Cuando se descontrolan las políticas fiscales

Los mercados financieros ven con preocupación el creciente déficit fiscal de los gobiernos de los países occidentales, que corren el riesgo de entrar en un círculo vicioso que dispare el endeudamiento en una espiral ascendente incontrolada, poniendo en peligro la credibilidad de sus divisas.

 

El senador republicano Rand Paul no podía ser más contundente cuando en una entrevista en Fox News el pasado domingo afirmaba que “es un gasto descontrolado, y estamos amenazando la existencia misma de nuestra moneda, y quizás de nuestro país, con este gasto loco y malversador”.

No es la primera ni la única voz que avisa sobre el peligro del excesivo gasto público. El millonario Jeffrey Gundlach, conocido en los Estados Unidos como el rey de los bonos, “Bond-King”, avisa que “el futuro del dólar estadounidense y la posible inflación descontrolada dependen del hecho que se controlen el presupuesto y el gasto”. Y lo que es más preocupante, advierte que es probable que el gobierno federal gaste agresivamente durante la próxima recesión económica y se lleve a sí mismo al borde del colapso financiero, “La respuesta a la próxima recesión será un completo desastre en relación con nuestra posición fiscal, y esta será la llamada de atención con que nos damos cuenta de que los Estados Unidos está en quiebra, que no podemos hacer frente a nuestros pasivos”.

No es ningún secreto que frente a crisis económicas llegan las grandes expansiones fiscales, pero el consiguiente aumento de la deuda soberana y de los tipos de interés pueden limitar la disponibilidad de préstamos por parte de las empresas, disminuir la inversión y debilitar las divisas nacionales. El presidente Joe Biden está pidiendo al Congreso 100.000 millones de dólares, en nueva ayuda exterior y gasto en seguridad, en un momento en que se ha disparado el déficit presupuestario de los Estados Unidos a un nivel que no se veía desde la pandemia de la Covid-19.

Un déficit de casi 1,7 billones de dólares el año fiscal 2023 —un aumento del 23% respecto al año anterior— a causa de la caída de los ingresos y un aumento de los gastos que, una vez más, ha hecho aflorar el debate sobre la sostenibilidad de la deuda y pose en cuestión las políticas fiscales de la administración vigente.

 

Europa a remolque de los Estados Unidos, pero peor

Si bien es cierto que desvincular la política monetaria de los Estados Unidos de las políticas monetarias, otros bancos centrales de Occidente podría aliviar el riesgo de recesiones mundiales, en la práctica, pero, políticas monetarias concertadas entre países de un mismo bloque geopolítico siguen siendo la norma, facilitando el efecto contagio global de las crisis económicas.

Dicho esto, la divergencia entre las economías de la Unión Europea y la de los Estados Unidos es significativa. Después de la pandemia, la economía de los EE. UU. se recuperó mucho mejor que la de la UE, y esta disonancia se ha ampliado todavía más en los últimos meses. Mientras la economía de los EE. UU. se acelera a un ritmo saludable y crece un 4,9% el tercer trimestre, media Europa está estancada o en contracción económica y el PIB de los países de la eurozona ha caído un 0,1% en el tercer trimestre del año, dejándolos cerca de una recesión.

En este sentido, los bancos de Wall Street prevén que la subida de los precios de la energía y el débil crecimiento de la eurozona arrastren al euro a la baja hasta el punto de paridad con el dólar. JPMorgan ha revisado a la baja su previsión para el euro hasta 1 dólar a finales de año, mientras que Citibank espera que llegue a la paridad “en un plazo de seis meses”, dada su “opinión actual que la recesión europea está mucho por ante la estadounidense”.

Ante este panorama económico tan poco alentador y la poca fiabilidad de estas dos divisas, no es sorprendente que bancos centrales e inversores privados sigan comprando oro de manera masiva, cuando menos, para asegurarse una alternativa a un sistema monetario occidental que parece estar agonizando y en caída libre.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Prepárate para la próxima gran recesión

5min lectura

A pesar de que las previsiones de una inminente recesión...

Economía

¿Qué pasaría si se acabase la hegemonía del dólar?

7min lectura

Aunque el dólar estadounidense está lejos de...

Economía

La deuda pública global se acerca al 100% del PIB

4min lectura

El FMI pronostica que deuda pública mundial superará...



Equip Editorial Equip Editorial
  1. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    Alicia

    Difícil aconseguir control de la despesa,immersos com estem. en un sistema neolliberalista i per conseqüència en una societat hiperconsumista que no entenem en aquests moments,que menys es mes

    • Oriol Garcia FarréOriol Garcia Farré says:
      Oriol

      Correcte, Alícia. D’alguna manera, caldrà parar l’accelerador per avançar. Seguim a La Plaça!

      Hace 8 meses
  2. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:

Deja una respuesta

App Store Google Play