La UE trilera: intermediarios para vender en Rusia

La retórica europea es diáfana desde hace dos años: es necesario bloquear económicamente a Rusia. Por eso se rompieron lazos comerciales con el país liderado por Putin. Pero la realidad es que los países de la Unión Europea se saltan sus propias sanciones y venden a Rusia a través de países como Kirguistán, Georgia o Kazajistán convirtiendo la economía rusa en la que más crece del G7

 

En el segundo aniversario de la invasión de Rusia de Ucrania es imposible prever cuánto tiempo más durará esta guerra ni quién la ganará. Lo que sí puede afirmarse ya es que las medidas de presión europeas no han servido de mucho, si el objetivo era ahogar económicamente a Rusia. Hace unas semanas el Fondo Monetario Internacional tuvo que rectificar sus previsiones sobre la economía rusa. Habían calculado que el PIB ruso se estancara en 2023 en un crecimiento del 1,1% y finalmente se situó en el 2,6% convirtiéndose en la economía del G7 que crece más rápidamente. No solo eso, el gobierno ruso calcula que en 2024 su crecimiento se acelerará hasta el 3,5%.

¿Cómo es posible, si la UE ha aprobado más de una decena de sanciones económicas y comerciales para estrangular la economía de los vecinos rusos? Porque la realidad es que el posicionamiento europeo es más retórico que real. Bloquear Rusia en serio implicaría daños mucho más serios a la economía de unos países europeos que no están para tirar cohetes, nunca mejor dicho. La hipocresía europea viene siendo recogida desde hace meses por Robin Brooks, ex economista del FMI. Una muestra suficientemente clara: las exportaciones de coches, motores o partes de vehículos de Alemania a Kirguistán ha aumentado un 5.500%.

¿Puede que este país vecino de Rusia y de solamente 6,6 millones de habitantes tenga un interés repentino en los motores alemanes? Puede. Sin duda. Pero no deja de ser sorprendente que este furor por la industria alemana también se extienda a Armenia, Azerbaiyán, Georgia, Turquía y Kazajstán. ¿Es un problema solo de Alemania? Parece que no, porque las exportaciones de toda la Unión Europea solo a Armenia han crecido un 430%. Estamos ante un clarísimo acto de trilerismo de la Unión Europea: anuncio que sanciono a Rusia y no le vendo nada directamente, pero sí a través de otros países.

Mientras Rusia ha incrementado las vinculaciones comerciales con China e India, principales receptores del petróleo ruso. De hecho, en este sentido el bloqueo europeo hace de nuevo el ridículo, porque la producción de barriles de petróleo de Rusia se mantiene estable en los 9,5 millones de barriles diarios. Como antes de las sanciones, solo han cambiado de clientes.

Los rusos ven cómo su economía ha sido movilizada hacia el esfuerzo bélico, aumentando el gasto en producción de armamento hasta llegar al 40% del PIB. Es un esfuerzo que empuja también el crecimiento económico a corto plazo, pero que evidentemente no tiene el mismo retorno que la economía productiva. Sin embargo, Rusia parece capaz de sostener el embate durante el tiempo que considere necesario.

Por su parte, la Unión Europea ya ha ido avisando a sus países miembros de que se vayan preparando para movilizar sus economías hacia una economía de guerra. Recientemente, Ursula Von der Leyen ha anunciado su voluntad de seguir presidiendo la Comisión Europea y, en una entrevista en Euronews, explicaba que uno de sus principales objetivos es seguir aumentando el gasto en defensa. Ahora se calculan ya unos 350.000 millones de euros anuales. Para dimensionar el volumen es necesario entender que es una cifra equivalente a todo el presupuesto del gobierno español.

 

El dinero incautado

Una de las primeras grandes sanciones internacionales fue la orden de bloqueo de 300.000 millones de dólares de Rusia en cuentas fuera del país. Ahora, dado que el gobierno de Estados Unidos cada vez tiene más dificultades para seguir financiando la defensa de Ucrania, comienzan a aparecer voces que piden que el dinero incautado a los rusos se utilice en la guerra contra Rusia. Así se evitaría, argumentan, que las economías occidentales se siguieran endeudando para financiar el conflicto. Tomarían el dinero en concepto de futuras reparaciones de Rusia en Ucrania, pero esta maniobra genera muchos problemas. 

El principal es de confianza, porque los bancos centrales normalmente deben quedar fuera de este tipo de enfrentamientos entre países. Violar la norma de seguridad de los depósitos ya fue asombroso, utilizar estos fondos podría generar una mayor crisis de confianza en el sistema bancario. ¿Por qué? Porque en los bancos occidentales existen miles de millones de países de la península arábiga, de Asia Central y de África. Si estos clientes se sintieran amenazados y retiraran su dinero, el sistema bancario internacional se vería seriamente comprometido, tal y como ya se vio con el caso de Credit Suisse.

Los pronósticos, por tanto, son muy inciertos. Lo único que parece claro es que Putin sigue determinado y que la Unión Europea seguirá haciéndose trampas a sí misma. Mientras, rusos y ucranianos siguen muriendo todos los días en él sin sentido de la guerra. Ante la necesidad de renovar las tropas, el gobierno ucraniano se plantea movilizar a 500.000 civiles. Por tanto, la tragedia seguirá mientras los negocios se acaban de ajustar.

Si te ha gustado esta noticia, te recomendamos:

Sostenibilidad

La Unión Europea no puede comer tanques

5min lectura

Los agricultores europeos están en pie de guerra...

Economía

El retorno del hombre del saco comunista

4min lectura

Altos mandos de la OTAN avisan que los gobiernos...

Invertir

Riesgos geopolíticos y la cotización del oro

5min lectura

Los precedentes históricos nos han enseñado que el oro...



Igual que un centro comercial, un marketplace describe la plataforma, en este caso digital, donde empresas y consumidores intercambian productos y dinero. Un viejo concepto que toma aires nuevos gracias a las nuevas tecnologías.

 

Prácticamente todos los consumidores se han familiarizado con la compra en línea, especialmente a raíz de la pandemia. Y la mayoría lo hacen a través de plataformas marketplace donde la oferta de productos es más amplia y, por lo tanto, pueden filtrar por precio, mejor relación calidad-precio, o incluso pueden guiarse por la opinión de los usuarios.

El concepto marketplace va más allá de los centros comerciales: las marcas se multiplican, la competencia de precios es más feroz y los productos de mala calidad tienen los días contados, puesto que los consumidores son la principal voz de la plataforma.

 

¿Qué ofrece el marketplace?

El crecimiento y la consolidación de estas plataformas ha encontrado su punto álgido durante la pandemia. Los usuarios valoran, especialmente, la posibilidad de comprar desde casa, poder hacerlo a cualquier hora, sin desplazarse y evitando aglomeraciones, un punto clave en el momento actual. 

Pero más allá que como consecuencia de la pandemia, ¿por qué el sistema de compra a través de marketplace ha aumentado tan significativamente? ¿Qué ventajas aporta para el cliente y para las empresas? ¿Conocemos los riesgos?

 

El auge del marketplace en cifras

La agencia “Elogia”, especialista en comercio digital, concluyó en su estudio anual que el marketplace fue el medio de compra más utilizado en 2020, y la tendencia sigue en alza:

  • El 72% de los internautas entre 16 y 70 años compran en línea, especialmente en la franja entre 35 y 44 años.
  • El 70% de los consumidores en línea se informan y comparan productos a través de marketplaces.
  • 8 de cada 10 usuarios acaban comprando en la plataforma.
  • Compran una media de 3,5 veces al mes.
  • El gasto es de 68€ de media, aunque durante la pandemia aumentó un 51%.
  • El ordenador (83%) y los móviles (55%) son los principales dispositivos de compra.
  • Dispositivos móviles, electrodomésticos y tecnología son los productos más vendidos.

A pesar de que algunas de estas plataformas son criticadas por cuestiones éticas o de condiciones laborales, su volumen de facturación sigue creciendo, a la espera de las cifras que recojan la tendencia de compras de este año.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

¿Es seguro pagar en línea?

6min lectura

Las compras en línea son cada vez más habituales.

Tecnología

Tarjetas virtuales

4min lectura

Las tarjetas virtuales son el principal método de pago en línea.

Finanzas

La digitalización

5min lectura

La digitalización ha sido uno de los retos más importantes por las pymes.



La desigualdad económica se manifiesta de diversas formas, y una de las más notorias es la disparidad en los costos de vida entre diferentes estratos sociales. Uno de los enfoques que arroja luz sobre esta disparidad es el Índice de Vimes, creado por la activista Jack Monroe a partir de la Teoría de las Botas de Vimes.

 

A veces los escritores y los pensadores son los que aportan una mirada más lúcida sobre la sociedad. Es el caso del escritor británico Sir Terry Pratchet, que una de sus novelas desarrolla una herramienta conceptual para comprender por qué es más caro ser pobre. En las novelas de la serie Mundodisco, el inspector Samuel Vimes, desarrolla la Teoría de las Botas de Vimes. En resumen viene a decir que si una persona tiene un sueldo bajo comprará botas baratas, en vez de caras. Pero que la mala calidad de las botas baratas le obligará a comprar botas más a menudo, de modo que a medio plazo habrá gastado más dinero en botas que alguien que tenga suficiente dinero como para comprar unas buenas botas que no se rompan. 

Este ejemplo, llevado a todo tipo de productos, produce la paradoja de que, por el hecho de tener poca liquidez, uno se ve obligado a gastar más y, por lo tanto, a seguir siendo pobre. La idea detrás del Índice de Vimes es simple, pero poderosa: sugiere que ser pobre no solo implica tener menos dinero, sino que también conlleva una serie de costos adicionales y barreras que perpetúan el ciclo de la pobreza. Este concepto ha sido ampliamente adoptado por economistas y activistas como una forma de entender y abordar la desigualdad económica desde una perspectiva más holística.

 

¿Por qué es más caro ser pobre?

Además del ejemplo propuesto por la Teoría de Vimes (extrapolable a ropa, vehículos, informática o cualquier otro producto) hay otras variables que hacen que la vida de la gente con pocos recursos pueda resultar más cara. Por ejemplo, al tener bajos sueldos o poco patrimonio, es muy habitual que estas personas carezcan de acceso a buenos préstamos y servicios financieros. De este modo, muchos acaban recurriendo a prestamistas de alto interés o a caer en las tarjetas revolving. Todo esto puede generar una espiral de deuda y aumentar los costos a largo plazo.

También acaban siendo mayores los costes de salud y bienestar, porque las personas con bajos ingresos no acostumbran a tener acceso a la medicina preventiva. A menudo tampoco tienen una alimentación adecuada, porque no pueden consumir alimentos de la máxima calidad. Todo junto redunda en una mayor incidencia de enfermedades crónicas y lesiones, lo que a su vez genera costos adicionales en forma de tratamientos médicos y pérdida de productividad laboral.

 

Jack Monroe, la desigualdad cotidiana

Esta es la visión de la activista económica Jack Monroe, que pidió permiso a la familia Pratchett para crear el Índice de Vimes. Lo que apunta Monroe es que no tiene ningún sentido que la inflación se calcule teniendo en cuenta todo tipo de productos, porque la gente con bajos ingresos no consume productos caros. Y estos productos caros son los que acostumbran a tener menores incrementos y atenúan la media inflacionaria. Si el arroz ha subido un 300% y el champán un 2%, las trufas un 1% y el caviar otro 1%, la estadística va a decir que los precios han subido un 76%, pero en realidad el esfuerzo del pobre se ha triplicado.

La propuesta del Índice de Vimes es calcular la inflación solamente con productos de primera necesidad.

La activista Jack Monroe explica el Índice de Vimes en la Feria del Libro de Edimburgo de 2022.

 

Una cesta de la compra representativa

El Índice de Vimes ofrece una lente valiosa para comprender por qué ser pobre resulta más costoso en la sociedad moderna. Al reconocer los múltiples factores que contribuyen a esta dinámica, desde el acceso limitado a productos asequibles hasta los costos adicionales asociados con la pobreza, podemos avanzar hacia soluciones más efectivas que aborden la desigualdad económica de manera integral.

La perspectiva de activistas como Jack Monroe nos recuerda que las luchas económicas se juegan en la vida cotidiana de las personas y que las soluciones deben ser tanto estructurales como prácticas. Al incluir una variedad de productos y servicios en la cesta de compra representativa, podemos obtener una imagen más precisa de los desafíos que enfrentan las personas de bajos ingresos y trabajar hacia un futuro donde todos tengan acceso a una vida digna y próspera.

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

11Onze

11Onze: ahorro para todos los bolsillos

3min lectura

Los bajos rendimientos que ofrecen los depósitos de la...

Ahorros

El ahorro, un hábito financiero para los niños

5min lectura

Un informe de PISA avala que nuestro país está en...

Ahorros

Invertir en metales preciosos, refugio del ahorro

4min lectura

Las inversiones financieras siempre comportan riesgos,...



¿Has tenido nunca la sensación de que estás perdiendo el tiempo mientras asistes a una reunión con tus compañeros de equipo y/o tu jefe? Estás en la reunión, pero ¿piensas en otras cosas? ¿Se pueden evitar estas sensaciones haciendo que las reuniones sean más eficientes? Intentamos explicarte cómo.

 

Según dicen los especialistas en Construcción de Equipos (o team building, en inglés) y liderazgo, una de las cuestiones esenciales es tener claro el motivo por el que se convoca una reunión. A veces, se tiene la sensación que nos encontramos en aquella sala, simplemente porque toca o porque lo pone en el calendario, sin que haya un objetivo definido.

Hoy en día, y después de todo lo que ha pasado este último año, también hay quién distingue entre la organización de reuniones presenciales, y reuniones virtuales, dado que estas últimas no siempre son fáciles de controlar, ya sea porque todo el mundo habla a la vez, o porque empiezan a fallar las conexiones de los asistentes.

Pero en cualquier caso, las pautas esenciales son las mismas:

  1. Antes de convocar una reunión, sea presencial o virtual, tenemos que tener claro el objetivo: ¿Qué queremos extraer? ¿Es realmente necesaria?
  2. Si es posible, se tiene que planificar con suficiente tiempo para informar a los interesados, y que estos se puedan preparar la reunión igual que el/la convocante, de forma que el tiempo se aproveche al máximo. Del mismo modo, si se tercia, es recomendable facilitar la documentación necesaria a los asistentes.
  3. La convocatoria tiene que llegar solo a las personas imprescindibles. De nada sirve la asistencia de 20 personas, si los realmente interesados y/o afectados son solo 5. Para la empresa, el tiempo es oro, y no es productivo que haya mucha gente haciendo de espectadores forzados.
  4. Calcular la duración de la reunión, también es importante para evitar que se alargue más de lo imprescindible, y evidentemente se tiene que ser puntual para que el cumplimiento del horario sea real. En el cálculo tenemos que pensar en reservar un tiempo para ruegos y preguntas que se pueden dar al final de la reunión.
  5. El espacio donde se celebra la reunión, en caso de las presenciales, tiene que ser adecuado para el número de personas convocadas, y tiene que contar con todas las herramientas tecnológicas y analógicas necesarias para exponer claramente todas las cuestiones sobre las cuales se tiene que hablar.
  6. Ya en la reunión, tenemos que asignar el “papel” que tiene que asumir cada uno de los asistentes, si es que se tienen que marcar las intervenciones. Lo que está claro es que tiene que haber un moderador, que habitualmente será el convocante, para evitar que se diluya el objetivo por el cual estamos reunidos.
  7. Para un correcto desarrollo, antes de empezar, el moderador tiene que leer el orden del día para tener claros los temas a hablar o a resolver, y dejar claro el motivo de la reunión. Y a partir de aquí, se tiene que asegurar que se respeta el tiempo asignado a cada uno de los temas y de los intervinientes, para que se cumpla el horario establecido, y todo el mundo pueda exponer lo que corresponda.
  8. Finalizadas todas las intervenciones previstas, es el momento de los ruegos y preguntas, para acabar de pulir los temas tratados, resolver las dudas surgidas, y decidir si se tienen que hacer nuevas aportaciones antes de dar por acabada la sesión.
  9. En el cierre es importante definir las conclusiones extraídas, así como las soluciones a los problemas que se hayan planteado durante la reunión, y los plazos de ejecución de las acciones a emprender.
  10. Por último, es importante hacer un resumen o un levantamiento de acta que recoja todo el que se ha expuesto, intervenciones, conclusiones, e incluso, que detalle cuáles son las decisiones que se han tomado y las acciones que se tienen que llevar a cabo a partir de ahora.

La consecución de todas estas premisas nos tendría que garantizar la realización de reuniones internas, con proveedores, o con clientes, efectivas y eficientes, para no acabar teniendo sensación de pérdida de tiempo. Es especialmente importante, en una empresa, aprovechar el tiempo al máximo, para poder lograr unos objetivos de productividad y de eficiencia, que generen los beneficios económicos necesarios para la supervivencia de una organización, garantizando así, la estabilidad profesional y personal de todos los implicados.

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

El impacto de la pandemia

5min lectura

La pandemia ha hecho mucho daño a las empresas...

Economía

El éxito empresarial

6min lectura

Hemos escuchado muchas veces que los sueldos de los directivos se...

Finanzas

La digitalización: el reto de las pymes

5min lectura

La aceleración de la digitalización ha sido uno...



El Consejo Mundial del Oro produce un documental en el que el actor Idris Elba recorre alguno de los escenarios clave del mundo del oro. Sudáfrica, California, Ghana, Congo, Londres, Canadá y Nueva Zelanda son algunos de los escenarios del increíble viaje del oro por el planeta y por la historia.

 

¿Qué papel tenía Nelson Mandela en la industria minera sudafricana? ¿Cómo contribuyó el oro a poner fin al apartheid? ¿Cuántos lingotes se guardan en el Banco de Inglaterra y por qué? ¿Cuánto tiempo tarda el ascensor de la mina de La Ronde, en Canadá, en bajar los más de 3 kilómetros que debe caer hasta las galerías de extracción de oro?

En este extraordinario documental, Idris Elba (conocido por series como The Wire o Luther) se pone al servicio del World Gold Council para descubrir la historia del oro y la relación con los humanos. Se analizan múltiples aspectos: desde la importancia del oro para el poder hasta su uso en la belleza o en la tecnología actual. El oro es omnipresente en la historia de la humanidad, le atribuimos valor y lo utilizamos para un montón de cosas en nuestro día a día.

Gold: a journey se puede ver en abierto y con subtítulos en el canal de Youtube del World Gold Council. Encontraremos una excelente fotografía y momentos emocionantes como cuando Elba, de origen ghanés, es recibido por el rey de Ghana en medio de una recepción donde el oro es el absoluto protagonista.

La importancia del oro

En el documental también se profundiza en las aplicaciones del oro en el progreso de la humanidad. Las nanopartículas de oro están presentes en los test reactivos para detectar muchas enfermedades, entre ellas la Covid. Pero también son clave para los circuitos de todos los aparatos tecnológicos que utilizamos y serán esenciales para los ordenadores cuánticos. El oro ha sido, es y será, por tanto, un material imprescindible para la industria.

Pero también tiene efectos colaterales en el desarrollo económico de la población. Levi-Strauss debe todo su negocio a la fiebre del oro en California que, además, provocó el nacimiento de San Francisco. Y lo mismo sucedió en Johannesburgo, la capital de Suráfrica, surgida gracias a la minería de oro. Actualmente, en otras zonas de África, es clave para combatir la malaria y generar energía.

Gold: a journey es una muy buena manera de abrir la mirada en torno al metal rey. Tener oro físico no es sólo una manera de enriquecerse o proteger los ahorros como hacemos desde Preciosos 11Onze. Es formar parte de una historia que une a toda la humanidad a través de los tiempos, y esto no pasa muy a menudo. Pocas cosas logran un consenso tan absoluto. No cabe duda sobre el valor del oro. No hablamos solo del valor financiero, sino del valor emocional, histórico e industrial de ese metal que vino del espacio para cambiar la vida en la Tierra.

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

¿Estamos volviendo al patrón oro?

2min lectura

Países fuera de la esfera occidental están comprando...

Invertir

Las virtudes del oro como activo de inversión

4min lectura

¿Cómo preservar el valor de tus inversiones cuando todo ...

Invertir

Oro físico o digital: ¿cuál escojo y por qué?

3min lectura

Ante la situación excepcional en que nos encontramos,...



Los cinco estados emergentes que forman el grupo de los BRICS representan cinco de las economías más grandes del mundo. Una fuerza creciente que pretende redefinir el orden político y económico internacional, hasta ahora dominado por las organizaciones creadas por las potencias occidentales.

 

El foro integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, un grupo de grandes economías emergentes conocido como los BRICS, representa más del 40% de la población y casi el 25% del PIB mundial. Una alianza estratégica que ha fijado las bases de un nuevo orden político y económico internacional, pensado para ofrecer una alternativa al modelo occidental, hasta ahora sometido al poder hegemónico de los Estados Unidos y del dólar como moneda de reserva en la economía global.

Otros muchos países han manifestado su interés para adherirse al bloque: Irán y Argentina solicitaron su adhesión durante el 2022, mientras que Arabia Saudí, Turquía, Argelia y Egipto también han manifestado su interés. Teniendo en cuenta que algunos de estos países son los principales productores de petróleo, no se puede menospreciar el impacto que estas adhesiones tendrían en reforzar la esfera de influencia de la alianza.

 

Democratizando la globalización

Con la creación de un nuevo banco de desarrollo y un fondo de estabilidad financiera, los BRICS ejercerán un papel clave en la configuración del sistema financiero mundial. El objetivo es proporcionar fuentes alternativas de financiación a los países en desarrollo. Se espera que estas iniciativas desafíen el statu quo de las instituciones financieras tradicionales dominadas por Occidente, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial.

La necesidad de montar esta estructura alternativa ha surgido, en parte, por el hecho que el FMI no se ha adaptado a la nueva situación económica de un mundo multipolar. Los nuevos poderes emergentes ya no se conforman a ser tratados como el patio trasero de los Estados Unidos, países dónde durante décadas se han instaurado gobiernos, con la complicidad del FMI, para servir los intereses de las corporaciones americanas, tal como está pasando en Ucrania.

El persistente veto norteamericano a las propuestas de dar en los países emergentes derechos de voto más ajustados a su peso en la economía mundial, junto con la negativa a reformar las políticas restrictivas, ante crisis económicas, que aseguran la miseria para la población y grandes beneficios para las multinacionales, han espoleado un cambio de paradigma que reequilibrará el reparto del poder global.

 

Desmarcándose del dólar

Rusia y China hace décadas que firmaron acuerdos para iniciar programas de desdolarización para proteger y blindar sus economías ante las sanciones del gobierno de los EE. UU. y el Fondo Monetario Internacional (FMI). La guerra comercial contra China y las sanciones económicas sin precedentes contra Rusia a raíz del conflicto en Ucrania, han acelerado este proceso de desdolarización al que cada día se van sumando más países, preocupados por el abuso de privilegio del gigante americano, a la hora de militarizar el acceso y uso del dólar para servir sus intereses económicos y geopolíticos.

En este contexto, los BRICS están estudiando la creación de su propia divisa, una moneda común como proponía Lula da Silva, presidente del Brasil, que debilitaría todavía más la capacidad de los Estados Unidos para llevar a cabo su agresiva política exterior. El presidente Vladímir Putin, anunciaba en junio del 2022, que la idea será debatida en la cumbre de los BRICS que tendrá lugar en Suráfrica el agosto del 2023.

Así mismo, los bancos centrales de China, Rusia, Turquía, Uzbekistán, Qatar e india, están comprando y acumulando reservas de oro en cantidades récord, que no se habían visto desde hace 55 años. Un fenómeno que algunos analistas geopolíticos ven como una señal inequívoca que están diversificando sus economías para liberarse de la hegemonía del dólar.

Por otro lado, el uso de las sanciones económicas para excluir bancos del protocolo de comunicaciones interbancarias SWIFT, ha consolidado los esfuerzos para la creación de sistemas alternativos como el (CIPS) chino o el (SPFS) ruso, al cual ya tienen acceso 52 entidades financieras de 12 países, y que ya está disponible para la conexión de bancos de los cinco países que forman la alianza de los BRICS.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

SWIFT

6min lectura

Analizamos como el SWIFT se ha convertido en una arma estratégica de Occidente.

Economía

Desdolarización: una tendencia a alza

5min lectura

Analizamos los motivos que hay detrás de la desdolarización.

Cultura

La actualidad del sistema extractivo

14min lectura

Como ya había sucedido con la resolución de pasados



Los bancos españoles son los que menos pagan a sus clientes por sus depósitos. Actualmente, varios académicos atribuyen la responsabilidad de la Gran Inflación de los años 70 del siglo XX a que los ciudadanos dejarán de ver remunerados sus ahorros, empujándolos a gastar e impulsar la inflación.

 

Los bancos españoles pagan por las cuentas a la vista de sus clientes un 0,04% y un 0,64% por los depósitos. Son, de lejos, los más avaros de Europa, ya que en la UE se paga, de media, un 70% más. Esto sucede al tiempo que presentan beneficios récord. Los datos no solo hablan de una codicia descabellada por parte del sistema bancario español, también podría ser una amenaza para el conjunto de la economía. Y es que la reducción de la remuneración del ahorro fue clave para provocar la Gran Inflación de los años 70 en Estados Unidos, con un efecto devastador en las economías de todo el mundo.

 

Menos rendimientos, más gasto

Todo esto se explica en un artículo científico del economista Itamar Drecshler, profesor de la Universidad de Pensilvania y autor del citado artículo en colaboración con dos investigadores de la Universidad de Nueva York. En el artículo, los académicos proponen una relectura de los desencadenantes de una de las mayores crisis financieras de la historia, que se llevó los ahorros de millones de personas. Entonces, el período inflacionario se alargó de 1965 a 1982 y alcanzó el 14%.

En aquella época confluyeron una serie de factores que afectaron terriblemente a la economía: el grandísimo gasto público para sufragar la guerra de Vietnam, con el consecuente abandono del Patrón Oro por la imposibilidad de apoyar ese volumen de deuda; la crisis del petróleo y también una espiral salarios-precios que iban persiguiéndose y empujándose mutuamente. Todo ello no pudo controlarse hasta que el presidente de la Reserva Federal, Paul Volcker, subió el precio del dinero agresivamente, empujando al país a una recesión para restablecer la autoridad de la Fed.

Pero existe un elemento más sobre la mesa que, hasta ahora, no se había apuntado como responsable de la inflación y que podría haber tenido mucho que ver. En 1965 se puso en marcha una legislación financiera conocida como Regulación Q. En la práctica imponía una limitación a la remuneración de los ahorros, lo que limitaba que los ciudadanos se beneficiaran de posibles subidas de interés. Penalizar así el ahorro provocó que muchísimas personas dejaran de ver ningún sentido a ahorrar, así que prefirieron gastar. Como consecuencia, el aumento de la demanda provocó la subida de los precios. La inflación, evidentemente, tuvo el efecto de reducir aún más el ahorro, porque era necesario más dinero para comprar bienes de consumo que antes eran más baratos. Esta espiral dañó intensamente la economía de Estados Unidos y se esparció internacionalmente.

¿Se repite la historia?

El actual escenario tiene puntos en común con lo que se vivió en los años 70 o, al menos, se están repitiendo algunos de los errores. Lo principal podría ser penalizar el ahorro de los ciudadanos en un ciclo inflacionario. Porque tanto la Reserva Federal como el BCE ya han subido decididamente los tipos de interés, pero los bancos no lo han trasladado a sus clientes. En este contexto cabe recordar que en 2021 la inflación en España fue del 3,1%, en 2022 del 8,4%, y en 2023 volvió al 3,1%. Esto implica una subida media de precios del 14,5% en 3 años. Pero, además, hay que tener en cuenta que en algunos productos básicos de la cesta de la compra los precios han subido por encima del 30%. Si añadimos el altísimo gasto público para soportar los conflictos bélicos en marcha, tenemos un panorama sorprendentemente familiar a lo ocurrido en los años 70. Y, no aprendiendo de los errores históricos, la banca sigue movida por la avaricia en lugar de repercutir en los clientes los rendimientos que generan los altos tipos de interés del BCE.

Una de las mejores opciones a nivel individual para empezar a frenar esta espiral es encontrar fórmulas de ahorro que eviten un consumismo excesivo que alimente, aún más, el remolino inflacionista. En 11Onze nos esforzamos en ofrecer opciones para que nuestros usuarios no vean degradados sus ahorros. Lo hacemos a través de productos como el Oro de Preciosos 11Onze, pero también a través de productos como el Finança Litigis que 11Onze Recomana y que permiten conseguir ganancias de más de 9% por el dinero aportado. Lo que, sin duda, no ayuda a frenar la inflación es gastar nuestros ahorros en productos sobrevalorados o dejar que el dinero merme en cuentas sin rendimientos.

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

11Onze

Ahorro para todos los bolsillos

3min lectura

Los bajos rendimientos que ofrecen los depósitos de la...

Ahorros

¿Cuál es la opción de ahorro que más te encaja?

4min lectura

Los depósitos a plazo fijo, las letras del Tesoro y los fondos...

Ahorros

El oro, el refugio ante las crisis

5min lectura

Ante una inflación que continúa aumentando, la...



En los años 50 del siglo XX se crearon las tarjetas de crédito y con la llegada de los teléfonos inteligentes se popularizaron las virtuales. Repasamos la historia de las tarjetas y sus posibilidades.

 

Hace sesenta años de la primera tarjeta de pago y, desde aquel día, nuestra manera de comprar ha cambiado para adaptarse hasta llegar a la era del comercio digital, dando también un cambio radical en nuestra forma de pago. La forma de consumir cambia constantemente, se ha podido comprobar con el incremento del e-commerce, a raíz del inicio de la pandemia de la Covid-19 de este pasado 2020, como se puede ver en el estudio hecho por Kantar, quien asegura que 3 de cada 4 hogares españoles han hecho compras por internet durante este pasado año 2020, y que estos hogares siguen comprando en línea este 2021. Los hogares que ahora compran por Internet son un 74,4%, esto ha incrementado los consumidores de e-commerce en un 8,4% desde el 2017. Según detalla Kantar en su estudio, el 26,6% de los consumidores restantes son personas mayores que se desplazan a comprar personalmente ellas mismas los productos, puesto que prefieren un trato personalizado. Y del mismo modo que ha cambiado el modelo de consumo, también ha cambiado el modelo de pago. Bienvenidos a la era de las tarjetas virtuales.

¿Qué son las tarjetas virtuales? 

Las tarjetas virtuales son tarjetas más seguras, y a diferencia de las tarjetas de pago convencionales, son completamente virtuales. Su pago es exclusivamente para compras virtuales, con la posibilidad, también, de poder pagar en establecimientos físicos si tienes la tarjeta vinculada al wallet de tu smartphone. La tarjeta virtual dispone de un número, de una fecha de caducidad y también de un número de control, como detalla Rankia. La web financiera también dice que los controles de seguridad de las tarjetas virtuales son muy variados. Algunos bancos tienen un código dinámico que va cambiando en cada compra, mientras otros permiten realizar muy pocas compras, y en caso de quedar dinero en la tarjeta, este dinero vuelve automáticamente a la cuenta de la cual fue recargada la tarjeta. Cada cliente es libre de hacer una nueva tarjeta virtual cuando la necesite, así de sencillo.

¿Cómo nació la tarjeta virtual?

Desde la primera tarjeta de pago del mundo de Diners Club en 1950, el mundo de las tarjetas de pago ha dado muchas vueltas, pasando por la llegada de las tarjetas de crédito en España en los años sesenta, hasta llegar a las tarjetas virtuales, según detalla la web de Finanzas. La página especializada en finanzas recuerda que las tarjetas virtuales nacieron junto con la llegada de la telefonía móvil, con los sistemas de pago llamados “wallets”.

¿Cómo están reguladas?

La regulación europea PSD2, la nueva normativa europea de servicios de pago electrónicos, entró en vigor en septiembre del 2018, con el fin de reforzar la seguridad para los consumidores con los sistemas de pago del comercio electrónico. Con esta regulación, que ya hace tres años que está vigente, se puede decir que algo tiene que estar cambiando en la nueva manera de hacer pagos. En definitiva, podemos decir que las tarjetas virtuales han llegado para quedarse como un medio más de pago.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

¿Cómo protegernos de las estafas en línea?

5min lectura

Cada año hay millones de personas en todo el mundo...

Economía

Las fintech, el futuro de la banca es ahora

4min lectura

Cada vez son más las empresas que fusionan tecnología...

Tecnología

Tarjetas virtuales para compras seguras

4min lectura

Las tarjetas virtuales son el principal método de pago...



Según el Idescat, este mes de junio de 2021 había 445.862 personas en situación de paro. De estas, más de la mitad (54%), concretamente 240.564 personas, pertenecen a la franja de edad de más de cuarenta y cinco años. 

 

Estos datos impactantes reflejan que es la gente cercana a la edad de los cincuenta años la que lo tiene más difícil a la hora de encontrar trabajo. ¿Qué está sucediendo?

Tenemos que preguntarnos si podemos avanzar como sociedad sin contar con la gente que mejor puede dar un valor añadido a los trabajos. ¿Cómo puede ser que la gente que puede aportar experiencia, seriedad, rigor y talento a una empresa sea la que lo tiene más difícil para encontrar trabajo? 

 

Tener más de cincuenta años: ¿dificultad u oportunidad?

Todo apunta, básicamente, a un problema de cultura empresarial, dado que la experiencia es un valor poco cotizado. Aparte de querer ahorrar y no valorar suficientemente la oportunidad que implica tener un trabajador joven y uno senior juntos, un tándem imparable, se descartan los currículos de los profesionales senior de manera automática. Así pues, hasta que no haya un cambio de mentalidad, difícilmente se podrá dar una solución a este problema nefasto. Una de las inquietudes que tienen las personas que se acercan a la edad de los cincuenta sobre buscar trabajo es que están más cerca de la edad de jubilación. Pero esto no debe ser ningún obstáculo, ya que son personas con más recorrido profesional y más experiencia que las personas jóvenes, y eso es un valor añadido.

 

Ahora bien, ¿qué podemos hacer si nos encontramos en esta situación? Aquí tienes 11 consejos que te damos para que encontrar trabajo más allá de los cincuenta sea una oportunidad:

  • No perder nunca las ganas de aprender y, sobre todo, las habilidades digitales.
  • Seguir formándose. Esta actitud es de las más valoradas.
  • Ser optimista y pedir ayuda para encontrar empleo. ¡Ser positivo y constante!
  • Tener paciencia y esperanza, saber gestionar el «no» y trabajar la resiliencia.
  • Elaborar un currículo diseñado para cada oferta de trabajo.
  • Aunque se tenga una experiencia laboral muy dilatada, explicar solo la de los últimos 15 o 20 años.
  • Tener claro en qué sector se quiere trabajar.
  • No incluir en tu CV el estado civil, hijos ni datos demasiados personales.
  • Aprovecha los recursos públicos que ofrece tu ayuntamiento, Consejo Comarcal… Seguro que encontrarás algún recurso que te ayude a encontrar trabajo.
  • Busca oportunidades en los sectores que han salido reforzados de la crisis sanitaria: tecnología, farmacia, educación, sanidad…
  • Actívate en las redes sociales. Hazte un buen perfil de LinkedIn, una buena red de contactos y ¡date a conocer!

Ser positivo es una de las primeras cosas que debemos tener claras a la hora de encontrar trabajo, y recordar que pase lo que pase, y cueste lo que cueste encontrarla, la oportunidad siempre es allí, porque el sol sale cada día.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Comunidad

Las profesiones más buscadas 2021

4min lectura

Nuestra «nueva normalidad» en convivencia con el virus ha dado

Comunidad

¿Qué quieres estudiar?

4min lectura

Miles de jóvenes cada año han de decidir qué carrera escoger una vez han hecho la

Economía

Compartir responsabilidades

6min lectura

Hemos escuchado muchas veces que los sueldos de los



¿Cómo afecta la gestión ganadera al medio ambiente? Dos asociaciones ganaderas del Segrià (Lleida) han convertido el problema de los purines en una solución. Han creado una planta de compostaje pionera en el Estado. Hemos hablado de ello en un nuevo episodio de Personas, con Miquel Serra, uno de los impulsores del proyecto.

 

Con no más de 10.000 habitantes, Alcarràs es el municipio de Europa con más densidad de granjas por kilómetro cuadrado. En total, reúne 45.000 cabezas de novillo, 35.000 madres de porcino y unas 250.000 plazas de engorde. Por eso, para los vecinos, la gestión del nitrógeno que provocan los purines era importantísima para cumplir con los estándares europeos. Así es como nació el proyecto de la planta de compostaje, impulsada por las dos grandes entidades ganaderas del municipio, para convertir los purines en abono.

Y lo hicieron de manera colectiva, tal como recuerda Serra. El proyecto les ha costado 1,5 millones de euros. “El estiércol de vacuno es de mejor gestión. Y en las granjas de porcino, donde tenemos separadores de estiércol sólido y líquido, nos interesaba poder gestionar el estiércol sólido. La planta de compostaje nos tenía que permitir hacer una gestión separada entre ambos estiércoles, porque el producto de vacuno está catalogado como producción ecológica; y el de porcino, no, a pesar de que sí que se puede usar para agricultura convencional”, detalla Serra, que es miembro de la entidad impulsora en Alcarràs Bioproductors.

Un caso excepcional

¿Y por qué no hay más plantas de compostaje como la de Alcarràs en todo el territorio? “Hasta ahora, todas las plantas de compostaje las ha montado gente que quería hacer negocio. Y una manera era hacer gestión otros subproductos que son de difícil tratamiento y por la cual las empresas pagaban a las plantas de compostaje. Esto es lo que las hacía viables”, explica Serra.

Por otra parte, en Alcarràs querían una planta de compostaje de estiércol y purines, sin buscar primero la rentabilidad, sino el beneficio medioambiental y la continuidad de sus granjas, y esto la convierte en un caso único en el Estado. “Hay que pensar que nuestro negocio es el de producir carne”, argumenta el impulsor, que explica que, no obstante, ya hay tres multinacionales que se han interesado para comprar el compostaje que producirán. “Al final estamos convencidos de que lo conseguiremos hacer viable”, reconoce.

Sobre la financiación, todavía no se han planteado la ayuda de los fondos europeos, porque la iniciativa nació antes, pero Serra explica que se sienten muy acompañados por el Departament d’Agricultura y la Diputació de Lleida. “A través del proyecto BioHub Km 0, pensado para reactivar la economía de la zona, hemos podido gestionar una pequeña subvención que nos permite ser más ambiciosos”, explica Serra. De hecho, la planta de compostaje es solo el primer paso para un proyecto más grande de economía circular y sostenible. Se trata de generar una alternativa que permita conservar y valorar el talento del territorio. Convertir purines en abono puede ser la solución sostenible definitiva, pero siguen investigando más usos. Por ejemplo, del estiércol se puede extraer celulosa que se podría utilizar para hacer tejidos. Quizás el futuro de la moda sostenible será llevar ropa hecha con tejidos de purines.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut en Android y Apple. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Economía sostenible, ¿qué es?

6min lectura

La economía sostenible busca aumentar el bienestar social a la

Sostenibilidad

Cooperativas agrarias

4min lectura

El presidente de la Federació de Cooperatives Agràries de Catalunya (FCAC), Ramon

Sostenibilidad

Los consumidores cambian el mercado

2min lectura

No somos suficientemente conscientes del poder que



App Store Google Play