Vivir en un pueblo, un privilegio de toda la vida

Durante la pandemia, muchas familias se han decidido a abandonar la ciudad por el campo. ¿Pero, cómo viven aquellos que hace años que habitan una masía? Hablamos con Ramon Carrer y su madre, Ventura Vives. Para ellos, vivir en un pueblo es más que un privilegio.

 

En los últimos meses, muchos han tomado la decisión de dar una segunda oportunidad a los entornos más despoblados, y prefieren tener cerca un río que un cine. Pero hay un grupo de personas, sea por tradición familiar o porque forma parte de su manera de vivir, que no se han movido nunca de la masía. Ramon Carrer, de 59 años, es una de esas personas. Vive en una casa solariega con su madre, Ventura Vives, de 93 años, y ambos nos explican que la vida en el campo, para ellos, “no es un obstáculo”, sino todo lo contrario.

Nos citamos con ambos junto a una capilla del siglo XIII, la capilla de San Sebastián, en el municipio de Òdena (L’Anoia), y la sensación que tenemos es la de viajar en el tiempo: no se oye demasiado ruido, y tampoco hay gente con mascarilla dando tumbos apresurados arriba y abajo, como pasa en la ciudad. Está atardeciendo, se respira olor de vida, olor de naturaleza, y todo se da para que empecemos a charlar.

 

—¿Qué le parece que la gente joven quiera vivir en entornos rurales? —nos atrevemos a preguntar.

—Lo encuentro perfecto. Ha llegado un punto que las personas se han dado cuenta que vivir en un piso es demasiado cerrado —nos responde Ramon con su carácter apacible.

—Y la vida rural de aquí a veinte años, ¿cómo la ve?

—La veo bien y animada, porque la gente ahora valora más vivir.

 

Madre e hijo han salido de la casa solariega para atendernos un rato, y lo han hecho con una sonrisa inmensa. Solo por ese pequeño detalle, apreciamos que en la masía son felices. Ramon nos explica, bajo la atenta mirada de Ventura, que la casa es parte de la familia desde hace más de doscientos años, y que no echan de menos nada. También asegura que lo que más valoran es la tranquilidad. Admite, además, que durante la pandemia y el confinamiento no se han sentido aislados. 

 

—Vivir aquí me hace sentir libre. Sobre todo es gratificante. Porque por la mañana me despierto y veo el bosque y, para mí, es media vida —explica Ramon con los ojos distraídos.

—Ha dicho que ha vivido aquí toda la vida. ¿Puede explicar alguna curiosidad del pueblo?

—Este camino antes era la antigua N-II Barcelona-Madrid. Y aquí mismo, delante de casa, fue donde, por primera vez en mi vida, vi elefantes. Tenía siete u ocho años, y el motivo por el cual los vi es porque por este antiguo camino, antes carretera principal, pasó un circo.

 

Los dos pasan el día cuidando de la casa, sin nervios, a pesar de que empiezan a trabajar a las 9 h, porque en una casa tan grande siempre hay trabajo. Así es la vida de Ventura y Ramon. Catalunya está llena de masías como la suya, en pueblos habitados sobre todo por gente mayor, que viven como quieren, que es lo más importante, afirma Ramon, y que esperan que los jóvenes no tengan miedo de poner en marcha  su aventura en entornos rurales. “¡Que no tengan miedo, adelante!”, se despide la pareja.

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Más regulación para sobrevivir

5min lectura

Denuncian las malas prácticas de las grandes distribuidoras del

Sostenibilidad

Civismo en la naturaleza y de fondo

5min lectura

Es en verano cuando más personas nos acercamos al mar

Comunidad

Cataluña frena el despoblamiento rural

5min lectura

Pueblos y micro pueblos de Cataluña sufren despoblamiento



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Carles Mateu del Rio i de BatlleCarles Mateu del Rio i de Batlle says:
    Carles Mateu

    Es una maravella, qui pogués. Ara visc al costat del mar, però on estigui la muntanya!!

  2. Rosa Maria SoléRosa Maria Solé says:
    Rosa Maria

    Conec algú, que va canviar la ciutat per anar a viure a un poble per amor, em pensava que no si acostumaria i sí. ho aconseguit.

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Els temps van canviant… Moltes gràcies pel teu comentari, Rosa Maria!

      Hace 3 semanas
  3. Vicenç ClascàVicenç Clascà says:
    Vicenç

    Quina enveja més sana. Molts cops hi hem pensat a casa, però fer el pas costa molt i sobretot quan tens els pares grans, els nens a l’escola, el teu entorn social, la feina,… molts factors fan que no prenguem la decisió de fer-ho.

    • Amadeu VilaginésAmadeu Vilaginés says:
      Amadeu

      Bon dia Vicenç! Sí, és una decisió que a vegades costa, i al final poder-ho fer dependrà de les circumstàncies de cadascú. Moltes gràcies pel comentari! 😀

      Hace 3 semanas
  4. David MateosDavid Mateos says:
    David

    Una vida que molts de nosaltres cerquem des de fa temps, però no gaire fàcil d’aconseguir per molts motius.
    Enveja sana!!
    Salut! i força el canut!

    • Amadeu VilaginésAmadeu Vilaginés says:
      Amadeu

      Gràcies David pel comentari, i molta raó, no sempre és fàcil canviar d’aires i tornar al poble, però si s’aconsegueix és una decisió que val la pena 😀

      Hace 3 semanas
  5. Josep RuaixJosep Ruaix says:
    Josep

    Molt bo 👍

  6. Pere SorianoPere Soriano says:
    Pere

    Ens cal mantenir contacte amb la natura i mantenir-la. Intentar deixar de viurar apilats en vertical i guanyar vida en horitzontal.

    • Joan BenedictoJoan Benedicto says:
      Joan

      Molt bon punt de vista Pere! Viure en contacte amb la natura sempre va bé.

      Hace 3 semanas
  7. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc

    Pare de poble i mare de ciutat. Es conegueren a les ballades de sardanes. He mamat a ciutat l’esperit de vida de la Catalunya rural. Ara visc al Maresme i com qui no vol la cosa, en mi conviuen aquests costums d’ambdues cultures.

    • Elisabet Porqueras GarciaElisabet Porqueras Garcia says:
      Elisabet

      Dues cultures que ens enriqueixen com a persones, gràcies pel teu comentari Francesc, ens veiem per La Plaça

      Hace 3 semanas
  8. David PoyanoDavid Poyano says:
    David

    El que cal és la repoblació del món rural i no que els de ciutat sortiu a invadir-ho tot els caps de setmana i vacances per després tornar a la comoditat de la ciutat. Això no és sostenible.

    • Aitor CanudasAitor Canudas says:
      Aitor

      Esperem que a poc a poc David succeeixi i així els pobles de tota la vida no caiguin en l’oblit

      Hace 3 semanas
  9. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
  10. Faust CardielFaust Cardiel says:
    Faust

    Sóc de ciutat, però super seguidor del camp i poble.

    • Jennifer Roca CivitJennifer Roca Civit says:
      Jennifer

      Bon dia, Faust! Ben dit, cert també que tots necessitem respirar la natura encara que la nostra llar sigui a ciutat. Que tinguis bon diumenge, ens veiem per la Plaça!

      Hace 3 semanas
  11. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Una vida plena en contacte amb la natura jo també ho vull

    • Elisabet Porqueras GarciaElisabet Porqueras Garcia says:
      Elisabet

      Crec que és el somni de molts… gràcies pel teu comentari Alícia, ens veiem per La Plaça.

      Hace 3 semanas
  12. Laura CarlúsLaura Carlús says:
    Laura

    Enhorabona, mai és tard per replantejar-se un altre estil de vida

    • Elisabet Porqueras GarciaElisabet Porqueras Garcia says:
      Elisabet

      Viure envoltat de la natura, una bonica decisió, Gràcies, Laura pel teu comentari, ens veiem per La Plaça.

      Hace 3 semanas
  13. Laura Bunyol BartrinaLaura Bunyol Bartrina says:
    Laura

    M’encanta el camp!

Deja una respuesta