Una triple amenaza planea sobre la economía

Los engranajes económicos chirrían cada vez más. El aumento del precio de la energía está disparando los costes de producción, mientras que la inflación desbocada está frenando el consumo y el incremento de los tipos de interés encarece los créditos para empresas y familias.

 

Agosto fue el mes con la electricidad más cara de la historia en Cataluña, ya que el precio medio en el mercado mayorista fue de 307,80 euros/MWh, según datos del Operador del Mercado Ibérico de la Electricidad (OMIE). Y eso a pesar de aplicarse la “excepción ibérica” desde junio en España y Portugal, que ha desacoplado el gas del mercado mayorista de la electricidad para reducir su precio. En definitiva, en un año la electricidad se ha encarecido un 190 % y el precio ha subido un 585 % respecto a dos años atrás.

Los precios de todos los combustibles se han disparado por la guerra en Ucrania y países como Alemania o Países Bajos ya han tenido que recurrir al carbón para compensar en parte los problemas con el suministro de gas y petróleo.

El encarecimiento de la energía hace que los costes de producción de las empresas crezcan exponencialmente en toda Europa. El Índice de Precios Industriales (IPRI), que mide la evolución de los precios de los productos fabricados en el Estado español y vendidos en el mercado interior en la primera etapa de su comercialización, indica que en julio de 2022 fueron un 40 % más caros que el año anterior. De ese incremento, más de la mitad se debe directamente al aumento del precio de la energía. Y, en Alemania, los datos de agosto reflejan un encarecimiento del 45 % en los precios industriales respecto al mismo mes de 2021.

En esta situación, las empresas se encuentran ante la disyuntiva de trasladar el aumento de costes al consumidor final, con lo cual corren el riesgo de perder ventas, o reducir sus márgenes, con lo cual también salen perdiendo. En definitiva, no hay una decisión buena, la decisión óptima es la menos mala.

 

Una inflación de dos dígitos

Un segundo problema que atenaza la economía es la inflación desbocada. En Cataluña, la variación interanual se situó en agosto en el 10,2 %, con lo que alcanzaba por segundo mes consecutivo un incremento de doble dígito.

Además de la energía, los precios de los alimentos también se han disparado, sobre todo por los costes de los combustibles y los fertilizantes, que podrían aumentar este año hasta un 70 %. Globalmente, se prevé que los precios de las materias primas agrícolas aumenten un 18 % en 2022. Y los incrementos están afectando especialmente a productos de primera necesidad como los tomates, la carne, el aceite o la leche.

La escasez sostenida de alimentos y sus elevados precios podrían llevar a millones de personas a problemas de desnutrición y generar revueltas populares. De hecho, en Sri Lanka y Perú ya se han producido disturbios y países como Turquía o Egipto podrían seguir sus pasos.

Sin embargo, no toda la responsabilidad del aumento de la inflación corresponde a los alimentos y la energía, que son los productos con valores más volátiles: la inflación subyacente, que no tiene en cuenta estas categorías de productos, ya roza el 6 % en Cataluña.

Por descontado, además de devaluar nuestros ahorros, el incremento de la inflación supone una pérdida de poder adquisitivo para los ciudadanos, lo cual lastra el consumo y estrangula un poco más el mercado para las empresas. Así, una segunda losa cae sobre el tejido productivo.

 

Tipos de interés al alza

Ante la escalada inflacionaria, la mayoría de bancos centrales se han visto obligados a subir los tipos de interés para enfriar la economía, empujados por la agresiva política monetaria de Estados Unidos, que acaba de subirlos un 0,75 % por tercera vez este año. Y eso tradicionalmente ha llevado asociadas más dificultades en Europa y crisis financieras en los mercados emergentes y las economías en desarrollo.

De momento, el Banco Central Europeo ha subido los tipos de interés un 1,25 % en poco más de dos meses y se espera que siga incrementándolos en sus próximas reuniones. Esta subida de los tipos de interés asfixia todavía más a la economía, ya que encarece tanto los créditos que necesitan las empresas para invertir e innovar como los créditos al consumo, imprescindibles para dinamizar determinados mercados. 

En definitiva, con la subida de los tipos, una tercera losa cae sobre los engranajes de la economía. Por ello no es de extrañar que en agosto desaparecieran en el Estado español unas 20.000 pymes y que hasta 90.000 se encuentren en quiebra técnica, como indica el último barómetro del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos de España. Y las previsiones para los próximos meses no son optimistas, ya que unas 700.000 tienen problemas de liquidez.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

La inflación pone contra las cuerdas a las pymes

4min lectura

Las bolsas de hielo han sido este verano un artículo de lujo

Economía

La inflación lastra el consumo de los hogares

4min lectura

España parece ir un paso por delante de Europa en la

Economía

¿Cuánto subirá los tipos de interés el BCE?

5min lectura

La elevada inflación ha obligado al Banco Central Europeo a



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Cesc RibaCesc Riba says:
    Cesc

    Gràcies per la fefina que feu. Cal preparar-se perquè pinten bastos

    • Lara de CastroLara de Castro says:
      Lara

      Si Cesc, preparats podem afrontar millor les situacions que ens esperen. Gràcies per ser amb nosaltres.

      Hace 2 meses
  2. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc de Borja

    Buf, quin panorama…
    Gràcies a aquest i d’altres que segueixo aquí a La Plaça m’ajuden a veure cap a on caminar. Gràcies

  3. Toni MataToni Mata says:
    Toni

    Fa una mica de por. Hem de preparar-nos.

  4. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Afegim-hi que moltes empreses encara no s’ havia refet de la crisi del 2008 i de la Covid. La tempesta perfecta pels petits.
    Per altra banda és preocupant l’ augment de preus dels productes alimentaris

  5. Jordi MorenoJordi Moreno says:
    Jordi

    Esperem q la pujada d’interessos tal i com diuen faci baixar la inflació, perqué a Argentina porten anys pujant tipos per la inflació i ja van pel 70%, una autèntica brutalitat econòmica.

  6. Carles MarsalCarles Marsal says:
    Carles

    Molt interessant, 👌 gràcies per l’info.

  7. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:
    Manel

    Venen temps extraordinàriament convulsos, més val q ens agafi preparats.
    Gràcies per informar-nos i donar-nos eines per superar afrontar el q se’ns ve a sobre.

Deja una respuesta

App Store Google Play