Invertir en metales preciosos, refugio del ahorro

Las inversiones financieras siempre comportan riesgos, pero si queremos rentabilizar nuestros ahorros sin desvincularnos de las inversiones, los metales preciosos, considerados valores refugio, son una buena opción de poco riesgo. Te explicamos por qué pueden ser una buena alternativa de inversión en tiempo de crisis.

 

La inversión se mueve por un conjunto de fuerzas económicas y políticas que confluyen para determinar su rentabilidad. Por norma general, cuanto más potencialmente rentable sea una inversión, también vendrá acompañada de un riesgo implícito más elevado. Aun así, en un contexto económico mundial marcado por la incertidumbre, es de esperar que algunos inversos piensen en proteger su capital con la adquisición de valores refugio como los metales preciosos.

Ante una inflación que continúa aumentando, los metales preciosos, como por ejemplo el oro, ofrecen una protección inflacionista única basada en su valor intrínseco, que no comporta riesgo de crédito y no puede hincharse. Esto es verdad siempre que estemos hablando de comprar ‘oro físico’, pero no es el caso si compramos ‘oro papel’, a través de fondos de inversión, u otras modalidades, en dólares, euros o cualquier otra moneda que sí que se puede ver afectada por la inflación.

Dicho esto, una inversión significativa en oro, o cualquier otro metal precioso físico, puede resultar demasiado costosa a causa de los gastos transaccionales y de almacenamiento, por lo cual los fondos de inversión con derivados o acciones de empresas mineras nos pueden ser, a la práctica, más convenientes y versátiles a la hora de diversificar nuestra cartera de inversiones.

 

¿En qué metal precioso invertir?

El sistema de divisas de cambios fijos vinculados al oro se rompió el 1971 con el fin de los Acuerdos de Bretton Woods. Sin embargo, el oro continúa siendo el activo refugio por excelencia y un depósito de valor sin parangón que tiene tendencia a revalorarse cuando hay incertidumbre en los mercados.

La plata es un metal mucho más común que el oro y con un valor hasta 100 veces inferior que su hermano dorado, por lo tanto, es más asequible y fácil de adquirir y vender. Su volatilidad es más elevada, pero mucho más estable que las divisas, acciones o bonos, y también es considerado un activo refugio por antonomasia en caso de crisis económica.

Igual que la plata, el paladio y platino son considerados metales industriales, en este caso, especialmente para la industria automovilística en forma de catalizadores, o en procesos industriales y electrónica. Aun así, se trata de metales que no tienen la misma facilidad de suscripción y que a menudo requieren grandes aportaciones y más conocimientos financieros.

 

¿Metal físico o a través de productos financieros?

Del mismo modo que la adquisición de un objeto de valor o una antigüedad es una compra que compuerta poca complicación y está al alcance de todo el mundo que quiera hacer una pequeña inversión, el oro y la plata son igualmente accesibles en formato físico. Sin embargo, es importante comprar en un establecimiento que tenga el sello de la London Bullion Market Association (LBMA), que permite a los particulares comprar y vender oro y plata con unas mínimas garantías.

Si nos decantamos por un fondo de inversión o ETF, tenemos que tener en cuenta que no tendremos posesión del metal precioso, hecho por el cual pierde gran parte de su valor intrínseco, y que es un modelo de inversión que da más versatilidad, pero exige unos conocimientos bursátiles básicos que requieren intermediarios profesionales del sector.

Aunque los metales preciosos representan una vía útil y efectiva para diversificar nuestros ahorros e inversiones, y nos pueden ayudar a obtener liquidez en caso de necesidad, es crucial evaluar el riesgo que estamos dispuestos a asumir y definir claramente los objetivos de inversión, antes de tirarse a la piscina.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Invertir

ETF, la nueva tendencia de inversión

3min lectura

Os acercamos un nuevo concepto financiero: los ETF o

Finanzas

Invertir o no invertir, esta es la cuestión

5min lectura

Cuando se nos habla del dinero se comenta que es cobarde, que

Finanzas

Asesoramiento financiero adecuado

5min lectura

Solo un 13% de los clientes reciben asesoramiento



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Laura León AmatLaura León Amat says:
    Laura

    Cal que anem informant-nos bé i tenir clar totes les possibilitats.perfecte l’article

  2. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Bona informació cal pensar-la bé per tal de madurar la decisió a l’hora d’invertir

    • Elisabet Porqueras Garcia says:

      Exacta Alícia, important saber on hem d’invertir per fer-ho bé.

      Hace 9 meses
  3. Pere SorianoPere Soriano says:
    Pere

    Interessant conèixer les opcions de que disposem.

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Doncs sí, Pere, sempre va bé saber-ho… Moltes gràcies pel teu comentari!!!

      Hace 9 meses
  4. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:
    Manel

    Tindríem opció de comprar els metalls preciosos de forma física? En cas afirmatiu quin cost tindria el seu dipòsit/emmagatzematge?

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Això ja s’escapa de les inversions per internet… Penso que en aquest cas el millor seria contactar amb algú que es dediqués precisament a vendre, físicament parlant, or, plata o d’altres metalls preciosos, contactar amb ell i comprar-li directament la quantitat desitjada. Per guardar-lo es pot fer tot posant-lo a les caixes de seguretat que ofereixen els Bancs, o guardar-lo a la caixa forta de casa. Moltes gràcies pel teu comentari, Manel!!!

      Hace 9 meses
  5. Josep RuaixJosep Ruaix says:
  6. Daniela SimónDaniela Simón says:
  7. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:

Deja una respuesta

App Store Google Play