¿El seguro cubre las travesuras de tus hijos?

¡Horror! La televisión no funciona porque uno de tus hijos estaba jugando y ha lanzado algo contra la pantalla o, incluso peor, la ha tirado al suelo. Se trata de accidentes de lo más habituales cuando hay niños pequeños en casa. ¿Cubriría la reparación tu seguro de hogar en este tipo de accidentes? 

 

Los niños se pasan el día jugando y es habitual que en un momento u otro acaben rompiendo algo en casa. La televisión es uno de los objetos de valor que con más facilidad sufre las consecuencias de sus travesuras, especialmente ahora que son más ligeras que nunca y se pueden caer con facilidad en caso de recibir un golpe.

Los seguros de hogar incluyen dentro de la cobertura de responsabilidad civil los daños que los niños puedan provocar a terceros dentro o fuera de casa, puesto que se da por hecho que se producen por accidente. Pero elementos como nuestra pantalla de televisión no entran en la categoría de daños a terceros, sino que son daños propios, por lo que suelen estar excluidos. 

 

¿Qué reparaciones suelen cubrir los seguros de hogar?

Si no tenemos contratadas coberturas adicionales, los daños que suele cubrir un seguro de hogar son los provocados por el agua, los fenómenos atmosféricos y los derivados de un robo. También suele incluirse la reparación de electrodomésticos en caso de sobrecarga de tensión, aunque en estos casos normalmente se establece un límite de antigüedad para el electrodoméstico.

Además, los seguros de hogar suelen incluir la reparación o restitución de cristales y hasta sanitarios, pero pocas veces hacen referencia a elementos como las pantallas de las televisiones. Y un televisor roto puede convertirse en un gran problema porque la reparación puede ser más o menos costosa en función de qué piezas hayan sufrido daños. 

 

La conveniencia de una cobertura específica

Como más vale prevenir que curar, cuando se tienen hijos pequeños es aconsejable contratar un seguro que cubra cualquier daño material que se produzca en el hogar por accidente. Esto sí nos protegería en caso de que alguno de nuestros hijos rompiera la televisión mientras juega, o incluso si se descolgara una lámpara y causara daños en un mueble que haya debajo.

De todas formas, hay que tener en cuenta que este tipo de coberturas no nos protegen de todo. Siempre hay límites y bienes que están excluidos, como suele ocurrir con las gafas. Por eso, es necesario leer con atención la póliza antes de contratarla para saber qué daños se pueden reclamar y cuáles no.

 

¿Qué hacer en caso de siniestro?

Si una trastada de nuestros hijos ha provocado algún daño en casa, conviene contactar con el seguro lo antes posible para comunicar el siniestro. Lo habitual es que las compañías otorguen a sus asegurados un plazo máximo de siete días para hacerlo desde que se tiene conocimiento del mismo, aunque en algunas pólizas ese plazo se amplía. 

Cuando hablemos con el operador, deberemos explicarle qué es lo que ha ocurrido y cuáles son las consecuencias del accidente. Quien nos atienda nos confirmará si ese daño está o no cubierto por la póliza. En caso de que lo esté, se desplazará a nuestro domicilio un perito para examinar los daños y emitirá un dictamen con la solución adecuada. En el caso de la televisión, esto podría implicar la reparación o el cambio por una nueva.

 

Si quieres conocer un seguro justo para tu hogar y para la sociedad, descubre 11Onze Segurs.

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

Seguro de hogar: ¿qué reparaciones cubre?

4min lectura

Te detallamos algunas coberturas, incluidas y

Management

Seguro de hogar: conceptos básicos

4min lectura

Muchas veces no es fácil entender la terminología de la

Management

¿Cuándo es obligatorio un seguro de hogar?

2min lectura

Hay circunstancias en que los propietarios o los arrendatarios



Equip Editorial Equip Editorial
  1. Manuel Bullich BuenoManuel Bullich Bueno says:

Deja una respuesta

App Store Google Play