Guía rápida para invertir en el extranjero

Cuando piensas en maneras de gestionar tu patrimonio, seguro que se te ha pasado por la cabeza invertir en empresas extranjeras, pero lo has descartado enseguida, porque no veías claro cómo hacerlo. Invertir en el extranjero puede ser una tarea complicada. El agente 11Onze Amadeu Vilaginés nos hace un resumen sobre ello.

 

En un mundo globalizado como el que vivimos, es normal que cada vez haya más personas que quieran invertir en el extranjero. Y la tendencia va al alza. Puede ser que veamos potencial en un sector poco implantado en nuestro país, pero que, por el contrario, en Alemania o en Estados Unidos tiene mucho peso, motivo por el cual se despierta nuestro interés. Por desgracia, no todo es tan fácil: un proceso que podría ser sencillo, como es comprar las acciones de una empresa, en un mercado diferente al nuestro puede ser un reto lleno de trabas.

¿Y por qué es tan complicado, sobre todo para los inversores particulares? Pues por muchas razones. El primer motivo que lo dificulta son las comisiones. “Lo más normal es que nuestro ‘broker’ nos cobre unas comisiones más altas por invertir en el extranjero que en Cataluña”, argumenta el agente. Además, y dependiendo del país en el que queramos invertir, tendremos que tener en cuenta otros muchos factores como el cambio de moneda, la volatilidad del mercado, la legislación y seguridad jurídica de cada país, entre otros. 

 

ADR y GDR, certificados de inversión

Para solucionar todas estas dificultades, se emplean los llamados ADR, las siglas de ‘American Depositary Receipt’ (o, en castellano, recibos de depósito americano); o su versión global, los conocidos GDR (‘Global Depositary Receipt’). Pero, ¿qué son? “Ambos son certificados emitidos por bancos y que representan las acciones de una compañía extranjera, pero que al mismo tiempo está cotizando en nuestra bolsa local”, explica Vilaginés. En el caso de los ADR, en la bolsa de los Estados Unidos. Y, en el caso de los GDR, en las bolsas del resto del mundo.

Estos certificados facilitan mucho la vida de los inversores. “Si unos inversores americanos quieren invertir en una empresa china, en lugar de complicarse la vida haciéndolo directamente en la bolsa de Shanghái, pagando muchas comisiones y viéndose expuestos al cambio de divisa, pueden simplemente comprar un ADR chino en la bolsa de Nueva York”, detalla el agente. De este modo, además, se cotizaría en dólares americanos. 

Sin embargo, no todo son ventajas. Los ADR no dejan de ser unos certificados emitidos por entidades financieras y, por lo tanto, no son exactamente acciones de la empresa a invertir. “Esto implica que algunos no permiten votar a las juntas de accionistas y también puede haber problemas de liquidez en comparación con la inversión en empresas locales”, alerta Vilaginés. Por eso, es importante invertir con mucho cuidado, y siempre con el asesoramiento de un experto. ¿Quieres saber más sobre invertir en el extranjero? Acaba de ver el video de abajo.

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut en Android y Apple. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Management

Innovación empresarial

4min lectura

Algunas empresas ya están consolidadas. Otras apenas empiezan a crecer.

Finanzas

¿Cuánto dinero puedo tener en el extranjero?

4min lectura

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea ha tumbado la

Finanzas

Aprende el truco de las 5D

3min lectura

Con una inflación rampante y una crisis que parece levantar la



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Pere SorianoPere Soriano says:
    Pere

    Un tema més, en el mon monetari, a tenir en compte.

  2. Josep Maria Vilaregut SolerJosep Maria Vilaregut Soler says:
    Josep Maria

    Una pregunta. Si inverteixo des d’aquí a través d’internet en un broker estranger, estic invertint a l’estranger suposo. Això és molt simple de fer, però quines conseqüències fiscals comporta?

    • Elisabet Porqueras Garcia says:

      Per obtenir la millor resposta, el que pots fer és consultar-ho amb un assessor financer. Gràcies pel teu comentari Josep Maria

      Hace 6 meses
  3. Ricard Calvo VilanovaRicard Calvo Vilanova says:
    Ricard

    Ben definit

  4. Josep RouraJosep Roura says:
    Josep

    «No obstant això, no tot són avantatges. Els ADR no deixen de ser uns certificats emesos per entitats financeres i, per tant, no són exactament accions de l’empresa a invertir.»
    Regla important de la inversió: no inverteixis en una cosa que no entenguis.
    Gracies 11 per anar-nos formant!

    • Eve Doña says:

      Per això des de 11Onze volem donar formació i eines als nostres usuaris de la Plaça per fer conèixer millor el món financer avanç de prendre qualsevol decisió. Gràcies Josep!

      Hace 6 meses
  5. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc

    Ampliar els coneixements, va bé. Gràcies

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Això sempre va bé, Francesc. Moltes gràcies pel teu comentari!!!

      Hace 6 meses
  6. Josep RuaixJosep Ruaix says:
  7. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Interessant aquests dos certificats,explicat a més molt bé. Caldrà tenir en compte a l’hora d’invertir,gràcies

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Doncs sí, segur que anirà bé tenir-ho en compte a l’hora d’invertir millor els nostres diners. Moltes gràcies pel teu comentari, Alícia!!!

      Hace 6 meses
  8. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:
    Manel

    Interesant article

  9. Daniela SimónDaniela Simón says:
  10. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:

Deja una respuesta

App Store Google Play