La arquitectura que sana

Bioconstrucción o arquitectura sostenible son hashtags que acompañan a la arquitectura convencional para revolucionarla, desde los cimientos, con una premisa clave: dentro de las casas tienen que vivir seres humanos. Una idea tan evidente como desafiadora. Hablamos con la arquitecta experta en bioconstrucción Sonia Hernández-Montaño.

 

¿Te has planteado nunca con qué materiales se ha construido tu hogar? ¿Qué iluminación prevalece o como la distribución de los espacios está afectando tu estado de ánimo? Arquitectura sana es el nombre del proyecto, y también la filosofía, que el equipo de Sonia llevó a Cataluña el 2009 con el objetivo de hacer más habitables nuestros hogares desde el punto de vista humano y de salud.

La mayor parte de nuestro tiempo lo pasamos dentro de espacios cerrados, pero en términos generales no somos conscientes de hasta qué punto estos espacios pueden incidir directamente en nuestra salud física y mental. En un nuevo episodio de Personas, Hernández-Montaño remarca todos los elementos y prácticas que tenemos que tener en cuenta para mejorar nuestra vida.

La salud que no se ve

La construcción evoluciona constantemente, y en las últimas décadas ha incorporado elementos tecnológicos y nuevos materiales. Hernández-Montaño señala, pero, que “en este camino nos hemos olvidado que hay personas dentro de los edificios, que los edificios no solo tienen que consumir menos energía y minimizar los recursos utilizados, sino que también tenemos que sostener la vida en el interior”. Defiende que todos somos arquitectos y todos podemos usar esta herramienta de salud para propiciar el bienestar de las personas.

Entre los aspectos más destacados, encontramos algunas acciones clave para mantener la calidad de vida dentro de los espacios, empezando por la ventilación, un punto clave si se lleva a cabo de la forma adecuada y que incluso puede reducir la contaminación que pueda venir del exterior. El segundo punto clave es la iluminación, la “directora de orquesta de nuestro reloj biológico” que tiene que ir cambiando según el momento del día para acompañar nuestro ritmo circadiano.

También es imprescindible tener en cuenta y reducir la presencia de contaminantes dentro de los espacios interiores, un objetivo que rae en la elección de materiales, tanto de construcción, como en muebles o productos de limpieza. Escucha la conversación entera para descubrir el resto de consejos que harán de tu casa un espacio de salud.

 

Si quieres descubrir cómo beber la mejor agua, ahorrar dinero y ayudar al planeta, entra en Imprescindibles 11Onze.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

Diseño de interior para pisos pequeños

5min lectura

Sea por la situación laboral o por querer vivir cerca de las

Sostenibilidad

Tapón de corcho

4min lectura

Las propiedades del corcho, un producto 100% natural, lo convierten en una alternativa en

Sostenibilidad

Naturaleza, la gran protagonista

5min lectura

Hace ya unos años que la arquitectura sostenible ha



La inteligencia artificial genera admiración y rechazo a partes iguales. Las ventajas de un mundo digitalizado chocan con el anhelo de no perder prácticas tradicionales. El miedo, principalmente, es perder la parte humana, pero ¿y si la tecnología nos ayudara a potenciarla?

 

En los últimos años, la investigación en ámbitos científicos se ha visto reforzada gracias a la incorporación de la IA, la inteligencia artificial. Universidades, empresas y proyectos unen esfuerzos para avanzar y mejorar tanto en diagnóstico de enfermedades como en tratamiento, poniendo especial énfasis en mejorar la calidad de vida de los pacientes, tan física como psicológicamente.

La inteligencia artificial llega al ámbito de la salud mental y se sitúa en esta cruzada, entre terapeutas y pacientes, para agilizar el proceso de diagnóstico, facilitar su reconocimiento y mejorar la precisión de cada tratamiento.

 

Algoritmos para prevenir enfermedades

En todo lo que afecta a la salud mental, el factor de la prevención es clave. Por eso, entidades, empresas y organizaciones unen esfuerzos -cada vez más sofisticados- para poner al alcance de la población herramientas que faciliten el proceso de pedir ayuda. De este primer paso dependerá el diagnóstico, el tratamiento y la recuperación.

Países como los Estados Unidos han puesto manos a la obra y cada vez más centros de investigación se orientan hacia la IA. encontramos proyectos como The Trevor Project, que a través de IA ha creado un espacio seguro para el colectivo LGBTIQ+, especialmente como apoyo para los más jóvenes. La razón es tan sencilla como preocupante: calculan que solo en los Estados Unidos, 1,8 millones de jóvenes se plantean el suicidio cada año, y al menos un joven intenta suicidarse cada 45 segundos. Si ampliamos estas cifras, calculadas solo en relación con el colectivo LGBTIQ+, entre el total de la población, las cifras aumentan considerablemente.

En Cataluña también se han desarrollado proyectos de investigación y empresas orientados a la IA para la salud mental. Por ejemplo, el Proyecto STOP, liderado desde la Universitat Pompeu Fabra, está orientado a detectar la depresión y prevenir el suicidio y los desórdenes alimentarios. Lo hacen gracias a un algoritmo que actúa enfocado en las redes sociales, un espacio donde los usuarios son especialmente vulnerables. Gracias a las últimas campañas llevadas a cabo, el proyecto ha conseguido aumentar un 60% las llamadas al Telèfon de l’Esperança, una fundación que acompaña a todas aquellas personas que se sienten solas o pueden necesitar ayuda.

 

Las palabras adecuadas pueden salvar vidas

La IA ha permitido dar un paso adelante, y empresas de diferentes ámbitos están creando algoritmos para contribuir. La primera ventaja que suponen las herramientas digitales es la accesibilidad, que permite tener a mano recursos terapéuticos desde cualquier lugar y en cualquier momento. Una ventaja clave, a pesar de que puede minimizar su efecto en perfiles de personas poco tecnológicas o sin recursos.

La sofisticación de los sistemas de IA es tal que son capaces de analizar el comportamiento del paciente, las expresiones faciales, el tono de voz o el lenguaje que utiliza. Con todos estos datos, la radiografía de un paciente puede ser mucho más realista, y el diagnóstico más esmerado. Dos factores claves en salud mental, y más si tenemos en cuenta que la mitad de los pacientes recibe diagnósticos erróneos, según ha calculado Aimentia, una empresa catalana que desarrolla herramientas digitales para los profesionales del ámbito de la salud mental.

Otros algoritmos van más allá y analizan las conversaciones entre pacientes y terapeutas con el objetivo de proporcionar a los profesionales un enfoque más preciso a la hora de comunicarse con el paciente. La meta de todos estos proyectos está clara: conseguir que los problemas de salud mental, que según la OMS afectan una de cada cuatro personas, lleguen a tratarse y curarse.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut en Android y Apple. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Los algoritmos hacen de economistas

3min lectura

La automatización del trabajo está creando una metamorfosis

Sostenibilidad

Desarrollo sostenible

6min lectura

La inteligencia artificial facilita el cumplimiento del 79% de los objetivos de desarrollo

Bienestar

Terapia financiera

2min lectura

Igual que vamos al psicólogo cuando no sabemos explicar qué nos pasa, podemos pedir



La relación entre lo que comemos y nuestra salud está más que establecida, pero ¿sabemos cómo afecta nuestra dieta al planeta? Marifé Fariñas, Customer Care Lead de 11Onze, nos habla de como muchas veces no somos conscientes de hasta qué punto nuestra alimentación repercute en el entorno natural.

 

El consenso social hacia el respecto al medio ambiente y el uso que hacemos de los recursos naturales ha espoleado la compra de proximidad y del comercio de barrio. Concienciarnos de la importancia que nuestros hábitos alimentarios tienen en muchos ámbitos sociales y en la naturaleza, también repercute indirectamente en nuestra salud.

Cómo explica Fariñas, “Comer lo que tenemos cerca de nosotros, ayudará a mantener los cultivos y a evitar que desaparezcan. Es necesario que, como consumidores, tomemos conciencia de la importancia de la sostenibilidad alimentaría, y de los pequeños gestos con los cuales podemos contribuir en nuestro día a día”.

El exceso del consumo de carne y productos de origen animal, hasta ahora una característica de la dieta de países occidentales, está previsto que se duplique gracias a la incorporación al mercado de la carne de una gran parte de la población de países como China e India. El desarrollo económico comporta un mayor poder adquisitivo de la población, que a menudo se traduce en una dieta más rica en productos de origen animal.

“El crecimiento exponencial de la población mundial, y los cambios en nuestros patrones alimentarios, están aumentando el efecto invernadero y la deforestación de la Tierra.” Y añade: “El aumento de CO₂ en el aire afecta a la calidad de los cultivos. La concentración de minerales y proteínas es más baja, y los alimentos son más vulnerables en condiciones climáticas extremas”.

El modelo actual no es sostenible, y la repercusión de las decisiones individuales para cambiar nuestros hábitos alimentarios van mucho más allá de nuestra salud. Para saber más, mirad el video que hay a continuación.

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut en Android y Apple. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

¿Necesitamos desastres para cambiar?

4min lectura

Ante desastres naturales (o pandémicos) la sociedad se ve

Sostenibilidad

Civismo en la naturaleza

5min lectura

Es en verano cuando más personas nos acercamos al mar y a la montaña

Comunidad

Las compras de proximidad

3min lectura

Pequeños comercios abren tiendas virtuales de productos



La app MyRealFood nació hace dos años y ya ha superado los dos millones de usuarios. Escanea todo lo que comemos para saber si es saludable, y nos recomienda recetas sencillas para cocinar con más conciencia. Con una sola aplicación, se defienden los derechos de los consumidores y, a la vez, se impulsan nuevos hábitos alimentarios. Nos lo explica Sofia Belenguer, cofundadora del proyecto, en un nuevo episodio de Personas.

 

Más allá de escanear todos de productos que se encuentran en los supermercados y a las grandes superficies, Belenguer detalla que MyRealFood reúne más de 130.000 recetas, muchas de ellas creadas por los mismos usuarios, que conforman una comunidad activa donde se intercambian comidas preferidas, se recomiendan productos y, incluso, se pueden inscribir en planes nutricionales por suscripción. “La app trabaja para la comunidad y para que puedas llevar una vida más saludable”, resume la CEO.

El proyecto nació por las inquietudes alimentarias de un grupo de jóvenes de diferentes ámbitos: la misma Sofia Belenguer, el nutricionista Carlos Ríos, el actual CTO David Vicente y Toni Mancha. Belenguer, que es abogada de formación, se empezó a preguntar por qué como consumidora era incapaz de saber, con la etiqueta del producto, si lo que compraba era suficientemente sano. Y se percató de que a sus compañeros y amigos les pasaba lo mismo.

“Me di cuenta de que me faltaba mucha formación nutricional y que me tenía que formar”, recuerda. Y así es como el proyecto fue expandiéndose. Belenguer argumenta que, por un lado, no hay suficiente educación nutricional; y, por otra, la publicidad alimentaria tampoco ayuda. La combinación entre una cosa y la otra genera un caldo de cultivo que nos impide conocer qué comemos y cómo mejorar nuestra dieta.

 

La tabla nutricional, pero sobre todo los ingredientes

¿Y qué es importante analizar cuando compramos un producto? “Es crucial mirar qué ingredientes lleva el producto, y en qué cantidades, una información que encontramos en la tabla nutricional”, responde Belenguer. En este punto es donde la app nos es de mucha ayuda: “Mediante un algoritmo propio, que marca del 0 al 100, de menos a más saludable, podemos saber si un producto es saludable o no”, resume la CEO. 

¿Quieres saber cómo MyRealFood se ha convertido en una app de referencia para los consumidores, pero también para las empresas alimentarias? ¿Quieres aprender a tener unos hábitos más saludables? ¡Escucha toda la conversación!

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut en Android y Apple. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Bienestar

El ‘vending’ sostenible

4min lectura

Chocolatinas, patatas fritas, refrescos azucarados… El abanico gastronómico que han

Bienestar

Terapia financiera

2min lectura

Igual que vamos al psicólogo cuando no sabemos explicar qué nos pasa, podemos pedir

Management

La resiliencia

2min lectura

¿Te has planteado unos propósitos de año nuevo que no crees que puedas cumplir?



Chocolatinas, patatas fritas, refrescos azucarados… El abanico gastronómico que han ofrecido durante años las máquinas expendedoras ha saciado todos nuestros vicios, pero no ha sido precisamente un ejemplo de dieta saludable. Aun así, desde que hemos tomado conciencia de la importancia de llevar una vida más sostenible, el ‘vending’ ha empezado a cambiar de hábitos.

 

Sea por ecología o por salud, lo cierto es que el consumo de productos saludables cuenta cada vez con más adeptos. En Cataluña, el 60% de la población ha consumido alguna vez alimentos ecológicos certificados, el 47% lo hace al menos un golpe al mes y un 33% con frecuencia semanal, según el Barómetro de Percepción y Consumo de los Alimentos Ecológicos 2020 que elabora cada año la Generalitat. Además, estas cifras no han dejado de aumentar.

De hecho, el Estado español es el productor más grande de Europa de alimentos ecológicos y Cataluña es la tercera región, solo por debajo de Andalucía y Castilla la Mancha, en superficie ecológica. Y esto, está claro, se traduce en más supermercados ecológicos, más tiendas de proximidad y un interés creciente por el ‘vending’ saludable en los centros educativos, los espacios públicos, los centros sanitarios y las empresas.

Desde 2018 Cataluña cuenta con un sello de calidad, promovido por la Agència Catalana del Consum y la Associació Catalana de Vending, que se otorga a los operadores que cumplen con el código de conducta de las empresas de venta por medio de máquinas expendedoras. El acuerdo lo firmaron más de 70 profesionales del sector, que se comprometieron a mejorar la información y los servicios que dan a los consumidores, como por ejemplo detallar qué productos contienen alérgenos.

 

Los alimentos que nos cuidan

La normativa que regula el que tienen que contener las máquinas expendedoras es clara. La Ley 1/2010, de ordenación del comercio minorista, lo detalla en los artículos 49 a 52. Cuando las máquinas expendedoras ofrecen comida, también tienen que estar inscritas en el Registro General Sanitario de Empresas Alimentarias y de Alimentos. Además, todas las empresas dedicadas al ‘vending’ tienen que operar bajo la Directiva europea 2006/123/CE y las alimentarias tienen que cumplir el Reglamento 852/2004 del Parlamento Europeo y el Consejo.

Así, se recomienda que las máquinas de ‘vending’ prioricen bebidas sin azúcares y aditivos, como el agua, la leche, los zumos 100% naturales, el café, el té y las infusiones. En cuanto a los alimentos, las expendedoras tendrían que contener fruta fresca, frutos secos que no sea ni salada ni frita, fruta desecada, tortas de arroz o maíz, palitos, ensaladas envasadas y bocadillos, preferentemente de pan integral.

No obstante, más allá de las recomendaciones, hay algunas empresas que han querido dar un paso más allá, y apostar por un ‘vending’ alimentario todavía más responsable. Así es como la ONG Copade, que se dedica al comercio justo, se alió con Easy Vending para ofrecer máquinas expendedoras de comercio justo y ecológico. Son pioneros en el Estado y la única diferencia con las máquinas convencionales se encuentra en el interior.

También es pionera en ‘vending’ 100% ecológico y saludable la empresa Verd Vending, que trabaja en centros sanitarios como el Hospital Sant Joan de Déu o en universidades como Esade. Trabajan con productos de Veritas y procuran que todos los alimentos que ofrecen no hayan sido modificados genéticamente, ni contengan pesticidas ni fertilizantes, no lleven azúcares añadidos o aceite de palma y estén certificados como alimento ecológico por la Unión Europea.

Al final, la preocupación por los alimentos acaba promoviendo otros debates. A las empresas de ‘vending’ también les preocupa, por ejemplo, el impacto medioambiental que generan las máquinas expendedoras. Por eso, miran de minimizar la emisión de gases, tal y como demuestran los debates que organiza la Associació Catalana de Vending. Porque la mirada ecológica es siempre una mirada integral que afecta la vida en su conjunto. Seguro que, a partir de ahora, te fijarás mucho más en los alimentos que contienen las máquinas expendedoras.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut en Android y Apple. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Management

La resiliencia

2min lectura

¿Te has planteado unos propósitos de año nuevo que no crees que puedas cumplir?

Bienestar

Las empresas felices son más rentables

5min lectura

El razonamiento es sencillo y potente a la vez: el activo más

Cultura

Cocoro

3min lectura

La empresa Cocoro ha situado a Cataluña entre las regiones pioneras en el mundo en salud



Igual que vamos al psicólogo cuando no sabemos explicar qué nos pasa, podemos pedir consejo a un terapeuta financiero para que nos diga qué tenemos que hacer con nuestro dinero. La terapia financiera es una especialidad al alza y, teniendo en cuenta la crisis que viene este 2022, puede ser una buena idea para relacionarnos con el dinero de forma más sana. Nos lo explica la jefa de agentes de 11Onze, Lara de Castro.

 

No fue hasta 2010 que se creó la Finantial Therapy Association, que tiene como finalidad establecer unos estándares regulados por el sector en cuanto a la terapia financiera y que cuenta con más de 200 miembros repartidos por todo el mundo. En concreto, la terapia financiera se centra en ayudar a las personas sobre cómo se sienten, cómo piensan y cómo interactúan con el dinero. Este servicio lo tiene que proporcionar siempre un experto en salud mental y financiera. 

¿Pero cómo saber si necesitamos la ayuda de un terapeuta financiero? “Si creemos que necesitamos una reeducación en nuestra relación con el dinero, necesitaremos un terapeuta financiero”, explica De Castro. Si lo creemos es porque, a veces, hemos establecido una relación con el dinero poco saludable, por ejemplo, cuando las compras impulsivas empiezan a ser compulsivas. Planificación financiera y apoyo emocional será el tándem que nos permitirá abandonar la angustia y el estrés. Para saber más sobre terapia financiera, mira el video de abajo.

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Management

‘El círculo dorado’, el porqué del éxito

2min lectura

El motivador inglés Simon Sinek ha desarrollado toda una teoría

Management

La resiliencia: qué lugar tengo en el mundo

2min lectura

¿Te has planteado unos propósitos de año nuevo que no

Cultura

La bolsa estigmatiza la salud mental

5min lectura

“Psicosis en la bolsa”. “Wall Street enloquece”. “El mercado



Con el nuevo año, todos deseamos lograr algunos hitos personales. Y, posiblemente, el propósito que suma más adeptos es el de hacer ejercicio. Ahora, un estudio de la Universidad de Boston demuestra que el entrenamiento intenso y breve puede mejorar la forma física mucho más que los ejercicios suaves, como andar 10.000 pasos al día. Te lo explicamos.

 

Nos pasamos el día delante de la pantalla, en la oficina o teletrabajando, y a menudo es un milagro si conseguimos arrancarle al día media hora para hacer deporte. Sin embargo, estos 30 minutos pueden ser la clave para compensar las ocho horas de trabajo. Los investigadores de la facultad de Medicina de la Universidad de Boston, liderados por el doctor Matthew Nayor, han analizado el esfuerzo de más de 2.000 personas y han concluido que el ejercicio es siempre saludable, está claro, pero si se entrena fuerte y breve se obtiene un resultado mejor.

“Hemos constatado que, en la mejora del cuerpo, la actividad intensa, pero con menos tiempo de esfuerzo, es más eficiente que andar”. El doctor Nayor, que también ejerce como cardiólogo en el Centro Médico de Boston, el principal hospital universitario de la ciudad, asegura en un artículo en el World Economic Forum, que “el efecto negativo que tiene el sedentarismo en la forma física puede compensarse con niveles muy altos de actividad”.

A partir del estudio, publicado en el ‘European Heart Journal’, los investigadores también descubrieron que, curiosamente, los valores altos de actividad y los valores bajos, ambos realizados con ocho años de diferencia, tienen niveles equivalentes en la aptitud física. “Esto hace pensar que puede haber un efecto memoria”, afirma Nayor. Sin disuadir a las personas de cumplir con los 10.000 pasos diarios, los científicos demuestran que el esfuerzo intenso es tres veces más eficiente que solo andar.

 

El hito: 75 minutos semanales de ejercicio intenso

Así, en una tabla de ejercicios, los investigadores consideran que un ejercicio de nivel bajo como andar supone hacer entre 60 y 99 pasos por minuto, un nivel moderado es hacer entre 100 y 129 pasos por minuto y un nivel intenso es hacer más de 130 pasos por minuto.

Con esta clasificación, los investigadores recomiendan o bien dedicar entre 150 y 300 minutos semanales a hacer un ejercicio moderado o bien invertir entre 75 y 150 minutos a la semana a hacer ejercicio intenso, es decir, ejercitarnos entre 25 y 50 minutos tres días por semana. Con cualquiera de las dos rutinas, obtendremos los mismos resultados físicos. Así que, ¡bienvenidos los propósitos de año nuevo!

 

 

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Comunidad

El auge del gimnasio virtual

7min lectura

La Covid-19 ha conseguido llevar el deporte a casa.

Bienestar

Aplicaciones de salud: ¿son seguras?

4min lectura

Actualmente en el mundo existen más dispositivos móviles

Técnicas de salud para afrontar el teletrabajo

1min lectura

La realidad del teletrabajo ha sido muy precipitada y no



Se denomina fitoterapia al uso de plantas o sustancias vegetales para prevenir o curar enfermedades. Una práctica milenaria que la medicina desbancó a partir del siglo XIX, pero que sigue viva en el imaginario colectivo en todo el mundo.

 

El concepto de fitoterapia proviene del griego y significa, literalmente, “phytos” (planta) y “therapeia” (terapia). Y en esto consiste, en utilizar productos de origen vegetal para combatir molestias, dolores, síntomas o contribuir a la curación de una enfermedad. No se considera sustituta de la medicina tradicional, altamente orientada a la industria farmacéutica, pero sí que es su base. A pesar de que actualmente el uso de plantas se ha restringido a curar dolores leves, prevenir enfermedades o mejorar nuestro estado de salud, Cataluña tiene una larga historia en el uso de plantas medicinales que sigue presente en muchos hogares.

Hablamos con Marc Talavera, doctor en biología y presidente del colectivo Eixarcolant, para descubrir qué hay que tener en cuenta a la hora de usar plantas medicinales. Eixarcolant lo conforman un grupo de personas que incluye voluntarios, socios, miembros de la junta y simpatizantes que desde todo el territorio trabajan por un modelo agroalimentario orientado a conseguir un desarrollo socioeconómico con un impacto positivo. Todo esto desde la coherencia, la cohesión y poniendo la naturaleza y todo lo que nos puede ofrecer en el centro del proyecto.

 

¿Realmente pueden curar?

La respuesta de Marc es clara: “Evidentemente, las plantas nos pueden curar, pero hay que tener conciencia y tener en cuenta, si para nuestro dolor o enfermedad, es suficiente al tomar una infusión, usar paños húmedos, hacer un ungüento o vahos; o hay que recurrir al médico de cabecera para que nos recete el fármaco que considere oportuno”.

Los fármacos tienen que ser perfectamente complementarios a los productos naturales, y nos advierte Talavera que, aunque estemos hablando de plantas, no dejamos de hablar de química, puesto que “en una planta lo que nos puede curar son sus principios activos, que son moléculas químicas”. El principio activo, por lo tanto, actuará para restituir nuestro bienestar y mejorar nuestro estado de salud independientemente de si proviene de un comprimido o directamente de la planta. 

Ahora bien, el conocimiento es clave, y del mismo modo que somos conscientes que no nos podemos automedicar, porque podríamos poner en riesgo nuestra salud, también hay que ir con precaución con las plantas. Marc nos pone el ejemplo de las enfermedades cardiovasculares, en las que “se usan componentes extraídos directamente de plantas, pero de una forma muy regulada y precisa”. Es por eso, concluye, que a menudo no podemos administrarnos directamente la planta, sino que hace falta que sea vía fármacos.

La industria farmacéutica, guiada por la naturaleza

Actualmente, multitud de fármacos se fabrican a partir de productos vegetales, tal y como señala Talavera: “La inmensa mayoría, más del 80%, de los principios activos que actualmente conforman los fármacos convencionales, han sido sintetizados y obtenidos a partir de plantas. Sin las plantas no dispondríamos de la gran mayoría de fármacos, para enfermedades cotidianas o patologías del corazón, quimioterapia…”. La medicina tradicional y las terapias alternativas se confrontan en muchos aspectos, como por ejemplo la metodología, los productos o los tratamientos. Pero, a pesar de las notables diferencias, la esencia es la misma: curar. Y en este sentido, la naturaleza siempre ha marcado el camino.

Los adelantos científicos y la popularización de los fármacos, especialmente hacia el siglo XIX, dejaron en un segundo plano los remedios naturales. Y a pesar de que siguen siendo la base para elaborar muchos medicamentos, la creciente demanda del mercado, que quiere alcanzar a toda la población, hace imposible su elaboración a partir de productos 100% naturales. En vez de cosechar una planta para extraer propiedades, se fabrica industrialmente. 

Tal y como nos explicaba Talavera, los principios activos son moléculas químicas, y, por lo tanto, lo único que ha hecho la industria es identificar esas moléculas y sintetizarlas artificialmente. Se usa la naturaleza como espejo, pero es la industria quien marca el ritmo y los estándares de producción. Talavera concluye que “cuando criticamos a la industria farmacéutica, lo que hay que criticar no es la medicina, sino la ética que hay detrás de grandes corporaciones farmacéuticas”.

Las ‘trementinaires’, la tradición en Cataluña

Teniendo en cuenta los beneficios que las plantas pueden aportar a nuestra salud, en Cataluña y también en otros muchos lugares del mundo, crece el afán por recuperar las plantas medicinales y volverlas a incorporar a nuestro día a día, siempre con conocimiento. Personas, entidades y asociaciones trabajan para preservar y difundir este conocimiento que se ha transmitido de generación en generación a través del boca-oreja.

Es el caso del Eixarcolant o de las Àvies remeieres, una agrupación de mujeres que se encuentran cada mes para hacer talleres y jornadas donde recuperar y difundir estos conocimientos populares. Para evitar que este conocimiento se pierda, y conseguir que llegue a las nuevas generaciones, ya han publicado un par de libros.

A lo largo de los años, la aparición de oficios como las ‘trementinaires’ ha sido clave para mantener viva la difusión de este conocimiento. Eran mujeres, principalmente del valle de la Vansa y Tuixent, que se desplazaban a pie por toda Cataluña vendiendo hierbas y aceites elaborados de forma natural y artesanal. A pesar de que el oficio como tal se ha perdido en las últimas décadas, en Cataluña sigue la tradición de usar plantas para curar, sea en el uso particular o en el ámbito profesional. Hay que remarcar una vez más que el conocimiento es clave, desde la cosecha hasta las cantidades que se emplean, y es que según la estación, la zona e, incluso, el día y la hora en que cosechamos una planta, las propiedades pueden variar. 

 

Las plantas medicinales más comunes

En nuestro entorno encontramos muchísimas especies que pueden tener propiedades curativas, pero estas son las plantas curanderas más comunes para uso casero: el tomillo, por sus propiedades antisépticas; la flor de saúco para afecciones del sistema respiratorio; el hipérico que se puede macerar en óleo como antiinflamatorio externo; la árnica que también se usa como antiinflamatorio; la raíz de malva para los resfriados; Plantago, que se puede usar para enjuagues para cicatrizar heridas bucales; o la menta y la hierba luisa como plantas digestivas. 

Tal y como señala Talaver, “especies hay muchas, y hay que conocerlas, conocer los usos y administrarlas de forma coherente y siempre teniendo en cuenta con qué otros fármacos o plantas pueden interactuar”.

 

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

Plantas que nos ayudan con el calor

4min lectura

¿A quién no le gusta el verano? Los días tienen muchas horas de

Cultura

Vins El Cep, una historia de viñedos y amistad

6min lectura

Hace cuarenta años, cuatro familias vitivinícolas se

Bienestar

Aplicaciones de salud: ¿son seguras?

4min lectura

Actualmente en el mundo existen más dispositivos móviles



¿Quién ha dicho que hacerse mayor implique renunciar a vivir intensamente? Cada vez hay más iniciativas para combatir la soledad de los ancianos, sí, pero también para disfrutar de una vida activa, ayudar a la comunidad con sabiduría y mantener la mente despierta.

 

La población europea cada vez vive más años. Envejecer es un proceso sano, natural y progresivo. Por eso, el bienestar de las personas mayores ha pasado a ser una prioridad. El término que mejor define esta vitalidad que se espera en la última etapa de la vida es el de vejez activa. Y vivir activamente quiere decir mantener un equilibrio emocional, dar valor a las convicciones propias, escuchar y aprender de los demás y, sobre todo, compartir. Porque una vida socialmente activa es uno de los mejores estímulos para mejorar el estado de ánimo.

Para disfrutar de esta vejez activa, pues, hay que elegir los caminos que mejor se avienen con nuestros intereses. Por eso, tal y como recuerda la Diputació de Barcelona en su guía de salud para la gente mayor, si eres buen deportista, camina; si eres buen cocinero, cocina; si eres una persona solidaria, implícate en algún voluntariado. Piensa cuáles son tus capacidades, y poténcialas. En 11Onze te damos ocho ideas.

  1. Comparte, quiere. Hace bastantes años que la entidad Amigos de los Mayores trabaja para dejar atrás la soledad no deseada de nuestros ancianos. Tal y como recuerdan en su web, según datos del IDESCAT, en Cataluña 780.500 personas viven solas, un 42,5% de las cuales tienen más de 65 años. La soledad afecta a más de 175.000 personas mayores, y ha llegado a cifras históricas en Barcelona, donde un cuarto de esta población vive sola. Por eso, la entidad tiene un programa de voluntariado muy potente. Puedes acompañar emocionalmente a una persona durante unas horas a la semana, hacer un acompañamiento telefónico, participar en actividades festivas y ayudar en los trabajos de la organización.
  2. Sé un radar. Precisamente para combatir esta soledad no deseada, el Ayuntamiento de Barcelona ha impulsado el proyecto Radars, que es más que un voluntariado e implica a toda la comunidad vecinal. Se trata de una iniciativa comunitaria que pone en relación a vecinos y vecinas, comercios, farmacias, voluntarios, entidades y equipamientos. El objetivo es que las personas mayores se sientan más seguras dentro de su comunidad. Para participar solo hay que estar atento, con una mirada sensible y respetuosa. Si detectas algún cambio en la gente mayor que vive a tu alrededor, te puedes poner en contacto con el proyecto y, si te animas, puedes colaborar en las mesas de debate, en los acompañamientos y acogidas o en la plataforma de seguimiento telefónico.
  3. Cultiva en comunidad. Una de las actividades que está tejiendo muchos vínculos comunitarios en los municipios son los huertos urbanos. En casi cada municipio de Cataluña se ha organizado uno de estos huertos. Los huertos urbanos tienen una finalidad lúdica, pero a la vez permiten recuperar los vínculos con la tierra, en un contexto en que los productos de proximidad son cada vez más valorados por la comunidad. Si con el crecimiento urbanístico de las ciudades, los huertos tradicionales desaparecieron, ahora se vuelven a recuperar y se crean nuevos. Los huertos urbanos son espacios de convivencia entre el vecindario y son una forma de educación ambiental y nutricional.
  4. Sigue aprendiendo. Cada vez hay más personas que, cuando llegan a la edad de la jubilación, encuentran el momento de estudiar aquel grado universitario que siempre les apasionó, después de años de trabajo y esfuerzo. Todas las universidades catalanas disponen de aulas de extensión universitaria para gente mayor. Programas no faltan. El objetivo de estos estudios, que están regulados por ley, es acoger personas de más de 50 años que tienen interés por obtener nuevos conocimientos y que sienten la necesidad de seguir aportando su granito de arena a la sociedad.
  5. Acompaña. Para sentirse más activo, también va bien dejarse acompañar por gente más joven. Por eso, muchas personas mayores deciden acoger estudiantes universitarios, que a la vez les ayudan en su día a día. Hay muchas entidades, como la Fundació Roure, que trabajan para encontrar el binomio perfecto como quien busca una pareja de baile. Además, en la Generalitat también han impulsado con éxito un programa de mentoría, para ayudar a las personas recién llegadas a integrarse en la nueva sociedad de acogida. Los mentores acompañan a las personas migradas, a menudo en situaciones de asilo o refugio, a hacer gestiones, buscar una vivienda digna y compartir actividades de ocio.
  6. Sé un puntal para los más pequeños. Así mismo, hay muchas guarderías y centros residenciales para gente mayor que están empezando a tejer vínculos entre las generaciones más grandes y los más pequeños de la casa. Ahí está el caso del Ayuntamiento del Vendrell, por ejemplo, que organiza actividades intergeneracionales a través del Patronat Municipal Hospital Asil Sant Salvador. Los expertos consideran que estas actividades ayudan a mejorar su salud y a reforzar su autoestima. También se observa una mejora cognitiva y del estado de ánimo.
  7. Déjate cuidar. Si no tienes suficiente estímulo con la compañía de los vecinos, de los jóvenes o de la infancia, siempre puedes dejarte cuidar por una mascota. Muchas entidades de acompañamiento a la gente mayor han incorporado programas con perros o caballos, porque está demostrado que las intervenciones asistidas con animales aportan mejoras físicas, sociales, emocionales y cognitivas a las personas grandes.
  8. Pasa a la acción. Y si te sientes activo y bastante cabreado con el contexto que nos ha tocado vivir, también puedes pasar a la acción e implicarte en movimientos sociales. Están las asociaciones de vecinos, la Marea Pensionista, la Marea Blanca, la Alianza contra la Pobreza Energética, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, el Sindicat de Llogateres, la Plataforma per la Llengua, Òmnium, el Consorci per a la Normalització Lingüística y otras muchas entidades que necesitan tu apoyo para hacer valer sus luchas compartidas.

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Comunidad

Una vejez digna después de la jubilación

3min lectura

En un país donde las pensiones cuelgan de un hilo y las crisis

Cultura

Edadismo: el estereotipo que nos cierra puertas

4min lectura

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el edadismo

Economía

La reforma de las pensiones

3min lectura

El Gobierno ha aprobado con fecha 24 de agosto de 2021 una



El razonamiento es sencillo y potente a la vez: el activo más importante y rentable de cualquier empresa son sus trabajadores. Entonces, ¿qué mejor que mantener el activo más importante de la organización en su estado natural, que es donde se manifiesta todo su potencial?

 

Este razonamiento, sin embargo, no es de aplicación exclusiva al ámbito laboral. Sus connotaciones son primordiales, ya que todas las personas somos trabajadoras, al menos en potencia, sea en el ámbito laboral activo, postlaboral, en el ámbito académico, o en cualquier otra situación. Es evidente, pues, que la felicidad trasciende cualquiera de estos razonamientos, para ir a parar al común denominador: el ser humano.

 

La investigación científica de la felicidad

Hablar de la felicidad no es ninguna novedad: Aristóteles ya hacía profundas disertaciones sobre ello en el siglo IV aC. Pero, en los últimos años, ha tomado fuerza el concepto de psicología positiva, que es una corriente de la psicología que estudia las bases del bienestar psicológico y de la felicidad, así como de las fortalezas y virtudes humanas. La diferencia respecto a otras corrientes próximas a la psicología y con sus precedentes históricos es que esta se basa en el método científico. El psicólogo Martin Seligman estableció sus bases a finales de los años 1990, y otros autores, como Mihály Csíkszentmihályi, la han hecho crecer con sus contribuciones. 

A primera vista, el propósito de la psicología positiva puede sonar demasiado arrogante. ¿Ahora la ciencia pretende explicar qué es la felicidad?. Pero son muchas las voces disidentes que consideran que la felicidad va mucho más allá del procesamiento de un simple conjunto de valores medibles en el ámbito de la psicología.

Debates aparte, todas las personas sabemos, sin que nos haya sido necesario aprenderlo, cuándo nos sentimos bien, y, sobre todo, cuándo nos sentimos mal. Es algo innato. Y es que nuestro organismo va como una seda con el bienestar, mientras que empieza a dar señales de alerta cuando experimentamos malestar

 

¿Qué dicen los expertos?

Dado que las empresas son sobre todo conjuntos de personas, puede parecer que sea básico garantizar el bienestar y la satisfacción de los trabajadores en el trabajo. Sin embargo, en la lógica empresarial ligada a la Revolución Industrial (todavía muy presente en todo), el paradigma general ha sido el contrario: hacerlos trabajar al máximo para obtener mayores beneficios. Una visión donde su bienestar personal queda lejos de la incumbencia de la empresa.

Los estudios al respecto llegan a la conclusión de que la experiencia de los trabajadores que se sienten a gusto en su organización es mucho más preciada que, incluso, los bienes materiales que pueden recibir como gratificación. Y esto es porque esta experiencia no tiene caducidad; siempre puede ser evocada y disfrutada de nuevo.

La felicidad de los trabajadores como barómetro de la salud empresarial

Así pues, ahora ya no se trata de centrarse solo en la famosa experiencia de cliente (CX), sino que la experiencia del trabajador también juega un papel capital en el éxito de la organización. Tanto desde el punto de vista de la empresa, porque un empleado feliz, creativo o empático es sinónimo de un trabajador más productivo, como desde el punto de vista del trabajador, porque pasamos casi un tercio de nuestra vida en el trabajo. 

Es buena muestra de la consolidación de esta tendencia el surgimiento de varios índices, como por ejemplo el Índice Global de Felicidad en el Puesto de trabajo, que miden la felicidad en el puesto de trabajo. Asimismo, se consolida la figura conocida como Chief Happiness Officer o director de bienestar en aquellas organizaciones que apuestan por el valor de las personas y la rentabilidad de un empleado feliz.

 

La difusión consigue concienciación e implicación

Personas y empresas son una extraña mezcla. Las personas somos seres tangibles que actuamos movidos por la gratificación; ponemos nuestros esfuerzos en lo que nos gratifica, sea en la forma que sea. Sin embargo, las empresas son en sí intangibles, aunque al mismo tiempo están formadas por personas, y tienen como propósito o bien el beneficio propio, el beneficio social (sin ánimo de lucro) o bien una combinación de ambas, que aporte beneficio pero de forma sostenible para la sociedad.  

Extraña mezcla y, al mismo tiempo, ¡qué sinergia tan fructífera cuando el foco de la organización se pone en las personas!

En 11Onze se ha creído desde el principio en este valor fundamental, que es compartido por todas las personas que forman nuestra comunidad. ¡Y funciona! 

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

El elogio sincero en las empresas

5min lectura

Cuando somos pequeños, reforzar lo que hacemos bien, se

Management

Trabajos post-Covid: Director de bienestar

3min lectura

La pandemia ha hecho repensar el modelo de trabajo de muchas

Management

Liderazgo femenino: reinventamos el futuro

5min lectura

Las mujeres ocupan tan solo un 34% de los cargos directivos en



App Store Google Play