Comer insectos, proteína sostenible y abundante

Crecen con muy poca agua y energía, se alimentan de residuos orgánicos y se reproducen muy rápidamente. Se aprovechan al 80%, son ricos en proteínas, fibra y minerales. Los insectos son la gran alternativa alimentaria del futuro. ¡Te lo explicamos!

 

Si estas líneas describieran un tipo de ave o de pez, seguro que ya habría colas para invertir en granjas que los produjeran. Pero no, no se refieren ni a aves ni a peces, es decir, a animales vertebrados, como también lo son los rumiantes (vacas, bueyes, corderos, cabras), sino a los insectos, los seres vivos más numerosos de la Tierra. Es decir, hablamos de escarabajos, saltamontes, gusanos y grillos, entre muchos otros. Aproximadamente un 75% de las especies animales de la Tierra son insectos, y de estas, hoy, se conocen cerca de 2.000 que son comestibles y que, en general, son ricas en proteínas, fibra, minerales y vitaminas.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) hace años que recomienda su consumo como fuente de proteínas en previsión del crecimiento mundial de la población, del calentamiento global y de la necesidad de encontrar fuentes de alimentos más sostenibles que las actuales. De hecho, las propiedades de los insectos como alimento para los humanos son conocidas porque han sido y son un alimento corriente para muchos habitantes de Asia, África y América latina y su consumo ha sido más que estudiado. Según datos de la misma FAO, unos 2.000 millones de personas en el mundo ya incluyen el consumo de insectos en su dieta. Los más consumidos son los escarabajos, las orugas, las abejas, las avispas, las hormigas, los saltamontes y los grillos.

 

En Europa también comíamos insectos

En la Europa actual no tenemos costumbre de comer insectos, a pesar de que hace siglos sí lo era y se fue perdiendo. Pero en 2018 la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) aprobó la comercialización de insectos como alimento a raíz de la petición formal de la empresa biotecnológica francesa EAP Group Agronutris. La compañía se ha especializado en la producción de proteínas para la alimentación de mascotas a partir de insectos.

Finalmente, en mayo de 2021, y después de evaluaciones científicas, la EFSA dio la aprobación definitiva para que la larva del escarabajo ‘Tenebrio molitor’, la que conocemos mejor como gusano de la harina, sea considerada apta para el consumo humano, tanto entera y secada como convertida en polvo o harina. Más recientemente, este 12 de noviembre, el otro insecto selecto en recibir la aprobación ha sido la ‘Locusta migratoria’, el saltamontes de toda la vida, al cual ya se referían las famosas plagas bíblicas. En su caso, se autoriza congelado, secado y en polvo o harina. 

 

En los Países Catalanes, cada vez más consumidos

A consecuencia de estos adelantos oficiales, ya se puede comprar insectos en el BCN Insects de la Boquería y en el Carrefour, o ir a hacer un aperitivo de saltamontes y hormigas a la Oaxaca de Barcelona, de inspiración mexicana, o al Santuari de Les Masies de Voltregà, entre otros establecimientos. También existen dos empresas en Alicante y en Aldaia, Insectfit y Trillions, respectivamente, que comercializan barritas energéticas y productos varios hechos con harina de insectos, sobre todo de grillos, y que orientan especialmente a los deportistas que demandan proteína de calidad.

En resumen, sea para frenar el hambre en el mundo o por el cambio climático, las razones y los argumentos para comer insectos son muchas y de peso. Y, de hecho, en Europa y en el mundo occidental, la producción en granjas y la oferta ya son notables. Solo hay que superar el rechazo cultural a consumirlos y dar el paso para aprender a cocinarlos. Hecho que tampoco nos resultará difícil ni extraño, porque si tomamos gambas, mejillones, ranas y caracoles, está claro que no estamos lejos de encontrar la fórmula para comer insectos a gusto y poder acabar brindando a la salud del planeta.

 

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

Todos comeremos carne sintética

5min lectura

Los expertos calculan que en 2050 seremos 9.500 millones de

Cultura

Viajar con la comida

5min lectura

La comida es una parte esencial de cualquier viaje, tanto por lo que descubres en el lugar de

Cultura

La Castanyada: celebrar el legado agrícola

6min lectura

¿Hay algo mágico en el Día de Todos los Santos?



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Daniela SimónDaniela Simón says:
  2. Joaquin Lopez ArandaJoaquin Lopez Aranda says:
    Joaquin

    Mágrada l’article, no pas menjar bitxos.

    • LelsLels says:
      Lels

      Gràcies, Joaquin. És normal, estem acostumats als musclos, granotes, caragols i gambes, però als insectes potser encara ens falta temps de superar el rebuig cultural i aprendre a cuinar-los 😋

      Hace 8 meses
  3. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    De fet a molts indrets de les terres asiatiques ja fa molt de temps que es menjent,però he d’admetre que pensar-ho costa ,a mi m’encanten els cargols però se que hi han moktes persones que no els poden ni veure

  4. Lluís MarchLluís March says:
    Lluís

    Ufff!!! Temps jo encara sóc molt lluny d’això.

    • AlbertAlbert says:
      Albert

      Hi coincideixo, Lluís. Però qui sap si mai arribarà el moment d’haver-nos-hi d’adaptar…

      Hace 9 meses
  5. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:

Deja una respuesta

App Store Google Play