James-Sene James-Sene

«Cataluña tiene una peculiaridad que es brutal…» James Sène, Presidente Fundador de 11Onze

«Me han pedido que os venga a motivar y es un poco extraño porque yo creo que, para gente que ha dejado su familia y sus cosas para venir a este lugar durante tres semanas, motivación no os hace falta.» James Sène, en su bienvenida a los 50 primeros agentes de 11Onze. Momento memorable en la Academia 11Onze, donde durante 3 semanas se forma a los agentes para dar soluciones financieras punteras y eficientes, de neobanco.

A continuación, transcripción de la charla de en James, Presidente Fundador de 11Onze:

¿Cómo motivas a gente que hace esto? Será bastante complicado para mí. Y, de hecho, estaba a punto de decir «pues que me motiven un poco a mí, ¿no?», que hace un año y medio o dos que tengo este proyecto (11Onze) en la cabeza y veros a todos es motivación también. Por lo tanto, en lugar de intentar motivaros, explicaros, vender la moto… por cierto, hablo muy mal porque, como os he dicho, vivo sol y me he acostumbrado a decir palabrotas… por lo tanto, Toni si digo alguna, levanta la mano para que se pueda borrar de la grabación.

Qué es 11Onze?

Entonces, he pensado en explicaros qué es 11Onze, qué es todo esto. Porque, yo creo que si tenéis perspectiva de lo que estamos haciendo, podéis generar vuestra propia percepción de lo que es 11Onze y comunicarlo mejor a vuestra manera. Por eso, tenemos que hacer un poco de repaso de todo para que podáis entender que estamos haciendo. Ahora estáis haciendo cursos, pero es importante coger perspectiva para entender mejor lo que está pasando y porque estamos haciendo esto.

Ahora mismo, el mundo está como os podéis imaginar… y con la Covid ya es un extra. Pero sin la Covid ya se sabía el año pasado en los mercados que habría un «crac» del sistema. Ya se sabía. ¿Por qué? Porque hemos llegado a un nivel en que el sistema neoliberal que está establecido, ha quemado todos los servicios y ha creado una situación donde hay mucho dinero en mano de muy pocos. Y la mayoría de la gente que produce este dinero no los tienen, tienen dificultades para acceder a él o, simplemente, cuando acceden, se endeudan todavía más y esto crea un círculo vicioso. El sistema financiero y la banca, se han convertido en una industria extractiva, como que no vuelve el dinero a la gente que lo produce, crea un déficit. Y este déficit se ha ido produciendo hasta que ha llegado a un punto que han visto ellos mismos que el sistema necesitaba un reset. Por lo tanto, todo el mundo que se dedica un poco en el mundo de los negocios o las finanzas sabía, en junio del año pasado, que esto «petaría».

Hemos tenido encima la Covid, por lo tanto ha sido una doble «petada». La situación que todavía no percibimos, será mucho peor. Es decir, lo que viene post Covid será mucho peor de lo que nos pensamos que es. Se han destruido muchos trabajos que se hubieran destruido igual, pero con la Covid, el doble. Se han perdido muchas oportunidades además de todas las complicaciones que teníamos: 50% de paro, jóvenes, etc. Ahora no os haré el dibujo catastrófico, pero es real. Además, encima, en Cataluña tenemos la situación política que tenemos, que es otro problema añadido. Entonces, ¿qué pasa cuando una sociedad, un sistema entra en quiebra? Alguien lo tiene que pagar y es así. Y normalmente, lo paga la gente.

En este caso, lo paga la gente que tiene un poco, que ha ahorrado, las pensiones, etc. Esto es así. Todas las crisis las paga la gente. No os explicaré casos de bancos que hemos rescatado que, técnicamente teníamos que rescatar. Este no es el problema; el problema es que no lo han devuelto. Una cosa que mucha gente no sabe, es que la creación de dinero pasa por los bancos. Los sistemas de creación de dinero pasan por el crédito. Los bancos crean dinero cuando te dan un crédito; cuando los bancos colapsan necesitan que se inyecte dinero para que puedan crear crédito y continuar con la rueda. Por eso se han cogido 60 mil millones y se han dado a los bancos, estaríamos colapsados. Esto era una necesidad, técnica. El problema es que no los devuelvan. Pero, lo que se hizo en su momento, es lo que tocaba.

Se habla mucho del neoliberalismo y muchos partidos lo mencionan, la mayoría no saben de qué están hablando porque si supieran qué es el neoliberalismo, no hablarían tan tranquilamente, sobre todo con sociedades que se llaman, democráticas. Daré un paso atrás para explicar de donde viene todo esto y entonces entenderemos muchas cosas que están pasando, para poder hacer un proyecto revolucionario, se tiene que tener perspectiva. El mundo se ha globalizado y si no tenemos perspectiva geopolítica, no se pueden entender las cosas que pasan y por qué pasan. Cuando se sabe, se puede anticipar lo qué vendrá, para cuando pase, estar más fuertes y poder pasarlo mejor. Son oportunidades, las crisis son oportunidades.

Esto es lo que vi en 2015 y hasta 2016 ya vi que sacaban unas cuántas leyes que, de alguna manera, abrían el acceso al sistema bancario a nuevos players. Lo que ahora se llama neobanco, etc. Esto es una oportunidad y por eso ya se empezó a preparar 11Onze; en este caso, para poder tirarse a la cresta de la ola cuando ellos decidan utilizarla. Ya sé que a todo el mundo le gusta ser antisistema, pero todos los sistemas que se establecen (políticos, económicos, etc.) están preparados para el antisistema. Cuando se hacen, saben que se hacen también para ir en contra y están preparados para parar esto. Lo que no están preparados a hacer, es competir. Porque no se imaginan que tú, en vez de ir en contra de ellos, irás con su oleada, pero competirás con ellos. ¿Esto que quiere decir? Pues que oportunidades como 11Onze, cuando salgan al mercado, pondrán a prueba el sistema bancario porque hará cosas que ellos tendrían que hacer, podrían hacer, pero no las hacen porque no quieren. La gente no lo sabe esto. Dicen que un banco no puede ser ético porque no ganará dinero, esto es mentira. Dicen que no lo conseguiremos porque necesitamos mucho dinero. Bien, si somos muchos tendremos mucho dinero; el dinero que tenemos es nuestro. Hoy tenemos herramientas para juntar nuestras ideas, juntar nuestros esfuerzos y competir con el sistema, esto es lo que estamos haciendo.

Pero volviendo al principio, de por qué estamos  en esta situación, en realidad esta situación nace hace cien años. Un señor, Walter Lippmann, es el padre del neoliberalismo. Es quien, a finales del siglo XIX principios del siglo XX, era un periodista, es quien creó la palabra «Guerra Fría» para que os hagáis una idea de la influencia que tenía entre los políticos americanos. Walter Lippmann decía, después de la Primera Guerra Mundial, «esto es un guirigay, esto no puedes ser, la gente es corta, la gente es burra y se tiene que crear un sistema donde los mejores, la élite, decida y la gente de abajo, como igualmente es burra, hará una cosa útil porque hay gente más inteligente y preparada que toma las decisiones por ellos.»

Todas estas ideas vienen del Darwinismo, que se llama «biologismo» en economía; esto del más fuerte ganará y todas estas mandangas que nos explican. Algo es cierto, pero por otro lado, somos personas, no siempre el más fuerte se lo tiene que llevar todo, hay otras cosas que entran en juego. Por lo tanto, Lippmann cuando hace esta teoría, lo que pretende y sobre todo dice, es que los sistemas democráticos se tienen que montar aunque se engañe a la gente porque no son capaces de pensar por sí mismos, por lo tanto, necesitamos una élite.

En la misma época, había otro señor, John Dewey, que decía justamente lo contrario. Dewey decía «las personas son personas, y dentro de las personas hay muchas personas y dentro de la población hay muchas poblaciones. Lo que hay que hacer es crear comunidades que, si se las educa, ellas mismas encontrarán las soluciones económicas y sociales para su propio rendimiento. No necesitan a un padre que les venga a decir qué hacer». Muchos podéis imaginar que Dewey no ganó, ¿no? Porque tal como está el patio…

Todas estas teorías hacia el 38, antes de la Segunda Guerra Mundial, las crea en Francia el coloquio Lippmann, es aquí donde se gesta el neoliberalismo basado en una idea que es totalmente antidemocrática: simplemente se tiene que crear una élite que gestione los bienes, de forma que piensen de forma adecuada para el resto de la gente. Si os fijáis, tuvo una evolución treinta años más tarde y ahora vivimos en esta situación, tenemos la Unión Europea. Gente que ni conocemos, la mayoría ni votamos, decidiendo todo. Qué puedes comer, como puedes viajar, como te puedes relacionar, qué coche puedes utilizar… Y no los conocemos, se supone que los votamos, pero realmente no sabemos que hacen. Y a la vez, todas las leyes que deciden impactan en nuestras vidas. Esto es el neoliberalismo que ya quería vender Lippmann y que ya ha vendido muy bien vendido.

Te encuentras en una situación en que no puedes luchar contra el sistema porque incluso ya no sabes de donde viene, no sabes de donde vienen las bofetadas porque estás en un sistema que desde la educación, la política, la economía está enfocado a que unos pocos controlen. Y desgraciadamente, cuando unos pocos controlan, esto no es democracia. Cuando unos pocos controlan, generalmente acaban quedándoselo todo y lo que se tiene que hacer, creo yo, es volver un poco a lo que decía Dewey. Es decir, dale a la gente la opción, explícale las cosas bien, no las pongas complicadas, para que pueda tomar una decisión. Si os fijáis, cuando vais a un banco, salís, la mayoría de la gente pensando «soy tonto, estoy chalado» y ellos, quien explican todo esto tampoco lo entienden, están leyendo un papel. Esto es muy grave, nadie hace nada contra esto. Pero sin dinero no se puede vivir. Sin dinero no puedes comer, estudiar, tener casa… El dinero es tan importante, tan central, que me parece absolutamente demencial que no se explique a la gente de donde sale, como funciona, cosas básicas. Que cuando vayas a un banco lo puedas entender y tomar una decisión. Pero esto no interesa porque viene de la misma idea que no somos capaces de gestionar solos nuestros recursos. Todo esto bebe de la misma fuente que es puramente y sencillamente antidemocrática.

Hace 30 años que estoy aquí, ahora tengo 51 por lo tanto, vine aquí con 21, para los Juegos Olímpicos. No os aburriré con mi CV, pero he viajado por todo el mundo, he montado empresas en todos lugares (continentes) excepto Australia. Por lo tanto, sé un poco de qué va el mundo y Cataluña tiene una peculiaridad que es brutal, una cosa que aquí la mayoría de la gente ignora: la capacidad asociativa que existe en este lugar no se encuentra casi en ninguna parte. En Cataluña hay 70.298 asociaciones, más o menos una asociación por cada 100 habitantes. No existe ningún otro lugar igual con la esencia que tiene esta tierra. Que las cosas, la gente las hace juntas. Haciendo las cosas juntas, este país hace cosas extraordinarias. Por eso desde la historia tenemos, discutiremos unos y otros, el primer Parlamento. Quizás no estamos de acuerdo, pero parece que sí. Estamos hablando de hace más de mil años cuando la gente no estaba pensando en esto de aquí, decíamos bien, organicémonos y decidamos, ¿no?

Tenemos un caso más reciente, el 1 de octubre que te podrías imaginar de todo, excepto que la gente acabaría defendiendo, escondiendo… Yo he visto personalmente, gente de mi pueblo preparándose para correr por el monte con una urna y no mentalmente. Correr, subir y bajar para ver como lo haría si viniera la Guardia Civil. Es una cosa que no pasa en ninguna parte, no sé qué pasa aquí, pero hay un sentimiento de «una vez decidimos todos hacer una cosa no lo para nadie». Pasó a los JJ. OO., en Barcelona se hicieron totalmente diferentes, su rasgo diferencial fueron los voluntarios. ¡Era increíble! Yo venía aquí cobrando y los voluntarios me apretaban a mí para que trabajara más y ellos no cobraban. Era un non-stop y esto dio una fuerza a los juegos que no se ha visto nunca, después se empezaron a introducir los voluntarios en otros juegos.

Es una tierra de juntarse y crear cosas. Lo tenéis que saber esto. Por eso he pensado, en la situación que hay, con el que nos viene encima, tengo que buscar una fórmula para volver a asociarse; gente normal y corriente. Poner en común nuestros conocimientos, por eso tenemos un equipo de directivos excepcionales y no lo digo porque estén aquí. He hecho cosas bastante especiales con equipos extraordinarios, pero nunca, nunca he tenido un equipo de ejecutivos tan potente. Son excelentes, ya lo veréis con el tiempo, son excelentes en el ámbito global. La gente que trabaja aquí es extremadamente buena, que todo el mundo querría tener y están aquí haciendo esto.

Haciendo referencia también a este lugar es tan extraño, en la guerra Civil que por cierto, mal llamada Guerra Civil porque fue un golpe de estado… pero lo más fuerte de este tema es que se acabó perdiendo por no tener capacidad y visión geopolítica. Lo que se hizo aquí en Cataluña es uno de los acontecimientos más potentes de cambio social en el siglo XX a la altura de movimientos como el comunismo. La gente decidió crear las comunas y empezar a gestionar; el 70% de las industrias en Barcelona las llevaban los empleados y lo mejor, es que funcionaban mejor que antes. Y esto no se puede hacer en un contexto donde se está creando el capitalismo por un lado y el socialismo por el otro, que por cierto, son la misma cosa porque se dedican a gestionar la escasez.

El capitalismo y el socialismo gestionan la escasez: esto me lo quedo yo y como solo lo controlo yo, tengo poder. No gestionan la abundancia, todos los sistemas económicos mundiales están montados con esta idea de gestión de la escasez y el control de unos pocos de todo. Son dos mecanismos que veréis en todos los modelos sociales y económicos. Esto es la barrera que no ves y que no entiendes, que vas haciendo y nunca salimos porque está montado así. Puedes ir contra el sistema con huelgas, que está muy bien, pero no son sostenibles, no puedes estar en huelga seis años o tres meses. Lo que se tiene que hacer es organizarse y competir, este país está preparado para hacerlo porque mentalmente, la gente es capaz de hacer estas cosas.

Si os fijáis en el logo que lleváis algunos, todo esto está representado. Pasáis por estas imágenes sin saber el contenido que traen, pero si os fijáis, tenemos un once que todo el mundo piensa «11 de septiembre». Yo personalmente pienso 11 de agosto, muerte de Guifré el Pilós. Tenéis las barras de la villa olímpica, las torres Mapfre, tenéis el 1 de octubre, cuando tenemos las cuatro barras escritas de 11Onze es la señera de Cataluña. Os explico estas cosas porque en los símbolos están los contenidos, ahora cuando los veáis entenderéis más cosas nuestras representadas por 11Onze. Por eso, hemos decidido crear 11Onze: para resucitar la capacidad que tiene esta tierra de crear cosas para la gente, pero haciéndolo con la gente. Esta es la primera parte de «de donde viene todo esto».

Todo esto es muy guapo, ¿pero qué hacemos con todo esto, no? La oportunidad que tenemos es que, para cambiar las cosas tenemos las tecnologías. La capacidad de interactuar de una forma tan rápida entre nosotros e intercambiar bienes y servicios es fundamental. De hecho, es un cambio de paradigma mundial, si os fijáis, estamos haciendo un cambio de gestión de la escasez a la gestión de la abundancia y os daré ejemplos, para que veáis símbolos de este cambio de paradigma, por qué ha cambiado. Las empresas que funcionarán, tienen que hacerlo con este paradigma, porque la tecnología ha dado más información a la gente, más rápido, han caído gobiernos por Twitter por una razón. Cuando la gente tiene más acceso y más contacto, crea. Y si la gente crea, compite. Quejándonos, lamiéndonos las heridas no vamos a ninguna parte. Fijaos, con la mentalidad de lo que es la gestión de la abundancia. Facebook, ¿qué gestiona? Conocimientos, contenidos, abundancia. Uber, en vez de tener el sistema de taxis controlado por unos pocos, por la escasez; yo pongo mi coche y puedo ir. Lo revienta. Airbnb, hoteles controlados, leyes, etc, pues no. Pongo casa mía y se ha acabado. La tecnología gestiona la abundancia. Todas las empresas que funcionan es por esta gestión de la abundancia. La abundancia son las personas. Esto es lo que quiere y puede hacer 11Onze porque no solo tenemos la tecnología, el marco legal que se abrió en 2017 permite crear un banco. Si tenemos la tecnología y tenemos los conocimientos, montamos un banco.

Y aquí pondremos nuestras condiciones. Será legal, lo haremos con sus herramientas, sus reglas, pero lo haremos a nuestra manera. Es legal. Si queremos dar hipotecas a cero interés, pues las damos, porque el dinero cuesta -0,5. Ahora estamos en intereses negativos, tener dinero en el banco cuesta dinero, por lo tanto sobra dinero. Si ya me lo dan a -0,5, lo puedo dar a 0, todavía gano 0.5, ¿por qué tengo que dar el 2 o el 3%? No tengo necesidad.

Al final es: cuando tú gestionas y repartes el riesgo entre muchos, el riesgo se hace pequeño, por lo tanto se puede asumir. Después se tiene que repartir de una forma justa y equivalente al esfuerzo que está haciendo cada cual y el riesgo que también asume. No es lo mismo, coger un riesgo así (pequeño) y hacer poco esfuerzo y que tenga más que el otro. Entramos en un tipo de comunismo e historias que no dejan de ser lo mismo, no os dejéis engañar. Tenemos que compartir los riesgos, pero también tenemos que ser justos y que la distribución se haga en función del esfuerzo y el riesgo que asume cada cual. Esto es una repartición natural, es lo que queremos hacer con 11Onze sin entrar en detalles, porque cuando entréis en detalle lo veréis en los productos igual que en el logo, lo veréis en cómo hacemos las cosas. La base está, la tenéis. Os falta que alguien venga y os diga, escucha ¿por qué no hacemos un castillo humano? El único lugar del mundo donde la gente se junta y hace un castillo, no os dais cuenta y ¡está en todos los lugares! Es la esencia de este pueblo, por eso no tenemos que tener dudas, si nos ponemos, lo haremos. Y además, lo podemos decir abiertamente porque las únicas personas que lo pueden parar son otras personas. No lo puede parar ningún gobierno, ningún lobby, ningún Íbex. Pasará como con el 1O, si lo decidimos y tenemos las herramientas, lo haremos. No hay que esconderse, por eso explicamos desde el principio que estamos haciendo esto y es tan importante el proceso de selección. Vosotros, habéis pasado un proceso de selección bastante específico. Probablemente, alguno de vosotros todavía duda sobre por qué estoy aquí, si no he estudiado nada parecido. Es normal, pero sois el 1% y estáis aquí por una razón. Porque podéis hacer lo que queremos hacer, si no no estaríais aquí. Os habéis ganado estar aquí. Centraos a aprender el máximo que podáis, al compartir conocimientos entre vosotros, estamos intentando crear grupos equilibrados con paridad. Veréis que están las tres generaciones, que están aquí para reforzar este intercambio de conocimientos y de hábitos. Si os centráis a aprender, saldréis de aquí mucho más fuertes, mucho más conscientes de la capacidad que tenemos unos cuántos, 50 y bien pronto 150, podemos hacer y cambiar la sociedad.

Esto es lo que quería explicaros hoy para que entendáis la esencia y por cierto, no es nuevo montar un banco comunitario. Las cajas lo son, bien, lo eran. Y, ¿por qué han desaparecido? Preguntáoslo. ¿Por qué se ha pasado a un modelo donde se reparten los recursos de un modo controlado solo por cuatro bancos? Y si no se explica, y no hay un ejemplo como 11Onze, no despertamos el deseo de alguien que diga «pues ahora yo monto una eléctrica». Me junto, busco ingenieros, todo el mundo se apunta a esta eléctrica y vendemos la corriente a la mitad. Ahora hay muchas leyes que lo permiten porque las han escrito ellos mismos y si no hay esta oportunidad ahora, quizás de aquí a 50 años seréis vosotros quienes le metéis el rollo a otro para que monte algo.

James, que esperas del proyecto de futuro de Cataluña de aquí a 6 años?

 

Yo te puedo decir lo que espero que hará 11Onze para el país. Nuestra idea es hacer un banco que se anticipe al mercado, os puedo asegurar que en cinco años tendremos la capacidad y el control sobre nuestras finanzas. No es tan complicado. La estructura que hemos creado en 11Onze, como banco, tiene una fundación en Suiza por razones estratégicas y los beneficios van aquí. La fundación tiene escrita que la integridad del dinero se invertirá en Cataluña, solo hay que saber en qué sectores. Si los establecemos estratégicamente, controlaremos el 40% del PIB de Cataluña. Tenemos la manera de hacer las cosas, no hay nada que sea coincidencia. Lo haremos, no lo dudéis. Cuanto más gente rescatemos, más capacitado tendremos y más estabilidad habrá en nuestros mercados. Y cuando la gente vea que juntándonos podemos hacer cosas reales, empezarán a exigir cosas. Y podremos hablar de hacia donde podemos ir, no podemos escoger si no tenemos dinero.

 

Equip Editorial
  1. Oleguer Bertran says:

    Una xerrada molt interessant

    • Miriam Frías says:

      Totalment d’acord Oleguer! Va ser una xerrada que ens va inspirar molt a tots, i viure-la en directe va fer que fos encara més emocionant.

      Hace 3 meses
  2. Ferran Farell Ramos says:

    Amb moltes ganes de començar!!!

    • Miquel Àngel Burgos Fradeja says:

      Ja hem començat, Ferran! Ara, pas a pas i fent les coses bé. Som-hi?

      Hace 3 meses

Deja una respuesta