¿Quieres saber cuánto vale tu casa?

Valorar de manera correcta un piso o una casa es imprescindible para determinar cuál es el precio de la propiedad, pero antes de nada hemos de tener claro cuál es el objetivo de la valoración, puesto que el valor de la vivienda puede diferir mucho entre el valor de mercado, el valor catastral y el valor de reconstrucción. Te explicamos las diferencias.

 

Determinar el valor de un inmueble, ya sea una vivienda, una finca, o un local, puede ser necesario por varios motivos. Tanto si queremos financiar la compra de una casa, contratar un seguro, o saber qué impuestos tendremos que pagar a Hacienda o al Ayuntamiento, tendremos que certificar el valor de la propiedad. Aun así, en cada uno de estos casos la valoración del inmueble serán específica al uso que se haga de la valoración.

A continuación te explicamos los tipos de valoraciones que hay, y los factores a tener en cuenta a la hora de valorar -o tasar- un inmueble:

 

Vender o comprar una vivienda

Si te estás planteando vender o comprar un inmueble, es fundamental que participes activamente en la tasación, y no lo dejes todo en manos de la inmobiliaria. Por otro lado, la heterogeneidad del mercado inmobiliario impide obtener un registro unificado que refleje de manera clara la compraventa, especialmente si nos referimos al mercado de segunda mano, por lo tanto, no hay datos fiables que se puedan utilizar a nivel generalizado.

Una tasación hecha por un profesional homologado garantiza, tanto al comprador como al vendedor, que lo que se está pidiendo por esta vivienda está dentro del precio de mercado en el momento de la tasación. Esto es importante porque el valor de la propiedad puede variar significativamente en pocos meses y no ajustarse al precio que se pedía por el inmueble cuando se puso a la venta.

Así mismo, si somos compradores y requerimos financiación a través de una hipoteca, la entidad financiera se tiene que asegurar, mediante una tasación inmobiliaria hecha por un tasador homologado, del valor real del inmueble en el mercado para poder garantizarse que, en caso de impago, podrá cubrir la deuda. El coste de la tasación lo asume el cliente, independientemente de que se formalice el préstamo, y, también servirá para establecer el porcentaje máximo que el banco podrá financiar.

 

El valor catastral del inmueble

El valor catastral es un valor administrativo que se da a cada bien inmueble a partir de los datos que figuran en el catastro inmobiliario, dependiendo de los criterios de valoración escogidos por cada ayuntamiento. Se trata de una cantidad fija, pero que se actualiza de acuerdo con los coeficientes anuales aprobados por la Ley de presupuestos generales del Estado.

Sobre la base del valor catastral se establece la cuantía de diferentes impuestos municipales, como el IRPF, el IBI, impuestos sobre el Patrimonio y Transmisiones Patrimoniales, etc. Incide de manera directa a la hora de calcular la cantidad que tenemos que pagar por el impuesto de la plusvalía municipal, que calcula el incremento de valor de un inmueble, si queremos vender el inmueble. Y al vender nuestra propiedad, tenemos que tener en cuenta que, por norma general, el precio de venta nunca podrá ser inferior al precio reflejado en el catastro.

Si quieres saber el valor catastral de un inmueble, puedes solicitar esta información a la sede electrónica del Catastro, a la Gerencia del Catastro, o llamando por teléfono a tu oficina del Catastro. Sin embargo, el alcance de los datos que podremos consultar dependerá de si somos titulares del inmueble.

 

Valorar el coste de reconstrucción

Hacer una estimación del valor de nuestra vivienda es un requisito imprescindible si queremos contratar una póliza de seguro del hogar, pero en este caso el valor del inmueble no equivale a su precio de mercado. Las compañías aseguradoras calculan el precio de la póliza en función de la cantidad de dinero necesaria para reconstruir la propiedad, en caso de siniestro o destrucción total.

Hay que tener en cuenta que la Estimación del Valor de Reconstrucción (ECR) incluye únicamente lo relacionado con la estructura física del edificio, pero no contempla lo referente al terreno, ni al contenido, como pueden ser muebles o electrodomésticos. Aun así, es importante que te asegures que el importe de la cobertura de la vivienda es igual a la estimación del coste de reconstrucción, para evitar tener que añadir la diferencia de tu bolsillo en caso de siniestro.

 

Si quieres conocer un seguro justo para tu hogar y para la sociedad, descubre 11Onze Segurs.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Management

Cómo calcular el valor del contenido de tu casa

2min lectura

Uno de los detalles importantes cuando contratamos un seguro

Management

Como proteger tu hogar durante las vacaciones

3min lectura

Llega el verano y muchos ya empiezan a planificar las

Tecnología

Insurtech: el futuro de los seguros

3min lectura

Del mismo modo que las fintech han provocado un cambio de



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc

    Bon article, clar i català

  2. Carles MarsalCarles Marsal says:
  3. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:

Deja una respuesta

App Store Google Play