Números rojos en los bancos centrales de Europa

El aumento de los tipos de interés ha generado un desfase entre los ingresos de los bancos centrales de Europa y los intereses que ahora deben abonar a las entidades financieras privadas por sus depósitos. Como consecuencia, la mayoría registrarán pérdidas en los próximos ejercicios y pueden ver comprometida su independencia.

 

Las fuertes subidas de tipos de interés por parte del Banco Central Europeo (BCE) harán que los bancos centrales de los países de la zona euro registren pérdidas en los próximos años. La causa de los números rojos no es otra que el desfase entre lo que ingresan y lo que pagan.

La deuda pública adquirida por estos bancos en los últimos años apenas les reporta intereses. Esto no suponía un problema hasta julio del año pasado porque hasta ese momento tampoco debían abonar intereses por los depósitos que les confían las entidades financieras privadas. El tipo del 0 % que marcaba el BCE así se lo permitía. Sin embargo, en los últimos meses la tasa de interés se ha disparado hasta el 2,5 %, con lo que se ha roto el equilibrio en los balances.

 

Malos tiempos para los bancos centrales

Ya en septiembre, el banco central de Países Bajos (DNB) advertía en una carta dirigida al primer ministro de ese país que estaba sufriendo las consecuencias financieras del cambio en la política monetaria del BCE. En ella indicaba que el DNB debía afrontar las subidas de los tipos que paga por los depósitos que le confían los bancos, mientras que los ingresos por los bonos adquiridos no aumentan en consonancia. Y hacía extensivo este problema a “todos los bancos centrales que aplican programas de compra [de deuda], tanto en la zona del euro como fuera de ella”.

Unas semanas después era el gobernador del Banco de España (BdE), Pablo Hernández de Cos, quien reconocía que este organismo, “al igual que la inmensa mayoría de bancos centrales del Eurosistema”, registrará pérdidas en 2023. En una comparecencia en diciembre, añadía que esta situación se alargará varios años.

Esto no supondrá un coste para el Estado a corto plazo, ya que el BdE cuenta con unas provisiones de más de 30.000 millones de euros para cubrir riesgos financieros. Sin embargo, sí que eliminará la aportación que hacía esta institución a las arcas públicas en los últimos años. Su beneficio en el ejercicio 2021 ya se redujo un 16 % en 2021, hasta los 1.785 millones de euros. De este importe, 925 millones fueron ingresados en el Tesoro, como establece el real decreto 2059/2008. Todavía tiene que publicar sus cuentas de 2022.

 

¿Pérdidas también para el BCE?

Reuters apuntaba hace unas semanas que el propio Banco Central Europeo también está expuesto a entrar en números rojos, ya que debe abonar una ingente cantidad de intereses a los bancos comerciales, cuyos depósitos en el BCE ascienden globalmente a unos cinco billones de euros.

El regulador bancario europeo es, en su mayor parte, propiedad de los bancos centrales nacionales de los países que han adoptado el euro. Por eso, algunos analistas apuntan que esas pérdidas incluso podrían obligar a algunos de esos bancos centrales a solicitar un rescate.

De todas formas, hay que tener en cuenta que el BCE cuenta con importantes recursos para evitar ese escenario. Además de agotar sus provisiones, podría recurrir a cualquier ingreso que los bancos centrales nacionales obtengan en sus operaciones de política monetaria, como bonos y préstamos, para mejorar sus cuentas. También tiene la posibilidad de aplazar pérdidas anotándolas en su balance como un crédito contra beneficios futuros.

Los bancos centrales pueden seguir operando pese a registrar pérdidas que agoten todo su capital. Sin embargo, como indica el propio BCE, “el principio de independencia financiera implica que, en última instancia, los bancos centrales nacionales deberían estar siempre suficientemente capitalizados«. Es la única forma de garantizar su independencia de los gobiernos de turno.

 

11Onze es la fintech comunitaria de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut para Android o iOS. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Los bancos centrales, en el punto de mira

4min lectura

La credibilidad de los bancos centrales es importante porque

Economía

¿Cuánto subirá los tipos de interés el BCE?

5min lectura

La elevada inflación ha obligado al Banco Central Europeo a

Economía

España casi cuadruplica su deuda en 15 años

4min lectura

España ha pasado de una deuda pública de 384.662



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
  2. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    Alicia

    Centralitzar encara més el que ja estava centralization el poder augmentar I amb la moneda digital poder absolut

    • Laura Bunyol BartrinaLaura Bunyol Bartrina says:
      Laura

      Prou feina tenen al fet que no se’ls escapi el poder totalment cap a mans «privades» de tercers. Alerta amb el nou poder de les corporacions que no és broma.

      Hace 3 semanas
  3. Jordi MorenoJordi Moreno says:
    Jordi

    😮😮😮 cert! No m’havia plantejat qui es el que paga la festa de la pujada d’nteresos als bancs privats!! Ara entenc perqué cada cop hi ha menys bancs privats, quan menys bancs privats menys interessos paguaran els bancs centrals! Ara la qüestió és q no quebren els bancs centrals per a que no els tinguem que rescatar amb diners públics!! Molt de Compte!!que es canvien les cartes al seu parer!!algo estan tramant⚠️deuriem de posar data de caducitat a la pujada de tipos! Gener de 2026? o massa tard?

    • Laura Bunyol BartrinaLaura Bunyol Bartrina says:
      Laura

      Hola Jordi, cap al 2027 es preveu posar en circulació les monedes dels Bancs Centrals, així que no vas tant mal encaminat. De totes maneres, els diners tots venen del mateix lloc i quan no arriben a un de dalt, tampoc arriben als altres que estan més avall. Així que diners públics per rescatar…. no sé?

      Hace 3 semanas

Deja una respuesta

App Store Google Play