El hueco de la Gran Jubilación

La inflación no cesa y el Gobierno del estado mantiene su compromiso de actualizar las pensiones de acuerdo con el IPC, un hecho que choca directamente con la demanda de control del presupuesto de la Comisión Europea, situado en un máximo del 3,3% actualmente, y con un nuevo factor que puede ser decisivo: la jubilación prevista del 50% del funcionariado en 2023.

 

El escenario inflacionario que vivimos desde hace meses sitúa la economía de la mayor parte de países de la UE en una posible fase de estanflación que inevitablemente puede conducir a una inminente recesión que, hasta el momento, se ha conseguido contener. La Comisión Europea plantea que la solución pasa por el control del presupuesto: mantener el déficit público por debajo del 5% el 2023, y del 3,9% en el 2024, y lograr que el gasto no aumente más del 3,3%, entre otras medidas.

Nos situamos en España, donde este control del gasto público no puede superar el 3,3%, y deja el país con un margen de unos 20.000 millones para el gasto de la Administración Pública. Una cifra insuficiente que irá orientada a cubrir las pensiones casi de forma íntegra. A la alta cifra de gasto que suponen, por si, las pensiones, se suman dos factores clave: la intención del Gobierno de actualizar las pensiones de acuerdo con el IPC y el aumento previsto de personas jubiladas de cara en el próximo año.

 

Las pensiones crecen al ritmo del IPC

Este es el escenario que contempla el Gobierno de España, con un aumento previsto de las pensiones equiparable al crecimiento de la inflación, y así no caer en el empobrecimiento de este gran parte de la sociedad. Una acción que supone todo un reto, teniendo en cuenta que en caso de finalizar el año con un porcentaje del 10,8%, como el del mes de julio, la partida destinada a las pensiones también tendría que crecer con este margen. Con esta medida, el desembolso previsto para las pensiones, que suponen un tercio del gasto total de la administración, podría ascender a 17.000 millones de euros.

Un coste elevado que se puede disparar si crece el número de pensionistas, que hoy en día se sitúa en unos 8,99 millones de personas, según datos del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social del diciembre de 2021. España ya sufrió una situación similar en el 2020, durante la pandemia, cuando más de 10.500 funcionarios pidieron la prejubilación voluntaria ante la incertidumbre que provocó el traspaso de la gestión de jubilaciones de Hacienda a la Seguridad Social. Esto hizo incrementar las peticiones un 22% respecto a los años anteriores.

 

El 50% del funcionariado prevé jubilarse en el 2023

La situación actual prevé que en el 2023 podemos situarnos de nuevo en un escenario con un alto porcentaje de funcionariado que prevé jubilarse de forma anticipada. La edad de jubilación por el funcionariado es de 65 años para los que son anteriores al 2011 y de 66 para los que entraron posteriormente. Igual que el resto de asalariados, estos tienen que haber cotizado 15 años para recibir una prestación. Existe otro caso, más preocupante para el Estado, como es la jubilación anticipada, a la cual se pueden acoger las clases pasivas, y que permite a los funcionarios una jubilación anticipada a partir de los 60 años, siempre que hayan cotizado un mínimo de 30 años.

La prestación mediana para los funcionarios se suele situar en 2.300 euros, según la estadística de pensiones que elabora mensualmente el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, un 64% más alta que la que reciben los jubilados del Régimen General de la Seguridad Social, situado en 1.400 euros de media, también en este primer trimestre del año.

Actualmente, la plantilla de funcionariado asciende a unos 2,6 millones de personas, de las cuales más de un millón tienen entre 50 y 59 años, hecho que prevé un aumento en el flujo de jubilaciones puede precipitarse en los próximos años. En un intento de frenar este escenario, el Ministerio de Seguridad Social estudiará implementar incentivos para que los funcionarios de clases pasivas alarguen su vida laboral más allá de los 60 años. La propuesta del CSIF, lo mayor sindicato del colectivo de trabajadores públicos, pasa por un incentivo del 5% anual acumulable.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Comunidad

La verdad sobre el sistema de pensiones

4min lectura

¿Es sostenible el sistema de pensiones?

Economía

Deuda pública

6min lectura

La deuda pública en el mundo se ha disparado en los últimos años y sus cifras ya son

Economía

Recortes y reformas

5min lectura

¿Qué precio tendrá el rescate del Banco Central Europeo para evitar que se dispare la prima



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Jordi MorenoJordi Moreno says:
    Jordi

    Interessant 👍

  2. Rosa Pinadella DinaretRosa Pinadella Dinaret says:
    Rosa

    Tot i que em falten uns quants anys per a la jubilació no compto cobrar-la en aquest pais de lladres, i el pitjor, el robatori continua sense que no passi absolutament res…gràcies per la informació!

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Esperem que no sigui exactament així pel bé de molts conciutadans, familiars, coneguts i amics, però és del tot cert que s’hauria de poder trobar una bona solució al tema de les pensions i poder-lo aplicar d’una forma i manera gradual i sense la necessitat que els jubilats actuals i els que s’hi vagin sumant hagin de perdre ingressos. Moltes gràcies pel teu comentari, Rosa!!!

      Hace 2 meses
  3. Pere SorianoPere Soriano says:
    Pere

    Molts experts independents assenyalen directrius a seguir per posar ordre a la economía. Sovint res ha veure amb les línies de la administració. Tant costa pensar en la comunitat i evitar interesos partidistas? Cada día més a prop de l’abisme.

    • Mireia CanoMireia Cano says:
      Mireia

      Doncs sí, Pere, sovint els interessos partidistes han acabat passant per sobre dels interessos globals de la comunitat. Veurem cap on avança la situació. Seguim!

      Hace 2 meses
  4. Josep Grifoll SauríJosep Grifoll Saurí says:
    Josep

    Tinc dubtes que el sistema pugui reemplaçar adequadament part del funcionariat que se jubilarà en els propers anys. Si ara ja tenim problemes en el camp sanitari, cosa semblant passarà en pocs anys en el camp de l’ensenyament. Si els salaris del sector privat són baixos, poques possibilitats tindrem d’invertir en serveis públics de qualitat i en la formació dels qui han d’oferir-los.

    • Mireia CanoMireia Cano says:
      Mireia

      Bon enfocament, Josep, gràcies per compartir-lo. Entre tots assolim més punts de vista per entendre el món que ens envolta.

      Hace 2 meses
  5. Jordi FerréJordi Ferré says:
    Jordi

    Si, l’administració general de l’estat va tancar l’aixeta d’entrada de funcionariat a l’època de Rajoy. A l’actualitat només la obren una mica per afegir les plaçes d’aquells que es jubilen. No obren gaire l’aixeta.

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Desconec si és exactament així, Jordi, però de totes maneres moltes gràcies pel teu comentari.

      Hace 2 meses
  6. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc de Borja

    Bufff, l’horitzó es veu molt negre…
    Bon article

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Ja és així, ja… Moltes gràcies pel teu comentari, Francesc!!!

      Hace 2 meses
  7. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Un article molt i molt interessant i aclaridor.🤔

    • Mireia CanoMireia Cano says:
      Mireia

      Gràcies, Mercè! Sens dubte és informació que ens convé conèixer.

      Hace 2 meses
  8. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:

Deja una respuesta

App Store Google Play