Bonos verdes, una inversión medioambiental

La emisión de bonos verdes, orientados a financiar proyectos sostenibles, sigue al alza después de cerrar 2020 con cifras históricas de 270.000 millones de dólares. La Comisión Europea y países como el Estado español se suman a esta tendencia de inversión.

 

Los llamados bonos verdes son instrumentos de renta fija que están orientados exclusivamente a financiar o refinanciar proyectos medioambientales o vinculados al cambio climático. Así, fomentan la eficiencia energética, la reducción de la contaminación, la protección de ecosistemas o la gestión del agua limpia; promueven una agricultura, pesca y silvicultura sostenible; e incluso mitigan el cambio climático, con los llamados bonos climáticos.

Después de nueve años de crecimiento consecutivo en el sector, el mercado de bonos verdes cerró 2020 con un total de 270.000 millones de dólares emitidos y un volumen de un billón de dólares acumulados. El Banco Mundial es el principal emisor de estos bonos, y en el último año ha emitido bonos por valor de 14.400 millones de dólares y en 22 divisas diferentes, que se han destinado a 111 proyectos de todo el mundo, sobre todo enfocados a energías renovables (33%), transporte limpio (27%) y agricultura (15%).

 

Bonos al servicio de la comunidad

A través de los bonos verdes, los inversores otorgan financiación a empresas, proyectos, incluso a gobiernos, que quieren aprovechar los mercados de capital de deuda para ofrecer soluciones sostenibles y globales para la comunidad. Para asegurar esta finalidad ecológica, la Asociación Internacional de Mercados de Capital (ICMA) actualiza periódicamente los principios GBP (Green Bonds Principles [Principios de los bonos verdes]) que deben cumplir todos estos bonos. A pesar de que es una guía voluntaria, se anima a todos los actores a usarla para favorecer la transparencia del sector y el conocimiento del producto y del mercado por parte de los agentes implicados.

Climate Bonds Initiative es una organización sin ánimo de lucro y uno de los principales organismos de este sector, que se encarga de desarrollar y movilizar el mercado de bonos de 100 billones de dólares. Con la intención de allanar el terreno para todos los actores implicados en el sector, trabajan a través de un código abierto enfocado, especialmente, a proteger a los inversores, facilitar la entrada de gobiernos al mercado y dotar de los conocimientos y las herramientas necesarias a todas las organizaciones que participan.

Una apuesta mundial por la economía sostenible

En 2008 el Banco Mundial emitía los primeros bonos verdes, y poco tiempo después se iniciaba el fondo de bonos verdes de la entidad. La Comisión Europea se unía también en 2018 con la creación de un plan de financiación sostenible, y desde entonces la tendencia europea ha seguido al alza. Este octubre, la Comisión ha iniciado el plan NextGenerationEU, que prevé emitir 250.000 millones de euros en bonos verdes hasta el 2026, un hito que situará Europa como el emisor de bonos verdes más grande del mundo. 

A escala estatal, muchos gobiernos se suman a la tendencia de emisión de bonos verdes. El Estado español, por ejemplo, ha llevado a cabo la primera emisión este mismo año por un valor de 5.000 millones de euros a un plazo de 20 años. La demanda por parte de los inversores ha superado los 60.000 millones de euros, una cifra hasta ahora nunca vista en la emisión de bonos verdes gubernamentales en Europa y que ha permitido emitir los cupones a un 1%, con una rentabilidad del 1,034%. Otro ejemplo es Alemania, que se inició en el sector de los bonos verdes en septiembre del año pasado con un plazo de diez años, y que este año ha lanzado la primera línea de bonos a 30 años por valor de 6.000 millones de euros.

El crecimiento de este sector, el compromiso por parte de empresas y administración y la alta demanda por parte de los inversores pronostican que el crecimiento de este sector siga aumentando en los próximos años. De este modo, el desarrollo de las economías y la preservación medioambiental se unen a una tendencia económica donde el beneficio acontece global.

 

11Onze se está convirtiendo en un fenómeno como primera comunidad fintech de Cataluña. Ahora, lanza la primera versión de El Canut, la super app de 11Onze, para Android y Apple. Desde El Canut se puede abrir la primera cuenta universal en el territorio catalán.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Economía sostenible, ¿qué es?

6min lectura

La economía sostenible busca aumentar el bienestar social a la

Economía

Desdolarización: una tendencia al alza

4min lectura

La hegemonía del dólar como moneda de referencia en el

Invertir

ETF, la nueva tendencia de inversión

3min lectura

Os acercamos un nuevo concepto financiero: los ETF o



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
  2. Vicenç ClascàVicenç Clascà says:
    Vicenç

    Interessant.

  3. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Trobo mes que interessant i si ho entès be3que hi hagi aquest tipus d’inversio lligat a la preservació mediambiental

    • AlbertAlbert says:
      Albert

      Rotundament, sí i lliga perfectament, a més, amb els principis d’11Onze.

      Hace 1 semana

Deja una respuesta