LaFou Celler: una historia de enamoramientos

LaFou Celler, DO Terra Alta, se encuentra en el casco urbano de Batea, en una casa señorial, la Casa Figueras, del siglo XVIII. Sus 15 hectáreas de viñas están situadas al norte del municipio, tocando a Aragón. La garnacha y la Terra Alta les han robado el corazón, los han enamorado.

 

LaFou Celler nace a raíz de dos enamoramientos. Ramon Roqueta, enólogo y propietario de la bodega, viene de una larga tradición vitivinícola. Su familia tiene una bodega en el Pla de Bages, de dónde son originarios, y tienen relación con el mundo de la viña y el vino desde el siglo XII. La historia de LaFou empezó cuando Roqueta, después de estudiar ingeniería agrónoma, fue a Francia a estudiar enología.

Mientras hacía prácticas en la zona de Chateauneuf-du-Pape, en la Provenza, descubrió una manera diferente de trabajar la garnacha. “Las prácticas en cuanto a garnacha en esta zona, que es una de las más prestigiosas de Francia, incluso del mundo, me descubrieron un estilo de vino de garnacha, blanco y negro, muy elegante y muy fresco. Volví enamorado de esta variedad”, explica. Es ahí donde tuvo el primer enamoramiento que lo empujó a emprender un proyecto que tenía en mente.

Una vez tuvo claro el proyecto que quería emprender, Roqueta buscó la tierra donde hacerlo. Aquí nació el segundo enamoramiento: “La Terra Alta me robó el corazón: su paisaje y las características que ofrece el territorio, como su orografía, la climatología y el tipo de tierra —explica Roqueta—. La Terra Alta es tierra de garnacha”. Asesorado por enólogos de la zona buscó un lugar donde pudiera sobresalir la viticultura. “Buscábamos una viña en una zona alta, mucho más ventilada, orientada de norte a sur, porque favorece la circulación del aire y teniendo en cuenta que el cierzo sopla aquí constantemente”, narra. 

 

Las ‘fous’, viñas entre muros

Roqueta comenta que bautizó la bodega con el nombre de Lafou para hacer un homenaje a la tierra que los acoge. “La Terra Alta —explica— hace millones de años había estado bañada por el mar. Con el paso del tiempo, se han ido formando estos valles estrechos, llamados ‘fous’, donde el hombre ha hecho terrazas para retener el agua y para plantar viña. Las ‘fous’ identifican la zona y nos gustó el nombre para la bodega porque explica dónde somos”.

Las viñas de LaFou Celler están ubicadas en terrazas, y tienen muros de piedra seca, construcción característica de la zona, de los cuales la bodega se proclama fanático. Su función es clave para mantener la terraza, que retiene el agua, tan vital en un terreno de secano. “Además, identifican nuestro paisaje y el paisaje agrícola que hay en Europa, y que no encuentras en el nuevo mundo, donde el paisaje destaca por su vegetación. El paisaje agrícola es un paisaje forjado por el hombre durante siglos”, observa Roqueta.

Morenillo, el carácter de la Terra Alta

En las 15 hectáreas que tiene LaFou Celler se trabaja viña de garnacha blanca, garnacha negra, garnacha peluda, syrah, cariñena y morenillo. Justamente, la variedad morenillo es propia de la Terra Alta. Ramon Roqueta se muestra orgulloso de haber ayudado a recuperarla. “Quedaban pocas cepas en algunos rincones de la comarca. Hemos tenido trabajo para hacer que la variedad, consumida hace tiempo, volviera a ser reconocida. La hemos tenido que volver a registrar, porque había salido de los catálogos varietales que gestiona la administración”.

Sin embargo, la garnacha sigue siendo la variedad estrella de la casa. “Todos los vinos que hacemos tienen —dice Ramon Roqueta—, como mínimo, un 80% de garnacha”. De hecho, la bodega, ha ganado este año el premio Vinari Gran Oro 2021 en el apartado de vinos blancos jóvenes con el vino LaFou Els Amelers 2020, que es 100% garnacha blanca. El galardón lo recibió de manos de Natàlia Cugueró, CEO de 11Onze, empresa patrocinadora del certamen.

 

Agricultura regenerativa, toda una filosofía

A pesar de que sus productos no tienen sello de agricultura ecológica, la bodega practica la filosofía de la agricultura regenerativa. “El sector del vino vivimos del paisaje y trabajamos para que sea sostenible. El estudio del agotamiento de la tierra es clave, porque es lo que determinará la vida de la planta de aquí a 30 años. El objetivo de nuestro trabajo tiene que ir más allá de obtener un sello. El trato que damos a la tierra, donde se encuentran las raíces de la planta, es lo que determinará su futuro, porque es donde está la flora microbiana, el suelo esponjado, rico, vivo y fértil”, argumenta.

LaFou Celler exporta un 25% de su producto. El resto, explica Roqueta, lo venden en el país. “El cliente local es lo más importante para nosotros. Es quien nos ha ayudado a crecer”, dice. Hacer vinos de primer nivel es el objetivo de la bodega y la Terra Alta se lo facilita. “Batea nos ha acogido muy bien. Estamos contentos de haber contribuido a renovar el estilo de vino que se hacía aquí y dar a conocer el patrimonio vitivinícola de la zona. Ahora, la comarca tiene un sentimiento de orgullo y de más amor hacia la variedad insigne de la comarca y hacia la tierra que la acoge”, asevera Roqueta.

La bodega también expresa el enamoramiento que siente hacia la comarca y Batea con las actividades enoturísticas, con las cuales, además de dar a conocer de primera mano el trabajo que hacen en la bodega y en las viñas, invita a los visitantes a recorrer las calles del pueblo. Desde 2007 LaFou Celler, enamorado de la garnacha y de la Terra Alta, trabaja para lograr un producto que sobresalga por su calidad.

 

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Bodega de Capçanes: un pueblo en cada botella

5min lectura

La bodega de Capçanes, DO Montsant, está situada en el

Cultura

Recaredo, trabajar desde la conciencia

6min lectura

La bodega Recaredo, Corpinnat, se encuentra en el núcleo

Cultura

El mundo del vino te abraza

5min lectura

El Celler Mas Vicenç está situado en la parte más alta de la DO



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Daniela SimónDaniela Simón says:
  2. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Com sempre l’historia es sorprenent i preciosa,el vi de batea quins records,quina peneta ja s’acabat aquest espai de les DO,i ara amb el cercador només cal posar DO i voilà alli estan totes per tornar assoborir els vons amb aquets fantastics articles

  3. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc de Borja

    Aquests articles que ens ajuden a conèixer millor el país i la seva gent, m’interessen i m’agraden

  4. Pere Maria EstremPere Maria Estrem says:
    Pere Maria

    He tastat els vins d’aquest celler, m’agraden.

  5. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Batea i vi, per a mi havien sigut mots equivalents, quan el vi es venia a granel i no era com ara, es clar. Contenta del canvi, de que es faci un vi més fresc. Segur que l´agricultura regenerativa hi te a veure. Sòl esponjat, ric i viu: La terra. Gràcies

  6. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:

Deja una respuesta

App Store Google Play