Cómpralo ahora, págalo más tarde

En el mercado hay aplicaciones que permiten pagar, a plazos, compras en línea y en tiendas y sin comisiones para los compradores

 

En los últimos tiempos, hemos visto que grandes compañías permiten financiarlo todo, es decir, que permiten al cliente comprar productos de precios poco elevados —zapatos, vestidos, consolas, entre otros— y pagarlos con comodidad, a plazos. Y es que a raíz de la pandemia se ha visto cómo la venta en línea ha crecido en todos los sectores y también se ha visto que los consumidores buscan novas maneras de ahorrar. Esto ha hecho crecer a las fintech especializadas en sistemas de pago diferido, las conocidas como Buy Now, Pay Later (BNPL) en inglés, lo que viene a ser, en español, cómpralo ahora, págalo más tarde.

Hace unos años, algunas tiendas menoristas ja introdujeron el concepto de “compra ahora y págalo más tarde”, no es una novedad. De hecho, este sistema permitía probar los productos antes de pagarlos, de manera que si no satisfacían al cliente, los podía devolver. Por tanto, los clientes solo pagaban lo que finalmente se quedaban.

Nuevas formas de pago

Los tiempos cambian y las formas de comprar y pagar también. Uno de los negocios de las entidades bancarias tradicionales son el cobro de comisiones en el momento de hacer una compra con tarjeta, tanto si se hace en una tienda como si se hace en línea. Este es uno de los mercados que, ante los escasos intereses que pueden cobrar ofreciendo préstamos e hipotecas, a causa de los bajos intereses, permite generar ingresos a las entidades. Últimamente, sin embargo, este mercado se les ha complicado, ya que han aparecido nuevas formas de pago directamente aplicables a los vendedores y que incorporan la solución de las aplicaciones de “cómpralo ahora, págalo más tarde”.

Las dos aplicaciones más conocidas y utilizadas en estos momentos en todo el mundo son las de la compañía sueca Klarna y la australiana Afterpay.

La manera de funcionar de estas aplicaciones es muy simple. El usuario, después de escoger un producto, cuando ya ha decidido comprarlo y pasar por caja, en vez de sacar la tarjeta o el monedero, saca el móvil. El dependiente le envía una petición de pago a través de un mensaje electrónico que el cliente tiene que confirmar, o bien la operación se confirma por medio de un lector QR. Una vez aceptada la operación, ya se podrá llevar el artículo adquirido.

Hasta aquí todo es muy parecido a cuando se hace una compra y se paga con el servicio móvil de pagos de la entidad bancaria del comprador. La diferencia está en el hecho que, con el sistema de la aplicación Cómpralo ahora, págalo más tarde (BNPL), el comprador puede, si quiere, elegir que no se le cargue inmediatamente a la cuenta bancaria el importe de la compra. I esta decisión no representa ningún coste para el usuario del sistema BNPL.

Cuando se efectúa el pago con una tarjeta de crédito, si en aquel momento el comprador se da cuenta de que no hay dinero en la cuenta, el banco cancelará automáticamente la operación y el cliente tendrá que irse de la tienda sin el producto escogido. Por otro lado, las entidades bancarias tradicionales cobrarán una comisión a la tienda por utilizar su servicio de cobro en línea y, también, si el pago es a crédito, en algunos casos, la entidad bancaria cobrará intereses al cliente, aparte de la comisión de mantenimiento de la tarjeta.

Otra diferencia es que las aplicaciones “Cómpralo ahora, págalo más tarde” permiten fragmentar los pagos de la compra efectuada. La tienda recibe el total del importe de la compra en el momento en que se efectúa, pero el comprador puede elegir diferentes opciones de pago a plazos (una o más cuotas de pago, en un plazo de tiempo que la aplicación permite), que no le supondrán ninguna carga económica adicional, es decir, ni intereses ni comisiones. Por lo tanto, el coste será nulo.

De momento, para poder disfrutar de este sistema de pago, es necesario disponer de una cuenta corriente en una entidad bancaria, ya que las aplicaciones no tienen todavía licencia bancaria para operar cuentas de sus clientes.

Ventaja competitiva

¿Y cómo se ganan la vida estas aplicaciones si no cobran comisiones ni intereses a los compradores? Pues cobran una comisión a las tiendas, tal como lo hacen los bancos tradicionales. La diferencia yace en el hecho de que esta comisión es menos costosa que la comisión tradicional.

Así pues, las fintech como las BNPL pueden subsistir con estos únicos ingresos porque no tienen unos grandes gastos en infraestructuras, ni mantenimientos, ni hacen demasiada publicidad, ni son intensivas en personal, como es el caso de la banca tradicional, que tiene unos costes muy elevados en todos estos aspectos. En general, estas empresas de aplicaciones de pagos tienen unos costes bajos porque se basan en la tecnología. Esto les ofrece una ventaja competitiva respecto al sector de la banca tradicional, ya que les permite ofrecer servicio a los establecimientos a cambio de comisiones más pequeñas y, de paso, no cobrar a los clientes intereses por haber escogido efectuar los pagos de las compras a plazos.

Las aplicaciones BNPL han revolucionado el sector de las tiendas pequeñas y la manera de comprar. Los millennials son usuarios habituales de las aplicaciones de compras y valoran positivamente la oportunidad de ahorro y de comodidad en el momento de hacer las compras, como no pagar comisiones ni intereses y poder hacerlo en cómodas cuotas. Está comprobado que, en el momento de hacer una compra, el precio es decisivo y, en las compras en línea, la decisión final de quedarse o no un producto se toma en el instante de confirmar la compra. La compra no se acaba haciendo porque el comprador considera que el precio representa un gasto de golpe demasiado elevado para su bolsillo. La posibilidad que ofrece pagar la compra a través de BNPL, el cómpralo ahora, págalo más tarde, estimula al cliente a consumar la adquisición del producto, lo fideliza y hace que obtenga una mejor sensación de compra.

Las aplicaciones de pago Buy Now, Pay Later son muy populares en Australia y Estados Unidos y en el último año han aterrizado con fuerza en Europa.

Equip Editorial
  1. alicia Coiduras Charles says:

    No sé si aquí es pot utilitzar encara que et baixis l’APP
    Em swmbla una bona manera de fer compra on line

  2. Trinitat Sànchez Rodriguez says:

    Molt interessant, anem aprenent👌

    • Silvia Garriga Sole says:

      Ens alegrem de que t’agradi Trinitat. Aquest és l’esperit, que mica en mica tots anem aprenent de molts àmbits, i ens anem empoderant dins la cultura financera.

      Hace 3 meses
  3. JOSEP MARIA CASELLES FARRE says:

    Una nova forma d’estimular el consum, i com diem a Catalunya…tot diner ajudar a fer bossa…

    • Miquel Àngel Burgos Fradeja says:

      Ho dius bé, Josep Maria. Hem d’estimular el consum i que la riquesa torni a les mans dels catalans. Ens acompanyes?

      Hace 3 meses

Deja una respuesta