La crisis de los piñones encarece la Castanyada

Las sequías, las plagas y el pillaje amenazan el mercado del piñón en Cataluña. Como consecuencia, esta Castanyada nos saldrá algo más cara. ¿Por qué no sacamos mejor rendimiento de nuestros bosques?

 

El Consorci Forestal de Catalunya calcula que solo en Cataluña hay unas 38.000 hectáreas de pino piñonero, con un potencial productivo de piña de 500 kilos por hectárea. “En un sector regulado, este producto en el mercado supondría un volumen de negocio de cinco millones de euros”, afirman a la institución. Aun así, la realidad es que los propietarios forestales no sacan ningún rendimiento de sus bosques. Por eso, el precio del piñón se ha incrementado sin freno la última década.

Tal y como recoge el Observatori Forestal Català, en 2020 el precio del piñón blanco ha llegado a los 67,6 euros el kilo en la Lonja de Barcelona, 66,3 euros el kilo en la Lonja de Reus y 68 euros el kilo en la Lonja del Alentejo (Portugal), el máximo competidor de la península. Así, el precio para el consumidor final es de entre 70 y 100 euros el kilo. El incremento año tras año es evidente. Y esto, evidentemente, también encarece el precio de los preciados panellets que compramos en las panaderías y pastelerías del país, tal y como recuerda el Gremi de Pastissers de Catalunya.

Los motivos de esta subida, según el Consorci Forestal de Catalunya, hay que irlos a buscar en el mercado negro, donde el pillaje de piñones es una práctica muy extendida y “sin ningún tipo de control”. Al pillaje se suman los estragos causados por las plagas, como el chinche americano del pino, que ataca a las piñas más jóvenes. Y a todo ello hay que añadir las sequías que han asolado los últimos veranos los bosques mediterráneos y la competencia de los piñones asiáticos, que son de más baja calidad.

 

Los preciados piñones, el producto del bosque mediterráneo

Por todos estos motivos, los expertos determinan que la producción y el aprovechamiento de piñón se encuentra muy por debajo de su potencial. En este sentido, el Consorci Forestal de Catalunya ha puesto en marcha el proyecto Quality Pinea, que busca ayudar a los productores a sacar rendimiento de sus bosques de pino piñonero, pero también a hacer investigación. Con el apoyo de la Cooperativa Servicios Forestales, la institución asesora de forma gratuita para potenciar la productividad de piñones en fincas privadas.

Así, el Consorci Forestal de Catalunya acompaña a los productores para hacer crecer nuevas plantaciones de pino piñonero con injertos y ayuda a poner en marcha la producción de una masa forestal. También aconseja sobre cómo desarrollar los sistemas de recolección de piñas más adecuados según el tipo de finca y, finalmente, ayuda en la comercialización, tanto de las piñas como de los piñones. 

De hecho, las plantaciones de pino piñonero son una alternativa a los cultivos agrícolas y, por lo tanto, una opción viable para los propietarios agroforestales. Además, la institución elabora inventarios de las masas forestales y otros rodales de pino piñonero donde hacer tratamientos y trabaja en colaboración con el Centro Regional de la Propiedad Forestal de Occitania (CRPF Occitanie), entidad que desarrolla su actividad en la región francesa de los Pirineos Orientales. Los productores esperan, ahora, que el interés creciente en la producción del piñón aliente a Cataluña a regular el mercado y aprovechar este pequeño tesoro que nos ofrece el territorio.

 

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

La Castanyada: celebrar el legado agrícola

6min lectura

¿Hay algo mágico en el Día de Todos los Santos?

Sostenibilidad

Gestión del territorio y los incendios forestales

5min lectura

Siempre que hay incendios forestales empieza el debate

Economía

Ecología y economía, objetivo sostenible

4min lectura

Cada vez se va estableciendo un consenso más general en



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Manel Miquel MartinezManel Miquel Martinez says:
    Manel Miquel

    A Catalunya tenim de tot, ens falta cultura de país per treure profit de tot .

  2. Pere SorianoPere Soriano says:
    Pere

    Em de cuidar la comunitat i les seves aportacions, fruits per el bé de tots. És lamentable que sempre surtin els aprofitats fent difícil la convivència.

    • Sergi Colell Vázquez says:

      És veritat s’hauria de posar una regulació específica per evitar el pillatge, però encara hi així existiria aquest mercat. Són falles de mercat que acaben afecten a l’alça el preu del pinyó i que hi hagi un pinyó xinès tampoc ajuda, perquè alguns aprofitaran per fer-ne els passar per aquí per treure benefici de la diferència de preus.

      Hace 11 meses
  3. Anna RibesAnna Ribes says:
    Anna

    Crec que es important cuidar i protegir els nostres productes. Som un territori ric pero poc treballat.

  4. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Si n’ hi ha de coses per fer a Catalunya si s’ anés per feina!

  5. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc de Borja

    El pinyó però també els bolets que són al bosc se sol considerar que no tenen propietari (no és així) i om en cull per vendre allò que no és seu (benefici sense risc) resultat: sobreexplotació i moltes vegades destrosses. Cal una regulació legal però també una presa de consciència social

  6. Josep RuaixJosep Ruaix says:
  7. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
  8. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    No hi ha hagut mai o poca tradició de cuidar els boscos propis a Catalunya ,i ara el pinyó es caríssim

    • AlbertAlbert says:
      Albert

      Tens raó, Alícia. L’explotació sostenible dels nostres boscos és encara una assignatura pendent a casa nostra.

      Hace 11 meses

Deja una respuesta

App Store Google Play