Recaredo, trabajar desde la conciencia

La bodega Recaredo, Corpinnat, se encuentra en el núcleo antiguo de Sant Sadurní d’Anoia. Es la única cava que continúa haciendo todo el proceso de vinificación en el centro de la villa y lo hace desde principios del siglo XX. Todo lo que se produce en Recaredo se hace desde la conciencia.

 

Ton Mata, tercera generación de la bodega Recaredo, hace 25 años que decidió formar parte del negocio familiar. Después de haber estudiado ingeniería aeronáutica, cuando volvió a casa tuvo una larga conversación con su padre y decidió estudiar ingeniería técnica agrícola y entrar a formar parte de la empresa familiar. Ha sido director técnico, director general y, ahora, es consejero delegado. Junto con dos primos más gestionan la empresa bajo la dirección de una persona externa de la familia.

 

Hacer lo que te gusta

La historia de la bodega es curiosa, dado que todo el Corpinnat que sale de la empresa es fruto de las cosechas propias. “Nosotros venimos de una familia que no tenía viñas —explica Ton Mata—. Mi abuelo, cuando empezó, no tenía ni una sola viña y en estos momentos tenemos 80 hectáreas en propiedad, de las cuales sale la producción de Recaredo 100%, Corpinnat”. Para hacer la producción de vino tranquilo, necesitan comprar uva.

El abuelo de Ton Mata era hijo de una familia de artesanos de la cerámica que hacía las típicas piezas para la construcción. “Mi bisabuela envió al abuelo, cuando era muy jovencito, a trabajar a unas cavas. Y aquí es donde empezó todo”, explica. Allí, el abuelo aprendió el oficio de la segunda fermentación, de todo lo que pasa dentro de la botella (crianza, pupitre, segunda fermentación, degüelle) “y se convirtió en un experto en el arte del degüelle manual”. “Entonces se planta para él solo y, poco a poco, transforma el tejar familiar en unas cavas”, amplía. De hecho, la bodega todavía conserva una parte del antiguo tejar.

“Mi abuelo —explica Ton Mata— se da cuenta que, si quiere hacer un buen vino, necesita una buena viña. Y es así como empezamos la integración vertical, pero en vez de hacerlo de la viña hacia delante, lo hacemos hacia atrás”. La tercera generación está recogiendo los frutos del trabajo hecho por el abuelo. Ton Mata dice que esta herencia les permite hacer “un camino de ensueño”: “Hacer lo que realmente nos gusta y queremos hacer. Procuramos ser libres, no tener ningún vínculo, es decir, que no sea el mercado quién nos marque el camino. Afortunadamente, hasta ahora, hemos encontrado la complicidad de personas que les ha gustado lo que hacemos”.

El ‘terroir’ que acoge a las viñas

Ton Mata explica que la bodega se ha ido transformando y ha pasado de la agricultura tradicional a la agricultura ecológica y, después, a la agricultura biodinámica. “Este proceso nos ha hecho más fuertes en nuestras convicciones, que son: hacer espumosos solo brut nature, hacer vinos que realmente sean capaces de representar un paisaje, un territorio, con todas las consecuencias y no solo de bla, bla, bla; hacer crianzas mucho más largas…”.

Recaredo tiene una producción de 280.000 botellas. Exporta fuera del Estado español un 15%, en el Estado otro 15% y su mercado principal es Cataluña, con un 70%. Ton Mata considera que son una bodega pequeña. A pesar de que mira el sector con preocupación, considera positivo el nacimiento de nuevas empresas que desde la viña sacan al mercado sus productos. Cree que el sector vitivinícola del Penedès se debe atomizar, si se quiere mantener el prestigio de la zona. “Es interesante que haya empresas pequeñas, cada una con su estilo y su personalidad. Es bueno para mantener el equilibrio”, argumenta.

Sin embargo, se manifiesta preocupado por el territorio, el paisaje y el entorno. “Está tan amenazado que me hace sufrir. Corpinnat vamos a contra corriente. Es muy difícil hacer vinos que representen un paisaje si no tienes paisaje de calidad. Las amenazas de infraestructuras como la MAT, polígonos como Can Vies y, sobre todo, los desechos que dejamos en la tierra como los herbicidas o los insecticidas… Está claro que no ayudan a mantener un paisaje de calidad. Este tipo de agricultura no tiene futuro y no es sostenible. Impide hacer vinos que representen un paisaje porque lo que hace es destrozar este paisaje y los vinos acaban enseñando este paisaje destrozado”, se lamenta.

Para Ton Mata practicar agricultura biodinámica hace que sus vinos reflejen el suelo donde han sido cultivados, el ‘terroir’. “Ofrecemos un espumoso que representa la transparencia: de una cosecha, una añada, un ‘terroir’, unas personas y un equipo. Un brut nature es el que da la transparencia más grande, y con esta obsesión de representar el ‘terroir’ te das cuenta de que el paisaje sepultado está muy dañado”, explica.

 

Preservar el paisaje

Para Mata, practicar la agricultura biodinámica quiere decir trabajar para preservar el paisaje, trabajar con la naturaleza y no contra la naturaleza. “Nosotros implantamos la parte más racional de la biodinámica en 2006. Nos hemos ido abriendo a la biodinámica, no solo a la parte racional y biológica, sino también a la parte más filosófica y más de conciencia, la de estar más atento a lo que haces y por qué lo haces. Esto es un reto, porque, cuando mandas hacer un trabajo, este no tiene que ser solo de ejecución mecánica, sino que tiene que implicar una conciencia de cómo se está haciendo y por qué se está haciendo así”, detalla. Para Mata, trabajar desde la conciencia tiene una consecuencia sobre el resultado del vino.

Recaredo forma parte del grupo Corpinnat (marca colectiva de la Unión Europea) junto con diez bodegas más. Su compromiso con el territorio queda reflejado en los principios de esta marca.

 

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Una historia de viñedos y amistad

6min lectura

Hace cuarenta años, cuatro familias vitivinícolas se

Cultura

Vinos 100% monovarietales

5min lectura

La bodega MontRubí se encuentra en l’Avellà, un

Cultura

Profundamente ampurdanesess

5min lectura

Anna Espelt, directora y enóloga de la bodega, se plantea la



Equip Editorial Equip Editorial
  1. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Com sempre es enriquidor saber de les DO de la nostra terra
    Gràcies

  2. Pere SorianoPere Soriano says:
    Pere

    La feina amb dedicació i estima dona bons fuits. Gaudim!

  3. Ricard Calvo VilanovaRicard Calvo Vilanova says:
    Ricard

    Molt ben explicat

  4. imma tarifaimma tarifa says:
    imma

    Interessant història …. No hagués dit mai que Recadero va començar sense Vinyes pròpies.

  5. Laura CarlúsLaura Carlús says:
    Laura

    Uauuu és un dels millors caves que he begut mai!!!!

  6. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc

    Una agricultura compromesa amb el paisatge és una agricultura compromesa amb el país. Tant de bo l’exemple d’aquest celler s’escampi a molts altres i també a altres indústries del sector primari.

  7. Danilo Mario GerardoDanilo Mario Gerardo says:
    Danilo Mario

    El cava Recaredo sempre m’ha agradat molt; més després d’aquesta entrevista.

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Si, i sempre és millor comprar cava de proximitat, que és l’autèntic i el més bo. Moltes gràcies pel teu comentari, Danilo!

      Hace 9 meses
  8. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
  9. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    M´ha agradat llegir la història del Recaredo. Per mi el millor cava. No m´agrada tant veure el patiment del Ton Mata pel futur del Penedès. Confiem que el futur giri cap a bé.

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Esperem-ho… Doncs sí, és un bon cava. Moltes gràcies pel teu comentari, Mercè!

      Hace 9 meses

Deja una respuesta

App Store Google Play