Los bancos centrales, en el punto de mira

La credibilidad de los bancos centrales es importante porque contribuye a la estabilidad de precios y reduce la incertidumbre económica, lo cual ayuda a la planificación financiera de los hogares y las empresas. El fracaso de los bancos centrales para controlar una inflación desbocada ha provocado una erosión de la confianza en estas entidades financieras estatales.

 

Los bancos centrales tienen que ejercer un delicado juego de equilibrios para no cometer un error de política monetaria. Por un lado, actuar con lentitud ante una subida de precios puede provocar una inflación muy difícil de controlar cuando ha arraigado. Por otra parte, incrementar demasiado los tipos de interés o subirlos demasiado rápidamente puede asfixiar la economía y provocar la quiebra de muchas empresas a causa de los elevados niveles de deuda.

La bajada masiva de los tipos de interés a cero para afrontar la crisis económica provocada por la pandemia promovió un mercado alcista de la deuda. La consecuencia es que hemos llegado a unos niveles récord de deuda privada y, sobre todo, pública. Un escenario que ha hecho saltar las alarmas por el peligro de estanflación como resultado de una inflación elevada combinada con un índice de crecimiento económico que se ralentiza y un paro elevado.

Lejos quedan las declaraciones de Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE), cuando vaticinaba un hundimiento natural de la inflación (4,9% en noviembre de 2021) a medida que se retomara la normalidad después de la pandemia. Estas previsiones, que no se han cumplido, explican la falta de medidas para controlar la inflación antes de que se instalara en los niveles insostenibles de la actualidad.

Ante este descontrol por parte de las entidades estatales que deben asegurar cierta estabilidad financiera, no sorprende que los mercados de acciones y el público en general estén perdiendo la confianza en la sabiduría de los bancos centrales. Estos corren el riesgo de verse obligados a hacer demasiado y demasiado tarde, generando estanflación en unas economías que no se pueden permitir más sobresaltos.

 

Criptomonedas y finanzas descentralizadas

El control de la inflación es el reto más grande al que se enfrentan los bancos centrales, además de mantener su independencia. Aunque los bancos centrales fijen los tipos de interés sin estar sujetos a interferencias políticas, pueden verse afectados por presiones externas durante una crisis económica importante si no mantienen la inflación bajo control.

Sin embargo, un choque de culturas espoleado por la popularidad de las criptomonedas puede hacer que se tambaleen todavía más unas instituciones que pierden relevancia ante la creciente tendencia hacia las finanzas descentralizadas, conocidas como DeFi. La llegada de las criptomonedas en los mercados globales no representa, por ahora, una gran amenaza macroeconómica para los bancos centrales, pero la descentralización del modelo económico sí que puede suponer el cambio más grande de paradigma para los modelos operativos de estas entidades financieras.

El papel de las DeFi hacia la liberación financiera de personas y países mediante sistemas abiertos y fuera del control de intermediarios y actores estatales significará que el rol que ejerce el dinero de los bancos centrales deberá cambiar. Tendrán que adaptarse a un mundo financiero que, siguiendo la misma tendencia que se está implantando en la geopolítica, ha pasado a ser multipolar.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut en Android y Apple. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Las claves de la crisis de deuda

6min lectura

Todos los índices de previsión económica indican que nos

Economía

2022: el año de la gran crisis

6min lectura

El escenario con el que nos encontraremos en 2022 puede

Economía

Jaque del BCE a las economías más frágiles

4min lectura

Con la anunciada rebaja de los fondos destinados a la compra



Equip Editorial Equip Editorial
  1. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Al llegir l’article,que per cert és molt bo i aclaridor,em.ve al cap allò que tan es deia en ple confinament
    «Ens caldrà estar preparats per al nou ordre mundial»

    • Pilar Oltra ViguerasPilar Oltra Vigueras says:
      Pilar

      Cert! Alícia, ja estem veient cap a on anem, i cap a on miren els que ho haurien de controlar. Gràcies com sempre per la teva opinió.

      Hace 4 meses
  2. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:
    Manel

    Molt bon article

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Ens alegra que t’hagi agradat, Manel. Moltes gràcies pel teu comentari!!!

      Hace 6 meses
  3. Jordi MorenoJordi Moreno says:
    Jordi

    Cert, serà molt complicat tornar al benestar i a la bonança general que hi va haver desde el 2000 fins a principis de 2007 amb un sistema econòmic bassat en l’energia fòssil i que sembla que amb les accions de Rusia, Europa continua tossuda a continuar les polítiques basades en energia fòssil. Per tant malauradament continuarem en crisis mentre es continue amb un model bassat amb energia fòssil. La pregunta és: Rusia arrastrarà a la resta del món cap al model d’energia fòssil amb la seua política de la por? O Europa es mantindrà ferma cap a un model d’energia neta que ens permeti arribar al nivell de benestar i bonança de principis de segle XXI i tercer mil•leni?Personalment quan més tard desplegui Europa el seu nou model d’energia neta més risc tindrem de carregar-se el planeta i més trigarem a tornar als nivells alts de benestar i bonança econòmica.

    • AlbertAlbert says:
      Albert

      Em fa l’efecte que no hi ha alternativa a l’energia neta. Tanmateix, interessos de les elits a banda, no és gens fàcil desplegar massivament aquestes energies, probablement perquè no s’hi ha invertit prou ni durant prou temps.
      Gràcies per la teva reflexió, Jordi!

      Hace 6 meses
  4. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Fa la impressió que tot el que havia d’esdevenir en l’economia l’any 2000 amb el canvi de segle, per raons tecnològiques o simplement de ciencia ficció, comença a passar ara.

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Això sembla, però penso que en aquell moment encara estava tot massa verd, pensa també que del 2000 fins a finals del 2006 o principis del 2007 va ser la millor època a escala econòmica que s’ha viscut mai, quasi tothom tenia feina i es guanyava molt millor la vida que no pas ara i la classe mitjana estava ben acomodada, no com ara, que estem ben fotuts… La globalització i l’afany de les grans empreses i dels que manen de voler controlar i de tenir cada cop més ens ha portat a on estem ara i malauradament serà molt complicat tornar al benestar i la bonança general que hi va haver en aquells temps… Moltes gràcies pel teu comentari, Mercè!!!

      Hace 6 meses

Deja una respuesta

App Store Google Play