Cómo mejorar nuestra economía personal en 10 consejos

Miles de veces hemos querido empezar a ahorrar. Si la pandemia ha hecho que las personas puedan ahorrar la misma cantidad de dinero que en el año 1999, ¿quiere esto decir que no es posible el cambio hacia una buena economía personal? Recogemos 10 consejos para ayudarnos a encontrar soluciones para mejorar nuestros bolsillos.

¿Cuántas veces, a lo largo de nuestra vida, nos hemos propuesto mejorar nuestra economía personal? Sin ir más lejos, la pandemia ha supuesto que el ahorro de los hogares del estado español sea de un 14,8% este último año 2020, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Estos datos de ahorro no se han visto desde el año 1999, y el hecho de que hayan sido posibles por el confinamiento y las distintas limitaciones de movilidad nos da a entender que el cambio en nuestra economía personal es posible. Es por este motivo que hemos hecho una lista con 10 consejos para empezar a darle la vuelta a este obstáculo económico y hacer posible una buena economía personal.

  1. El 50/30/20: Este primer consejo es muy simple: se trata de destinar el 50% de nuestro sueldo a los gastos (luz, agua, alquiler, hipoteca, teléfono, comida, estudios …), el 30% asignarlo a nuestro ocio (nuestras salidas a desayunar o almuerzos fuera de casa, nuestras vacaciones, regalos …) y el resto, el 20% restante, dedicarlo al ahorro.
  2. Recortar suscripciones innecesarias: ¿En cuántas plataformas digitales estamos suscritos? ¿Las utilizamos todas? ¿Es necesario seguir pagando? ¿Y esa suscripción a esa revista que nunca acabamos leyendo? Todas las suscripciones que sean automáticas deben revisarse, y escoger si son necesarias y útiles para querer seguir pagándose. Hoy en día existen distintas plataformas con contenido en línea que son legales y gratuitas, solamente hay que dar una ojeada por Internet para encontrarlas. Y recordemos que las bibliotecas también son una gran fuente de libros así como de contenido audiovisual.
  3. Revisar nuestros contratos de luz, gas y teléfono: Es preciso revisar con mucho cuidado los contratos que tenemos con las distintas compañías de luz, gas y también saber qué tipo de contrato de telefonía móvil y teléfono fijo tenemos en casa. Es uno de los factores donde más dinero se va sin darnos cuenta del gasto que significa al cabo de un año, ya que son gastos de los cuales no podemos prescindir, pero sí reducirlos.
  4. Más comidas en casa: Reducir las veces que salimos a comer fuera de casa o compramos comida para llevar puede llegar a ser una muy buena fuente de ahorro. Tampoco es necesario dejar de acudir a restaurantes, pero sí que es necesario reducir las comidas fuera de casa, y más si somos una familia numerosa; nuestro bolsillo lo agradecerá.
  5. Reutilicemos: Cuando algo se dañe, veamos si podemos repararlo y alargar su vida útil antes de tirarlo a la basura. También es una buena herramienta para el ahorro comprar ropa de segunda mano, libros, muebles y hasta electrodomésticos.
  6. Prohibido comprar impulsivamente: Una de las razones principales por las que no hacemos un buen uso de nuestro dinero son las compras compulsivas. A partir de ahora, cuando queramos algo, démonos un margen de tiempo para saber si de verdad lo necesitamos. Nos sorprenderá comprobar que gran parte de las cosas que queremos comprar a golpe de tarjeta no las necesitamos.
  7. Comparar precios: ¿Cuántas veces nos ha sucedido que compramos un teléfono móvil, para poner un ejemplo, y al día siguiente vemos una oferta del mismo producto en otra tienda? Esto nos sucede por no comparar. Debemos aprender a comparar todo lo que compramos, incluso la comida cuando vamos al mercado o cuando compramos en grandes superficies.
  8. Utilizar menos el coche: El coche es un gasto el cual, a pesar de que mucha gente no puede prescindir de él, sí que podría reducir su uso. Si fuera posible, miremos de compartir coche, o también hacer uso de los medios de transporte público. En la medida de lo posible, hagamos uso también de la bicicleta y, sobre todo, hagamos uso también de nuestras piernas, que el caminar es sano y gratuito.
  9. Escoger un buen banco:¿Cuántas tarjetas de crédito tenemos? ¿Son todas necesarias? ¿Qué comisiones nos cobra nuestro banco? Pensamos que tener un banco es suficiente porque allí ya guardan nuestro dinero y es donde cobramos nuestra nómina y es también donde nos cobran todos los gastos en que incurrimos, así como donde pagan nuestros recibos. Pero es necesario revisar si el banco que tenemos nos ayudará a tener una buena economía personal o si, al contrario, es preciso que cambiemos de banco. Actualmente hay muchos bancos que disponen de herramientas que ayudan a controlar tus gastos y que, a la vez, nos dan una ayuda para ahorrar: escojamos un buen banco para nuestro futuro.
  10. Adaptarse a nuestro bolsillo: Si ganamos una cierta cantidad de dinero, no hagamos más de lo que nuestra economía pueda permitirse. No es preciso “tirar la casa por la ventana”, como se dice, hagamos un uso responsable de nuestro dinero según nuestros ingresos.

Que el dinero no da la felicidad, ya hace tiempo que lo sabemos. Pero podemos hacer que nuestro dinero sea una herramienta que aporte tranquilidad a nuestra economía personal. En estos tiempos que corren de incertidumbres económicas, es preciso recordar la frase que nos dejó el filósofo Séneca, cuando nos decía: “No es pobre quien poco tiene, sino el que mucho desea”.

Equip Editorial
  1. Sonia Salvadó Regolf says:

    Tota la família estem esperant que “obriu” per poder titllar de “fet” a l’apartat del bon banc!

    • Silvia Granado says:

      Estigueu atents Sonia, molt aviat podreu donar com a titllar de «fet». Mentrestant, gaudiu de la Plaça.

      Hace 3 meses
  2. Mercè Comas says:

    El concepte 50/30/20 és bò.
    Desgraciadament hi ha molta gent que no el pot aplicar.
    El 50 se’ls vonverteix en un 80, i el 20 en el 30 de l’ oci.
    No és només per la pandèmia
    Ve de lluny

    • Ester Rovira says:

      Estic d’acord, aquests ensenyaments no només s’haurien de fer des de casa, als instituts també s’hauria d’introduir

      Hace 3 meses
    • Albert Chic Giménez says:

      Ben cert! Hi coincideixo totalment, Mercè. Tant de bo haguéssim tingut aquesta formació financera ja de ben petits…

      Hace 3 meses
  3. alicia Coiduras Charles says:

    Revisar els contractes de les necessitas d’energia, aigua, gas i telefonia es pot estalviar molt

  4. Angel Arean says:

    💪💪 El que fa falta és molta «cultura» financera. I no serà per eines disponibles, ara, hi ha actitut? Tot és actitut en aquesta vida.

    • Jordi Coll Planas says:

      Bon comentari Angel, a 11Onze hi ha Cultura i Actitut, és el que necessitem, entre altres coses, per tirar endavant aquest projecte tant i tant il·lusionant que tenim entre les mans. Segueix-nos a la Plaça i estigues atent a totes les novetats que aniran sorgint els dies vinents

      Hace 3 meses
  5. Vicente Val says:

    Amb més o menys intensitat segueixo des de fa temps aquests consells, el que més costa segir és el d’escollir un bon banc, sempre pendent de les comissions que et colen quant et despistes

    • Albert Chic Giménez says:

      Exacte, Vicente, i 11Onze ve a canviar això d’arrel. Gràcies pel teu comentari i per voler fer camí amb nosaltres.

      Hace 3 meses
  6. Montserrat López Simó says:

    Molt bé, començaré per donar-me de baixa de la tele

    • Jordi Coll Planas says:

      Jajaja, molt bona resposta Montserrat. Així i tot, és molt important que estiguis ben informada de tot el que passa al teu entorn. Tu ets qui has de triar els mitjans a fer servir per anar seguint totes les novetats i així aconseguir estar molt ben informada de tot el que t’envolta…

      Hace 3 meses
    • Laura Bunyol Bartrina says:

      Certament Montserrat! La Televisió la caixa tonta que diuen!

      Hace 3 meses

Deja una respuesta