un mínimo de tiempo y esfuerzo, y que si realizan todo lo que se les ha propuesto, puedan obtener dinero. Con este método sabrán lo que cuesta ganar el dinero gracias al sacrificio. 

La educación financiera viene dada desde casa, si empezamos con estas prácticas y conseguimos que en los colegios cada vez se hable más de finanzas personales y se ponga en práctica, estaremos creando nuevos hábitos para las nuevas generaciones que harán que su vida sea más fácil y llevadera, además conseguiremos que aprecien más las cosas cuando las compren con el fruto de su esfuerzo y tenacidad. 

Aunque parezca complejo, los momentos especiales volverán a llegar y habrá que estar preparados para ello.  Si has tenido que cancelar algún acontecimiento especial y estás fijando posibles nuevas fechas para final de este año o el próximo, este artículo te va a ser muy útil para poder prepararte económicamente con tiempo y afrontar esos gastos especiales con más desahogo.

El pasado año tuvimos que cancelar todos los eventos, no disfrutamos de días especiales, como bodas, celebraciones, reuniones, fiestas… Y aún hoy continuamos a la espera de la tan deseada inmunidad de rebaño. Pero, ¡seamos positivos! Todo llegará y con ello, los buenos momentos. Estos son algunos de los consejos que te pueden funcionar.

  • La compañía, lo más importante

Primero haz una lista de asistentes con la gente que crees que va a poder venir. Ahora no es momento de invitar a familiares que están lejos, gente que hace mucho tiempo que no ves, ni de compromisos. Invita a gente cercana que te haga feliz y así conseguirás que tu evento sea más íntimo y auténtico. 

Una vez tienes el número de invitados, haz un presupuesto del dinero con el que puedes contar y de esa manera podrás saber cuánto dinero puedes gastar. Te aconsejamos que no cuentes con el dinero de los regalos.  Puedes optar por una invitación digital, hay muchas aplicaciones que te permitirán hacer diseños espectaculares y si no es tu fuerte seguro que tienes a alguien cercano que tiene buen gusto para hacerlo, ahorrarás el diseño de un profesional, la impresión y el envío.

  • Y ahora… ¡La planificación!

Elige un día entre semana, el teletrabajo nos ha traído muchas ventajas y esta es una, vas a poder celebrar tu día señalado entre semana y no va a ser un engorro para tus invitados porque podrán recuperarlo otro día y el coste del lugar donde vayas a celebrarlo (hotel, restaurante, masía) va a ser más económico que durante el fin de semana. Puedes ahorrarte hasta un 20%. 

Fuera de temporada, la mayoría de los eventos como: bodas, comuniones, bautizos, se celebran entre mayo y septiembre, los precios fuera de estos meses son mucho más económicos Los eventos en invierno y en otoño son muy originales, no lo descartes. 

La vestimenta es una parte a la que destinamos mucho dinero porque queremos ser diferentes y deslumbrar con nuestro vestido o traje, reflexiona sobre este punto si vale la pena desembolsar tanto para unas horas. Te recomendamos que mires casas de alquiler, podrás encontrar el vestido y traje de tus sueños para ese día y que no volverás a ponerte nunca más. 

Si dispones del tiempo suficiente, apuesta por el hazlo tú mismo, DIY “do it yourself”, la decoración, los nombres que quieras poner en la mesa para identificar a cada invitado, busca por redes sociales como Pinterest, encontrarás millones de ideas y cómo hacerlo, además de ahorrarte una suma importante de dinero te encantará ver el resultado y todo hecho con tus manitas. La nueva normalidad nos está haciendo cambiar muchos hábitos, es preferible que hagas algo informal en el que los invitados puedan estar de pie y hacer una comida o cena que sea al aire libre, así habrá posibilidad de tener más distancia e higiene, si optas por esta opción, puedes hacer estaciones de comida donde la gente pueda coger cómodamente lo que más le apetezca, siempre saldrá más económico que un menú cerrado e individual. 

Piensa en una alternativa a las flores, o bien elige las de temporada. Si quieres ser más atrevido, hay otras opciones como velas, bambú, cristal que incluso vas a poder alquilar. En la decoración solemos gastar mucho dinero para que las fotos luzcan mucho más, pero puede que te sorprenda el resultado y tu bolsillo lo agradecerá.

Las fotos y el video es el recuerdo más bonito que vas a poder tener para siempre, pero también es un coste importante en tu presupuesto, opta por no coger el paquete más alto, seguro que igualmente van a captar los momentos más especiales. Implica a tus invitados a que hagan fotos con sus móviles y que posteriormente las compartáis, seguro que sale un álbum muy divertido. 

  • Algunos consejos más 

En ocasiones pensamos que contratar a un especialista para que te ayude a organizar tu eventonos puede salir muy caro, pero no es así, si no sabes por dónde empezar, te van a ahorrar muchos dolores de cabeza, se ceñirá a tu presupuesto y te recomendará todo lo que te gusta, pero buscando los mejores precios, tienen un amplio abanico de opciones para ofrecerte lo que tú necesites. 

Cuenta con extras, cuando empiezas a organizar un evento, siempre surgen cosas de última hora que no contabas, planifica bien el presupuesto para poder resolver esos últimos coletazos, el objetivo es que tú te sientas cómodo con todo lo que estás creando para que sea un día 10. Seguro que tienes un montón de cosas que hace mucho tiempo que no utilizas, si es así, abre tu cuenta en Wallapop y vende prendas y objetos, te va a ir bien un extra.

Estamos de acuerdo que una comunión, la celebración de los 18 de tu hijo/a, o una boda, tienen que ser uno de los días más especiales de tu vida, pero también hay que saber que puede ser uno de los días con un gasto importante al que tendrás que hacer frente. Endeudarte a cambio de un día de risas y emociones, no vale la pena, sigue estos sencillos consejos para que tu día sea único e inolvidable y no una pesadilla para tu bolsillo. 

Si, a día de hoy, estás suscrito a más de 5 plataformas para ver series y películas, entre otras como Spotify u Office 365, este artículo te interesa.

Cada día nacen nuevas plataformas y, con ellas, nuevos servicios que permiten compartir subscripciones de streaming con el objetivo de disminuir la cuota de los usuarios
Netflix ha ganado en el último trimestre del año 37 millones de usuarios, un 31% más que en 2019. La plataforma reportó 5.466 millones de euros durante el cuarto trimestre, un 21,5% más que hace un año. Las suscripciones hoy en día se han convertido en un must y ya no se concibe poder vivir sin ellas. Es cierto que han cambiado nuestros hábitos de consumo; ahora, con todas las plataformas digitales de TV, es difícil cambiar al hábito de tener que ver anuncios cada 15 minutos. Ahora todo es a la carta, como, cuando y donde quieras. Eso sí, lo que no es tan divertido es la cantidad de cuotas, aunque sean pequeñitas, que acabas pagando mensualmente. En este artículo vamos a darte unas recomendaciones para ahorrar y gestionar tus suscripciones.

Si nos remontamos a 20 años atrás, seguro que recordáis Canal+, uno de los primeros canales privados, que te permitía ver películas y programas; el coste era bastante elevado, por lo que solo eran algunos privilegiados los que podían disfrutarlo. Con la llegada de Netflix, HBO, Disney +, Filmin, Amazon, y un largo etcétera, las suscripciones anuales están rondando entre 10 y 15 € mensuales, en principio un importe totalmente asumible, teniendo en cuenta que ir al cine te cuesta mucho más; ahora bien, tenemos que tener presente que una vez que te suscribes y empiezas a hacer scroll, observamos que en muchas ocasiones perdemos más de media hora en elegir una película: la variedad es tan extensa, que nos cuesta determinar (dependiendo de nuestro estado de ánimo ese día), qué nos apetece ver en cada momento, y por esa razón, acabas disponiendo de varias plataformas.

Siguiendo el hilo, una vez que te suscribes en cualquiera de las plataformas señaladas, nos damos cuenta de que justo la película o serie que nos acaban de recomendar o hemos visto que no nos podemos perder está en otra plataforma, así que automáticamente te descargas la app y empiezas a introducir tus datos; te seduce el importe de la suscripción, así que, sin darte cuenta, tienes más de 5 plataformas para ver millones de películas, documentales y series.

  • ¿Qué hacer si te sientes identificado?

Revisa tu plan de suscripción, si dispone de más usuarios y dispositivos, pregunta a tus familiares y conocidos si están en la misma situación; de esta forma, podéis compartir el gasto mensual. Eso sí, te recomendamos que hagas una planificación a un año vista, dividas la cuota y hagas que te realicen el pago, por ejemplo, mediante Bizum para que no se quede en el olvido. Es decir, si la cuota mensual es de 15€ y lo vais a compartir entre 3 personas, te tienen que hacer un Bizum de 60 € cada uno, y de haber pagado anualmente 180€, solo vas a pagar 60€, por lo que te vas a ahorrar 120€.

Una gran ventaja de este tipo de plataformas es que no te piden permanencia, por lo que puedes darte de baja cuando hayas finalizado tu serie favorita y veas que no hay nada más que te pueda interesar. Puedes estar 1 o 2 meses, o el tiempo que necesites, y puedes darte de baja hasta nueva orden.

Aprovecha las promociones. Hay que estar atento, porque si no te has dado de alta en alguna plataforma, puede que, por ser nuevo cliente, te regalen un mes gratis. Si crees que vale la pena seguir, puedes volver a compartirla, si es posible, con otros usuarios. Eso sí, revisa bien las condiciones una vez que te des de alta, ya que, en ocasiones, si no cancelas la suscripción, puede que automáticamente se te cobre la próxima suscripción del mes siguiente sin previo aviso.

Si no te gusta tener costes fijos, hay plataformas, como Apple TV+ entre otros, que te permiten alquilar una película durante 24 horas por un coste bajo y, pasado este tiempo, se caduca; es una opción, pero si tu propósito es ahorrar, te aconsejamos que mires los planes mensuales, ya que siempre son más económicos.

Hay otras plataformas, como Spotify, que te permiten escuchar toda la música y, con una suscripción mensual, sin interrupciones. En este caso, también disponen de planes que puedes compartir con más personas y reducir la cuota mensual. Por otro lado, Apple dispone del plan familiar, con el cual ya no solo nos beneficiamos de esto, sino que incluso podemos adquirir aplicaciones de pago y se pueden usar en ese plan, y además, también podremos compartir libros en formato digital y leerlos toda la familia.

  • ¿Conoces Together Price?

Si dispones de Netflix, Spotify y Office 365, Nintendo Switch, Xbox Live, entre otros, este punto te interesa. Together Price ayuda a grupos de personas a compartir el coste de sus planes multiusuario de una manera fácil y segura. Si eres el propietario de la cuenta, puedes poner a disposición los usuarios disponibles y añadir a tus conocidos para que participen. De esta forma, al registrarte recibirás automáticamente el importe de tus amigos y familiares.

  • ¿Y todo esto de qué ha servido?

Gracias a todas estas plataformas, la OCU informa que el 77% de los encuestados ya no descargan películas ni música de manera ilegal. Por último, es importante revisar y pedir a los expertos, cuando adquirimos nuestros móviles, que nos expliquen si disponemos de estos servicios. Recuerda el ejemplo que te hemos mencionado: solo con una plataforma puedes llegar a ahorrar hasta 120 € y, si lo realizas con el resto, mucho más. Anímate y compártelo con tus amigos y familiares.

Es momento para revisar tus suscripciones, valorar las que utilizas y compartir para minimizar tus gastos.

Te vamos a dar 10 recomendaciones para que puedas disfrutar de tus vacaciones y ahorrar en las reservas y en muchas cosas más

 

Este año se espera que un gran número de personas realicen sus vacaciones en los meses de julio pero ¿tendremos dinero para nuestras tan deseadas vacaciones? Seguro que todos estamos pensando en el verano y, por ende, en las vacaciones; muchos de vosotros ya tenéis en mente donde queréis viajar, pero estáis esperando nuevas recomendaciones para saber si finalmente vamos a poder coger un avión y disfrutar de una merecida desconexión. 

Las vacaciones son necesarias para hacer un reset, disfrutar de los nuestros, que tan necesario es, y recargar pilas para volver al trabajo con la mente despejada. También es un momento en el que intentamos no estar tan pendientes de los gastos: solemos hacer excesos en comidas, en comprarnos aquello que sabemos que no vamos a encontrar en nuestra ciudad y aprovechamos para ir a ese hotel que tanto nos apetecía. Por eso, os contamos algunos consejos para ahorrar en vacaciones, y que la vuelta a septiembre sea más llevadera y sin dolores de cabeza. 

  1. Ahorra a un año vista siempre que puedas
    El primer paso recomendable es crear un presupuesto estimado del importe que vas a querer invertir en tu destino próximo y así poder crear un plan de ahorro a un año vista. El método más cómodo es abrir una cuenta ahorro/monedero en tu banco y hacer un traspaso automático mensual de forma recurrente; de esa forma, antes de empezar las vacaciones ya tendrás la cantidad ahorrada que te va a permitir realizarlas sin gastos imprevistos.
  2. Reserva anticipada
    El mundo online nos proporciona una alta oferta de precios. Además, si tienes la posibilidad de tener las fechas de tus vacaciones confirmadas al inicio del año, vas a poder ahorrar mucho dinero, obtendrás mejores precios en tu billete de avión, tren… Cuanto antes lo reserves, ¡mucho mejor! Y lo mismo ocurrirá con el hotel, incluso te recomendamos que reserves en ese restaurante que has estado siguiendo por Instagram, mediante aplicaciones que ofrecen descuentos muy interesantes, incluso de hasta el 50%. Es importante que revises en tus reservas los gastos de cancelación, por si fuera necesario.

  3. Aprovecha el desayuno
    Todos sabemos que el desayuno es la comida más importante del día y es necesaria para grandes caminatas. Haz uso del desayuno si está incluido en tus noches de hotel y prepárate y come como un rey, aprovecha y llévate una fruta para comer media mañana en caso de que tengas hambre antes de que llegue el almuerzo.
  4. Planifica los lugares
    Si te encanta hacer una presentación de tu próximo viaje y compartirla con el resto de gente con la que vas a ir, estás de suerte porque esta es otra manera de ahorrar dinero. Si haces un listado de los sitios que quieres visitar, tienes la opción de entrar en su sitio web y hacer la reserva. Ahí podrás encontrar promociones, incluso si sois varias personas podréis beneficiaros de descuentos por grupo. Además, teniendo el ticket comprado puede que hasta evites largas colas para adquirirlo.
  5. Cambio de divisas
    A pesar de que la cotización de las monedas no se puede controlar, antes de cambiar dinero realiza la consulta con tu banco de confianza unas semanas previas a tu viaje para informarte de si es mejor esperar días previos a tu salida. En muchos casos, la recomendación será hacerlo en el aeropuerto, pues las casas de cambio tratan de ofrecer el mejor cambio. Algo importante, en el caso que durante tu viaje quieras realizar tus compras con tarjeta de crédito, es que cambies una cantidad aunque sea poca por si surge cualquier imprevisto (ticket de tren, propina, etc.).
  6. Uso moderado de tarjetas
    Como comentábamos, cuando estás de vacaciones, lo último en lo que quieres pensar es en lo que te estás gastando, pero casi siempre tenemos algún exceso… Intenta aplicar las recomendaciones que te hemos dado hasta el momento e intenta evitar al máximo el uso de las tarjetas de crédito si no está planificado dentro de tus prioridades. En el momento será una compra impulsiva, pero después te llegará una suma importante de gastos.
  7. Ruta en carretera
    Si tu opción vacacional es coger el coche y recorrer algunos pueblos de tu alrededor, utiliza el GPS, que siempre te recomienda la mejor ruta para que evites realizar kilómetros innecesarios y, por tanto, ahorrar en gasolina. Visitar destinos cerca de casa es una opción muy recomendable; a menudo olvidamos los maravillosos lugares que tenemos cerca de nuestra ciudad y que podemos visitar sin coger un avión.
  8. Evita restaurantes turísticos
    Planifica bien tu tiempo y, cuando vayas a visitar algún lugar determinado, si está en una zona turística, evita las horas punta para comer o cenar: normalmente los restaurantes de estas zonas suelen ser de escasa calidad y de alto coste. Es preferible caminar 4 pasos y buscar alternativas de lugares que suelan frecuentar los locales de allí, preguntar en la recepción de tu hotel, al taxista y, por supuesto, mirar las opciones que encontrarás en los buscadores de internet.
  9. Contrata free tours
    Busca en los centros de las grandes ciudades o pregunta a aquel amigo que viaje mucho que seguro que los ha utilizado. Son guías turísticos que te hacen un recorrido por la ciudad explicándote un montón de cosas muy interesantes sin una tarifa concreta. Si te gusta, es optativo el dejarle una propina.
  10. Financia tus vacaciones
    Si ha sido un año difícil y algunos de los consejos que hemos mencionado no los has podido realizar, como el haber hecho una previsión anticipada, no renuncies a unos merecidos días de descanso, encuentra tu agencia de viajes más cercana y financia ese viaje que tanta ilusión te hace; también puedes hacer la consulta en tu banco y ampliar tu tarjeta de crédito para poder hacer frente a los gastos o pedir un pequeño préstamo que irás pagando cómodamente mes a mes. 

El verano ya está aquí. Aprovecha estas recomendaciones y empieza a soñar despierto. Y recuerda, de la cantidad que te hayas fijado para tu disfrute, divídela entre los días de vacaciones y no gastes más de lo previsto. 

 

En el mercado hay aplicaciones que permiten pagar, a plazos, compras en línea y en tiendas y sin comisiones para los compradores

 

En los últimos tiempos, hemos visto que grandes compañías permiten financiarlo todo, es decir, que permiten al cliente comprar productos de precios poco elevados —zapatos, vestidos, consolas, entre otros— y pagarlos con comodidad, a plazos. Y es que a raíz de la pandemia se ha visto cómo la venta en línea ha crecido en todos los sectores y también se ha visto que los consumidores buscan novas maneras de ahorrar. Esto ha hecho crecer a las fintech especializadas en sistemas de pago diferido, las conocidas como Buy Now, Pay Later (BNPL) en inglés, lo que viene a ser, en español, cómpralo ahora, págalo más tarde.

Hace unos años, algunas tiendas menoristas ja introdujeron el concepto de “compra ahora y págalo más tarde”, no es una novedad. De hecho, este sistema permitía probar los productos antes de pagarlos, de manera que si no satisfacían al cliente, los podía devolver. Por tanto, los clientes solo pagaban lo que finalmente se quedaban.

Nuevas formas de pago

Los tiempos cambian y las formas de comprar y pagar también. Uno de los negocios de las entidades bancarias tradicionales son el cobro de comisiones en el momento de hacer una compra con tarjeta, tanto si se hace en una tienda como si se hace en línea. Este es uno de los mercados que, ante los escasos intereses que pueden cobrar ofreciendo préstamos e hipotecas, a causa de los bajos intereses, permite generar ingresos a las entidades. Últimamente, sin embargo, este mercado se les ha complicado, ya que han aparecido nuevas formas de pago directamente aplicables a los vendedores y que incorporan la solución de las aplicaciones de “cómpralo ahora, págalo más tarde”.

Las dos aplicaciones más conocidas y utilizadas en estos momentos en todo el mundo son las de la compañía sueca Klarna y la australiana Afterpay.

La manera de funcionar de estas aplicaciones es muy simple. El usuario, después de escoger un producto, cuando ya ha decidido comprarlo y pasar por caja, en vez de sacar la tarjeta o el monedero, saca el móvil. El dependiente le envía una petición de pago a través de un mensaje electrónico que el cliente tiene que confirmar, o bien la operación se confirma por medio de un lector QR. Una vez aceptada la operación, ya se podrá llevar el artículo adquirido.

Hasta aquí todo es muy parecido a cuando se hace una compra y se paga con el servicio móvil de pagos de la entidad bancaria del comprador. La diferencia está en el hecho que, con el sistema de la aplicación Cómpralo ahora, págalo más tarde (BNPL), el comprador puede, si quiere, elegir que no se le cargue inmediatamente a la cuenta bancaria el importe de la compra. I esta decisión no representa ningún coste para el usuario del sistema BNPL.

Cuando se efectúa el pago con una tarjeta de crédito, si en aquel momento el comprador se da cuenta de que no hay dinero en la cuenta, el banco cancelará automáticamente la operación y el cliente tendrá que irse de la tienda sin el producto escogido. Por otro lado, las entidades bancarias tradicionales cobrarán una comisión a la tienda por utilizar su servicio de cobro en línea y, también, si el pago es a crédito, en algunos casos, la entidad bancaria cobrará intereses al cliente, aparte de la comisión de mantenimiento de la tarjeta.

Otra diferencia es que las aplicaciones “Cómpralo ahora, págalo más tarde” permiten fragmentar los pagos de la compra efectuada. La tienda recibe el total del importe de la compra en el momento en que se efectúa, pero el comprador puede elegir diferentes opciones de pago a plazos (una o más cuotas de pago, en un plazo de tiempo que la aplicación permite), que no le supondrán ninguna carga económica adicional, es decir, ni intereses ni comisiones. Por lo tanto, el coste será nulo.

De momento, para poder disfrutar de este sistema de pago, es necesario disponer de una cuenta corriente en una entidad bancaria, ya que las aplicaciones no tienen todavía licencia bancaria para operar cuentas de sus clientes.

Ventaja competitiva

¿Y cómo se ganan la vida estas aplicaciones si no cobran comisiones ni intereses a los compradores? Pues cobran una comisión a las tiendas, tal como lo hacen los bancos tradicionales. La diferencia yace en el hecho de que esta comisión es menos costosa que la comisión tradicional.

Así pues, las fintech como las BNPL pueden subsistir con estos únicos ingresos porque no tienen unos grandes gastos en infraestructuras, ni mantenimientos, ni hacen demasiada publicidad, ni son intensivas en personal, como es el caso de la banca tradicional, que tiene unos costes muy elevados en todos estos aspectos. En general, estas empresas de aplicaciones de pagos tienen unos costes bajos porque se basan en la tecnología. Esto les ofrece una ventaja competitiva respecto al sector de la banca tradicional, ya que les permite ofrecer servicio a los establecimientos a cambio de comisiones más pequeñas y, de paso, no cobrar a los clientes intereses por haber escogido efectuar los pagos de las compras a plazos.

Las aplicaciones BNPL han revolucionado el sector de las tiendas pequeñas y la manera de comprar. Los millennials son usuarios habituales de las aplicaciones de compras y valoran positivamente la oportunidad de ahorro y de comodidad en el momento de hacer las compras, como no pagar comisiones ni intereses y poder hacerlo en cómodas cuotas. Está comprobado que, en el momento de hacer una compra, el precio es decisivo y, en las compras en línea, la decisión final de quedarse o no un producto se toma en el instante de confirmar la compra. La compra no se acaba haciendo porque el comprador considera que el precio representa un gasto de golpe demasiado elevado para su bolsillo. La posibilidad que ofrece pagar la compra a través de BNPL, el cómpralo ahora, págalo más tarde, estimula al cliente a consumar la adquisición del producto, lo fideliza y hace que obtenga una mejor sensación de compra.

Las aplicaciones de pago Buy Now, Pay Later son muy populares en Australia y Estados Unidos y en el último año han aterrizado con fuerza en Europa.

En pocos días volveremos a vivir una Semana Santa atípica, muy marcada por la pandemia y que, muy probablemente, no nos permitirá ir allá donde querríamos. Esto implica que nuestras opciones de desconexión se verán muy reducidas. A pesar de todo, las vacaciones no dejan de ser días libres, por esta razón queremos daros unos consejos en materia económica para poder llevar a cabo una escapada como es debido después de tantos meses de trabajo y fatiga pandémica, aunque sea cerca de casa.

 

  • Controla tus gastos

Empezamos por lo más evidente y a la vez aquello que menos tenemos en cuenta. Para saber cuánto podemos gastarnos o que distancia de viaje que podemos hacer, hay que saber con qué contamos primero. ¿Cuánto dinero se destina mensualmente a necesidades básicas o de subsistencia como hipotecas, alquileres o facturas? ¿Y en cuánto al ocio? ¿Cuánto dinero te gastas en ropa nueva o en ir a cenar a aquel restaurante que tanto te gusta? ¿Se tratan de gastos recurrentes? ¿Se pueden recortar?

Existe una regla de ahorro que nos puede ayudar a poner en orden el dinero, los economistas la denominan la regla del 50/30/20. Esta propone dividir nuestros gastos para poder cubrir todas las necesidades consiguiendo ahorrar. Concretamente, el 50% de los ingresos iría destinado a necesidades básicas, el 30% a nuestro ocio y el 20% al futuro, es decir, ahorrar para aquellos planes o viajes que queremos hacer más adelante. Organizar el dinero nos permitirá tener una idea más clara de nuestras posibilidades y a partir de aquí, trabajar para conseguirlo. Recomendamos abrir una cuenta bancaria para guardar únicamente el dinero que ahorramos y así no caer en la tentación de gastarlo.

  • La planificación como estrategia central

Este punto es clave para conseguir ahorrar y es que la planificación tiene que estar muy presente para evitar un desajuste de la economía individual. Aspectos tan básicos como diseñar un menú semanal que permite comprar solo aquello que necesitamos y evitar compras de última hora que, muchas veces, son compulsivas e innecesarias. Con una buena planificación también se pueden conseguir precios más bajos a la hora de buscar opciones de viajes.

Hay que definir el destino y buscar en diferentes webs las mejores ofertas; de hecho, ya hay aplicaciones que nos dan este servicio. Aunque pueda parecer desesperante, la constancia hace que al final se consiga la mejor oferta y así evitar la habitual subida de precios de última hora. Una reserva a tiempo es un ahorro y también un refuerzo positivo que nos ayuda a trabajar con motivación.

  • Ganar un dinero extra a través de acciones sencillas

A causa del confinamiento y las restricciones sanitarias, lo más probable es que muchos hogares ya hayan experimentado un ahorro considerable en su economía. De todos modos, todavía hay pequeños detalles que podemos empezar a hacer para dar un empujón a nuestros ahorros. Si miramos las facturas de luz o agua, podemos valorar la opción de recortar por aquí. Por ejemplo, probar de disminuir el consumo de agua cuando nos duchamos o aprovechar la luz natural para hacer trabajo en casa y así reducir el uso de electricidad. Los cambios serán pequeños, pero a la larga significarán un ahorro relevante y, a la vez, cuidar el medio ambiente.

Por otro lado, seguro que mirando por casa hay objetos que ya no se utilizan, como por ejemplo, ropa, muebles o juguetes. El mercado de segunda mano está al orden del día y ya hay decenas de aplicaciones de móvil que nos permiten ganar dinero a través de la venta de artículos que tenemos guardados en casa. Con un poco de maña y precios competitivos, se puede ahorrar algún dinero a la vez que se gana espacio en casa.

  • Fijarse un objetivo y no perder la ilusión si no se puede cumplir

¿Dónde quieres ir? ¿Qué es aquello que más ilusión te hace? Tener un propósito es la herramienta perfecta para animarse a hacer pequeños esfuerzos. Márcate una cifra de dinero que quieras ahorrar cada mes; no hace falta que sea una cifra elevada, con pequeños esfuerzos se puede conseguir una suma de dinero considerable. Al fin y al cabo, lo más importante es la constancia.

Lamentablemente, hay que tener en cuenta que estamos atravesando una pandemia mundial y que es probable que no podamos ir allá donde quisiéramos o incluso, que se cancelen las reservas debido a las restricciones sanitarias. En vez de enfadarse y derrochar los pocos días de vacaciones que tenemos, hay que reinventarse y buscar otros destinos más próximos. Puede ser un buen momento para explorar lugares cerca de casa que nos ayuden a desconectar como por ejemplo rutas de senderismo, patrimonio cultural u otros lugares con encanto que nunca te habías planteado pisar antes por carencia de tiempo. Al fin y al cabo, no hay que ir lejos de casa para encontrar espacios que nos aporten descanso mental.