Tarjetas virtuales para compras virtuales

El auge de la e-commerce ha creado nuevos hábitos de consumo, pero también ha puesto en evidencia el riesgo de hacer compras  en Internet con métodos de pago tradicionales. Las tarjetas virtuales nacen de la necesidad de hacer compras en línea más seguras, y en 11Onze ya tenemos nuestra lista, a punto para las compras del Black Friday.

 

La principal característica es el formato de la tarjeta, donde no encontramos ni banda magnética ni chip. El formato y diseño de las tarjetas virtuales varía entre entidades, pero normalmente solo existen de forma virtual y, por lo tanto, solo se accede a los datos de la tarjeta desde la plataforma bancaria o la cartera digital.

 

Proteger nuestra cuenta

Las tarjetas virtuales, lejos de pensar que dejarán nuestra cuenta al descubierto, hacen justamente lo contrario: aportan más protección que las tarjetas convencionales.

La tarjeta virtual de 11Onze, con un precio único de dos euros, nos permite poner un límite de pago diario. Una tarjeta que no tiene acceso directo a la cuenta y que se puede activar y desactivar cuando el cliente lo desee; por lo tanto, la protección está asegurada.

 

¿Compras virtuales, tarjeta física?

Cada vez son más populares las compras digitales. Tiendas en línea, plataformas de video como Netflix o Filmen, u otras suscripciones como Spotify se han popularizado de forma que es habitual tener guardada una tarjeta para estos servicios. Por seguridad y por control de gasto, es recomendable tener una tarjeta específica para estas suscripciones y que no tenga acceso ilimitado a la cuenta. Por eso, la tarjeta virtual puede ser muy útil para el  Black Friday del 25 de noviembre y el Cyber Monday del día 28. Son fechas en que se aumentan las compras en línea y en que, por lo tanto, introducimos los datos de nuestra tarjeta en varios comercios.

Como obtener la tarjeta virtual de 11Onze

Si todavía no lo has hecho, tienes que descargar El Canut, la super app de 11Onze que viene a revolucionar la banca tradicional, un monedero de monederos de nueva generación.

Una vez registrado puedes pedir una tarjeta física, así como una tarjeta virtual que se activará automáticamente y ya podrás utilizar para hacer compras en línea.

El reto de los próximos años será acercar este método de protección y agilidad que aportan las tarjetas virtuales a los pagos del resto de sectores, como por ejemplo el comercio físico o la retirada de efectivo.

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Tecnología

Tarjetas virtuales para compras seguras

4min lectura

Las tarjetas virtuales son el principal método de pago en

11Onze

Las mil y una funciones de El Canut

2min lectura

Abrir cuentas con IBAN europeos, diversificar los

11Onze

De la tarjeta física a la virtual

4min lectura

En los años 50 del siglo XX se crearon las tarjetas de crédito y



Los medios de pago digitales, las criptomonedes, las divisas digitales impulsadas por los propios bancos centrales… Todo ello está arrinconando cada vez más el dinero físico como herramienta de intercambio de bienes y servicios. Te ofrecemos algunas claves de cómo está cambiando el sistema monetario internacional.

 

La covid-19 hizo que en 2020 las tarjetas desbancaran por primera vez al efectivo como medio de pago preferido por los ciudadanos de muchos países. En el Reino Unido, por ejemplo, el uso del efectivo se redujo en la mitad.

El sistema monetario está en pleno proceso de transformación con la irrupción de las criptomonedas e incluso la creación de monedas digitales impulsadas por los propios bancos centrales. En este contexto, la moneda física parece tener los días contados.

A pesar de que el dinero en efectivo se resiste a dejar de ser la principal herramienta para comprar y vender, se calcula que actualmente el dinero físico solo supone entre un 5% y un 8% de todo el dinero que existen nominalmente en el planeta. En pocos años los mercados financieros se han llenado de nuevos productos, divisas y activos de todo tipo.

Del mismo modo que las primeras monedas acuñadas por los orfebres cambiaron los sistemas económicos de las sociedades antiguas, el dinero electrónico cambiará la economía tal y como la conocemos hoy. Como explica el agente de 11Onze Laura Buñol, en esta nueva etapa de la globalización, parece que “el sistema quiere hacer cambios estructurales”.

Hacia las divisas digitales

La popularización de Internet y la telefonía móvil junto con el auge de las criptodivisas nos empujan hacia un mundo de dinero digital que supondrá “la muerte del dinero físico”. De hecho, como explica Laura Buñol, en 2019 el entonces gobernador del Banco de Inglaterra “ya planteó la creación de una moneda digital global, apoyada por diversos bancos centrales”, que sustituyera al dólar como moneda de referencia mundial.

Suecia ya cuenta con una e-corona en fase de pruebas, que se utiliza para algunas transacciones. Y tanto en Estados Unidos como Europa se están realizando estudios relacionados con la implementación de las monedas digitales. De hecho, ya existe el proyecto de un euro digital, como explicamos en el artículo “El euro digital, ¿el final del dinero físico?”.

Todavía existen muchas incógnitas sobre cómo serán las divisas digitales, pero parece que, como las criptomonedes, también se basarán en la cadena de bloques o ‘blockchain’ para garantizar la seguridad. De todas formas, el cifrado de sus códigos no será diseñado para quedar fuera de la vigilancia de los bancos centrales. Y parece que será un recurso útil para los gobiernos para acabar con la economía sumergida.

 

El papel de los bancos centrales

Los bancos centrales no pueden obviar la progresión de las criptomonedas, así que se tienen que adaptar a los nuevos tiempos o perderán los sienta sentido y “a la larga dejarían de existir”, como apunta Laura Buñol. Los Estados no se pueden permitir el lujo de perder el control de las políticas monetarias.

De hecho, el sistema financiero tradicional se está esforzando de lo lindo para regular e incorporar las criptodivisas a su lógica de funcionamiento. El ’establishment’ sabe que, de no hacerlo, corre el riesgo de acabar arrinconado en el panorama económico mundial.

Todo apunta que, como indica Buñol, probablemente en un futuro no muy lejano tengamos que buscar fórmulas alternativas al cara o cruz o al actual sistema de desbloqueo de los carros de los supermercados.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

El euro digital

4min lectura

El dinero digital ha llegado para quedarse aunque para muchos sea un gran desconocido.

Tecnología

Tarjetas virtuales para compras seguras

4min lectura

Las tarjetas virtuales son el principal método de pago en

Invertir

Las criptomonedas en 5 ideas clave

6min lectura

Las monedas digitales son cada vez más habituales, pero



En el último año se acumulan las noticias negativas en el mercado de los criptoactivos. Tras la quiebra de la plataforma de criptoactivos FTX y la pérdida de casi tres cuartos del valor del bitcóin en un año, el futuro de las criptomonedas parece más en entredicho que nunca.

 

La Super Bowl es el escaparate publicitario más caro del mundo. En su última edición, celebrada en febrero, se llegaron a pagar cerca de 7 millones de dólares por un anuncio de 30 segundos, algo al alcance de muy pocas empresas. Una de ellas fue FTX, la tercera plataforma de criptoactivos más importante del mundo en aquel momento. Su anuncio comparaba las criptomonedas con algunos de los grandes inventos de la humanidad, presentaba a la compañía como “una forma segura y fácil” de acceder a este mercado y ridiculizaba a los escépticos.

Tan solo unos meses después, FTX se ha declarado en quiebra y amenaza con dejar a más de un millón de damnificados en todo el mundo. El imperio de Sam Bankman-Fried, su fundador, se ha venido abajo en apenas una semana.

Tras la repentina caída en el precio del token de FTX en los primeros días de noviembre, Bankman-Fried solicitó un rescate a Binance, la mayor plataforma de intercambio de activos digitales del mundo. Aunque en un primer momento Binance accedió a ayudarle, unas horas después se echó atrás alegando una mala gestión de fondos y otras irregularidades. El 11 de noviembre a FTX no le quedaba más remedio que anunciar en un tuit la solicitud del proceso de quiebra y la dimisión de Sam Bankman-Fried como director general.

 

Posibles contagios

Como ocurre con muchas empresas de criptomonedas, el castillo de naipes de FTX se basaba en las expectativas de revalorización. Cuando la confianza de los inversores se desmorona, nada puede detener una catastrófica espiral que acaba llevándose por delante a la compañía, que en el caso de FTX había alcanzado a principios de año una valoración de 32.000 millones de dólares.

Por su tamaño, se espera que las réplicas del colapso de FTX sean prolongadas y devastadoras. La primera víctima podría ser la plataforma Crypto.com, que en los últimos meses ya había realizado despidos masivos por la turbulenta situación del mercado de criptoactivos. Su token cronos ha llegado a perder más de la mitad de su valor en menos de una semana.

Algunas fuentes indican que esta plataforma depositó más de 1.000 millones de dólares en FTX, de los cuales solo habría podido recuperar unos 100 millones. Sin embargo, el CEO de Crypto.com lo ha negado en Twitter, asegurando que la exposición a FTX es inferior a 10 millones de dólares. Lo cierto es que su mensaje no ha logrado calmar a los mercados, que siguen temiendo la caída de esta plataforma.

 

El riesgo de un nuevo “criptoinvierno”

El colapso de FTX y la crisis de Crypto.com se producen en un contexto de dudas sobre el futuro de las criptomonedas. Tras alcanzar una valoración de 58.358 euros en noviembre de 2021, las sucesivas caídas de lo que se conoció como el “criptoinvierno” y la incertidumbre de los últimos días han situado al bitcóin por debajo de los 16.000 euros en la actualidad, con lo que ha perdido casi tres cuartos de su valor en un año.

Como explicábamos en el artículo “Las criptomonedas, un activo altamente volátil”, el bitcoin no es una excepción. La volatilidad también ha afectado a otras criptomonedas en los últimos meses. Por ejemplo, ether perdió dos tercios de su valor entre abril y junio, al pasar de más de 3.000 euros a menos de 1.000, para volver a superar los 1.900 a mediados de agosto y descender por debajo de los 1.200 en los últimos días.

Terra luna, el caso más sonado hasta la debacle de FTX, pasó de valer más de 80 euros a principios de mayo a quedarse prácticamente sin valor en poco más de una semana. Y eso que se trataba de una ‘stablecoin’, es decir, una criptodivisa cuyo valor está vinculado al de otra moneda, materia prima o instrumento financiero, lo cual debería aportar más estabilidad.

Aunque los criptoactivos siguen contando con muchos incondicionales, cada vez más gestores de carteras de inversión asumen que la estructura de este mercado es demasiado arriesgada y las pérdidas resultan demasiado grandes. La noción del bitcóin como el nuevo oro digital, un refugio seguro en tiempos turbulentos, se ha esfumado. Como resultado, muchos inversores institucionales están dando la espalda a los criptoactivos para aumentar su participación en mercados teóricamente más seguros, como el de los metales preciosos.

En cualquier caso, la actual crisis del mercado de las criptomonedas nos recuerda la importancia de contar con una cartera diversificada para protegernos de caídas abruptas en la valoración de alguno de nuestros activos.

 

Sesión sobre criptoeconomía

Si quieres conocer mejor el mercado de los criptoactivos, el próximo 22 de noviembre contaremos en La Plaça con Susana Rodríguez Urgel, fundadora de The Digital Advisory Board, que hablará de criptoeconomía en directo en el segundo capítulo de la serie “Que no faltin!”. 

Esta experta en criptografía y una de las responsables de “la transformación comercial y digital de Telefónica” hace más de una década, como destacaba James Sène, presidente de 11Onze, promete una sesión provocadora y abierta al debate. Si estás interesado en participar en directo para plantear tus dudas y preguntas, puedes escribir a [email protected]

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

Entender las criptomonedas

4min lectura

Las criptomonedes han revolucionado el sistema

Invertir

Las criptomonedas, un activo altamente volátil

6min lectura

Si algo caracteriza el mercado de las criptomonedas es la gran

Finanzas

¿Es necesario regular las criptodivisas?

6min lectura

El mercado de las criptomonedas no deja de



¿Cómo es posible que contamine algo que no existe físicamente? Lo cierto es que las criptomonedas requieren una gran cantidad de energía para las granjas de minado. De hecho, si el bitcoin fuera un país, se situaría entre los 30 mayores consumidores de electricidad del mundo, como explica el agente de 11Onze Aitor Canudas.

 

Tan solo unos días después de la primera transacción de bitcoins, que se realizó en enero de 2009, el pionero de la criptografía Hal Finney mostraba en Twitter su preocupación sobre las emisiones de CO₂ que generaría esta criptomoneda. Y no iba errado.

Un estudio de la Universidad de Cambridge calcula que la red bitcoin consume más de 121 TWh de energía al año, lo cual significa que, si fuera un país, se situaría “entre los 30 mayores consumidores de electricidad del mundo”, según Canudas. De hecho, para que nos hagamos una idea de la magnitud de los datos, el agente de 11Onze indica que esta criptomoneda consume casi tanta electricidad como Suecia y genera más emisiones de CO₂ que Las Vegas.

La razón es que los procesos necesarios para las operaciones de las criptomonedas requieren una gran cantidad de equipos informáticos, las “granjas de minado” y, por lo tanto, una enorme cantidad de energía. “Este conjunto de procesos informáticos necesarios para validar las transacciones y generar nuevos bloques representa un 0,2 % del consumo mundial de electricidad”, especifica Aitor Canudas.

El problema es especialmente grave en el caso del bitcoin, puesto que, como advertía recientemente Bill Gates, esta criptomoneda es la que consume más electricidad por transacción. De ahí que, según estimaciones del Massachusetts Institute of Technology (MIT), el uso de los bitcoins genere una huella de carbono cada año de entre 22 y 22,9 megatoneladas.

El origen sucio de una energía limpia

Si bien normalmente vemos la electricidad como una energía limpia, esto depende básicamente de su origen. Sobre todo en Asia, y especialmente en China, gran parte de la electricidad generada proviene de la combustión de carbón, que resulta muy contaminante. Por eso, el hecho de que un altísimo porcentaje de las granjas de minado se sitúen en esta región para conseguir los precios de la electricidad más asequibles multiplica la huella de carbono.

De cara a preservar el medio ambiente, Aitor Canudas señala la necesidad de aumentar el porcentaje de energías renovables en la electricidad que se utiliza “para crear los nuevos bloques y hacer las transacciones del bitcoin”. Otra alternativa que apunta el agente de 11Onze sería recurrir a criptomonedas alternativas, como el cardano, “que en teoría contaminan menos que el bitcoin”.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Invertir

Las criptomonedas en 5 ideas clave

6min lectura

Las monedas digitales son cada vez más habituales, pero

Invertir

Criptomonedas: ¿una buena inversión?

2min lectura

Las criptomonedas, también llamadas criptodivisas o

11Onze

“Con las criptomonedas el dinero es tuyo”

3min lectura

Si has oído hablar del ‘blockchain’, seguro que sabes



Os presentamos una recopilación de los 11 mejores perfiles de TikTok hechos en catalán. Estos jóvenes se han ganado la popularidad en la red social de moda haciendo vídeos en lengua catalana.

 

Cuando oímos la palabra TikTok, la aplicación de moda nacida en China en septiembre del 2016 que nos permite hacer vídeos musicales cortos de hasta 1 minuto de duración, muchos pensamos que esta plataforma solo está dedicada a los bailes, la moda, el maquillaje y la diversión. Pero, como catalanes, nos aporta algo más. Su uso, en manos de algunos jóvenes, jóvenes influenciadores, se ha convertido en una gran herramienta de difusión y promoción del catalán. Hoy os queremos dar a conocer los que podemos considerar los once mejores tiktokers que promueven el catalán. ¡Empezamos!

  1. ferranxidk: Ferran, que vive entre Girona y Barcelona, es un chico que hace vídeos graciosos, tiene más de 70.000 seguidores y acumula más de 9 millones de me gusta a TikTok.
  2. long_lixue: este otro conocido youtuber catalán, que vive en tierras gerundenses y que tiene nacionalidad china, también triunfa en TikTok. Muy conocido por colaborar en iCat, también es famoso por luchar contra el racismo con millones de me gusta en su perfil de TikTok.
  3. sanyesmag: este joven de la Garrotxa es famoso por sus vídeos de magia. Tiene más de 27.000 seguidores y medio millón de me gusta en TikTok. Es un fuerte impulsor del catalán por medio de esta red social.
  4. walter_capdevila: con casi 200.000 seguidores y 5 millones de me gusta en la red, podríamos proclamar a este barcelonés como el rey del humor absurdo. Con su perfil de TikTok, la risa está garantizada.
  5. misstagless: aquí tenemos a Sílvia, con 10.000 seguidores y más de 150.000 me gusta en TikTok. Esta valenciana lucha por el uso y la defensa del valenciano, jugando con el humor casero y con mucha personalidad.
  6. filologa_de_guardia: esta estudiante de filología catalana se llama Aida. Su perfil de TikTok tiene más de 5.000 seguidores y casi 50.000 me gusta. ¡Serán vuestras nuevas clases de catalán en la red!
  7. apitxat: aquí tenemos a Xavier, con casi 50.000 seguidores y un millón de me gusta. Es otro reivindicador de las tierras valencianas. Bromas y humor en valenciano no os faltarán.
  8. Can Putades: estas chicas son de la Garrotxa y viven en Barcelona. Tienen 40.000 seguidores y casi 1 millón de me gusta. Sus vídeos traen a la luz palabras desconocidas en catalán del habla de la garrocha, entre otros vídeos divertidos de bromas de su día a día, sin dejar de tener el catalán como base de su perfil de TikTok.
  9. Aroagr8: aquí tenemos a Aroa y Paula, con 15.000 seguidores y más de 130.000 me gusta. Famosas desde el confinamiento, estas dos chicas juegan con las palabras según su región, una de Girona y la otra de Amposta. Escuchar el catalán nunca había sido tan curioso.
  10.  Bertaarocach: si preferís un perfil catalán que engancha por su energía y sus actuaciones típicas de adolescentes que querrás ver una y otra vez, aquí tenemos a Berta. Un perfil con más de 100.000 seguidores y 4 millones de me gusta.
  11. julen_music: y, como estamos en verano y con el sol nos entran muchas ganas de bailar, nos despedimos con el perfil de Julen. Hace unas versiones buenísimas de canciones conocidas, jugando con la música de Txarango, o haciendo una mezcla de Plats Bruts con música de la serie Friends. Tiene unos 10.000 seguidores y casi 90.000 me gusta en TikTok.

Los anteriores perfiles de TikTok que os hemos presentado tienen miles de seguidores en la red social de moda, y lo mejor de todo es que se han ganado la popularidad mostrándose al mundo en catalán.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Ahorros

Claves para gestionar tus suscripciones

6min lectura

Si estás suscrito a más de cinco plataformas para ver series y

Cultura

Refranes catalanes sobre el dinero

5min lectura

La lengua catalana está llena de refranes donde la sabiduría

Cultura

¿Conoces el origen de la verbena de San Juan?

5min lectura

El 23 de junio celebramos la verbena de San Juan.



Las criptomonedes han revolucionado el sistema financiero mundial, pero como toda nueva tecnología genera muchas preguntas. Hemos preparado un pequeño glosario de los términos básicos que tendrías que entender para iniciarte en el mundo de las criptodivisas.

 

Las criptomonedas, también conocidas como criptodivisas o monedas digitales, son una divisa alternativa que se puede definir como un activo digital que usa un cifrado criptográfico para garantizar su titularidad, asegurar la integridad de las transacciones, y controlar la creación de unidades adicionales. Dicho esto, hay unos conceptos clave que hay que tener claros a la hora de entender el funcionamiento de las criptomonedas.

 

Blockchain

El ‘blockchain’, o cadena de bloques en castellano, es una tecnología que permite realizar transacciones entre dos o más personas sin la necesidad de intermediarios. Viene a ser el libro de contabilidad donde se guardan todas las operaciones distribuidas en ordenadores, que pueden estar en cualquier parte del mundo, interconectados a través de una red Peer-To-Peer (P2P), de igual a igual, y sin la necesidad de un servidor central. Se trata de una tecnología que facilita la descentralización de aplicaciones financieras y cualquier otro registro digital. Además, se considera muy segura porque solo se puede modificar el registro de todo lo que ha pasado en la red si todas las partes están de acuerdo.

 

Minería

Mientras que en el sistema monetario tradicional, los Gobiernos imprimen dinero en función de sus necesidades, la creación monetaria en el ecosistema de las criptomonedas más populares, como por ejemplo el Bitcoin, está limitada. Además, las criptomonedas no se emiten y quedan disponibles para todo el mundo, se ponen en circulación en bloques encriptados que tienen que ser descifrados. De aquí viene el concepto de la minería de las criptomonedas, un proceso computacional mediante el cual un conjunto de ordenadores, los mineros conectados a la red, reciben un nuevo algoritmo para resolver un problema matemático, que, una vez solucionado, se recompensa con una comisión por la emisión de una nueva unidad de la criptomoneda, que se añade a la cadena de bloques.

Fintech Talks – Criptomoneda

Monederos

Los monederos de criptomonedas o ‘wallets’ son monederos virtuales que nos permiten gestionar nuestras criptomonedas. La principal diferencia con otros monederos virtuales que podemos encontrar en muchos bancos reside en la seguridad que ofrece su software, permitiendo un control absoluto de las claves públicas y privadas para firmar transacciones y operaciones ejecutadas con criptomonedas a través de la red blockchain. El uso de estos monederos es indispensable a la hora de administrar monedas digitales basadas en la criptografía, y que no existen en el mundo físico.

 

Staking y Hodling

El concepto de ‘staking’ consiste al adquirir criptomonedas y mantenerlas bloqueadas en un monedero con el fin de apoyar a la seguridad y funcionamiento de la cadena de bloques. A cambio recibiremos una ganancia, o recompensa, en forma de criptomonedas adicionales. El ‘hodl’ es un proceso similar, pero en este caso los activos no están bloqueados y los puedes utilizar libremente. Se trata de una opción que usan inversores que quieren mantener sus activos durante un largo periodo de tiempo con la esperanza que se revaloren.

 

Tokens

A pesar de que los conceptos de token y criptomoneda se pueden considerar como sinónimos, la distinción está en el hecho que las criptomonedas tienen una cadena de bloques propia, mientras que los tokens se emiten en otra cadena de bloques, como por ejemplo Ethereum. Un token es una unidad de valor emitida por una persona o por una empresa privada con la cual puedes representar diferentes objetos dentro de una cadena de bloques. Es un valor transferible dentro de la red de blockchain, pero que no tiene un valor real fuera de ella, parecido a lo que nos pasaría si tuviéramos fichas de un casino o puntos de una aerolínea. Por lo tanto, un token puede tener diferentes finalidades: desde dar acceso a más funcionalidades en un juego en línea, a poder ser intercambiado por objetos reales, coleccionismo, participar en un acontecimiento …

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Granjas Bitcoin

4min lectura

El elevado aumento que experimenta el precio y la rentabilidad de las

11Onze

“Con las criptomonedas el dinero es tuyo”

3min lectura

Si has oído hablar del ‘blockchain’, seguro que sabes

Tecnología

“Es posible comprar pan con criptomonedas”

2min lectura

Poco a poco, las criptomonedas van ganando espacio en nuestro



Es probable que, más pronto que tarde, la banca tradicional acabe desapareciendo. Y las herramientas de seguridad, como la biométrica o la criptografía, nos ayudarán a protegernos de los fraudes.

 

El mundo de las finanzas está cambiando muy deprisa. Las fintech están desbancando a las entidades financieras tradicionales, sobre todo, porque han apostado para combinar tecnología y atención al cliente. Todo con el objetivo de que los nuevos adelantos tecnológicos permitan operaciones cada vez más sencillas, pero más seguras. ¡Lo vemos!

  1. Los servicios, en la nube. Cada vez más, las entidades financieras organizarán sus servicios a través de internet. Por eso, las aplicaciones financieras no dejan de innovar: buscan que cada vez más operaciones se puedan hacer desde la nube.
  2. La inteligencia artificial, una herramienta imprescindible. Esta tecnología es mucho más sofisticada e influye de manera capital en el internet de las cosas, en la gestión del ‘big data’, en el reconocimiento facial y óptico y en el ‘blockchain’, que es la estructura con la cual trabajarán las nuevas entidades financieras.
  3. Las finanzas en el móvil, más sencillas. El sistema de la llamada ‘banca móvil’ no es nuevo, pero será cada vez más fácil de usar: dará más accesibilidad e incorporará pagos con un solo clic de cliente a cliente. Además, el sistema de ‘banca digital’ de cliente a empresa ya no dependerá de las contraseñas.
  4. Más ‘blockchain’. Los comerciantes de software de ‘blockchain’ atraerán el interés de las organizaciones que quieren acelerar sus prestaciones. Con el ‘blockchain’ conseguirán operaciones más rentables.
  5. Cajeros automáticos de última generación. Se espera que, en un futuro no muy lejano, operemos con los cajeros automáticos sin tener que usar ninguna tarjeta, directamente con el móvil. Algunos cajeros automáticos del mundo, de hecho, ya incorporan la autenticación biométrica o el reconocimiento del iris.
  6. Seguridad, seguridad, seguridad. Es una preocupación constante de las entidades financieras, que buscarán como incluir nuevos servicios de protección para sus clientes. Para acceder a los datos financieros será habitual usar la biométrica.
  7. Vínculos entre entidades financieras. Los expertos se han dado cuenta de que las entidades financieras pueden reducir costes y facilitar los servicios a los clientes si se asocian entre ellas. Trabajar colectivamente hace que la innovación progrese y se establezca una cooperación más sana.

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

Las fintech ganan terreno a los bancos

6min lectura

Las fintech están haciendo una revolución financiera sin

Tecnología

Automatización del trabajo

4min lectura

Los economistas hacen previsiones de hacia donde

11Onze

Servicio de atención 24h

3min lectura

Las entidades bancarias tendrán que atender de manera personalizada a los clientes las



El mercado de las criptomonedas no deja de crecer a pesar de la volatilidad. Su regulación está en la agenda política de todo el mundo. Algunos ven en estas iniciativas un intento de proteger a los pequeños inversores, mientras que otros las consideran un intento de proteger al sistema financiero tradicional.

 

Tras más de una década de existencia, las criptodivisas han demostrado su potencial disruptivo sobre la política monetaria en todo el mundo. Ventajas como la creación de un sistema financiero más transparente y descentralizado o el control de la inflación gracias a los límites establecidos para la emisión de nuevas monedas son evidentes. Sin embargo, persisten problemas como la gran volatilidad del mercado, que afecta a la capacidad de un token para servir como medio de intercambio.

En los últimos años, los criptoactivos han pasado de ser productos de nicho en busca de un propósito a tener una presencia más generalizada como inversiones especulativas, coberturas frente a monedas débiles e instrumentos de pago potenciales. De ahí que los esfuerzos por regularlos ya ocupen un lugar destacado en la agenda política

 

Un mercado difícil de controlar

La supervisión de los mercados de criptomonedas es complicada porque evolucionan muy rápido. El término “criptoactivo” se refiere a un amplio espectro de productos que pueden almacenarse y negociarse utilizando principalmente carteras e intercambios digitales. Pero la terminología utilizada para describir las numerosas actividades, productos y actores involucrados no está armonizada a nivel mundial. 

Para los reguladores es difícil vigilar a miles de actores que pueden no estar sujetos a los requisitos típicos de divulgación o información. Y hay una serie de actores de la criptografía, desde mineros a desarrolladores de protocolos, que no están cubiertos con claridad por la regulación financiera tradicional.

Algunos países, como Japón y Suiza, ya han introducido legislaciones específicas que cubren los criptoactivos y sus proveedores de servicios, mientras que en la Unión Europea, Estados Unidos y otros países estas regulaciones todavía están en fase de redacción

 

El marco legal en Cataluña

La Comisión Europea hizo pública en 2020 una propuesta de reglamento sobre los mercados de criptoactivos, que pretende aumentar la protección de los consumidores, establecer una conducta clara en el sector de las criptomonedas e introducir nuevos requisitos para la concesión de licencias en los países de la Unión Europea.

Si finalmente se adoptara esta propuesta, su implementación en el Estado español otorgaría competencias de supervisión y control a instituciones tradicionales como el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

De momento, la Ley 11/2021, de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal, obliga a los gestores de criptomonedas a comunicar a la autoridad fiscal datos como las fechas y las transacciones realizadas por parte de sus clientes. Y el Real Decreto Ley 7/2021 obliga a la inscripción en un registro del Banco de España de los proveedores de servicios de cambio y custodia de carteras de criptomonedas.

 

Poca seguridad para el inversor

A día de hoy, la gran volatilidad del mercado, la complejidad de la tecnología ‘blockchain’ y la falta de transparencia de emisores e intermediarios hacen de los criptoactivos una inversión especialmente arriesgada para los pequeños inversores.

Además, la mayoría de proveedores de servicios de intermediación tienen su residencia legal fuera de España, por lo que los procesos legales en caso de estafa o pérdida de las claves de acceso a nuestra cuenta de criptoactivos pueden ser muy caros.

Clasificar las criptomonedas como un producto de inversión podría ayudar a proteger a los pequeños inversores, ya que sería aplicable la normativa que solo permite la venta de valores a los pequeños inversores que comprendan todas las características y los riesgos asociados a su potencial inversión.

 

Regulaciones muy dispares

Como advierte el Fondo Monetario Internacional, las prioridades de los reguladores de los distintos países ante el uso actual o previsto de los criptoactivos no son siempre las mismas. Algunos priorizan la protección del consumidor, mientras que otros ponen el foco en la integridad del sistema financiero.

Además, la aproximación a los criptoactivos es muy diferente de un lugar a otro. Mientras que algunos países han sido muy receptivos, otros, entre los que se incluye China, han llegado a prohibir la emisión o tenencia de criptoactivos por parte de los residentes o la posibilidad de realizar transacciones con ellos o utilizarlos para determinados fines, como los pagos.

Hoy por hoy, la fragmentada respuesta global propicia que los actores del sector migren a los países con las jurisdicciones más favorables, sin dejar de ser accesibles a cualquier persona con acceso a Internet. 

 

¿Un marco regulatorio global?

Por eso el FMI ha pedido una respuesta global que sea coordinada, coherente e integral, para que cubra a todos los actores y aspectos del ecosistema criptográfico. Según este organismo, “un marco regulatorio global pondrá orden en los mercados, ayudará a infundir confianza a los consumidores, establecerá los límites de lo permisible y proporcionará un espacio seguro para que continúe la innovación útil”.

No está nada claro cuáles deberían ser los límites de ese marco regulatorio. Muchas voces advierten del riesgo de desvirtuar el espíritu original de las criptomonedas, que nacieron al margen del sistema financiero tradicional. Y queda también en el aire la pregunta de si deberían ser consideradas monedas de curso legal para poder utilizarlas sin restricciones como medio de pago en el día a día.

 

Si quieres que tu negocio haga un gran salto, utiliza 11Onze Business. Nuestra cuenta para empresas y autónomos ya está disponible. ¡Infórmate!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Invertir

Las criptomonedas en 5 ideas clave

6min lectura

Las monedas digitales son cada vez más habituales, pero

Invertir

Las criptomonedas, un activo altamente volátil

6min lectura

Si algo caracteriza el mercado de las criptomonedas es la gran

Ahorros

¿Mejor invertir en oro o en criptomonedas?

4min lectura

Tanto el oro como las criptomonedas han ganado



Pese a la elevada inflación, todavía estamos lejos de vivir una situación de hiperinflación. Ese escenario multiplicaría los efectos de la crisis y podría abrir las puertas a la sustitución del dinero físico por monedas digitales controladas por los bancos centrales.

 

La inflación anual se situó en septiembre en el 8,9 %, tras tres meses consecutivos por encima del 10 %, un porcentaje que no se había registrado en casi cuatro décadas. Con los limitados incrementos salariales, se calcula que la capacidad de compra en el último año ha descendido un 7,5 % en el Estado español y un 6,2 % en el conjunto de la zona euro.

Aunque la situación de cada país presenta matices, hay una serie de factores comunes que han contribuido al aumento de la inflación. La energía y los combustibles son los principales culpables. Y los secundarios de lujo en este drama serían los alimentos y las materias primas, cuyos precios también se han disparado.

Un reciente informe del Foro Económico Mundial indica que a la elevada inflación debemos sumar que los salarios reales y la confianza de los consumidores están en caída libre, lo que añade vientos en contra al crecimiento e incluso aumenta la perspectiva de malestar social. Como deja claro la encuesta de este organismo entre reputados economistas, “se avecinan meses dolorosos”.

A ello contribuirán también el efecto de la subida de los tipos de interés en las cuotas de las hipotecas y que la economía mundial todavía está convaleciente de la pandemia, así que la tormenta perfecta está servida. 

 

La amenaza de la hiperinflación

A pesar de la gravedad de las tasas de inflación experimentadas hasta ahora, la actual crisis no puede considerarse más que un pequeño contratiempo si la comparamos con la que se produciría en caso de darse una espiral inflacionaria.

En general, se habla de hiperinflación cuando los precios se incrementan como mínimo un 50 % al mes. Esto suele suceder cuando los bancos centrales imprimen mucho dinero para hacer frente a sus deudas o para contrarrestar los efectos de una depresión, como ha sucedido en los últimos años, y ese dinero adicional no se compensa con el correspondiente crecimiento económico. Al poner en circulación mucho más dinero, el valor real de la moneda puede caer en picado.

También puede producirse hiperinflación cuando los individuos pierden la confianza en la moneda utilizada por la inestabilidad política o cuando la demanda de bienes y servicios supera muy ampliamente a la oferta. 

 

Un círculo vicioso

Como explicamos en otro artículo, quizá el ejemplo más conocido de hiperinflación se produjo en la década de 1920. Después de la Primera guerra mundial, Alemania llegó a sufrir una tasa de inflación mensual cercana al 30.000 %.

En esas situaciones, el valor de los ahorros se esfuma y la gente tiende a gastar el dinero con rapidez porque se deprecia a gran velocidad. Esto último obliga al banco central a poner más billetes en circulación, con lo cual se entra en un círculo vicioso que acelera todavía más el alza de precios.

El impacto en la vida de las personas es devastador. El poder adquisitivo cae en picado y cada vez resulta más difícil acceder a bienes de primera necesidad: los precios de los productos esenciales como el pan pueden subir a diario. Además, se puede generar escasez, ya que parte de la población tiende a acaparar bienes básicos ante el temor de nuevos aumentos de precio. 

 

¿Un paso hacia las monedas digitales?

En el pasado se han aplicado diversos remedios para hacer frente a la hiperinflación, que van desde la aplicación de drásticas reformas fiscales y recortes del gasto público hasta la introducción de nuevas monedas.

De ahí que ya haya quien advierta que el plausible escenario de hiperinflación podría facilitar el despliegue de las monedas digitales promovidas por diversos bancos centrales. Ante la crisis de confianza que generaría el dinero fiat entre la población por su acelerada devaluación, la receptividad ante una nueva moneda podría ser mayor.

Como explicamos en otro artículo, diversos bancos centrales están trabajando en el desarrollo de monedas digitales. Un país como China tiene el proceso de pruebas muy avanzado y más de 200 millones de personas ya han utilizado el yuan digital.

En este contexto, el Banco Central Europeo (BCE) está acelerando el desarrollo de su propia moneda electrónica. La idea inicial es que el euro digital no sustituya al dinero en efectivo, sino que lo complemente, aunque el planteamiento podría cambiar según las circunstancias. La fase de estudio debería acabar en octubre de 2023 y la moneda podría entrar en funcionamiento en 2025.

Países como Estados Unidos, Suecia y Uruguay también están experimentando con monedas digitales centralizadas. Es una tendencia que gana fuerza ante el riesgo de que su moneda física pierda terreno si la hiperinflación dispara la desconfianza hacia el dinero fiat. Por eso muchos bancos centrales se plantean emitir una moneda digital más estable que regenere la confianza perdida entre la población.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Hiperinflación

3min lectura

Los últimos datos proporcionados por el Instituto Nacional de Estadística (INE)

Economía

Las monedas digitales

3min lectura

La digitalización de la economía ha espoleado la popularidad de las criptomonedas en los

Economía

La inflación lastra el consumo de los hogares

4min lectura

España parece ir un paso por delante de Europa en la



Poco a poco, las criptomonedas van ganando espacio en nuestro sistema financiero. Un ejemplo es que hoy ya es posible comprar el pan con ellas, como indicaba el director de tecnología de 11Onze, Raul Arribas, en el magazine radiofónico Territori 17. Te explicamos cómo funcionan las criptomonedas y sus ventajas.

 

Cuando vamos a un país que tiene una moneda diferente al euro y compramos algo con nuestra tarjeta, recibimos un cargo en nuestra cuenta por los euros equivalentes a lo que costaba aquel producto según el valor de cambio de estas dos monedas. Del mismo modo, hoy ya es posible disponer de una tarjeta de débito que nos permita comprar en el comercio de la esquina en euros y descontar el importe equivalente de una cuenta que tengamos en criptomonedas.

Es un ejemplo cercano que pone Raul Arribas para explicar la progresión de estos activos, que “no están regulados por las entidades financieras tradicionales”, en nuestro día a día. E incluso menciona que cada vez hay más comercios electrónicos “donde puedes pagar con criptomonedas”.

Más allá de una finalidad especulativa por la posibilidad que aumenten su valor en el futuro, Arribas destaca algunas ventajas en el uso cotidiano de las criptomonedas, como la transparencia y la inmediatez en las transacciones por todo el mundo.

Un sistema paralelo

El director tecnológico de 11Onze menciona Bitcoin y Ethereum como las criptomonedas más populares, aunque hay muchas otras, algunas de las cuales ofrecen “fluctuaciones muy pequeñas” en su valor.

Raul Arribas indica que “el mundo de las criptomonedas no pretende sustituir al sistema financiero tradicional, sino ofrecer un sistema paralelo que no dependa de decisiones oscuras en despachos que nadie ve”.

En este sentido, Arribas expone el actual problema de inflación de las monedas convencionales, provocado por la enorme emisión de moneda que han realizado los bancos centrales en los últimos años “para dopar la economía”. Y contrapone la transparencia de criptomonedas como bitcoin: se sabe que se llegarán a crear “21 millones de bitcoins y después no se creará ninguno más”.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Tecnología

Las criptomonedas

3min lectura

Los ordenadores cuánticos podrían acabar con las criptomonedas tradicionales.

11Onze

“Con las criptomonedas el dinero es tuyo”

3min lectura

Si has oído hablar del ‘blockchain’, seguro que sabes

11Onze

Te explicamos las criptomonedas

2min lectura

Punto de encuentro sobre innovación financiera para



App Store Google Play