Aprender a cocinar, aprender a aprovechar

A lo largo del año 2019, 931 millones de toneladas de alimentos fueron a parar a la basura. 11Onze os quiere dar unos consejos para sacar provecho de la comida que cocinamos en casa, siempre pensando en que, aparte de que sea cocinada en cualquier lugar del mundo, lo importante es aprender a cocinar aprovechando cada uno de los ingredientes.

 

Todos somos conscientes de la cantidad de comida que va a parar a la basura, ya sea en el mismo punto de venta de los productos, en los restaurantes o en casa.  Según el informe de desperdicio de alimentos que ha hecho este 2021 el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) junto con WRAP, se calcula que, durante el año 2019, se desperdiciaron 931 millones de toneladas de alimentos en todo el mundo. El informe también recoge que el 11% del desperdicio proviene de los hogares, y que, a escala mundial, en cada hogar se tiran 74 kg de comida a lo largo del año. Con esta cantidad de comida que acaba en la basura de todos los hogares del mundo, en 11Onze queremos dar unos consejos sobre cómo sacar provecho de los restos de comida que tenemos en casa.

Cada año, en cada hogar del mundo se tiran más de 70 kg de comida a la basura

 

Hay miles de recetas con todo tipo de ingredientes, gracias a las cuales, con un poco de imaginación, podemos aprovechar los restos de cada plato cocinado con unos consejos que se adaptan a todo tipo de cocinas, porque cada país tiene su gastronomía, pero tenemos que saber sacar provecho de las sobras de cada receta.

Si el plato que cocinamos es de carne o de pescado, nos será útil cualquier receta para hacer unas buenas empanadas, unas croquetas o incluso unas berenjenas o pimientos rellenos. Si cocinamos patatas, y sobran, podemos aprovecharlas para hacer una tortilla, una ensaladilla rusa o, por ejemplo, un estofado. También es acertado, cuando cocinamos arroz, si hacemos más de la cuenta, dejarlo apartado sin la salsa o los ingredientes que queramos ponerle, para poderlo aprovechar para otras recetas. 

El pan, para que se nos conserve mejor, como ya hacían nuestras abuelas, es bueno mantenerlo tapado con un trapo un poco húmedo: de este modo, no se secará tan pronto. Aun así, si se seca, se puede aprovechar para hacer sopas, tostarlo o acompañar ensaladas. 

También nos será muy útil, si en casa tenemos huevos a punto de caducar, hervirlos y aprovecharlos también para sopas o ensaladas, o mezclarlos con recetas de carne o de pescado. 

Y, sobre todo, no olvidamos sacar provecho de la fruta que está a punto de echarse a perder: la podemos aprovechar para hacer macedonias, batidos, mermeladas, o bien pasteles. En conclusión: lo importante es reducir la cantidad de comida que acabamos tirando a la basura.

Ley contra el desperdicio alimentario

El volumen del desperdicio alimentario en el mundo es tan grande y tan preocupante que los gobiernos han tenido que promover leyes para frenarlo. Y, en este sentido, en Cataluña, el pasado 2020 se aprobó la Ley 3/2020, del 11 de marzo, de prevención de las pérdidas y el desperdicio alimentarios. Aparte, existen diferentes aplicaciones móviles donde los supermercados y los restaurantes venden la comida sobrante del día a precios muy reducidos, tales como la aplicación Too Good To Go.

Queda mucho trabajo por hacer para que la comida no acabe en la basura de todos los pueblos y ciudades del planeta. En 11Onze hemos querido poner nuestro pequeño granito de arena con estos consejos, deseando que, en un futuro muy próximo, todos actuemos con mayor conciencia y responsabilidad ante el desperdicio de alimentos.

 

¿Quieres ser el primero en recibir las últimas noticias sobre 11Onze? Clica aquí para suscribirte a nuestro canal de Telegram

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos:

Comunidad

Las compras de proximidad

3min lectura

Una apuesta por la economía sostenible y saludable

Economía

Productes de proximidad

7min lectura

Opción preferente de los catalanes a raíz de la pandemia

Equip Editorial
  1. alicia Coiduras Charles says:

    Es el que em varen ensenyar a casa, no es tira res, tot es pot aprofitar

    • Sandra Molas says:

      I tant Alicia, el menjar no es llença i amb una mica d’imaginació i ganes, podem convertir el menjar sobrer en un nou plat boníssim! 😊

      Hace 4 semanas
  2. Mercè Comas says:

    Es la vella filosofia heretada de la postguerra i malhauradament arraconada: Aquí no es llença re!!

  3. Jordi Ferré says:

    Jo tinc veïns pobres, i si veig que hi ha menjar que no faré servir, els hi donc a ells.

  4. Mercè Comas says:

    Sorpresa, m’ imaginava menjars extranys, i resulta que amb ingredients «nostres» podem fer cuina asiàtica, substituint la samfaina i l’ all i oli per salses amb algún ingredient autòcton. Gràcies.
    Aprofitar el que ha quedat d’ àpats anteriors o simplement el que tenim a casa, a part de profitós és divertit. Estimula la imaginaciò.

    • Aitor Canudas says:

      Exacte Mercè, a part que ajuda a reduir el malbaratament alimentari i tot el que comporta 💪

      Hace 4 semanas
  5. James Sene says:

Deja una respuesta