¿Qué debes saber sobre la declaración de la renta?

A menudo nos enfrentamos a nuestra primera declaración de la renta sin los mínimos conocimientos necesarios para salir indemnes. Mireia Cano, jefa de agentes de 11Onze, responde las preguntas básicas: desde cuándo estás obligado a hacerla hasta qué documentación necesitas.

 

Si eres joven y no estás familiarizado con la declaración de la renta, quizás la primera pregunta que te hagas es qué quiere decir “IRPF”. No es más que el “Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas” y normalmente se presenta entre los meses de abril y junio para “saldar cuentas con la Agencia Tributaria de nuestra situación fiscal del año anterior”, como explica Mireia Cano.

Básicamente, la declaración de renta refleja la capacidad económica del contribuyente: nuestros ingresos y las reducciones y deducciones a las que tenemos derecho en base a nuestras circunstancias personales. En función de esto nos corresponderá pagar un tanto por ciento de IRPF u otro. Obviamente, cuanto más alta sea la cantidad final sobre la cual tenemos que tributar, más alto será el porcentaje a pagar.

Antes que nada se calcula la base imponible, es decir, “todas las ganancias obtenidas a lo largo del año, vengan de donde vengan”, como indica Cano. Y de aquí se restan las deducciones y reducciones que se puedan aplicar. Con esto obtenemos la cantidad a pagar a la Agencia Tributaria. Como especifica la jefa de agentes de 11Onze, cuando se tienen propiedades, hijos o personas a cargo, “también se deben tener en cuenta”, y en caso de casarse, se debe analizar “si sale más a cuenta hacer la declaración de renta conjuntamente o por separado”.

¿Cuándo nos podemos ahorrar la declaración?

La ley contempla algunas excepciones en que no es necesario presentar la declaración de la renta, como por ejemplo cuando nuestros ingresos anuales “son iguales o inferiores a 22.000 euros y provienen de un solo pagador”, como dice Mireia Cano. Si el año anterior hemos tenido dos o más pagadores, solo estaremos exentos si no superamos “los 14.000 euros anuales” y la suma de lo que recibimos del segundo y posteriores pagadores no supera los 1.500 euros. Y se debe tener en cuenta que “ayudas como el paro, un ERE o un ERTE se consideran un segundo pagador”.

Que puedas ahorrarte la presentación de la declaración no quiere decir necesariamente que sea la opción más interesante económicamente para ti. Si la presentas, quizás la Agencia Tributaria tenga que devolverte dinero, así que vale la pena hacer el borrador antes de descartar la presentación.

 

¿Qué necesitas para hacerla?

Hacienda ya tiene la mayoría de nuestros datos. Por lo tanto, muchas veces simplemente debemos verificarlos a partir del borrador de declaración que podemos pedir a la Agencia Tributaria. Para hacerlo, necesitaremos las nóminas de la empresa donde trabajamos y pedir a nuestra entidad financiera los saldos anuales de nuestras cuentas y la documentación de rentabilidad de los productos financieros.

A la hora de buscar ayuda, un primer paso puede ser consultar a tus padres u otros familiares que hagan la declaración regularmente. También puedes recurrir a un gestor o solicitar ayuda o una cita a la propia Agencia Tributaria.

 

11Onze es la comunidad fintech de Cataluña. Abre una cuenta descargando la super app El Canut en Android y Apple. ¡Únete a la revolución!

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Declaración tributaria de las acciones

1min lectura

En este tópico, hablaremos de los beneficios obtenidos por las

Invertir

Cómo tributan los metales preciosos

4min lectura

La crisis energética y la incertidumbre económica global

Compartir cuenta corriente, ¿Qué implica?

1min lectura

¿Qué implica tener una cuenta conjunta? Sea en pareja, entre



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Jordi MorenoJordi Moreno says:
    Jordi

    Bona explicació👌

  2. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:

Deja una respuesta

App Store Google Play