La escalada del oro, inmune a los bancos centrales

A pesar de las maniobras de los bancos centrales para evitar que el precio del oro se dispare, la historia reciente muestra que su capacidad para contener los precios es limitada en el tiempo. En un contexto de crisis, el oro es un activo muy apreciado por los inversores. Por eso su valor se multiplicó por más de cuatro entre mediados de 2005 y mediados de 2011.

 

Es bien sabido que a los bancos centrales no les interesa que se dispare el precio del oro. Es un competidor más en los mercados financieros como valor refugio frente a sus monedas en momentos de crisis. Además, un incremento brusco del precio de este metal precioso podría desestabilizar el sistema financiero tradicional, que especula en el mercado de futuros con el oro papel. De ahí que en más de una ocasión los bancos centrales hayan maniobrado para controlar la evolución de su precio.

Un ejemplo lo encontramos en lo que sucedió entre finales de los años 90 y finales de la primera década de este siglo, cuando los bancos centrales vendieron una parte importante de sus reservas para limitar la subida de precios. Un estudio publicado en ‘International Business Research’ indica que entre 1998 y 2008 las reservas de oro de los bancos centrales se redujeron de más de 30.000 toneladas a unas 26.500. 

 

Un testigo de primera mano

Como se recoge en el libro ‘The big reset: gold wars and the financial endgame’, en una conversación privada en septiembre de 1999, el entonces gobernador del Banco de Inglaterra, Eddie George, reconocía las maniobras para controlar el precio del metal precioso porque se asomaban “al abismo si el precio del oro seguía subiendo”, así que “los bancos centrales tenían que controlar el precio del oro a toda costa”. Y reconocía que “la Reserva Federal de Estados Unidos fue muy activa en la reducción del precio del oro”, al igual que el Banco de Inglaterra.

Aun así, las maniobras de los bancos centrales solo pudieron moderar el encarecimiento del oro durante un tiempo limitado. A partir de mediados de 2005 la subida de precios se agudizó. En seis años, su valor se multiplicó por más de cuatro, pasando de poco más de 400 dólares la onza a más de 1.800 en agosto de 2011.

En ese lapso de tiempo, los bancos centrales habían renunciado a su estrategia vendedora y volvían a acumular reservas de oro. Y a esto se añadía que la crisis de 2007 animaba a muchos inversores a comprar oro para salvaguardar sus ahorros.  

 

¿Se puede repetir la historia?

Hay analistas que ven ciertos paralelismos entre la situación de entonces y la actual. En la primera mitad de 2022 el precio del oro ha subido un 8 %, mientras que la bolsa ha bajado un 14 % y los bonos un 10 %, según Bloomberg.

Esta apreciación del oro se ha producido a pesar de que algunos bancos centrales están inyectando parte de sus reservas de oro en el mercado para contener el precio. Por ejemplo, el Banco de Inglaterra ha vendido más del 4 % de sus reservas en tan solo seis meses, entre diciembre de 2021 y junio de 2022.

Sin embargo, como ya se demostró en la primera década de este siglo, la estrategia de venta no es sostenible por mucho tiempo. Es posible que el incremento de los tipos de interés de la deuda soberana contenga en parte el encarecimiento del oro, ya que algunos inversores pueden recurrir a estos activos por el aumento de su rentabilidad. Pero a medio y largo plazo el precio del oro probablemente vuelva a dispararse, sobre todo si la crisis se agudiza.

 

El atractivo del oro físico

De hecho, la estrategia de dedicar entre un 10 y un 20 % de la cartera al mercado del oro cada vez está más extendida entre los grandes inversores. A priori, es una buena fórmula para diversificar activos y protegerse de la inflación, con unas expectativas de revalorización elevadas en los próximos meses.

Como indica el periódico ‘Business Standard’, la previsión que hizo en enero Goldman Sachs para este año contempla un incremento del 25 % en el precio del oro. Además, cada vez más expertos vaticinan un megaciclo alcista para las materias primas en general.

En cualquier caso, Jordi Sánchez, responsable de producto de 11Onze, destaca la importancia de adquirir oro físico “por el riesgo de manipulación que existe con el oro papel”. El hecho de que el mercado de derivados permita realizar ventas que no están respaldadas por oro físico puede llevar a “situaciones de alto riesgo”.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Cultura

El valor del oro

7min lectura

A lo largo de la humanidad, se han hundido imperios, muchos sistemas económicos han

Invertir

La seguridad que nos da el oro

2min lectura

En épocas de inestabilidad económica, en las que el

11Onze

El oro como refugio en un contexto de inflación

2min lectura

Los inicios nunca son fáciles. Pero, cuando se tiene en contra



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Gràcies Albert per la informació sobre el mercat de l’or, interessant i necessària, i per l’explicació del que és i ha estat la situació política i social a la RDC.

    • AlbertAlbert says:
      Albert

      No es mereixen, Mercè! Aquest és el nostre propòsit: aprendre i compartir el coneixement, a fi i efecte que tota la comunitat ens empoderem per tal de prendre les millors decisions sobre els nostres diners.

      Hace 3 meses
  2. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:
    Manel

    Com pot afectar al preu de l’or, la troballa d’or en la República democràtica del Congo, aquest mes de febrer?

    • AlbertAlbert says:
      Albert

      L’RDC ha viscut immersa en una situació de despotisme, absència i desintegració de l’Estat i explotació dels seus recursos naturals des de fa dècades. El conflicte armat que pateix la RDC en l’actualitat ha causat més de cinc milions de víctimes mortals des de 1998 i hi ha implicats molts actors diversos, senyors de la guerra i països veïns, a més de grans potències. No serà fàcil, doncs, que aquest or arribi als mercats internacionals en condicions ètiques i de respecte dels drets humans, com s’exigeix a tots els agents del mercat central de Londres, https://www.lbma.org.uk/, que és el referent mundial en metalls preciosos i que certifica la legitimitat de tota la cadena de subministrament.

      Hace 3 meses
    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      L’or sempre serà un valor de refugi i una molt valuosa matèria primera, el seu preu, com sempre, oscil·larà pujant i baixant, com les divises o les accions, però el que has de mirar és la seva valoració en el temps, i en aquest aspecte és inqüestionable el seu valor intrínsec, ja que en aquests últims 20 anys ha pujat més d’un 400%. Hi ha cap altre “producte” que hagi pujat tant? Doncs crec que no, ni els immobles. Moltes gràcies pel teu comentari, Manel!!!

      Hace 3 meses

Deja una respuesta

App Store Google Play