Marketplace, el centro comercial en tu casa

Igual que un centro comercial, un marketplace describe la plataforma, en este caso digital, donde empresas y consumidores intercambian productos y dinero. Un viejo concepto que toma aires nuevos gracias a las nuevas tecnologías.

Prácticamente todos los consumidores se han familiarizado con la compra en línea, especialmente a raíz de la pandemia. Y la mayoría lo hacen a través de plataformas marketplace donde la oferta de productos es más amplia y, por lo tanto, pueden filtrar por precio, mejor relación calidad-precio, o incluso pueden guiarse por la opinión de los usuarios.

El concepto marketplace va más allá de los centros comerciales: las marcas se multiplican, la competencia de precios es más feroz y los productos de mala calidad tienen los días contados, puesto que los consumidores son la principal voz de la plataforma.

¿Qué ofrece el marketplace?

El crecimiento y la consolidación de estas plataformas ha encontrado su punto álgido durante la pandemia. Los usuarios valoran, especialmente, la posibilidad de comprar desde casa, poder hacerlo a cualquier hora, sin desplazarse y evitando aglomeraciones, un punto clave en el momento actual. 

Pero más allá que como consecuencia de la pandemia, ¿por qué el sistema de compra a través de marketplace ha aumentado tan significativamente? ¿Qué ventajas aporta para el cliente y para las empresas? ¿Conocemos los riesgos? El agente Jordi Sánchez nos lo explica en el siguiente vídeo.

El auge del marketplace en cifras

La agencia “Elogia”, especialista en comercio digital, concluyó en su  estudio anual que el marketplace fue el medio de compra más utilizado en 2020, y la tendencia sigue en alza:

  • El 72% de los internautas entre 16 y 70 años compran en línea, especialmente en la franja entre 35 y 44 años.
  • El 70% de los consumidores en línea se informan y comparan productos a través de marketplaces.
  • 8 de cada 10 usuarios acaban comprando en la plataforma.
  • Compran una media de 3,5 veces al mes.
  • El gasto es de 68€ de media, aunque durante la pandemia aumentó un 51%.
  • El ordenador (83%) y los móviles (55%) son los principales dispositivos de compra.
  • Dispositivos móviles, electrodomésticos y tecnología son los productos más vendidos.

A pesar de que algunas de estas plataformas son criticadas por cuestiones éticas o de condiciones laborales, su volumen de facturación sigue creciendo, a la espera de las cifras que recojan la tendencia de compras de este año.

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Finanzas

¿Es seguro pagar en línea?

6min lectura

Las compras en línea están cada vez más extendidas

Tecnología

Tarjetas virtuales para compras seguras

4min lectura

Principal método de pago en línea

Finanzas

La digitalización

5min lectura

El reto más grande de las pymes



El elevado aumento que experimenta el precio y la rentabilidad de las criptomonedas, con el Bitcoin al frente, ha originado una auténtica fiebre del oro. Pero en este caso, las minas son de moneda digital.

 

A diferencia del sistema monetario tradicional, donde los Gobiernos imprimen dinero en función de sus necesidades, en el caso de los Bitcoin, la creación monetaria está limitada. Cada diez minutos se ponen en circulación bitcoins y aproximadamente cada cuatro años, el software disminuye a la mitad los bloques de moneda emitidos, en un proceso conocido como “halving”. Se prevé que hacia 2140 se habrán puesto en circulación un total de 21 millones de *Bitcoin.

Cómo funcionan las “minas” de Bitcoin

Los bitcoins no se emiten y quedan disponibles para quien quiera o quien llegue primero a cogerlos. No, se ponen en circulación en bloques encriptados que tienen que ser descifrados. Y aquí es donde entra el concepto de la minería de las criptomonedas: con cada emisión, cada diez minutos, los mineros conectados a la red reciben un nuevo algoritmo para resolver, un problema matemático que una vez solucionado, les da la recompensa de nuevos bitcoins o de comisiones para la transacción; los mineros validan el bloque y lo añaden a la cadena de blockchain.

La competencia cada vez más fuerte por hacer este trabajo ha llevado a la creación de las Granjas Bitcoin en todo el mundo, donde se dice que se cultivan las criptomonedas. Estas granjas responden a la necesidad de construir auténticos superordenadores añadiendo a la red unos a otros, que sean capaces de descifrar los algoritmos cada vez más complicados, lo más rápido posible, para hacerlo antes que los incontables competidores.

Estas estructuras generan un consumo de electricidad tan elevado que lo más frecuente es que se instalen en países donde esta energía es más económica y con climatologías frías, que permitan evitar el sobrecalentamiento de ordenadores y equipos. Pero también han llevado a la demanda intensiva de componentes informáticos imprescindibles para crear estas redes, como las tarjetas gráficas, hasta el punto de que algunas cadenas de venta en línea las han sacado de su catálogo abierto para evitar que se agoten.

En Cataluña, un problema de consumo eléctrico

En Cataluña la implantación de Granjas Bitcoin no es ilegal, pero topa principalmente con el elevado coste de la energía que sufrimos los consumidores en general, y que en el caso de estas instalaciones, pone la factura eléctrica por las nubes. Esto ha llevado a que, en algunos casos, sus propietarios optasen por pinchar la luz o conectarse fraudulentamente. Las consiguientes denuncias han llevado a los Mossos a abrir investigaciones, en la mayoría de los casos con la sospecha errónea de que se trataba de plantaciones de marihuana.

Es de este modo, han ido saliendo a la luz casos como el conocido de Cambrils en 2018, una gran “mina” en un hotel en remodelació de esta localidad costera, o esta misma semana, el descubrimiento en un piso de Sant Adrià de Besòs a la que antes nos referíamos. De momento son casos más bien aislados y semi clandestinos, pero que todo indica que pueden ir aumentando, a la vez que aumenta la rentabilidad de las criptomonedas y la fiebre de sus mineros por obtenerlas.

Por eso, de vez en cuando van apareciendo noticias como  cobreixen, per error, una mina de criptomonedes a… El consum elevat d’electricitat havia fet obrir una investigació…”. Las Granjas Bitcoin y el afán por las presumibles ganancias también han llegado a Cataluña.

Pisos, sótanos o almacenes semi clandestinos, llenos de ordenadores conectados a la red “cultivando criptomonedas” o “minando bitcoins”, expresiones utilizadas para definir la extracción y obtención de monedas digitales. Puede parecer difícil de entender, pero todo esto tiene un sentido dentro de su sistema de emisión.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Tecnología

Barcelona

4min lectura

Uno de los grandes hubs tecnológicos de la UE

Economía

Cataluña

5min lectura

Líder en empresas innovadoras

Sostenibilidad

Autoconsumo fotovoltaico

3min lectura

Tendencia tras el adiós al impuesto al sol



Cada vez se va estableciendo un consenso más general en nuestra sociedad que acepta que el crecimiento económico tiene que respetar unas normas de sostenibilidad y que debate cómo aunar ecología y economía.

 

El crecimiento económico, como pilar del sistema capitalista, se ha asociado a menudo a la condición urbana, al crecimiento de las ciudades y a la ampliación, sin muchas limitaciones, de sus áreas metropolitanas. Y tanto los servicios como las infraestructuras que hacen falta han ido extendiéndose, modificando el territorio y, como consecuencia, han dejado al margen el entorno natural y las consecuencias de su alteración.

Ahora es evidente que esto ha provocado una emergencia ecológica y muchas conciencias han cambiado. Se añade a esta visión que la economía no puede olvidarse de la naturaleza, una idea cada vez más asumida. Fuera del entramado más puramente urbano es, seguramente, donde más pasos se hacen en esta dirección, movidos por la sensibilidad de la conservación del paisaje y del patrimonio natural.

Siguiendo este objetivo de protección y valoración del patrimonio, el mundo local creó las Cartas del paisaje. Desde 2006 el Decreto 343 de la Generalitat desarrolla la Ley 8/2005  para la protección, gestión y ordenación del paisaje, a pesar de que algunas comarcas como el Alt Penedès ya disponían de la suya propia desde 2002.

El ensamblaje sostenible de la economía

La promoción de aquellos sectores que se adaptan mejor a la  naturaleza y el  territorio, como por ejemplo, el vitivinícola, son una de las apuestas más frecuentes. Un tipo de industria que encaja agricultura y turismo, aportando beneficios en la comarca por al menos dos vías y potenciando el paisaje. Algunos estudios demuestran que las ventas aumentan cuando el comprador las asocia a un entorno.

Sin embargo, mantener esta sostenibilidad, a veces, no es tan sencillo. La primera cuestión es relativa al turismo, del cual hemos hablado, y de la protección del paisaje como un escenario exclusivo para su masificación. Esto puede incidir, de hecho, en la comodidad y el día a día de los propios habitantes. En segundo término, podríamos volver a todo aquello que requiere la industria, que finalmente dará trabajo y aportará ganancias en forma de impuestos, como por ejemplo, la creación de polígonos.

Una cuestión de movilidad y energía

Las infraestructuras para la movilidad y el transporte, por un lado, y la generación de la energía que hace falta para moverlo todo, por otro, son quizás los dos factores donde la economía encuentra más dificultades para ser sostenible. El mundo local ha respondido con mucha cautela y preocupación a los planes, cada vez más inminentes, de la creación de parques eólicos o fotovoltaicos que, si bien parecen encaminarse a la generación de una energía más limpia, también podrían chocar de pleno con la conservación del paisaje.

Uno de los argumentos del territorio es que si las zonas urbanas son las grandes consumidoras de energía, deberían ser ellas las que recibiesen el impacto de generarlas  (y se han hecho propuestas, como cubrir los techos de las zonas industriales con placas solares). Ahora bien, la paralización de las decisiones por este debate – en Cataluña sólo se ha instalado un molino de viento generador en doce años-, no detiene lo que pueden hacer otros, ya que hay quien piensa que se pierden oportunidades. Recientemente, por ejemplo, se presentó un  proyecto de parque eólico en Aragón para nutrir de energía renovable a nuestro país.

Pero las grandes ciudades tienen más debates abiertos entre crecer o garantizar unos mínimos ecológicos y, como hemos comentado, el transporte es fundamental. Recientemente, ha vuelto a primera línea la propuesta de ampliación del aeropuerto del Prat, un proyecto que desde un sector empresarial se considera patriótico, imprescindible para situar a Barcelona y Cataluña como un punto atractivo y accesible para los negocios, mientras que muchos ciudadanos y colectivos lo ven del todo insostenible, pidiendo una discusión mucho más profunda sobre cómo y cuánto queremos crecer. Seguramente esta última es la clave del debate que debemos afrontar pronto.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Economía y biodiversidad

7min lectura

Dependencia mútua

Economía

Productos de proximidad

7min lectura

La opción preferente de los catalanes a raíz de la pandemia

Sostenibilidad

¿Pagarías más por un turismo sostenible?

4min lectura

Es el sector turístico con más crecimiento mundial



La lengua catalana está llena de refranes donde la sabiduría popular aconseja sobre economía, es decir, donde la comunidad se ayuda. Hacemos una recopilación y analizamos su origen.

 

La paremiología es la ciencia que estudia el origen y el significado de los refranes, y es tan antigua como la misma lengua. Encontramos muestras en las traducciones de los proverbios de la Biblia, en libros judíos y árabes de sentencias traducidas al catalán. También podemos encontrar ejemplos en la obra del filósofo Ramon Llull o del escritor Francesc Eiximenis, en el libro Tirant lo Blanc… Desde finales del siglo XVI, el refrán pasa por delante de los proverbios. Estos son tan solo ejemplos de cómo la paremiología está presente desde tiempos inmemoriales: Proverbios de Guillermo de Cervera (1180), Libro de Doctrina del Rey Jaime de Aragón (1290), y así, hasta llegar a libros como el de Baldiri Reixach o el de Carles Amat, utilizados para la enseñanza. Uno de los paremiólogos de nuestro país es Víctor Pàmies i Riudor; a través de su trabajo podemos conocer el origen, la historia, la etimología…

A modo de ejemplo, unos cuantos refranes relacionados con el dinero y la inversión. La sabiduría popular siempre nos da buenos consejos.

  • L’aigua va allà on n’hi ha més.
    Se refiere al dinero: quien más invierte, más beneficios obtiene. (De hecho, el agua tiende a acumularse formando ríos, mares…) Viene a decir que: “El dinero va donde hay”.
  • Sabater amic o parent, calça car i dolent.
    Advierte de que quien da dinero para ganar una amistad o encontrar el amor, sale mal parado porque todo el mundo se aprovecha de la amabilidad.
  • Per casar filles donzelles no venguis moltons ni ovelles.
    Significa que no se debe deshacer nunca el patrimonio familiar. (Antes, para casar a una hija se ofrecía una dote de ciertos bienes: dinero, joyas, muebles, menaje de hogar y de cama, animales, tierras…)
  • Béns de campana, Déu els dona i el diable els escampa.
    Nos dice que aquellas ganancias que llegan fácilmente, sin esfuerzo, son las más fáciles de perder.
  • Diners de tot fan veritat i del jutge advocat.
    Nos dice que con dinero podemos conseguir cambiar la realidad según nuestros intereses.
  • Si a qui deus no pots pagar, humilment li has de parlar.
    Este refrán nos dice que hay que ser humilde con nuestros acreedores cuando no podemos pagar lo que les debemos, para así evitar represalias.
  • Germans, els pans; parents, els qüens; i coneguts, els papers de menuts (qüens = diners). Entre hermanos se comparte incluso el alimento, entre parientes se puede fiar o pedir dinero, pero entre conocidos, nada de lo anterior.
  •  Educació i diner fan al fill cavaller.
    La educación hace inteligente a la persona y el dinero lo proclama.
  • Al marit, barca; la muller, arca (arca = cofre = caixa dels diners).
    Los maridos hacían trabajo físico y las mujeres administraban el dinero de la familia. Significa que cada uno tiene que hacer las tareas para las cuales está mejor preparado.
  • Sastres, música i sabaters, moltes postures i pocs diners
    Mueven mucho las manos y el cuerpo a cambio de poco beneficio.
  •  Si la butxaca no sona, els músics no poden tocar.
    Con una economía precaria no se puede hacer grandes cosas.
  • Pagant, sant Pere canta / En pagar, sant Pere canta / Pagant, mossèn Pere canta.
    El dinero consigue las cosas más impensables.
  • Si vols enganyar al marxant, posa-li la “ganància” per davant.
    El dinero en efectivo ante los ojos suele decidir enseguida a quien vende.
  • Qui pren, son cor ven.
    Quien acepta dinero, regalos o favores de alguien, queda en deuda material o moral.
  • A on vas, diners? Allí a on n’hi ha més.
    Quiere decir que poseer dinero es el principio para tener más.

 

Los refranes en Cataluña

Los refranes se pueden categorizar en función de la temática. Según Joan Fontana, José Enrique Gargallo, Víctor Pàmies y Xus Ugarte en su trabajo Los refranes más usuales de la Lengua Catalana, existen 15 grandes temas:

  1. Refranes meteorológicos.
  2. Refranes del calendario.
  3. Sobre oficios y beneficios (dinero, trabajos, oficios…). 
  4. Refranes sobre religión y creencias. 
  5. Refranes sobre el hogar y la familia.
  6. Refranes sobre hombres y mujeres. El cuerpo humano y las edades de la vida. 
  7. Refranes de flora, fauna y naturaleza.
  8. Refranes sobre calidades y sentimientos de las personas. 
  9. Refranes sobre salud y enfermedad. 
  10. Refranes sobre la comida y la bebida. 
  11. Refranes geográficos. 
  12. Refranes sobre fiestas y ocio.
  13. Refranes sobre consejos.
  14. Refranes sobre moral.
  15. Cajón de sastre.

Los refranes tienen dos significados, el significado literal y el figurado, que hace de ejemplo para el significado literal. Más allá de cómo usar los refranes en nuestra habla habitual, estos son trozos de discurso prefabricado. A parte de que, por el hecho de ser conocidos por la mayoría de integrantes de la comunidad de hablantes, se pueden utilizar para hacer referencia a las ideas que esconden como un atajo para evitar explicarlas.

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

Historia de la banca

5min lectura

A Cataluña

La historia de la peseta

1min lectura

Orígenes y curiosidades que ha tenido nuestra moneda catalana

En el mercado inmobiliario, y concretamente en el del alquiler, nos podemos encontrar con situaciones muy diversas y que pueden suponer abusos e incumplimientos de la normativa vigente en cada momento. ¿Pero todos los abusos los sufre el inquilino? ¿O el propietario también se puede ver indefenso?

 

El septiembre pasado entró en vigor la nueva Ley de contención de precios del alquiler (Ley 11/2020 de 18 de septiembre) con el objetivo de frenar la ingente subida de precios que se estaba viviendo, especialmente en Barcelona y su área metropolitana. Con esta ley se rebaja y congela el precio de los nuevos contratos de alquiler en zonas con alta demanda de vivienda. Se ha conseguido una reducción del 4,12% de media.

Con estas medidas, parece que los políticos responden a las demandas de plataformas y sindicatos, en favor de una vivienda a precios asequibles o, cuando menos, regulados. Incluso se ha publicado una Guía Rápida para conocer el alcance de la nueva normativa.

¿Cuáles son los abusos?

Es evidente que era insostenible mantener el modelo alcista en los precios del alquiler, tal como ha estado pasando los últimos años. Los inquilinos tienen unos derechos básicos que a veces se ven vulnerados y que tendrían que denunciar en caso de encontrarse en alguna de estas situaciones de abuso:

  • Al firmar el contrato de alquiler, el propietario tiene que entregar la cédula de habitabilidad y el certificado energético. La obtención de estos documentos tiene un coste, por lo cual, algunos propietarios pueden intentar alquilar la vivienda sin tenerlos, a pesar de ser obligatorios. Para el alquiler de locales solo es obligatorio el certificado energético. 
  • Hacer un uso pacífico de la vivienda, sin que el propietario lo pueda perturbar. Muchas veces se produce el llamado bullying (acoso) inmobiliario, que consiste en hacer la vida imposible al inquilino para que se marche y así poder especular con la vivienda. Estas acciones las suelen llevar a cabo los grandes tenedores, como, por ejemplo, los fondos de inversión.
  • El propietario se tiene que hacer cargo de las reparaciones necesarias y de conservación. El inquilino puede hacer estas reparaciones si son urgentes, previo aviso, y se le podrá descontar del precio, pero a veces no se aceptan estas reparaciones como necesarias y no hay retorno del coste.
  • Puede resolver el contrato y recuperar la fianza, pero hay propietarios que no la quieren devolver, y podría ser que este dinero no se hubiera depositado en el INCASÒL, tal como es preceptivo. Esto puede significar que no se haya registrado el contrato de alquiler y, por ello, podríamos tener más dificultades para recuperar la fianza.

Ahora bien, el derecho al retorno de la fianza se pierde si se deja la vivienda con desperfectos que puedan suponer un coste de reparación.

Protección de los propietarios

Aun así, nos podemos encontrar que el propietario no sea el culpable de una relación conflictiva con el arrendador. Por ejemplo, puede pasar que la vivienda no haya sido alquilada legalmente, sino que alguien haya decidido entrar a vivir sin permiso; o que haya impagos de la renta acordada; o, incluso, que haya un mal comportamiento del inquilino.

La nueva ley no resuelve ninguna de estas situaciones en las que un propietario se puede encontrar y que, como ciudadano, también tiene derecho a disponer de herramientas para resolverlas. La única previsión que se hace es de cara a los pequeños tenedores que puedan estar en situación de vulnerabilidad, a los que se les permite una subida del 5% del alquiler, por encima de los máximos establecidos.

El propietario se puede encontrar en situación de indefensión con facilidad, puesto que se considera que es la parte fuerte del contrato. Pero lo cierto es que puede ver cómo un inquilino deja de pagarle o destroza la vivienda, y que la solución al problema siempre tiene que pasar por los juzgados, hecho que supone un alto coste de tiempo y de dinero. 

La cuestión es que esta problemática afecta del mismo modo a los fondos de inversión que a pequeños tenedores. Con las nuevas regulaciones parece que esta situación empieza a revertirse, puesto que tienen en cuenta la diversidad de propietarios y resuelven de manera más equitativa el reparto de responsabilidades en esta locura que es el mercado inmobiliario.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Comunidad

Cataluña frena el despoblamiento rural

5min lectura

Las oportunidades laborales y la centralización del tejido empresarial

Un estudio demuestra que los beneficios de la biodiversidad equivale al doble del PIB mundial. 

 

Ningún país ha conseguido los objetivos marcados en términos de diversidad fijados en el Convenio sobre la Diversidad Biológica, con fecha límite de 2020. Ahora, nos enfrentamos a un déficit de financiación de más de 700 mil millones de dólares hasta el año 2030, ha advertido el secretario general de la ONU. 

Por eso, 2021 tiene que ser el año para la reconciliación entre la humanidad y la naturaleza. Hasta ahora hemos estado destruyendo nuestro planeta, hemos abusado de él como si tuviésemos uno de repuesto, nuestro consumo de recursos actuales requiere casi dos planetas, pero solo tenemos uno. Si comparamos la historia de la tierra con un año natural, hemos usado un tercio de esos recursos naturales en los últimos 0.2 segundos.  

Acciones como la contaminación del aire, la tierra y el agua han provocado un contraataque por parte de la naturaleza que se evidencia en temperaturas récord, el colapso de la diversidad, la propagación de los desiertos y en los numerosos y cada vez más peligrosos  fenómenos extremos como incendios, inundaciones y huracanes.

  • Un planeta para la biodiversidad 

La biodiversidad o diversidad biológica es, según el Convenio Internacional sobre la Diversidad Biológica, el término por el que se hace referencia a la amplia variedad de seres vivos sobre la Tierra y lo que sucede con los patrones naturales que la conforman. Son el resultado de miles de millones de años de evolución según procesos naturales y también de la influencia creciente de las actividades del ser humano. La biodiversidad comprende igualmente la variedad de ecosistemas y las diferencias genéticas dentro de cada especie que permiten la combinación de múltiples formas de vida y cuyas mutuas interacciones con el resto del entorno fundamentan el sustento de la vida sobre el mundo.

La biodiversidad es una base esencial de nuestro bienestar económico. Si bien la actividad empresarial es actualmente una de las principales causas de las presiones sobre la biodiversidad, como el uso de la tierra, la sobreexplotación o la contaminación, las empresas de todos los sectores también pueden ser las principales promotoras de la conservación de la biodiversidad. Ahora es necesario que todas las partes interesadas colaboren para integrar el valor de la biodiversidad en nuestra toma de decisiones y desarrollar soluciones que armonicen la naturaleza y el crecimiento económico.

  • Biodiversidad en la empresa 

Muchas empresas no están dispuestas a que el crecimiento de la compañía sea a costa de las personas y del planeta. Por esta razón, se están cambiando la forma en que se hacen los negocios. 

Se han creado planes internos, para ayudar a crear un mundo en el que todos podamos vivir bien dentro de los límites naturales del planeta. Mediante el uso de recursos para abordar problemas como la salud y la higiene, la igualdad de género, el cambio climático y los desechos de envases plásticos, se están generando beneficios a largo plazo y a corto plazo para la sociedad. 

Hay compañías que empezaron en 2010 a tener conciencia sostenible y el impacto que han hecho todos estos cambios es muy significativo: se han disminuido costes y también riesgos, y por supuesto uno de los valores más importantes es generar la confianza con el consumidor. 

Danone, por ejemplo, actúa contra el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la escasez de agua. Así, está reduciendo su huella de carbono con la finalidad de lograr ser cero emisiones en 2050. Más allá de sus centros productivos, trabaja estos objetivos en áreas en las que comparte responsabilidad, especialmente en la agricultura; a la vez que impulsa la agricultura regenerativa buscando la protección del suelo, el agua y la biodiversidad, promoviendo el bienestar animal y empoderando a una nueva generación de agricultores.

También tiene políticas y herramientas propias que tienen como objetivo el fomento de la biodiversidad:

  • Ejemplo de ello es su política forestal, en la que hace una declaración de intenciones para eliminar la deforestación de su cadena de suministro y contribuir a la reforestación.
  • O el fondo dedicado a impulsar sus ecosistemas locales, el Fondo Danone Ecosystem, que apoya a proyectos de la compañía que tengan, además, una finalidad social. Este es el caso de Renueva, un sistema de gestión y revalorización de residuos de Danone Aguas que, junto con otros colaboradores, trabajan para el reciclaje de los envases de consumo fuera del hogar, y cuentan con una planta en Barcelona Montcada i Reixac.

 

  • 17 objetivos para transformar el mundo

Naciones Unidas ha creado 17 objetivos para transformar nuestro mundo. Los objetivos de desarrollo sostenible son el plan maestro para conseguir un futuro sostenible para todos. Se interrelacionan entre sí e incorporan los desafíos globales a los que nos enfrentamos día a día, como la pobreza, la desigualdad, el clima, la degradación ambiental, la prosperidad, la paz y la justicia. 

Para no dejar a nadie atrás, es importante que logremos cumplir con cada uno de estos objetivos para 2030:

  1. Fin de la pobreza,
  2.  Hambre cero, 
  3. Salud y bienestar,  
  4.  Educación de calidad, 
  5. Igualdad de género, 
  6. Agua limpia y saneamiento, 
  7. Energía asequible y no contaminante, 
  8. Trabajo decente y crecimiento económico, 
  9. Industria, innovación e infraestructuras, 
  10. Reducción de las desigualdades, 
  11. Ciudades y comunidades sostenibles, 
  12. Producción y consumo responsables, 
  13. Acción por el clima, 
  14. Vida submarina, 
  15. Vida de ecosistemas terrestres, 
  16. Paz, justicia e instituciones sólidas, 
  17. Alianzas para lograr los objetivos.

Y este es nuestro objetivo diario y el de las empresas. Probablemente habrá muchas compañías que lo pondrán en práctica de forma anónima, en otras aparecerá en su página web los planes de desarrollo y todos estos cambios que han hecho y que están realizando. Algunos ejemplos son: Cepsa, Decathlon, Ferrovial, San Miguel Mahou, Iberdrola, Unilever, Danone, entre otras. 

  • La biodiversidad forma parte del progreso

Tenemos que conseguir desmitificar que la biodiversidad es sinónimo de agrandar los gastos, si no todo lo contrario, y que junto con la economía van cogidos de la mano. Gracias a estos gestos y a estos cambios, no solo vamos a conseguir disminuir los costes si no que también tendremos una vida más sana, duradera y mejor para las próximas generaciones. 

Un documental para no perderse es “David Attenborough: Una vida en nuestro planeta”, ien que el prestigioso naturalista reflexiona tanto sobre los momentos decisivos de su vida como sobre los cambios devastadores que ha presenciado. La película está disponible en la plataforma Netflix y aborda algunos de los retos de la vida en nuestro planeta. Constata todo el terreno que ha perdido la naturaleza global en menos de un siglo, atestigua el cambio que ha visto en la naturaleza en sus más de 50 años de trabajo y constata que el mundo es una maravilla única y espectacular. Además, Attenborough lanza un mensaje de esperanza a las generaciones futuras cuando revela las soluciones para salvar a nuestro planeta del desastre.

Podemos empezar por las famosas 7 R’s: Reciclar, Reutilizar, Reducir, Rediseñar, Reparar, Renovar y Recuperar. Entre todos, podemos conseguirlo, ¿Quieres formar parte de este cambio? 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado esta notícia, te recomendamos:

Sostenibilidad

Inteligencia artificial

6min lectura

El gran aliado del desarrollo sostenible

Economía

Productos de proximidad

7min lectura

La opción preferente de los catalanes a raíz de la pandemia

Sostenibilidad

Innovate4Climate

4min lectura

Cita mundial contra el cambio climático



Si algo ha provocado la pandemia de la Covid-19, es hacernos replantear la sociedad en que vivimos, nuestro sistema sanitario y sobre todo, nuestra economía. Un fenómeno que ha dejado a muchas de nuestras empresas en una situación precaria en la que sobrevivir se considera todo un éxito.

El Consejo Europeo ha diseñado un plan de recuperación para Europa. Según ACCIÓ (L’agència de la competitivitat per l’empresa de la Generalitat de Catalunya), esta ayuda, aprobada el 21 de julio del 2020, es para impulsar y poder cubrir las necesidades de Europa a raíz del desastre económico provocado por la pandemia. De este dinero surge el paquete económico denominado Next Generation EU, con un total de 750.000 millones de euros. Estos fondos son repartidos a los estados miembros de la Unión Europea para ayudar a su recuperación económica, y serán destinados a financiar todo tipo de proyectos.

De estos, 140.000 millones de euros son adjudicados a España, una parte en ayudas directas y el resto indirectas, en forma de crédito.

Cómo se repartirán estas ayudas a empresas:

 

Según el Real Decreto-ley 5/2021, de 12 de marzo, de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia de la Covid-19, el primer paquete de ayudas se repartirán de la siguiente manera:

  • Línea de ayudas directas a autónomos y empresas

Gestionadas por las Comunidades Autónomas y con una dotación de 7.000 millones de euros, sirven para cubrir gastos de pagos a proveedores y otros acreedores, y también para gastos en servicios y suministros energéticos.

  • Reestructuración de la deuda financiera

Otorga al Gobierno de más poder para flexibilizar los préstamos con aval público, permitiendo así la incorporación de las líneas ICO.

Adicionalmente se prevé una dotación de 3.000 millones de euros como ayudas directas y extraordinarias para reducir la carga de préstamos con aval público.

  • Un fondo de recapitalización de empresas

Pensado para medianas empresas que eran viables antes de la pandemia, pero que tienen dificultades de solvencia y que no pueden acceder al fondo gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones industriales (SEPI).

  • Extensión de las moratorias para el desencadenamiento automático de procesos concursales

Con el fin de facilitar un mayor margen para restablecer su equilibrio patrimonial antes de entrar en concurso.

Así mismo, se amplía a cuatro meses el periodo para poder pagar deudas tributarias sin intereses de demora.

Un conjunto de medidas de ayuda económica que, a pesar de estar supeditadas a ciertos requisitos, no dejan de ser una bocanada de aire fresco más que necesaria en los momentos difíciles en los que nos encontramos.

Por otro lado, y como hemos visto en anteriores crisis, estas ayudas raramente son gratis, y tarde o temprano se tienen que pagar tanto si se quiere cómo si no, generalmente a través de políticas de austeridad financiera.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Economía

La Crisis

5min lectura

¿Soluciones simples a problemas complejos?

Economía

Empresas innovadoras

5min lectura

Catalunya líder en empresas innovadoras

Economía

Banca comunitaria

5min lectura

Para ayudar a hacer sostenible la economía en Catalunya



El sector de eventos ha sido uno de los más afectados por la pandemia, se han cancelado multitud de acontecimientos que llevaban meses organizándose, y lo mismo ha ocurrido con las bodas. 

 

Muchas parejas han tenido que dejar en standby el tan esperado ¡Sí quiero! Para más adelante, eso ha conllevado a la cancelación de proveedores (masías, caterings, fotógrafos, videomakers, vestidos, y un gran largo etcétera.) 

Las parejas que no han podido esperar a 2022, que es cuando se espera que empiece una nueva normalidad, han tenido que reinventarse y hacer bodas vía zoom o micro bodas con 15 personas. 

Entrevistamos a Cristina González, Responsable de Comunicación España en Bodas.net web líder del sector nupcial, con la oficina internacional en Sant Cugat del Vallès.

¿Cómo habéis vivido el momento pandemia en bodas.net? 

En 2020 se realizaron aproximadamente un 80% menos de celebraciones que en 2019, según una encuesta realizada por Bodas.net a más de 1390 empresas del sector a finales de 2020 y 2500 parejas. Sin embargo, de todas las bodas, tan solo entre el 5% y el 9% de las bodas se cancelaron, todas las demás se pospusieron a una nueva fecha. Además, 8 de cada 10 parejas que decidieron posponer marcaron fecha para 2021.

¿Cuál ha sido el feedback que os iban dando vuestros proveedores con respecto a la cancelación de las bodas? 

Más que de bodas canceladas, hablamos de bodas pospuestas, ya que solo entre el 5% y el 9% se cancelaron, todas las demás se reagendaron. 

Como todos los sectores, el sector nupcial ha vivido unos momentos difíciles a lo largo de todo el 2020 y principios del 2021. Durante todo este tiempo, no han existido unos periodos concretos y estables ni unos protocolos claros que permitieran celebrar las bodas. Por eso, desde Bodas.net nos unimos con asociaciones de todo el territorio español, empresas y parejas afectadas para realizar una petición conjunta y pública al Gobierno español el pasado mes de marzo. 

En España cada año se casan aproximadamente 165.000 parejas y se genera un negocio directo de 3.500 millones de euros. 

El negocio de las bodas recoge múltiples actividades y no pertenece a un único sector, se engloba dentro de otros como el ocio o la restauración. Aun así, tan solo registradas en la web de Bodas.net ya hay más de 48.000 empresas que trabajan para bodas, por lo que son muchas empresas, profesionales y familias directamente afectadas, además de las cerca de 200 mil parejas que esperan casarse en los próximos meses. 

Por esto consideramos que era de suma importancia y urgencia que el gobierno estableciera unos periodos y medidas concretas para que el sector pudiera seguir trabajando, igual que había sucedido con otros sectores. 

¿Vuestros proveedores se están adaptando a la situación actual? ¿Sabéis si han modificado sus tarifas? 

Las tarifas, como en cualquier sector, son una de las cosas que pueden variar año tras año, independientemente de la situación actual. 

Muchas parejas están fijando su nueva fecha de boda para 2022, en parte para que la situación esté más controlada, ¿Creéis que van a poder ser más económicas que antes? 

Gran parte de las parejas que están fijando su boda para 2022 son las parejas que se comprometieron en 2020 o inicios de 2021. En la última encuesta que realizamos a finales de abril, solo el  14% de las parejas señaló que tenía fecha de boda para 2022. 

Por lo que respecta al presupuesto, en una encuesta realizada por Bodas.net en febrero a las parejas españolas que se casaron en 2020 o con fecha inicial en 2020 y que pospusieron para 2021, más de la mitad (55%) dijo que la situación económica actual generada por la Covid no había afectado al presupuesto inicial. Recordamos que el coste medio de una boda en España es de 20.500 €, según el Libro Imprescindible de las Bodas

Las bodas íntimas, más pequeñas ¿van a seguir en auge? 

El número de invitados se ha tenido que ajustar a las limitaciones de aforo de cada lugar y momento. Aun así, por lo que respecta al banquete y teniendo en cuenta que normalmente son amplios y con instalaciones al aire libre, además de contar con personal cualificado que vela por la salud y seguridad de todos, el ajuste de invitados no ha sido tan extendido. De 1700 parejas que tienen previsto casarse entre mayo de 2021 y abril de 2022, el 74% prevé contar con más de 76 invitados en su boda, incluso el 50% cree que superarán los 100. La media de invitados a una boda en España es de 130, según el Libro Imprescindible de las Bodas, escrito por Bodas.net en colaboración con Carles Torrecilla (profesor de ESADE) y Google. 

A pesar de las restricciones de aforo, las parejas siguen prefiriendo bodas de muchos invitados. Solo el 15% serán micro weddings. 

Se habla de que hay un cambio en elegir otros días de la semana para que los costes sean más económicos, ¿estáis notando esta nueva tendencia? 

El día favorito para casarse sigue siendo el sábado, aunque la tendencia es que cada vez se celebran más bodas entre semana (de lunes a jueves), según un estudio realizado por The Knot Worldwidet. Esto es algo que ya se empezaba a ver en los últimos años, pero, que la situación actual ha precipitado por el reajuste de los enlaces pospuestos. Sin duda se trata de una tendencia que permitirá tener más opciones en el calendario. 

Este reajuste de fechas también ha provocado que las parejas que se han comprometido durante estos últimos meses, tengan que marcar la fecha de boda para 2022, ya que la agenda estará muy apretada. Como consecuencia, si en años anteriores las parejas españolas necesitaban de media 12 meses para organizar su boda, ahora este tiempo de preparación se dilata hasta los 18-24 meses. Esta ampliación en el timing de organización permitirá a las parejas cuidar y mimar mucho más los detalles que quieren para su día.

Contadnos un poco más. Como expertos en bodas ¿Cómo veis que van a ser en 2022? 

Afortunadamente, con el fin del estado de alarma, el avance de la vacunación y la predisposición de los profesionales y de las parejas a adaptar los enlaces a las circunstancias, las perspectivas son buenas para estos próximos meses. Según la última encuesta realizada por Bodas.net a finales de abril a las parejas que tienen fecha de boda para 2021, 8 de cada 10 afirma que se casarán en la fecha marcada. Además, de estos, el 70% dice estar seguro o muy seguro de que la boda podrá realizarse ese día. 

Todo hace pensar que las bodas, aunque adaptadas a las circunstancias, han vuelto para quedarse. 

Nada va a impedir las ganas de casarse, a pesar de que van a haber cambios, tanto de aforo, invitados y la manera de relacionarse, todo apunta que 2022 va a ser un año muy apretado en fechas y por fin vamos a poder recuperar este tiempo perdido. ¡Qué vivan los novios! 

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Un neobanco es un banco basado en tecnología financiera (financial technology) que opera solo digitalmente o a través de una aplicación móvil, puede ofrecer la mayoría de los productos y servicios que un banco convencional, menos las subdivisiones físicas. Se trata de compañías relativamente jóvenes, la denominación de neobanco data del 2017.

 

Las estructuras bancarias, así como las necesidades de la población, han cambiado exponencialmente durante los últimos años. Si antes era recurrente ir al banco personalmente para hacer gestiones, ahora podemos llevar a cabo las mismas operaciones desde el sofá de casa. Atendiendo al nuevo contexto tecnológico, los bancos tradicionales, los de toda la vida, se pusieron manos a la obra para poner a disposición del público un modelo bancario digital que permitiera hacer un número considerable de operaciones bancarias desde cualquier lugar.

Gracias a esta adaptación, surgieron bancos digitales preparados para afrontar las nuevas inquietudes de la sociedad. Pero a pesar de suponer una agilización de algunos trámites bancarios, los bancos digitales actúan como filiales de otros más grandes que ya disponen de una trayectoria concreta. Es justamente aquí cuando nacen los neobancs; una estructura bancaria que empieza de cero y que, además, tiene como pilar fundamental el uso de la tecnología Fintech para dar servicio a sus clientes.

Durante los últimos años en Europa ya hemos empezado a trabajar con neobancos aprovechando la tecnología del mercado. Pero, ¿que ofrecen exactamente los neobancos? ¿Cuáles son las diferencias entre la banca tradicional y un neobanco?

Productos y servicios más ágiles

 

Todos sabemos qué operaciones puede efectuar un banco tradicional y qué gestiones se pueden llevar a cabo. El gran reto para ellos, de hecho, fue intentar trasladar al mundo virtual todos los trámites que, habitualmente, se llevaban a cabo en las oficinas y lo consiguieron parcialmente. Todavía hay operaciones que requieren una visita al banco porque no se pueden realizar desde una tableta o móvil. Abrir una nueva cuenta, es uno de ellos.

Los neobancos en cambio, cuentan con una estructura mucho más simplificada respecto a la banca tradicional. Esto implica que no ofrecen todos los productos o posibilidades de entidades más veteranas, pero si han conseguido aglutinar un buen puñado de servicios con procesos más sencillos. En otras palabras, ofrecen un abanico de productos más reducido pero a la vez, más resolutivo. Abrir una cuenta corriente, transferencias de dinero, gestión de tarjetas o solicitar un crédito son solo algunos de los trámites a los cuales los clientes tienen acceso en cualquier momento. Por esta razón, los neobancos ganan cada vez más adeptos entre pequeñas o medianas empresas y jóvenes; prefieren efectividad y rapidez en sus operaciones por encima de la cantidad.

Cero comisiones o casi cero

 

Seguramente más de una vez habéis oído quejarse a alguien a causa de las comisiones que pedían los bancos para gestionar los trámites. Estos gastos son presentes por parte de la banca tradicional porque necesitan ponerle un coste a la gestión de sus agentes, mantener sus sucursales y el mismo banco. Es aquí precisamente donde encontramos uno de los rasgos diferenciales más relevantes. A diferencia de estos, los neobancos suponen una reducción considerable de las comisiones, puesto que el uso de la tecnología supone la eliminación de los gastos que tienen que afrontar las grandes entidades bancarias.

Todo ello ha provocado que los bancos más veteranos intentaran reducir también sus gastos para poder ofrecer unos precios más competitivos, pero no han conseguido equiparar su coste cero en cuanto a las gestiones ni sus elevadas tarifas de ahorro. Es por eso que actualmente, modelo del neobanco ganar adeptos.

La autonomía del cliente

 

Este es, sin duda, uno de los factores más diferenciales entre la banca tradicional y los neobancos. Mientras que los primeros se caracterizan por tener poca autonomía y, en consecuencia, trabajan cada día para mejorar sus servicios digitales y así ganar más independencia; los neobancos ofrecen desde un principio la libertad absoluta a través de herramientas tecnológicas muy avanzadas que ayudan a los clientes a controlar el dinero.

Pero la desventaja de esto es que en muchas ocasiones los neobancos no cuentan con un servicio de comunicación interpersonal entre el cliente y el mismo banco. Las interacciones son limitadas y muy enfocadas a los servicios de atención al cliente detrás de las cuales pueden haber máquinas. En este sentido, los bancos tradicionales sí que tienen la capacidad de construir relaciones más sólidas entre clientes y los agentes. En cuanto a sus filiales digitales, a pesar de no disponer de una persona física, cuentan con franjas horarias de servicios de atención al cliente para poder solucionar cualquier duda o problema de forma personalizada.

11Onze Banc desde el 15 de marzo del 2021 está formando a sus primeros 50 agentes para que den un servicio personalizado a los futuros clientes, ofreciendo todas las ventajas de un neobanco con un trato de persona a persona.

Últimamente no paramos de escuchar las palabras “productos Km0”, “digitalización” y “sostenibilidad”. Pero, ¿que tienen que ver estas palabras con la economía en Cataluña? ¿Qué relación tiene la economía sostenible con las empresas catalanas y su camino para ayudar a los consumidores a escoger mejor los productos que escogen consumir?

 

El departamento de medio ambiente de la Generalitat de Catalunya, define los productos “km 0”, o “de proximidad”, como aquellos que se han producido a menos de 100 km de distancia, que son de temporada, son ecológicos (no usan productos químicos ni tampoco tóxicos en su elaboración) y al mismo tiempo protegen el medio ambiente. Como ya hemos experimentado en la covid-19, ha ayudado a acelerar y salir adelante diferentes iniciativas para ayudar a los pequeños productores agroalimentarios locales con la web Prodeca, una web promotora de alimentos catalanes. La web está organizada según las diferentes categorías de productos, al mismo tiempo, que territorialmente los agrupa por comarcas y con una sección especial de productos ecológicos.

Pero también ayuda a la sostenibilidad, el hecho que una empresa empiece un proceso de digitalización, por lo tanto, y mirando los datos durante el 2020, estas muestran que el 35% de las empresas catalanas se transformó digitalmente durante la pandemia, en aquel año. Los principales sectores que lo hicieron fueron los servicios, el comercio y la industria. Pero además, esto ha traído consecuencias positivas, pues la digitalización también las ha hecho mejorar en ahorro, eficiencia y productividad.

 

Pero lógicamente, la economía sostenible va más allá de consumir productos de proximidad y de digitalizar las empresas. La economía sostenible afecta a tres ámbitos diferentes, que son la parte social, económica y medioambiental, muy entrelazadas. Por la parte medioambiental, ayuda incrementar la concienciación, con campañas sociales que nos interpelen a todos y todas. Esto nos lleva a incitar la compra marcas respetuosas con el medio ambiente, apostar por el reciclaje, por el comercio justo y de segunda mano. Pero la economía está relacionada con la concienciación, pues también tiene consecuencias al fomentar el ahorro en los hogares y reducir el consumo de energía. De hecho en muchos casos, son las pequeñas medidas individuales las herramientas que sin hacer mucho ruido ni muy gastada, nos ayudan a contribuir en aquellos valores de consumo responsable que acaban ayudando a desarrollar una economía más sostenible por todo el mundo.

Las tendencias vienen hacia aquí y se observa en sectores concretos donde la tierra y los recursos naturales son empleados cada vez de manera más eficiente. Por ejemplo, el sector vitivinícola, que apuesta claramente en casa nuestra por la sostenibilidad. Para generar modelos de negocio que incorporen la economía circular, para reducir al máximo el derroche de recursos. Y en estos modelos, las propias instalaciones incorporan tecnología de aprovechamiento máximo de todo aquello que usan para generar sus productos. También los sectores de la construcción van evolucionando hacia modelos energéticamente responsables y esto liga con las personas que también buscan cada vez más opciones de este tipo. Al final, los clientes mueven a las empresas a evolucionar a medida que se van tomando conciencia individual.

 

Todas las acciones que como personas hagamos, como clientes escogemos tienen mucho impacto. De hecho, si miramos tendencias, cada vez más existe la economía del compartir. El hecho de compartir, alquilar, reutilizar, reparar y reciclar productos ya existentes para crear de nuevos, extendiendo así el ciclo de vida de los productos, y derrochando el mínimo posible. Usar más que no poseer, sería la máxima de todos estos movimientos y tendencias.

 

Y hay que ser muy conscientes que la economía sostenible no se consigue con el hecho de llenarnos con productos llenos de hashtags verdes en señal de compromiso con el planeta tierra. La base principal de cualquier acto humano es aprender de sus acciones y consecuencias. Nos hay que aprender a saber usar el agua que necesitamos, a no consumir más del que podamos, a ser razonables y elegir muy bien el producto que queremos comprar, tener interés en saber de donde viene aquella camiseta que tenemos en casa, la procedencia de aquella botella de vino o el consumo de aquel modelo de coche que nos queremos comprar. Sin ir más lejos, muchas familias están volviendo a un estilo de vida más natural y una economía sostenible adaptada a las necesidades actuales de la sociedad, tanto escogiendo la vida rural como mejorando la vida en las ciudades.

 

Nosotros, como nueva banca también queremos contribuir. Queremos fomentar la economía sostenible a partir de las necesidades reales y específicas de cada persona que vive en la comunidad, y que tiene sus circunstancias personales. Por lo tanto también queremos crear la sostenibilidad social. Muchas empresas parten de una economía sostenible sin pensar en los clientes, pero, es importante incorporar la vertiente de las personas, la social, para completar el concepto de economía sostenible, que es social, económica y ambiental. Nuestros clientes son el centro de toda la propuesta, y por tanto, hace falta que el que ofrecemos los ayude en sus finanzas, a escoger mejor sus opciones, en definitiva, a mejorar financiera y económicamente. Así, nos proponemos ayudar a nuestros clientes a elegir opciones más sostenibles y a enseñar como la economía de la abundancia deja participar a todo el mundo, desde la responsabilidad. Y lo haremos con transparencia y sencillez. Al final hace falta que la sostenibilidad tenga sentido desde la eficiencia económica, desde la responsabilidad individual y colectiva y desde la conciencia de que los recursos naturales hay que protegerlos y valorarlos.