Una vejez activa, la clave de la sabiduría

¿Quién ha dicho que hacerse mayor implique renunciar a vivir intensamente? Cada vez hay más iniciativas para combatir la soledad de los ancianos, sí, pero también para disfrutar de una vida activa, ayudar a la comunidad con sabiduría y mantener la mente despierta.

 

La población europea cada vez vive más años. Envejecer es un proceso sano, natural y progresivo. Por eso, el bienestar de las personas mayores ha pasado a ser una prioridad. El término que mejor define esta vitalidad que se espera en la última etapa de la vida es el de vejez activa. Y vivir activamente quiere decir mantener un equilibrio emocional, dar valor a las convicciones propias, escuchar y aprender de los demás y, sobre todo, compartir. Porque una vida socialmente activa es uno de los mejores estímulos para mejorar el estado de ánimo.

Para disfrutar de esta vejez activa, pues, hay que elegir los caminos que mejor se avienen con nuestros intereses. Por eso, tal y como recuerda la Diputació de Barcelona en su guía de salud para la gente mayor, si eres buen deportista, camina; si eres buen cocinero, cocina; si eres una persona solidaria, implícate en algún voluntariado. Piensa cuáles son tus capacidades, y poténcialas. En 11Onze te damos ocho ideas.

  1. Comparte, quiere. Hace bastantes años que la entidad Amigos de los Mayores trabaja para dejar atrás la soledad no deseada de nuestros ancianos. Tal y como recuerdan en su web, según datos del IDESCAT, en Cataluña 780.500 personas viven solas, un 42,5% de las cuales tienen más de 65 años. La soledad afecta a más de 175.000 personas mayores, y ha llegado a cifras históricas en Barcelona, donde un cuarto de esta población vive sola. Por eso, la entidad tiene un programa de voluntariado muy potente. Puedes acompañar emocionalmente a una persona durante unas horas a la semana, hacer un acompañamiento telefónico, participar en actividades festivas y ayudar en los trabajos de la organización.
  2. Sé un radar. Precisamente para combatir esta soledad no deseada, el Ayuntamiento de Barcelona ha impulsado el proyecto Radars, que es más que un voluntariado e implica a toda la comunidad vecinal. Se trata de una iniciativa comunitaria que pone en relación a vecinos y vecinas, comercios, farmacias, voluntarios, entidades y equipamientos. El objetivo es que las personas mayores se sientan más seguras dentro de su comunidad. Para participar solo hay que estar atento, con una mirada sensible y respetuosa. Si detectas algún cambio en la gente mayor que vive a tu alrededor, te puedes poner en contacto con el proyecto y, si te animas, puedes colaborar en las mesas de debate, en los acompañamientos y acogidas o en la plataforma de seguimiento telefónico.
  3. Cultiva en comunidad. Una de las actividades que está tejiendo muchos vínculos comunitarios en los municipios son los huertos urbanos. En casi cada municipio de Cataluña se ha organizado uno de estos huertos. Los huertos urbanos tienen una finalidad lúdica, pero a la vez permiten recuperar los vínculos con la tierra, en un contexto en que los productos de proximidad son cada vez más valorados por la comunidad. Si con el crecimiento urbanístico de las ciudades, los huertos tradicionales desaparecieron, ahora se vuelven a recuperar y se crean nuevos. Los huertos urbanos son espacios de convivencia entre el vecindario y son una forma de educación ambiental y nutricional.
  4. Sigue aprendiendo. Cada vez hay más personas que, cuando llegan a la edad de la jubilación, encuentran el momento de estudiar aquel grado universitario que siempre les apasionó, después de años de trabajo y esfuerzo. Todas las universidades catalanas disponen de aulas de extensión universitaria para gente mayor. Programas no faltan. El objetivo de estos estudios, que están regulados por ley, es acoger personas de más de 50 años que tienen interés por obtener nuevos conocimientos y que sienten la necesidad de seguir aportando su granito de arena a la sociedad.
  5. Acompaña. Para sentirse más activo, también va bien dejarse acompañar por gente más joven. Por eso, muchas personas mayores deciden acoger estudiantes universitarios, que a la vez les ayudan en su día a día. Hay muchas entidades, como la Fundació Roure, que trabajan para encontrar el binomio perfecto como quien busca una pareja de baile. Además, en la Generalitat también han impulsado con éxito un programa de mentoría, para ayudar a las personas recién llegadas a integrarse en la nueva sociedad de acogida. Los mentores acompañan a las personas migradas, a menudo en situaciones de asilo o refugio, a hacer gestiones, buscar una vivienda digna y compartir actividades de ocio.
  6. Sé un puntal para los más pequeños. Así mismo, hay muchas guarderías y centros residenciales para gente mayor que están empezando a tejer vínculos entre las generaciones más grandes y los más pequeños de la casa. Ahí está el caso del Ayuntamiento del Vendrell, por ejemplo, que organiza actividades intergeneracionales a través del Patronat Municipal Hospital Asil Sant Salvador. Los expertos consideran que estas actividades ayudan a mejorar su salud y a reforzar su autoestima. También se observa una mejora cognitiva y del estado de ánimo.
  7. Déjate cuidar. Si no tienes suficiente estímulo con la compañía de los vecinos, de los jóvenes o de la infancia, siempre puedes dejarte cuidar por una mascota. Muchas entidades de acompañamiento a la gente mayor han incorporado programas con perros o caballos, porque está demostrado que las intervenciones asistidas con animales aportan mejoras físicas, sociales, emocionales y cognitivas a las personas grandes.
  8. Pasa a la acción. Y si te sientes activo y bastante cabreado con el contexto que nos ha tocado vivir, también puedes pasar a la acción e implicarte en movimientos sociales. Están las asociaciones de vecinos, la Marea Pensionista, la Marea Blanca, la Alianza contra la Pobreza Energética, la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, el Sindicat de Llogateres, la Plataforma per la Llengua, Òmnium, el Consorci per a la Normalització Lingüística y otras muchas entidades que necesitan tu apoyo para hacer valer sus luchas compartidas.

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Comunidad

Una vejez digna después de la jubilación

3min lectura

En un país donde las pensiones cuelgan de un hilo y las crisis

Cultura

Edadismo: el estereotipo que nos cierra puertas

4min lectura

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el edadismo

Economía

La reforma de las pensiones

3min lectura

El Gobierno ha aprobado con fecha 24 de agosto de 2021 una



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Daniela SimónDaniela Simón says:
  2. Pere SorianoPere Soriano says:
    Pere

    Fem el que fem que sigui per gaudir que ja toca, no s’ha de patir.

  3. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc

    Seguir endavant amb les coses que t’agraden i sobre tot moure’t interiorment i si pots també físicament. L’ànim és el que no s’ha de perdre

  4. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Tothom que faci el que més li agradi, però que no es deixi etiquetar. Es el preàmbul de la manipulació.

  5. Miquel Pérez CorralMiquel Pérez Corral says:
    Miquel

    Gràcies per tractar la temàtica

  6. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    I potenciar cohousing,es comença a iniciar però falta encara ,tb podria haver activitats lúdiques no tot ha de ser feina i treball

  7. Pere Maria EstremPere Maria Estrem says:
    Pere Maria

    A més, fan falta habitatges petits, amb espais comunitaris i certa tutela.

    • Mireia Sitjà López says:

      Totalment d´acord Pere, a veure si ho aconseguim! . Ens veiem per la Plaça

      Hace 10 meses
  8. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:

Deja una respuesta

App Store Google Play