La subida del petróleo que nos acerca a la crisis

La recuperación de la demanda y del consumo del 2021 ha disparado el precio del petróleo, de los metales y del gas, entre otros. Pero no es el único motivo que nos acerca a la próxima crisis. Tenemos que sumarle intereses especulativos y una tensa coyuntura geopolítica. Todos estos factores temporales tenían que corregirse a corto plazo, pero la inflación que nos atenaza sigue muy viva. ¿Qué está pasando con el precio del petróleo?

 

De entrada, el precio del petróleo se ha ensalzado tanto y tan rápido que ya está cerca de los 100 dólares por barril. Desde 2014 los expertos no veían una cifra similar. Esta subida, ahora, amenaza el crecimiento económico pospandémico, pero también alimenta la crisis inflacionaria que hace tiempo que se cuece. Y esto, está claro, puede lastrar la producción empresarial, pero también afectar gravemente el poder adquisitivo de la ciudadanía.

Según calcula ‘Bloomberg’, la subida de los 70 dólares por barril de finales de 2021 a los cerca de 100 dólares por barril a finales de febrero puede elevar la inflación aproximadamente medio punto porcentual en los Estados Unidos y Europa la segunda mitad del año. Y esto preocupa, y mucho, a la Reserva Federal de los Estados Unidos, pero también a otros bancos centrales. Para mirar de combatir esta crisis, los jefes de finanzas del G-20 se reunirán por primera vez desde que ha empezado el 2022.

A pesar de que las exportaciones de energía se beneficiarán del auge del petróleo, gran parte de las empresas y de la población se verán afectadas por este incremento. Y es muy sabido que las subidas del precio del petróleo acostumbran a vaticinar períodos de recesión.

Sin ir más lejos, esta semana pasada el director de investigaciones económicas del Deutsche Bank, Peter Hooper, ha aseverado que “la crisis del petróleo alimenta el que ya es un problema de inflación mucho más amplio”. JP Morgan también ha advertido que, si el precio por barril sube hasta los 150 dólares, “casi se parará la expansión global” y puede hacer que la inflación se dispare más arriba del 7%, más del triple de la tasa prevista por la mayoría de instituciones financieras.

Hay que tener presente que los combustibles fósiles, como el petróleo, el carbón y el gas natural, proporcionan el 80% de la energía de la economía mundial. Estos combustibles fósiles han experimentado subidas de más del 50% respecto del año anterior. Y esto, está claro, también afecta a las cadenas de suministro y retrasa y eleva los costes de las materias primas.

Las tensiones geopolíticas en Rusia, que es el productor más grande de petróleo del mundo, tampoco ayudan a contener los precios. Y una oferta restringida por los recortes a la OPEP no facilita tampoco una distribución más rápida desde estos países —hoy por hoy, se exportan 400.000 barriles por mes. Los analistas consideran que frenar la subida solo sería posible si se produjera un aumento de la inversión en un sector muy contaminante, y en un contexto en que Occidente prefiere apostar por la energía verde; o que Irán se volviera a incorporar al mercado internacional del petróleo. Pero no parece que ninguna de las dos salidas sea viable.

Así las cosas y para mirar de controlar la inflación, la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra ya han anunciado posibles subidas de los tipos de interés, pero esto impactará en la deuda soberana, sobre todo la que han contraído las economías emergentes. En consecuencia, China puede salir perjudicada, porque es uno de los grandes prestatarios mundiales. China también es uno de los principales exportadores de petróleo y otros materiales fósiles, y hasta ahora había disfrutado de una inflación muy benigna, pero su economía continúa siendo vulnerable y los productores empiezan a ver las orejas al lobo de la crisis energética. 

 

¿Quién sale beneficiado?

Pero no todos los países se ven perjudicados por la subida del precio del petróleo. La energía alternativa ofrece una pequeña protección. Por ejemplo, desde que surgió en los Estados Unidos la industria del petróleo de esquisto, su economía es menos vulnerable que durante la década de los 70 del siglo XX. Así, a pesar de que los consumidores internos tienen que pagar más cara la energía, los productores nacionales ganan más dinero.

También Rusia se podría ver beneficiada, y aumentar 65.000 millones de dólares sus ingresos del año, hecho que podría proteger Moscú de las posibles sanciones por el conflicto con Ucrania. Y este aumento también podría beneficiar otras economías emergentes en el sector, como Canadá o los países de Oriente Medio

 

La recesión que viene después

Para el común de la población, y para la mayoría de economías, sin embargo, no hay nada que celebrar. El responsable de sistemas y servicios de información de AXA IM, Chris Iggo, ha advertido que la inflación “podría mantenerse alrededor del 7% durante todo el resto del año, lo que supondría subidas más agresivas por parte de la Reserva Federal y nos acercaría a una próxima recesión”. 

También los analistas del Bank of America Merrill Lynch han avisado que la economía está llegando a un “fin de ciclo”. La crisis de la Covid-19, los millones movilizados por los gobiernos para responder a ella y que han endeudado todavía más las economías del mundo y, ahora, los estímulos de los bancos centrales para combatir la inflación pueden haber acelerado todo. La subida del precio del petróleo es un síntoma más a tener en cuenta. Y no parece que, a la larga, tenga una buena solución.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut en Android y Apple. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Ahorros

La inflación que nos atenaza

2min lectura

La inflación es una palabra que se ha colado en nuestro día a

Cultura

¿Cómo nos afecta el conflicto en Ucrania?

8min lectura

El aventurismo geopolítico entre Estados Unidos y Rusia en

Cultura

China y EE.UU, rivales ante la crisis global

7min lectura

Las dos grandes potencias mundiales, China y Estados



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Pere SorianoPere Soriano says:
    • Jennifer Roca Civit says:

      Molt contents que t’agradi l’article, Pere. Ens veiem per la Plaça!

      Hace 9 meses
  2. Josep RuaixJosep Ruaix says:
    • Jennifer Roca Civit says:

      Moltes gràcies, Josep. Que tinguis molt bona setmana. Ens veiem per la Plaça!

      Hace 9 meses
  3. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Que important es està informat de l’economia,poder si molta gent ho estessim aquesta facilitat en fer i desfer del poder oligarquic no succeiria

  4. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Llegir aquests articles fa tenir fam de saber, d’ aprendre com funciona el món, a tenir criteri propi. És un privilegi que en poguem gaudir aquí a la Plaça.

  5. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:
    Manel

    Bon article. Gracies

  6. Daniela SimónDaniela Simón says:
  7. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:

Deja una respuesta

App Store Google Play