Sin tiempo para frenar el cambio climático

Los datos son claros: el momento de actuar si queremos frenar el cambio climático es ahora, según un informe de la ONU. Para ello sería necesario reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a casi la mitad para 2030 y que fueran nulas a mediados de siglo. De lo contrario, la batalla estará perdida.

 

Las emisiones de gases de efecto invernadero alcanzaron en la década pasada máximos históricos. Aunque el ritmo de crecimiento ha disminuido, el informe “Climate Change 2022: Mitigation of Climate Change” advierte que solo será posible limitar el calentamiento global a 1,5 °C con una reducción inmediata y profunda de las emisiones.

Para ello, son necesarias grandes transiciones en el sector energético, según este informe, elaborado por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que depende de la ONU. Estas pasan por una reducción sustancial del uso de combustibles fósiles, una electrificación generalizada, una mayor eficiencia energética y el uso de combustibles alternativos como el hidrógeno.

Hay que tener en cuenta que entre 2010 y 2019, por ejemplo, el precio de la energía solar y las baterías de litio bajó un 85% y el de la energía eólica un 55 %, lo cual ha permitido la extensión de estas fuentes de energía alternativa.

“Estamos en una encrucijada”, afirmaba Hoesung Lee, presidente del IPCC, tras la publicación del informe. Lee ve factible frenar el cambio climático si existe la voluntad política: “Las decisiones que tomemos ahora pueden asegurar un futuro habitable. Disponemos de las herramientas y los conocimientos necesarios para limitar el calentamiento”.

 

Años críticos por delante

El problema del cambio climático es que nos estamos quedando sin tiempo. Según el informe, para limitar el calentamiento a unos 1,5 °C, es necesario que las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero empiecen a reducirse a partir de 2025, en tan solo tres años, y disminuyan a casi la mitad para 2030. Además, las emisiones netas de dióxido de carbono a nivel mundial deberían bajar a cero a principios de la década de 2050.

“Contar con las políticas, la infraestructura y la tecnología adecuadas para permitir cambios en nuestros estilos de vida y comportamientos puede suponer una reducción del 40-70 % de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2050”, explicaba Priyadarshi Shukla, uno de los autores del estudio.

Además, Shukla indicaba que “si tomamos las medidas necesarias para limitar el calentamiento a 2 °C o menos, el Producto Interior Bruto (PIB) mundial sería solo unos pocos puntos porcentuales menor en 2050 que si mantenemos las políticas actuales”.

 

Múltiples medidas posibles

Según el informe, la reducción de las emisiones en las zonas urbanas puede lograrse mediante un menor consumo de energía (con ciudades más compactas y peatonales), la electrificación del transporte en combinación con fuentes de energía de bajas emisiones y una mayor captación de CO₂ gracias a los espacios verdes. Uno de los líderes de la investigación, Jim Skea, destacaba en particular la importancia de la eficiencia energética de los edificios para frenar las emisiones urbanas.

Además, algunas soluciones incluso pueden ayudar a limitar los impactos asociados al cambio climático. Por ejemplo, las redes de parques, los humedales y la agricultura urbana pueden reducir el riesgo de inundaciones y los efectos de las islas de calor.

La reducción de las emisiones en la industria, que suponen una cuarta parte del total, requerirá nuevos procesos de producción, generación de energía eléctrica de bajas o nulas emisiones, hidrógeno y, cuando sea necesario, la captura y el almacenamiento de carbono, según el informe. También un uso más eficiente de los materiales y la reducción de residuos.

En el caso de materiales básicos como el acero, los materiales de construcción y los productos químicos, el informe advierte que ya se están ensayando procesos de producción con emisiones de gases de efecto invernadero bajos o nulos.

El informe muestra que, si bien los flujos financieros son entre tres y seis veces inferiores a los necesarios para limitar el calentamiento por debajo de los 2 °C en 2030, hay suficiente capital y liquidez a nivel mundial para alcanzar la inversión requerida. Por ello, reclama señales claras a gobiernos e instituciones internacionales, así como una mayor coordinación.

 

Si quieres descubrir cómo beber la mejor agua, ahorrar dinero y ayudar al planeta, entra en Imprescindibles 11Onze.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Sostenibilidad

Qué es la huella de carbono

6min lectura

Tras una reducción temporal provocada por la pandemia, la

Sostenibilidad

El frágil equilibrio de los ecosistemas marinos

3min lectura

Pequeños cambios pueden romper el frágil equilibrio de

Sostenibilidad

Agua, el líquido más preciado

3min lectura

El Día Mundial del Agua nos recuerda que más de dos mil



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
  2. Pere SorianoPere Soriano says:
    Pere

    Bon reportatge. Gràcies.

  3. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:
  4. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Sembla important que les polítiques per respectar el mig ambient ,realment s’apliquin o darrera de tot això hi ha nous negocis a fer?
    De moment ja portem temps d’educació recicladora,parlo clar a nivell individual
    Temps al temps

    • Laura Bunyol BartrinaLaura Bunyol Bartrina says:
      Laura

      Clarament Alicia, potser haurem de pensar en empreses que donin un benefici social i/O ecològic i deixar de perseguir beneficis.

      Hace 3 semanas
    • Jordi MorenoJordi Moreno says:
      Jordi

      Sempre hi han negocis a fer, i es fan. Alguns aguanten, d’altres són un èxit i altres baicen lanpersiana. El que passa es que tot i la gran educació recicladora, no es trasllada a la pràctica i no hi han suficients hàbits de consum que permetin funcionar als negocis que hi han darrera de les polítiques de respecte del medi ambient. I ara o més endavant no se quan però entrarem en una fase que a alguns ens obligaran si o si i a d’altres no, aquí entra el risc de conflictes entre països, que en la meua opinió es el que estem vivint fà temps. Ja saps…negacionistes q neguen el canvi climatic i enceguen fabriques de combustió fossil, el tractat de París…etc.etc. Tant de bò es posin d’acord i fem efectives totes les polítiques de respecte del medi-ambient 🙏

      Hace 8 meses
    • AlbertAlbert says:
      Albert

      Gràcies per la teva reflexió, Alícia!

      Hace 8 meses

Deja una respuesta

App Store Google Play