grup-de-persones grup-de-persones

Neobancos: ¿Qué ofrecen?

Un neobanco es un banco basado en tecnología financiera (financial technology) que opera solo digitalmente o a través de una aplicación móvil, puede ofrecer la mayoría de los productos y servicios que un banco convencional, menos las subdivisiones físicas. Se trata de compañías relativamente jóvenes, la denominación de neobanco data del 2017.

 

Las estructuras bancarias, así como las necesidades de la población, han cambiado exponencialmente durante los últimos años. Si antes era recurrente ir al banco personalmente para hacer gestiones, ahora podemos llevar a cabo las mismas operaciones desde el sofá de casa. Atendiendo al nuevo contexto tecnológico, los bancos tradicionales, los de toda la vida, se pusieron manos a la obra para poner a disposición del público un modelo bancario digital que permitiera hacer un número considerable de operaciones bancarias desde cualquier lugar.

Gracias a esta adaptación, surgieron bancos digitales preparados para afrontar las nuevas inquietudes de la sociedad. Pero a pesar de suponer una agilización de algunos trámites bancarios, los bancos digitales actúan como filiales de otros más grandes que ya disponen de una trayectoria concreta. Es justamente aquí cuando nacen los neobancs; una estructura bancaria que empieza de cero y que, además, tiene como pilar fundamental el uso de la tecnología Fintech para dar servicio a sus clientes.

Durante los últimos años en Europa ya hemos empezado a trabajar con neobancos aprovechando la tecnología del mercado. Pero, ¿que ofrecen exactamente los neobancos? ¿Cuáles son las diferencias entre la banca tradicional y un neobanco?

Productos y servicios más ágiles

 

Todos sabemos qué operaciones puede efectuar un banco tradicional y qué gestiones se pueden llevar a cabo. El gran reto para ellos, de hecho, fue intentar trasladar al mundo virtual todos los trámites que, habitualmente, se llevaban a cabo en las oficinas y lo consiguieron parcialmente. Todavía hay operaciones que requieren una visita al banco porque no se pueden realizar desde una tableta o móvil. Abrir una nueva cuenta, es uno de ellos.

Los neobancos en cambio, cuentan con una estructura mucho más simplificada respecto a la banca tradicional. Esto implica que no ofrecen todos los productos o posibilidades de entidades más veteranas, pero si han conseguido aglutinar un buen puñado de servicios con procesos más sencillos. En otras palabras, ofrecen un abanico de productos más reducido pero a la vez, más resolutivo. Abrir una cuenta corriente, transferencias de dinero, gestión de tarjetas o solicitar un crédito son solo algunos de los trámites a los cuales los clientes tienen acceso en cualquier momento. Por esta razón, los neobancos ganan cada vez más adeptos entre pequeñas o medianas empresas y jóvenes; prefieren efectividad y rapidez en sus operaciones por encima de la cantidad.

Cero comisiones o casi cero

 

Seguramente más de una vez habéis oído quejarse a alguien a causa de las comisiones que pedían los bancos para gestionar los trámites. Estos gastos son presentes por parte de la banca tradicional porque necesitan ponerle un coste a la gestión de sus agentes, mantener sus sucursales y el mismo banco. Es aquí precisamente donde encontramos uno de los rasgos diferenciales más relevantes. A diferencia de estos, los neobancos suponen una reducción considerable de las comisiones, puesto que el uso de la tecnología supone la eliminación de los gastos que tienen que afrontar las grandes entidades bancarias.

Todo ello ha provocado que los bancos más veteranos intentaran reducir también sus gastos para poder ofrecer unos precios más competitivos, pero no han conseguido equiparar su coste cero en cuanto a las gestiones ni sus elevadas tarifas de ahorro. Es por eso que actualmente, modelo del neobanco ganar adeptos.

La autonomía del cliente

 

Este es, sin duda, uno de los factores más diferenciales entre la banca tradicional y los neobancos. Mientras que los primeros se caracterizan por tener poca autonomía y, en consecuencia, trabajan cada día para mejorar sus servicios digitales y así ganar más independencia; los neobancos ofrecen desde un principio la libertad absoluta a través de herramientas tecnológicas muy avanzadas que ayudan a los clientes a controlar el dinero.

Pero la desventaja de esto es que en muchas ocasiones los neobancos no cuentan con un servicio de comunicación interpersonal entre el cliente y el mismo banco. Las interacciones son limitadas y muy enfocadas a los servicios de atención al cliente detrás de las cuales pueden haber máquinas. En este sentido, los bancos tradicionales sí que tienen la capacidad de construir relaciones más sólidas entre clientes y los agentes. En cuanto a sus filiales digitales, a pesar de no disponer de una persona física, cuentan con franjas horarias de servicios de atención al cliente para poder solucionar cualquier duda o problema de forma personalizada.

11Onze Banc desde el 15 de marzo del 2021 está formando a sus primeros 50 agentes para que den un servicio personalizado a los futuros clientes, ofreciendo todas las ventajas de un neobanco con un trato de persona a persona.

Equip Editorial

    Deja una respuesta