El declive del modelo “compra ahora, paga después”

Los valores bursátiles de las principales fintech especializadas en pagos aplazados, BNPL (Buy Now, Pay Later), han experimentado caídas históricas. La preocupación por una continuada desaceleración aumenta a medida que los consumidores recortan el gasto ante la subida de precios y la probabilidad de una recesión, que junto con la entrada de nuevos actores al mercado, pondrá a prueba este modelo de negocio.

 

Valorada en hasta 50.000 millones de dólares y con más de 13 millones de clientes, Affirm, con sede en San Francisco, es líder entre las empresas que basan su negocio en el método del pago aplazado para captar, vender y fidelizar a sus clientes, que pueden obtener préstamos a plazos cuando adquieren productos en línea.

Tal como se ha visto con otras muchas empresas tecnológicas, el carácter deficitario de esta ‘fintech’ no fue un impedimento porque los inversores le otorgaran una capitalización bursátil de miles de millones de dólares después de su salida a bolsa en el 2021. Aun así, la falta de rentabilidad y unas acciones que siguen una trayectoria descendente – han perdido un 60% durante el último año – solo son un ejemplo de una tendencia extendida a otras empresas del sector, que hace poner en entredicho el futuro de este modelo de negocio.

Cómo explica Isaac Sène, jefe de producto de 11Onze, «el negocio de BNPL es un modelo arriesgado con tipo de interés negativo, gran parte del riesgo es causado por el crédito concedido por los actores actuales, que podría llegar a considerarse ‘subprime’. Con las potenciales subidas de los tipos de interés en los próximos meses, el modelo de negocio se ve cuestionado, tal y como está planteado hoy en día, y el pago de la deuda todavía más”.

«La entrada de empresas consolidadas con unas grandes reservas de capital y peso de marca como Apple, pueden ser una competencia letal para las startups de BNPL actuales como Klarna.»

La banca y los gigantes tecnológicos quieren parte del pastel

La revolución digital y la madurez del comercio electrónico espolearon el auge de métodos de pago alternativo a los que ofrecían los bancos tradicionales. Las nuevas generaciones de nativos digitales querían más agilidad, menos comisiones y una experiencia totalmente en línea.

El servicio de compras en pagos fraccionados a través de plataformas de comercio electrónico era la evolución lógica de una tendencia que ya estaba establecida en grandes superficies comerciales físicas. La demanda por este tipo de servicios se disparó durante el confinamiento causado por la crisis sanitaria, cuando se juntaba una época de estabilidad económica con unos consumidores aburridos en casa, y que solo podían hacer compras por internet.

Aun así, solamente era cuestión de tiempo hasta que la banca tradicional y gigantes tecnológicos con grandes recursos financieros, como Apple, aprovecharan la popularidad de sus plataformas y grandes bases de clientes, para integrar sus propias aplicaciones de pago fraccionado, acaparando gran parte del mercado que hasta ahora era exclusivo de las BNPL. “La entrada de empresas consolidadas con unas grandes reservas de capital y peso de marca como Apple, pueden ser una competencia letal para las ‘startups’ de BNPL actuales como Klarna.», apunta Sène.

 

Financiación no regulada y endeudamiento descontrolado

Los jóvenes y las familias con pocos ingresos son los sectores más vulnerables a los riesgos derivados del uso de estos servicios, especialmente por el peligro de la acumulación de deuda desmesurada. Las facilidades al dar crédito y la falta de comprobación de los perfiles crediticios antes de conceder préstamos pueden llevar a muchas familias al sobreendeudamiento.

Por lo tanto, el sector se enfrenta a un posible repunte de la morosidad. La poca diversificación de las empresas dedicadas exclusivamente al modelo de BNPL facilita que a menudo atiendan a los consumidores con menor puntuación crediticia. Un posible aumento de los impagos, junto con la disminución de la demanda provocada por el miedo del consumidor a una nueva crisis, generan una desconfianza entre los inversores que se hace evidente en la bajada de los precios de las acciones.

La creciente presión normativa y reguladora por parte de los gobiernos, junto con unos consumidores que cada vez tienen unos presupuestos más ajustados, apuntan hacia la disminución de los beneficios de un modelo de negocio basado en las compras impulsivas y de poca necesidad. El sector podría consolidarse con las empresas más diversificadas que combinan el B2C con el B2B – menos propenso a la volatilidad del consumismo efímero – o que entienden el servicio de pagos fraccionados solo como un valor añadido a su negocio.

 

Si quieres descubrir la mejor opción para proteger tus ahorros, entra en Preciosos 11Onze. Te ayudaremos a comprar al mejor precio el valor refugio por excelencia: el oro físico.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Ahorros

Cómpralo ahora, págalo más tarde

6min lectura

En el mercado hay aplicaciones que permiten pagar, a plazos

11Onze

El oro como refugio en un contexto de inflación

2min lectura

Los inicios nunca son fáciles. Pero, cuando se tiene en contra

Economía

La subida del petróleo

6min lectura

La recuperación de la demanda y del consumo del 2021 ha disparado el precio del petróleo



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Francesc Estafanell PujolFrancesc Estafanell Pujol says:
    Francesc de Borja

    Gestionar les finances una de les dificultats que he tingut és adonar-me de la importància del «temps»: Ara dec X i d’aquí a unes hores el meu deute és X + interès…

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Doncs sí, Francesc, és així mateix. No té res a veure pagar una quota de 20 euros durant tres mesos o haver-la de pagar durant tres anys… Moltes gràcies pel teu comentari, Francesc!!!

      Hace 3 meses
  2. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Caixabank ja s’hi ha apuntat. Dos mesos sense interessos i fins a 12 amb interessos. La facilitat de clicar mitjançant l’ app: «fraccionar pagament» al moment de comprar, és temptadora.
    La pregunta és: l’aplicació farà el càlcul immediat de l’import de les quotes? Et dirà quan pagaràs d’interessos i de despeses? O bé ja t’ho trobaràs?

    • Laura Bunyol BartrinaLaura Bunyol Bartrina says:
      Laura

      Hola Mercè, bona pregunta, jo per si un cas no ho provaré! La veritat quan he de fer més gasto del que tinc habitualment prefereixo avançar diners a la targeta que així el pròxim rebut sembla més petitet…. Finalment, soc més usuària del dèbit…Jejeje

      Hace 3 meses
    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Clar, això està fet per anar propiciant les compres compulsives, gastar per gastar i que qui deu diners els continuï devent tota la vida i així anar-li cobrant interessos de per vida… Moltes gràcies pel teu comentari, Mercè!!!

      Hace 3 meses
  3. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:
    Manel

    A mi personalment no m’agrada fraccionar les compres, m’agrada pagar a dèbit, d’aquesta manera m’estalvio ensurts a final de mes.

    • Mònica Cornudella says:

      Totalment d’acord, Manuel! Gràcies per la teva aportació, jo també ho comparteixo😉

      Hace 3 meses
  4. Mercè ComasMercè Comas says:
    Mercè

    Bon article.
    Enllaça l’ economia per a professionals amb la del poble ras, que compra compulsivament al no adonar-se que els diners s’esmunyen de les mans
    abans de tenir-los físicament o virtualment. La sorpresa (??) del saldo bancari el dia 1 de cada mes.

    • Jordi CollJordi Coll says:
      Jordi

      Doncs sí, Mercè, és tal qual… I s’ha de dir que no tothom sap vigilar, organitzar o filtrar les despeses realment importants de les més supèrflues i fins i tot compulsives, i després passa el que passa, que hi han moltes persones que viuen endeutades de fa anys i no poden treure’s aquesta càrrega de sobre. Moltes gràcies pel teu comentari, Mercè!!!

      Hace 3 meses

Deja una respuesta

App Store Google Play