Los datos clave del mercado del oro

¿Qué volumen tiene el mercado del oro? ¿Cuáles son las claves de la oferta de este metal precioso? ¿Cómo está evolucionando su demanda? Descubre los elementos fundamentales de un mercado en expansión. 

 

El oro no es el metal precioso más caro del mundo, un privilegio que le corresponde al rodio, pero la humanidad lo ha utilizado durante siglos como moneda y reserva de valor. Se calcula que a lo largo de la historia se han extraído más de 200.000 toneladas de oro. Aunque parece una cantidad ingente, todo ese oro prácticamente cabe en tres piscinas olímpicas.

A pesar de la relativa escasez, el ritmo de extracción se ha intensificado mucho en las últimas décadas, ya que dos tercios del total se han extraído desde 1950. En la actualidad, el ritmo de la producción minera permite añadir unas 3.500 toneladas de oro cada año al total, según el World Gold Council, lo cual supone un incremento anual de reservas próximo al 2%. 

Tres cuartas partes de la oferta de oro proviene de explotaciones mineras esparcidas por casi todo el mundo. Ningún país alcanza el 10% de la producción mundial, lo cual contribuye a reducir la volatilidad del precio en relación a otras materias primas como el litio, cuya producción está mucho más concentrada. Además, el reciclaje de oro proveniente de joyas y aparatos tecnológicos, que supone una cuarta parte de la oferta, también ayuda a estabilizar los precios en momentos de elevada demanda.

 

Doce billones en oro

 

De todo el oro del mercado, valorado en unos 12 billones de euros, cerca de la mitad (46%) se ha utilizado en joyería, dos quintas partes ha acabado en el sistema financiero, ya sea en los depósitos de los bancos centrales (17%), en forma de lingotes y monedas de inversión (21%) o como ETF respaldados por oro físico (2%), y el resto se reparte entre aplicaciones industriales y otros usos secundarios. 

De todas formas, la configuración de la demanda ha cambiado mucho en los últimos años. El principal destino del oro en la actualidad ya es la inversión (38%), seguida de la joyería (37%), las reservas de los bancos centrales (18%) y los dispositivos tecnológicos (7%).

Los países emergentes, encabezados por China e India, ya representan alrededor del 75% de la demanda mundial anual de oro, mientras que el resto corresponde a los países desarrollados.

El gran tamaño del mercado financiero del oro, que roza los cinco billones de euros, le otorga una considerable estabilidad. Ni siquiera las grandes compras y ventas realizadas por los bancos centrales y los inversores institucionales suelen tener un impacto importante en la oscilación de precios.

 

La voracidad de los bancos centrales

 

Los responsables de gestionar las reservas de los bancos centrales tienen la misión de invertir grandes sumas de dinero en activos financieros. Y, aunque las estrategias de inversión de cada uno admite matices, todos siguen los principios de seguridad, liquidez y rentabilidad, unas cualidades asociadas al oro.

De ahí que este metal precioso haya sido uno de los activos de reserva tradicionales para los bancos centrales. Según el FMI, a finales de 2022 estas instituciones atesoraban más 35.000 toneladas de oro. El valor aproximado de todo ese oro es de 2 billones de euros, por lo que se trata del tercer activo más importante para los bancos centrales, tras sus reservas de dólares y euros. 

La demanda de oro por parte de estas instituciones se ha intensificado desde 2010. Sin embargo, el peso de las reservas de oro dentro de sus carteras varía considerablemente entre ellas. En el caso de los bancos centrales de los países desarrollados, se estima que el oro supone el 21% de sus activos, mientras que en los países emergentes solo equivale al 10%.

 

Un 1% de los activos financieros mundiales

 

A pesar de la voracidad de los bancos centrales en el mercado del oro durante los últimos años, sus reservas de oro siguen siendo inferiores a las que están en manos de los inversores en forma de lingotes, monedas y ETF, cuyo valor asciende a 3 billones de dólares. 

De media, se estima que el oro supone poco más de un 1% de las carteras de inversión en el mundo, si bien el World Gold Council ha concluido que los inversores podrían beneficiarse enormemente si ese porcentaje se situara entre el 2 y el 10%, en función de su perfil. 

No hay que olvidar que, además de la seguridad, una de las grandes virtudes del oro es su liquidez, que no tiene nada que envidiar a la de otros activos importantes. Como muestra, basta decir que en los últimos cinco años el volumen diario medio de operaciones con oro casi alcanzó los 150.000 millones de euros, cifra superior a la del Dow Jones Industrial Average.

 

 

Proteger los ahorros con oro físico ha sido una de las principales aportaciones de 11Onze a su comunidad y, ahora, se amplía el abanico de productos. Por eso, ante la volatilidad de la todavía alta inflación y de la crisis de confianza creciente en el sistema bancario, el oro vuelve a reforzarse como valor refugio. Descubre el Oro Semilla en Preciosos 11Onze.

¿Por qué el oro está en máximos históricos?

5min lectura

La cotización del oro supera la cota de los 2.000 dólares...

Economía

Récord de compras de oro de los bancos centrales

4min lectura

La demanda de oro alcanzaba máximos históricos...

Ahorros

La demanda de oro se dispara en 2022

5min lectura

La demanda de oro en el mundo aumentó un 18% en...



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:
    Manel

    Jo gràcies a vosaltres, he pogut invertir en or patrimoni (inversió a llarg plaç) i or llavor (a curt termini).
    Gràcies per pensar en la comunitat

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Moltes gràcies a tu, Manel, per ser-hi i per seguir-nos, i també per fer-nos cas i acceptar els nostres consells.

      Hace 9 meses
  2. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
  3. Jordi FerréJordi Ferré says:
    Jordi

    M’han comentat que l’or encara ha de pujar més de preu del que està ara. Això sembla la febre de l’or.

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      De fet, l’or sempre ha tingut una línia ascendent, però això no treu de que sigui una inversió a mig / llarg, termini. Moltes gràcies pel teu comentari, Jordi!!!

      Hace 9 meses

Deja una respuesta

App Store Google Play