Automatización del trabajo: ¿me preocupo?

Los economistas hacen previsiones de hacia donde llevará la economía la automatización del trabajo, pero si de una cosa podemos estar seguros es que la tendencia no hace más que ganar fuerza. Analizamos los cambios que vienen y como nos podemos adaptar para asegurar nuestro futuro laboral.

 

La tecnología continúa avanzando a un ritmo vertiginoso y, como aprendimos de la última Revolución Industrial, la automatización de procesos en el mundo laboral compuerta la destrucción de puestos de trabajo. Según un estudio de Randstad ‘Flexibility at work, Abrazando lo cambio’, en el Estado español el 52% de los puestos de trabajo actuales corren el riesgo de automatizarse, parcialmente o totalmente, en la próxima década. Pero también pueden surgir nuevas oportunidades para los que saben aprovechar esta inevitable metamorfosis ocupacional.

La llegada de la llamada Cuarta Revolución Industrial nos tiene que animar a pensar en nuevas maneras de aportar valor en nuestro puesto de trabajo antes de que esta automatización o inteligencia artificial asuma nuestras tareas. El efecto final de la automatización puede ser y tiene que ser una cosa muy positiva para la gran mayoría de la población. Sobre todo si como sociedad entendemos que, mientras muchos trabajadores sienten como una amenaza real la inseguridad económica, también nos permite adaptarnos a esta transición y a la nueva realidad tecnológica.

Eficiencia y rentabilidad

Transferir las tareas de producción de manos humanas a un conjunto tecnológico optimiza la producción en masa, reduce los costes de producción y el uso de recursos y, a la vez, incrementa la rentabilidad. No solo el tejido industrial aumentará las tareas que destina a la automatización, sino que también se beneficiarán sectores tecnológicos de la administración, las finanzas o la logística.

Y esto es clave, porque, cuando hablamos de pérdida de puestos de trabajo, los expertos afirman que son las tareas, y no las profesiones en sí mismas, las que la tecnología está automatizando. Es decir, estas tecnologías no tienen por qué sustituir a las personas, pero sí a las tareas que son menos valoradas o que requieren menos habilidades, competencias o conocimientos profesionales.

Educación y formación continuada

La importancia de adquirir competencias digitales es, obviamente, una necesidad que no podemos desestimar si nos tenemos que adaptar a este nuevo escenario laboral dominado por las nuevas tecnologías, pero no podemos olvidar que esto implica una formación continuada y en constante actualización.

Una de las cosas que hemos aprendido a raíz de la pandemia de la Covid-19 es la importancia de muchas profesiones de servicios esenciales, sanitarias o del ámbito de la educación, donde el factor humano no es fácilmente sustituible por la tecnología, como tampoco lo son trabajos que requieren habilidades como la creatividad o la capacidad de comunicación. Estos son sectores de la economía que difícilmente se verán afectados de una manera significante por la automatización, al menos en un futuro próximo.

Queda por ver como la tecnología, la inteligencia artificial y la automatización transforman la economía en general, y, sobre todo, como será el proceso de adaptación de las generaciones que no han nacido en un mundo digital. No obstante, lo que es seguro es que la automatización de procesos y tareas que, hasta hace muy poco, parecía inverosímil que no la pudiéramos hacer los humanos, no solo ya ha llegado, sino que se quedará para formar parte de nuestro día a día.

 

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Tecnología

¿Puedo ser despedido por un algoritmo?

5min lectura

Estos cambios también modifican nuestra vida laboral y plantean cuestiones éticas

Management

El trabajo del futuro: 56 aptitudes para prosperar

3min lectura

¿Cómo será el trabajo del futuro y qué habilidades nos harán falta para prosperar?

11Onze

Aprender más para depender menos

2min lectura

Comenzamos una nueva tanda de cursos en la sección Aprender.



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Daniela SimónDaniela Simón says:
  2. Joaquin Lopez ArandaJoaquin Lopez Aranda says:
    Joaquin

    Els temps canvien…..

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Doncs sí, amb pocs anys no es nota massa, però quan passen vuit o deu anys, ja hi ha coses que poden ser força diferents… Moltes gràcies pel teu comentari, Joaquim!!!

      Hace 8 meses
  3. Ricard Calvo VilanovaRicard Calvo Vilanova says:
    Ricard

    Molt Ben explicat

  4. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Com s’ha dit en la formació s’automatitzen activitats no professions

    • Silvia GranadoSilvia Granado says:
      Silvia

      Així és Alicia! Per sort els professionals són difícils d’automatitzar!

      Hace 9 meses
  5. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
  6. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Deu ser com tot. La responsabilitat social depèn de qui posa en pràctica l’invent , si analitza o no les conseqüències, i la pèrdua lògica de llocs de treball ja va passar amb la revolució industrial. Esperem que l’enginy crei noves professions, de fet ja està passant. n´hi ha que fa 30 anys es consideraven innecessàries, sense futur, i ara triomfen,

    • Jennifer Roca Civit says:

      Moltes gràcies, Mercè. Molt contents que t’agradin els temes que tractem a la Plaça, com aquest de l’automatització del treball. Que tinguis molt bon dilluns, ens veiem per la Plaça.

      Hace 9 meses

Deja una respuesta

App Store Google Play