Terapia con animales: delfinoterapia

Terapias con animales hay muchas. Personas con Alzheimer hacen tratamientos con perros —incluso en el interior de las residencias de gente mayor. También se usan perros en pediatría, geriatría y fisioterapia. Personas con trastornos psíquicos hacen trabajos terapéuticos con caballos (equinoterapia), con vacas, con ovejas e incluso con gallinas. El caso de la delfinoterapia es quizás el más fascinante, porque involucra el mamífero más inteligente y un medio acuático, impropio del ser humano.

 

Los efectos beneficiosos del contacto con animales han sido ampliamente estudiados y contrastados:

  • Fisiológicamente, acariciar un animal reduce la presión arterial mucho más que leer en voz alta o descansar.
  • La presencia de animales de compañía con pacientes ancianos u operados de dolencia coronaria ha aumentado la esperanza de vida de estos pacientes en un 3%.
  • Muchos ergoterapeutas (terapeutas especializados en el tratamiento de enfermedades psíquicas mediante la actividad física) utilizan animales —sobre todo, caballos— en la rehabilitación funcional, donde los ejercicios son a menudo difícilmente admitidos o aceptados por los pacientes.

Terapia con animales o zooterapia

La zooterapia es un método terapéutico basado en la interacción del paciente con animales y destinado al tratamiento de determinadas afecciones físicas o psíquicas. Hay dos enfoques diferentes:

  • Terapia facilitada por animales (AFT). Consiste en utilizar las relaciones privilegiadas que determinadas personas (niños, adultos, personas mayores, discapacitadas, etc.) tienen con los animales con el fin de ayudar al proceso terapéutico (psicológico, físico o social). Pensamos, por ejemplo, en la relación de una persona con su animal de compañía.
  • Terapias asistidas por animales (AAT). Utilizan animales para mejorar la calidad de vida humana (por ejemplo, para romper el aislamiento social, para devolver a la gente un sentimiento de «poder sobre su propia vida», para crear espacios de debate que refuercen la comunicación, etc.). La presencia del animal mejoraría el sentido de la autoestima, la motivación y la participación en actividades educativas y recreativas.

Con todo, esta debe considerarse una terapia alternativa a las terapias tradicionales, que puede ayudar, complementar o mejorar el progreso y los resultados, pero que no las sustituye de ninguna manera.

 

El mito del delfín

Desde la antigüedad, los delfines han fascinado a los seres humanos. Y, a pesar de que no siempre ni en todas las culturas los hemos tratado como un ser vivo se merece, su inteligencia, belleza, velocidad y acrobacia siempre nos han dejado boquiabiertos.

En la cultura occidental es conocido el mito de Poseidón, el dios de los océanos, al que un delfín ayudó a conquistar el corazón de la ninfa Anfitrite. Poseidón, agradecido por el valioso servicio que le hizo el delfín, creó la constelación del Delfín, compuesta por dieciocho estrellas y visible en el hemisferio sur, en su honor.  

Podemos encontrar también leyendas y creencias en los aborígenes australianos, que creen que los humanos descendemos de los delfines, o en la cultura de los maoríes de Nueva Zelanda, que creen que los delfines son reencarnaciones de humanos difuntos.

Los delfines también tienen la reputación de salvar personas de morir ahogadas. Hay leyendas y testimonios desde la época clásica (Plutarco y Plinio el Viejo cuentan historias sobre ello) hasta la actualidad. De esta clase de salvamentos, actuales y bien documentados, hay un montón.

Ahora bien, los casos de colaboración espontánea entre humanos y delfines no son tan conocidos.

En la costa de Mauritania, pescadores y delfines cooperan para hacer más eficiente la pesca. Los delfines persiguen a los peces hacia las redes, y así, atrapados entre dos depredadores, son capturados más fácilmente; un beneficio tanto para los delfines como para los pescadores.

Delfinoterapia

La delfinoterapia es un método terapéutico basado en la interacción del paciente con delfines, destinado al tratamiento de determinadas enfermedades y trastornos. 

El término comprende programas de terapia donde se utilizan mayoritariamente delfines cautivos, aunque hay también otros programas que se desarrollan con delfines salvajes. 

La terapia que utiliza delfines en cautividad corresponde al enfoque AFT (terapia facilitada por animales) y es la más utilizada, mientras que el uso del delfín salvaje es más próximo al enfoque AAT (terapia asistida por animales).

Además de su naturaleza alegre, tranquila y compasiva, los terapeutas también valoran los efectos beneficiosos que tienen los ultrasonidos emitidos por los delfines, gracias a la influencia que tienen sobre nuestras emociones, comparable a la de la musicoterapia. Los delfines parecen tener, pues, el poder «extraordinario» de desencadenar el proceso de curación en los humanos.

El doctor Horace Dobbs, un investigador británico, a mediados de la década de los setenta del siglo XX, comprobó como un mecánico de lanchas de salvamento, afectado de una depresión profunda, después de nadar un buen rato con un delfín salvaje amistoso, experimentó una milagrosa curación. A partir de este hecho y otros similares, él y otros investigadores han ido contribuyendo progresivamente a la delfinoterapia con sus trabajos.

Se usa en un gran número de enfermedades: retraso mental, autismo, síndrome de Rett, depresión, anorexia, trastornos emocionales y de autoestima, trastornos de concentración, problemas cognitivos, fobias, estrés postraumático, síndrome de Down (trisomía), dislexia, TDAH, cáncer, fibrosis quística, ceguera, sordera, discapacidades físicas, daños en la médula espinal y el cerebro (parálisis cerebral)… 

Una sesión de delfinoterapia puede durar entre 15 y 40 minutos, en función del centro y del tipo de terapia. Hay una decena de grandes centros repartidos por América del Norte, América del Sur y Europa.

 

Y a los delfines, ¿los beneficia o los perjudica?

Como todo en la ciencia, aquí hay también controversia. Más allá de los resultados —que también critican algunos científicos—, en la mayoría de casos se utilizan delfines cautivos. Este hecho provoca lo que llamamos impacto indirecto, que es lo que sufren los animales salvajes por la condición de cautiverio. 

En el caso de los delfines, además del impacto de la captura y transporte del animal, tiene afectaciones de alteración de su estructura social. Además, el cambio de alimentación y el estrés alteran sus condiciones reproductivas y los hacen vulnerables a enfermedades exclusivas de la cautividad. Estas y otras consecuencias del cautiverio están bastante estudiadas y la legislación, sobre todo en Europa y EE. UU., va evolucionando cada vez más hacia una mayor protección del bienestar del delfín.

En cuanto al impacto directo que tiene sobre el delfín su trabajo de «terapeuta», desgraciadamente no se dispone de suficiente información todavía para evaluar la afectación que puede tener en su bienestar. Lo tendremos que ir siguiendo.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Economía y biodiversidad

7min lectura

Un estudio demuestra que los beneficios de la biodiversidad

Sostenibilidad

¿Por qué hay tantas medusas?

4min lectura

Año tras año escuchamos noticias sobre la gran cantidad

Sostenibilidad

Naturaleza, la gran protagonista

5min lectura

Hace ya unos años que la arquitectura sostenible ha



Equip Editorial Equip Editorial
  1. EduMC

    Molt bona tasca sempre que es respectin els animals i no s’els hi condicioni….

  2. Laura CarlúsLaura Carlús says:
    Laura

    No hauria de ser en absolut acceptable aquesta teràpia si implica els dofins en captiveri.

    • Mireia CanoMireia Cano says:
      Mireia

      Certament, Laura. El benestar dels animals sempre hauria d’anar per davant.

      Hace 2 semanas
  3. Marta SoroMarta Soro says:
    Marta

    Realment fascinant

  4. Lluís UrpíLluís Urpí says:
    Lluís

    És fascinant. No obstant, em preocupa el benestar dels animals.

    • Albert Chic GiménezAlbert Chic Giménez says:
      Albert

      Tota la raó, Lluís. A nosaltres ens preocupa també i per aquest motiu hem volgut ressaltar tant els aspectes positius, com els negatius d’aquesta zooteràpia. Gràcies pel teu comentari!

      Hace 3 semanas
  5. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    M’agradat saber de la delfinoterapia ,com bé has dit quina repercussió pot tenir als daufins?estar per veure

    • Albert Chic GiménezAlbert Chic Giménez says:
      Albert

      Sí, Alícia, els estudis encara no són prou concloents en aquest aspecte. Ho anirem seguint. Gràcies pel teu suport!

      Hace 3 semanas
  6. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
    Joan

    Bona article! 👍

Deja una respuesta