Empresas de proximidad que inspiran: Cooperativa de Vinos CEVIPE

En estos momentos, más que nunca, hay que apostar por los productos de proximidad para que se pueda continuar la tarea que desarrollan 8000 viticultores y las 800 bodegas que hay en Cataluña. Bodegas que con el confinamiento y el cierre de restaurantes y bares, están teniendo dificultades para llegar a sus ventas estimadas y hacer frente a los gastos de estructura

 

La cultura, la tradición y el paisaje del vino forman parte de la historia de Cataluña. Nuestro país cuenta con 12 denominaciones de origen que avalan la calidad de nuestros vinos: Alella, Cataluña, Cava, Conca de Barberà, Costers del Segre, Empordà, Montsant, Penedès, Pla del Bages, Priorat, Tarragona y Terra Alta. En cada una de estas zonas, la geografía, el clima y las variedades de uva hacen que los vinos elaborados en Cataluña sean diversos entre ellos pero con un denominador común: productos de calidad gracias a la dedicación y el afán de superación de los productores y elaboradores.

  • Cataluña, cuna de la viticultura

CEVIPE (Centro Vinícola del Penedès) es una empresa cooperativa de segundo grado que integra 16 cooperativas vinícolas arraigadas en el territorio del Alt y Baix Penedès, Garraf, el Tarragonès, Alt Camp y la Conca de Barberà. Su misión es ofrecer recursos técnicos y humanos para mejorar la renta económica de los viticultores y, por tanto, orientan sus objetivos en un proceso de mejora continua, desde la calidad del cultivo de la vid hasta la elaboración y comercialización de los vinos y cavas. El compromiso con el territorio es un activo exclusivo, amparando sus productos bajo el distintivo de calidad de las diferentes Denominaciones de Origen de Cataluña y de la Denominación de Origen Cava.

La entidad nació en 1985 cuando las cinco cooperativas del Baix Penedès Albinyana, Bellvei, Lorenzo, Calafell y Vendrell fundaron la cooperativa de segundo grado con el fin de facilitar los procesos de innovación y modernización, al tiempo que reducían costes y alcanzaba una concentración en el volumen de oferta en el mercado del cava. El buen funcionamiento y el aumento de la demanda de estos vinos propició el proceso de integración de más cooperativas al grupo. 

Gracias a la unión de estas cooperativas se pudo invertir en equipos de refrigeración para fermentar el mosto a temperatura controlada, un sistema que se empezaba a extender a otros puntos de Europa y que en Cataluña todavía era residual. El sistema de elaboración tradicional quedaba atrás y comenzaba una nueva era en cuanto a la calidad del vino. El mercado pedía vinos afrutados y de sabor agradable, y esto sólo se podía conseguir fermentando los mostos a baja temperatura, para evitar la vaporización de los aromas. En estos vinos, la demanda ya era muy superior y seguía creciendo.

  • De Cataluña a Europa: los vinos catalanes abren camino

El incentivo económico, junto con la visión de futuro de los dirigentes de CEVIPE, facilitó la puesta en marcha de un sistema productivo moderno y de calidad que favoreció la conquista de los mercados y, como consecuencia, el incremento de clientes. Esto motivó el proceso de integración de más cooperativas al grupo y supuso un importante esfuerzo económico en el sector cooperativo de esta región que vio imprescindible modernizar sus bodegas para obtener el vino base que pedían las empresas comercializadoras del sector.

A finales de los años ochenta e inicios de los noventa, CEVIPE comenzó a abrirse a Europa para dar a conocer sus vinos, principalmente en Alemania, Francia y Luxemburgo. Actualmente, el volumen de exportación está en torno a un 20%. La apertura en Europa profesionalizó y ampliar los puntos de mira de la cooperativa que juega un papel primordial en el equilibrio de la oferta y la demanda en beneficio del mantenimiento de las explotaciones vinícolas de la zona. CEVIPE tiene más de 2.200 socios viticultores, estos cultivan más de 6.200 hectáreas con una producción media de 55 millones de kilos cada año y una facturación media de 30 millones de euros anuales. Están presentes en 5 Denominaciones de Origen diferentes además de sus 3 agrotiendas situadas en el pueblo de El Vendrell y en L’Arboç. Cuentan con una página web desde donde se puede comprar cómodamente desde cualquier punto con conexión a internet e, incluso, pedir encargos a domicilio.

  • Un Sant Jordi marcado por el vino

En Cataluña hay 62 cooperativas vitivinícolas que elaboran el 50% del vino catalán y aglutinan más de la mitad de los viticultores. La Federación de Cooperativas Agrarias de Cataluña (FCAC) llevó a cabo un concurso el día de Sant Jordi del año pasado, en plena pandemia, donde pedían a los participantes «¿Con qué libro y vino de cooperativa celebrarás San Jorge?», Una iniciativa muy celebrada desde casa bajo el hashtag #santjordiacasa que impulsaba, de forma divertida, una nueva manera de celebrar la fiesta a través del vino. El ganador fue Jaume Rojales, con una publicación en Facebook, que recomendaba el vino «Lágrimas de Otoño» de la cooperativa San José Wines de Bot. El libro «La Catedral del Mar» fue elegido mediante un sorteo aleatorio en línea entre todos los participantes.

El resultado: los usuarios recomendaron más de 50 vinos cooperativos y a través de los perfiles de Twitter y Facebook de la FCAC se recibieron numerosas publicaciones de consumidores recomendando libros junto con estos 50 vinos de todo el territorio. Las cooperativas que fueron más representadas fueron Bodegas Domenys, Celler Batea, Bodega Cooperativa de Gandesa, Empordàlia y San José Wines. También se recomendaron vinos de la Bodega Cooperativa de Garriguella, Vinícola del Priorat, Cooperativa de Bràfim, Covides, Bodega Cooperativa de Espolla, Cooperativa Falset Marçà, Vinícola de Sarral, Cooperativa Agrícola de Corbera de Ebro, Cooperativa de Salomón o Cooperativa de Ulldemolins, entre otros.

A las puertas de un nuevo San Jorge y con la esperanza de poderlo celebrar en la calle como era tradición, el sector del vino abre una nueva posibilidad a la ciudadanía demostrando que, aunque nos quedamos en casa, si lo hacemos en compañía de un buen vino de proximidad, la celebración será doble. Así pues, tanto si se llenan las calles de rosas y libros como si no, ¿con qué vino cooperativo celebrarás Sant Jordi este año?

Equip Editorial
  1. alicia Coiduras Charles says:

    Bona informació m’agrada que els vins catalans vagin pujant la quota de presència
    Em quedo amb la web

    • Elisabet Porqueras Garcia says:

      Gràcies, Alícia pel teu comentari. Ens veiem per la Plaça

      Hace 2 semanas
  2. Sergi Zamora Sola says:

    Vins Catalans per Sant Jordi i per la resta de l’any!!!!!

    • Marc Jara Gimeno says:

      L’any passat els vins catalans ja assolien una quota superior al 40% en l’elecció del client als restaurants del nostre país. I pujant!

      Hace 3 meses
  3. Laura Bunyol Bartrina says:

    Bé, recomanem llibre i vinet per aquí doncs?! mans a la feina

  4. Xavier Esteve says:

    Molt bon Sant Jordi, genial

Deja una respuesta