Innovación, sostenibilidad y solidaridad, el lado positivo COVID-19

A mediados del 2019 descubrimos la palabra coronavirus, y lo asociamos con pandemia, crisis, enfermedad y muerte, pero si profundizamos, también podemos sacar el lado positivo de estos últimos 15 meses

 

Hace ya más de un año nunca hubiéramos pensado que nuestra vida iba a cambiar tan de repente, que íbamos a estar confinados semanas sin salir de casa, que la mascarilla iba a ser obligatoria, que no íbamos a poder ver a nuestros seres queridos en meses, pero sobre todo, nunca hubiéramos imaginado que un virus respiratorio iba a ser el responsable de millones de muertes en todo el mundo. Aunque empezamos a ver la luz al final del túnel, solo falta que mantengamos las restricciones que nos establecen las autoridades, que la vacunación no se demore y todo irá mejorando cada vez más. Buscando el lado positivo de todo esto podríamos destacar:

  • Solidaridad, unidos por una misma causa

Por primera vez en la historia de la Humanidad hemos podido comprobar la enorme capacidad de cooperación, coordinación y solidaridad que ha tenido lugar dentro de la comunidad científica, muchos artículos publicados sobre el tema, mucho conocimiento compartido hizo que se viera rápidamente la identificación y la evolución de la enfermedad, independientemente del país y científicos.

Los países junto con la industria farmacéutica, han hecho inversiones importantes para desarrollar las vacunas y así poder estar en menos de un año, empezando a vacunar a la población para poder volver a la antigua normalidad cuanto antes. Un ejemplo insólito de organización y coordinación para la vacuna ha sido Israel, donde más del 50% de la población ya ha recibido el total de dosis contra la COVID-19.

  • Sostenibilidad por menor contaminación

Que parara el mundo ha provocado una disminución en la contaminación ambiental por CO₂, derivado del gran descenso en el transporte aéreo y terrestre que se ha traducido en un mejor clima del planeta. Hemos podido respirar un aire más puro, menos contaminado. Sin duda, ha sido un respiro histórico y sin precedentes. Quizá, el hito esté en invertir en nuevas alternativas energéticas que sean más sostenibles y ecológicas para el planeta.

  • Mejorar la sanidad

 Especialmente los primeros meses de pandemia, marzo-abril-mayo del año pasado, después de muchos años en los cuales la salud pública había sido invisible en España, se ha colocado por primera vez sobre la agenda política a la salud pública. Teníamos una Ley general de salud pública de 2011 que no se ha desarrollado en estos años, así como un marco jurídico que sigue sin dar la necesaria respuesta frente a las medidas restrictivas y hemos tenido que recurrir a una Ley de estados de alarma.

Cuando todo funciona bien la salud pública es algo invisible, pero esto ha tenido tal magnitud, y al igual que en otras partes del sistema sanitario ha visto tan reducidos sus recursos y capacidades, que por eso se ha puesto sobre la mesa.

 Es positivo que se haya puesto en la agenda pública porque se traducirá en una mejor preparación general. Se ha detectado que antes no estábamos preparados y no éramos conscientes de la importancia de tener un buen sistema de salud pública.

  • Solidaridad y empatía colectiva

Hemos sentido de cerca a nuestros vecinos, y hemos generado un clima de ayuda y solidaridad, el cual se ha extendido dando lugar a asociaciones sin ánimo de lucro que ayudan y atienden a personas en situación de pobreza y exclusión social generado por la pandemia.

Para salir de esta pandemia sabemos que no depende solo de lo que hagamos cada uno de nosotros, nadie está a salvo si no lo estamos todos. Superar esto solo lo podemos hacer como sociedad globalizada. Esta pandemia pone sobre la mesa que para problemas de este tipo tenemos que actuar como sociedad para vencer.

Este virus nos ha traído una nueva forma de vivir, de entender la vida desde otro lugar donde la empatía ocupa un lugar importante, ya que a todos nos ha tocado vivir su cara menos amable. Y, a pesar de ello, hemos sido capaces de ponernos delante del espejo y ver lo que realmente somos: personas con recursos, personas resilientes que han hecho de este momento vital su medio para superarse y, en muchos casos, reinventarse.

  • El teletrabajo y la educación online

A pesar de que existe todavía cierta reticencia al respecto desde algunos sectores empresariales, otros han comenzado a apostar por el teletrabajo más allá de los períodos de confinamiento. Y es que se trata de una alternativa ventajosa que, además de ahorrar costes corporativos, contribuye a la disminución de las emisiones contaminantes colectivas derivadas de los desplazamientos. 

Igualmente en la educación virtual, si bien queda mucho por mejorar al respecto, hemos visto que puede representar un útil complemento a las clases presenciales. 

Para que resulte efectiva, tal y como propone la maestra Lourdes Rodríguez, sería necesario abordar 3 aspectos:  la carencia de recursos en los hogares y centros escolares, la falta de competencia digital en el alumnado y el profesorado y la desigualdad en atención y dedicación de las familias.

  • Higiene y prevención individual 

Estamos viendo que con la introducción de buenas prácticas de prevención individual se están previniendo enfermedades como la gripe.No solo la mascarilla, sino también la higiene de manos, la ventilación de los espacios cerrados y el hecho de que cuando un trabajador tiene algún síntoma respiratorio no vaya a trabajar y se qued en casa. Así, previsiblemente, estos hábitos, estas buenas prácticas de prevención individual que en algún momento cuando controlemos la pandemia no serán obligatorias, sí muchas se quedarán y las habremos incorporado en el día a día, habiendo tomado conciencia de la necesidad de hacerlo no solo en casa, sino también extensible a comercios, restaurantes y lugares de trabajo.

  • Hábitos saludables 

Se ha generado un nuevo cambio de rutinas, implementando el ejercicio físico como algo diario en muchos casos. El deporte nos ha ayudado a conservar la salud física y mental a lo largo de esta pandemia complicada que estamos viviendo. Realizarlo en casa o en las proximidades se ha convertido en una válvula de escape a la que, en lo sucesivo, haríamos bien en seguir recurriendo. Si, además, llevamos a cabo una alimentación equilibrada y descansamos adecuadamente, incrementaremos nuestra calidad de vida y minimizamos las probabilidades de irrupción de numerosas patologías.

También hemos incorporado nuevos viejos hábitos como la lectura que por falta de tiempo se había perdido.

Incluso un escenario tan adverso como el que nos ha tocado vivir implica el aprendizaje de aspectos positivos que pueden resultar muy útiles en el futuro. Con seguridad, de todo lo aprendido es que no le dábamos el valor de lo que teníamos antes de la pandemia.

Acciones como darnos un simple abrazo, salir sin estar pendientes de la hora, mezclarnos entre la multitud, desplazarse y viajar libremente las valoramos más después de lo vivido. Esperamos poder disfrutar de todas ellas pronto y, cuando eso ocurra, no olvidaremos nunca de aprovechar hasta el último segundo.

Equip Editorial Equip Editorial
  1. Joan Santacruz CarlúsJoan Santacruz Carlús says:
  2. alicia Coiduras Charlesalicia Coiduras Charles says:
    alicia

    Esperem que no sigui una flor d’estiu

  3. Vicente Amoretty MarquezVicente Amoretty Marquez says:
    Vicente

    És un article molt didàctic amb el qual estic totalment d’acord.

  4. J.Carles PlanasJ.Carles Planas says:
    J.Carles

    Totalment d.acord

  5. Albert Chic GiménezAlbert Chic Giménez says:
    Albert

    Les sacsejades com aquesta sempre són una oportunitat de fer balanç de com ho hem estat fent fins ara. Un altre fruit positiu de la pandèmia, a parer meu, és créixer en humilitat: un ésser tan petit, invisible a l’ull humà, fa atemorir l’espècie humana, que ha dominat el món, i que ens aturem i reflexionem sobre si potser no som tan poderosos com ens pensàvem.

  6. Laura Bunyol BartrinaLaura Bunyol Bartrina says:
    Laura

    Vaja, i tant! Molt positiu i constructiu el text, gràcies!

Deja una respuesta