Tarjetas virtuales para compras seguras

Las tarjetas virtuales son el principal método de pago en línea. En un mercado donde cada vez se realizan más transacciones virtuales, estas tarjetas ofrecen más protección y agilidad en las compras.

 

Están diseñadas específicamente para ser utilizadas como medio de pago virtual. El objetivo es aportar seguridad al consumidor en sus compras en línea, y proteger tanto las transacciones como la cuenta corriente vinculada. 

Diseño personalizado para compras digitales

La principal característica es el formato de la tarjeta, donde no encontramos ni banda magnética ni chip. El formato y diseño de las tarjetas virtuales varía entre entidades, pero es bastante común encontrarnos que solo existen de forma virtual y que, por lo tanto, solo se accede a los datos de la tarjeta desde la plataforma bancaria o la cartera digital. 

La información que tendremos de esta tarjeta es la que nos pedirán en cualquier transacción virtual: número de la tarjeta de dieciséis cifras, código de seguridad de tres cifras y fecha de caducidad. Esta es la información más sensible de la tarjeta, y justamente por eso se evita tenerla en formato físico, para reducir las posibilidades de duplicarla o suplantar la información. 

Protección para tus cuentas

Las compras en línea han aumentado significativamente, hasta el punto de que muchas empresas ya se crean solo en formato digital. En Cataluña, la facturación de los comercios electrónicos ya ha superado el 1,5% del PIB. Pero, aun así, todavía son muchos los consumidores que se resisten a hacer este cambio, la mayoría motivados por el miedo a que terceras personas tengan acceso a su dinero. Y si bien es cierto que esta es una problemática real, las entidades bancarias crean productos cada vez más sofisticados para evitar esta desprotección.

Las tarjetas virtuales, lejos de pensar que dejarán nuestra cuenta al descubierto, hacen justamente lo contrario: aportan más protección que las tarjetas convencionales. Podemos encontrarnos con tarjetas virtuales de prepago, es decir, que el usuario las carga con el importe que necesita. Estas tarjetas no tienen acceso directo a la cuenta; por lo tanto, la protección está asegurada. 

Otras tarjetas virtuales se pueden activar y desactivar; por lo tanto, solo estará operativa cuando el cliente lo desee. Gracias a peculiaridades como estas, disminuye aún más el riesgo de operaciones fraudulentas. Son unas medidas constantemente en evolución que luchan para acabar con la ciberdelincuencia.

Más control para ti, menos plástico para el planeta

En términos prácticos, todo este sistema de protección, que incluye la protección de los datos de la tarjeta y la vinculación mínima con la cuenta corriente, dificultan el acceso de los hackers a las cuentas personales. En caso de sufrir operaciones fraudulentas, de hacer reclamaciones o de realizar compras en otros países, las tarjetas virtuales facilitan significativamente la resolución de estas operaciones y, lo más importante, permiten que cualquier incidencia que pueda surgir afecte tan solo a esa tarjeta, sin implicar al resto de tarjetas o de cuentas.

Además, no tener formato físico supone una forma de pago más sostenible que, en muchos casos, implica menos costes de mantenimiento para el cliente.

Las tarjetas físicas, en proceso de digitalización

Cada vez es más común tener las tarjetas físicas, de débito o de crédito, también en formato virtual para pagar a través del móvil. Suelen estar ligadas a las tarjetas físicas y a nuestra cuenta corriente; por lo tanto, no suponen un gran adelanto en cuanto a la seguridad, a pesar de que facilitan la opción de bloquear la tarjeta en caso de incidencia y nos permiten controlar los gastos y poder hacer pagos sin la tarjeta física. 

El reto de los próximos años será acercar este método de protección y agilidad que aportan las tarjetas virtuales en los pagos del resto de áreas como el comercio físico o la retirada de efectivo. 

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

¿Cómo protegernos de las estafas en línea?

5min lectura

La digitalización ha acelerado este tipo de crimen digital

Economía

Digital Banking

6min lectura

Como la digitalización de los servicios bancarios está cambiando la sociedad

Finanzas

¿Es seguro pagar en línea?

6min lectura

Las compras en línea están cada vez más extendidas



Equip Editorial
  1. Maria Jaumandreu Anglarill says:

    Crec que sera un bon avenc, i mes agil

    • Jordi Oller says:

      De ben segur que si Maria, tot el que sigui per millorar benvingut sigui.

      Hace 7 días
  2. Joan Bringues says:
  3. alicia Coiduras Charles says:

    Ho trobo gdnial i no te la poden robar, ja en tinc ganes amb 11Onze

  4. Carles Mateu del Rio i de Batlle says:

    Molt interessant, quan comencem??

  5. Rosa Maria Solé says:

    Em sembla una bona mesura això que no estigui vinculada el compte, que la puguis carregar només amb el que saps que has de pagar.

  6. Laura León Amat says:

    Doncs ens hi posem quan ja funcioni el.banc 11onze, vingaaa!!

  7. Jordi Ferré says:

    Qui vulgui treure diners d’un caixer per fer compres amb efectiu (sobretot la gent gran), com ho podràn fer?

    • Albert Chic Giménez says:

      11Onze no deixarà ningú de banda, Jordi; és el nostre compromís. Ho farem, i ho farem plegats.

      Hace 2 semanas
  8. Josep Ruaix says:
  9. Francesc Rossell Elias says:

    Jo ja ho he provat amb els de bnc10 i funciona molt bé. Espero que comenceu vosaltres.

  10. Meritxell Cornudella says:

    M’hauré d’anar acostumant. M’agrada el tema de no produir plàstic. Gràcies.

    • Francesc Serra Carrera says:

      Hola, Meritxell! Gràcies a tu per seguir-nos i en això coincidim plenament

      Hace 2 semanas
  11. Miquel Pérez Corral says:

    Un bon avenç tecnològic, agilitza les operacions de pagament.

    • Mireia Cano Codina says:

      Doncs sí, ens han revolucionat a tots aquests nous mètodes de pagament!

      Hace 2 semanas

Deja una respuesta