1492: El inicio de la bonhomía catalana

Si hay un momento clave en la historia de España, este es la llegada a América y el posterior saqueo. Aquella riqueza fue la semilla de lo que se denominaría Imperio Español y que, tal como explica el historiador de 11Onze Oriol Garcia Farré, no fue nada más que una tomadura de pelo a unos catalanes.

 

Toni Mata, director de contenidos y medios de 11Onze

 

El 12 de octubre es la fecha preferida del nacionalismo español. La celebran a mano extendida los fascistas en Montjuic y rememora, con nostalgia, aquel Día de la Raza de la época franquista que, a su vez, se reflejaba en “el Imperio Español donde nunca se ponía el sol”. Qué dolor de estómago les cogería si supieran que el ‘descubrimiento’ fue cosa de los catalanes. La cursiva de ‘descubrimiento’ se debe, efectivamente, a que en las tierras americanas ya vivía gente y que tanto chinos como vikingos ya habían llegado. Pero los españoles fueron los que se decidieron a expoliar riquezas y a esclavizar indígenas. Por lo tanto, en este sentido sí, la primicia es 100% europea. Desde entonces, estos hechos llevan el mote de “colonización”.

 

¿Colón era catalán? ¡Venga hombre!

Pero vamos a lo que nos ocupa: si decís en voz alta “Colón era catalán”, os caerá encima una avalancha de descalificaciones que os tildarán de fanático, iluminado, supremacista o ves a saber qué. Y, para evitar el ruido, cualquier catalán dirá “dejémoslo estar”. Ahora bien, los historiadores tienen la obligación de analizar los hechos y esto es lo que hemos pedido al historiador Oriol Garcia Farré. Mirándolo con un poco de detalle, tal como podéis leer en este artículo, cuesta sostener el relato español.

¿Por qué? Veámoslo. En 1492 España no existía. Era la unión de dos coronas: la Corona de Castilla y la Corona catalanoaragonesa. El tan estimado (en España) Fernando el Católico, era el rey catalán, pero esto no quiere decir que fuera muy estimado en Cataluña. Era de la familia Trastámara, que había accedido al trono después de la extinción del linaje de los condes de Barcelona con la muerte de Martí l’Humà, y que en aquella época tenía bastante seguimiento social en Cataluña. De hecho, el padre de Ferran, Juan II de Aragón, protagonizó la Guerra Civil catalana contra las instituciones catalanas para obtener el control político. También se enfrentó con los campesinos, en las famosas guerras remensas que todavía recordamos con el grito de “¡Vía fuera!”.

Desde entonces no eran la dinastía más estimada de la historia de Cataluña. Es más, el 7 de diciembre de 1492, en el Palacio Real de Barcelona, un remensa del Maresme intentó asesinar a Fernando el Católico. El magnicidio estuvo a punto de culminarse, y, si queréis profundizar, lo puedes hacer con este capítulo de El Lloc dels Fets que escribí hace unos años para TV3.

Por lo tanto, la boda de Fernando el Católico con Isabel de Castilla era por los Trastámara, aquello que ahora dicen los ‘influencers’, escritores o cantantes catalanes que trabajan en castellano: buscaban más público. La ampliación de la corona hacia Castilla era la mejor opción para mantenerse en el poder para los Trastámara. Y un buen día, un señor llamado Cristóbal Colón los propone una idea loca: ir a descubrir las tierras del otro lado del océano Atlántico. ¿Cómo sabemos que esta era una empresa catalana? Usando los datos y la lógica.

Por un lado, la Corona catalanoaragonesa era una potencia naval, mientras que en Castilla no debían saber ni si el mar era salado. Pensad que estamos en el siglo XV y que las distancias no eran las mismas. Cataluña, en cambio, había dominado el Mediterráneo y había impulsado el Llibre del Consolat de Mar, que regulaba el derecho marítimo internacional desde el siglo XIV.

Pero si vamos a los hechos, la cosa es todavía peor. En la contabilidad de la corona castellana de la época no consta ninguna inversión por la expedición de Colón. Recordamos que se trata de dos coronas y solo constan pagos en ducados, que es la moneda que se utilizaba en la Corona catalanoaragonesa. ¿Qué nos dice esto? Simple y llanamente que la expedición la pagaron los catalanes. Y si la pagaron es porque tenían experiencia en el comercio marítimo y confiaban que aquel tal Colón traería riquezas. Por cierto, Colón cuesta bastante de encontrar como apellido español. Parece, más bien, una apropiación castellana. De hecho, lo mismo que pasó con todo lo que comportó el ‘descubrimiento’ de América.

Cuando en Castilla se dieron cuenta de que el negocio era demasiado lucrativo para dejarlo en manos catalanas, cambiaron los acuerdos con Colón, lo acusaron de traición (¡sedición no era un término utilizado en la época!) y la familia cayó en desgracia. Vaya, que todo ello tenía que servir a la gloria de España. Esto explica también la destrucción de documentación de todos aquellos hechos. Resulta evidente que se quiso borrar la huella catalana del hito español más grande de toda la historia.

Colón quizás fue, pues, el primer catalán engatusado por el proyecto español. Se empezaba así la tradición catalana de contribuir al proyecto español, quedar apartado de las buenas noticias y maldecirle por haber contribuido. Una tradición que ha seguido vigente hasta nuestros días con una bonhomía agobiante.

 

No me lo acabo de creer

Es normal no creerse esta historia porque estamos tan avezados a la historia oficial (adoctrinados, se dice), con el impulso de pensar que todo ello es una invención. Pero hay que revisar los hechos de manera crítica y tan fría como sea posible. ¿Qué puerto tenía Palos de la Frontera en el siglo XIV? Y ¿qué puerto tenía Pals en la misma época? Es importante informarse, ver los estudios de restos arqueológicos y atar cabos. ¿Y los famosos hermanos Pinzón? Valencianos que tenían sus negocios en tierras gerundenses, muy cerca de Pals. En próximos artículos, Oriol Garcia profundizará sobre estas pruebas borradas por la historiografía española. La verdad, pero, parece obvia. La tomadura de pelo quizás empezó en 1492.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Comunidad

Las paguitas de 1714

5min lectura

Durante la ‘Diada’ los catalanes nos dejamos llevar por el romanticismo y los ídolos de la

Cultura

Las victorias de los catalanes

6min lectura

El 8 de abril de 2021 se ha publicado el nuevo libro del

Cultura

Desencuentros Cataluña-España

11min lectura

La economía ha sido una de las grandes protagonistas de la



Toni Mata Toni Mata
  1. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
  2. Pere Maria EstremPere Maria Estrem says:
    Pere Maria

    Article molt interessant.

  3. Toni MataToni Mata says:
    Toni

    Cal que estudiem bé la història i ens expliquem la veritat. Gràcies per llegir l’article!

  4. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc de Borja

    Esborrar els fets és una praxi constant en la història d’Espanya

    • Mireia CanoMireia Cano says:
      Mireia

      I una pràctica molt perillosa… per sort, al final tot s’acaba coneixent!

      Hace 2 meses
  5. Carles MarsalCarles Marsal says:
    Carles

    Molt bó aquest article. Gràcies 👌

  6. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    👏👏👏👏 Sorpresa de llegir aquest article aquí. Arribarem a la fita 💪

Deja una respuesta

App Store Google Play